Dos locos que no se entienden

Les contaba hace más de cuatro años la historia de los Gigantes de Potsdam, el regimiento de hombres desmedidamente altos que reclutó Federico Guillermo I de Prusia. Les decía entonces que su sucesor, Federico II de Prusia, disolvió aquel rocambolesco grupo por temas económicos y por no encontrarle mucho sentido al empeño. Pero aún así, intentaba que su guardia estuviese formada por los hombres más altos, fuertes y arrogantes de entre sus tropas.

Así, un mozo francés de uno de los regimientos del prusiano fue seleccionado para tal guardia personal por cumplir aquellos requerimientos, si bien, no sabía nada de alemán. El rey tenía por costumbre hacer unas preguntas, siempre las mismas, a todo aquel que pasaba a formar parte del grupo de militares cercano a él y por ello hubo de preparase al francés, que no entendería al rey al desconocer su lengua, para responder como un autómata a las preguntas que le hiciera. Las preguntas en cuestión eran: ¿qué edad tienes?¿cuánto llevas en el ejército? y ¿están completos tu armamento y tu equipo?

Llegado el momento, quién sabe si porque Federico II vio la cara de francés del hombre que tenía delante o por otra razón, las preguntas fueron formuladas en otro orden:
⎯¿Cuánto tiempo llevas en el ejército?
⎯Veintiún años ⎯respondió el soldado.
⎯¿Cómo que veintiún años?¿Qué edad tienes?
⎯Un año, majestad.
⎯O tu o yo hemos perdido el juicio.
⎯Ambos, majestad.

Fuente: Las anécdotas de la política, de Luis Carandell

4 thoughts on “Dos locos que no se entienden

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.