Alfonso V de Aragón, El Magnánimo

Alfonso V de Aragón, nacido en Media del Campo en 1396, tiene el sobrenombre de El Magnánimo. Voy a narrarles hoy el porqué de tal apelativo, aunque van a ver que es claramente una historia con más trazas de leyenda de las que debiera. En cualquier caso, no está de más conocerla.

Al parecer, en una ocasión estaba el rey con unos hombres de honor y de su máxima confianza en una orfebrería. En un determinado momento, el artesano avisó alarmado de que le faltaba una importante joya. Sin duda, aquello ponía en un trance a los hombres de honor ya que podrían perder el mismo por un triste robo, ellos, que posiblemente podrían tener cien joyas como aquella. El rey, consciente del problema, ordenó llenar un recipiente grande con salvado y pidió a todos los que le acompañaban que metieran en él las manos. Todos los hombres comprendieron enseguida las intenciones del rey y metieron las manos uno tras otro en el recipiente.

Cuando lo hubieron hecho, volcaron el recipiente y entre el salvado apareció la joya. Así, no se perpetraba el robo y tampoco se conocía cuál de los hombres había intentado llevarse la joya. Es decir, todos salieron con el honor intacto, aunque hubiera un deshonorable entre los acompañantes de Alfonso V de Aragón.

Esta historia, cierta o no, es una muestra de la forma de actuar, la sabiduría y de la magnanimidad del rey.

Fuente: Historia y Vida #456

3 thoughts on “Alfonso V de Aragón, El Magnánimo

  1. Otras épocas, otras costumbres, pero no me parece muy sabio que un monarca, al que se pide ante todo sea justo, devalúe su figura ante el pueblo dejando sin castigo a un ladrón por el simple hecho de preservar el honor de aguien que, vistos sus actos, carece honorabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.