Mirad a ambos lados antes de cruzar

El nombre de Edward F. Cantasano seguramente no les diga nada. Ni tampoco el de Mario Cantasano, como también se le conoce, por error. Este tipo conducía por Nueva York en diciembre de 1931 cuando un hombre se puso a atravesar la calzada delante de su coche, siendo atropellado.

El accidentado sufrió un golpe en la cabeza y se rompió dos costillas. Ingresado en el hospital, declaró ante la policía que el accidente había sido culpa suya al cien por cien. A pesar de todo, Cantasano se interesó en repetidas ocasiones por el estado del atropellado y finalmente se entrevistó con él. Este, de origen británico, le explicó que había sido un error propio ya que, acostumbrado a Gran Bretaña, al bajar de la acera a la calzada miró en la dirección equivocada y no se percató de que se acercaba un coche: el de Cantasano. El accidentado no era otro que Winston Churchill.
Como decía, esto ocurrió en 1931, mucho antes de que el inglés dirigiera su país contra los nazis. ¿Qué habría pasado si hubiera muerto aquel día? ¿Cómo hubiera cambiado la historia de Europa? Quizás nada, quizás algo. Esta suposición, la muerte de Churchill este día de 1931, fue tomada como punto de partida para un juego de ordenador hace un par de años.

12 thoughts on “Mirad a ambos lados antes de cruzar

  1. La expresión en inglés "wow", en ruso equivale a una que suena: "új ti".

    En verdad cuanto habría cambiado el mundo si Don Winston hubiese fallecido aquel día… Interesante pensar en las distintas posibilidades.

    ¡Gracias por la historia!

  2. Ya no voy a elogiar más el blog, que voy a sonar muy repetitiva… Sólo decir que al leer ayer un comentario tuyo sobre el tito Cebri en otra entrada, me terminó de enamorar.

    Como dice Escipion, también hay una historia muy curiosa de Churchill con Flemming que imagino que me encontraré más adelante (o más atrás, según se mire). Si no, quizás debieras echarle un ojo…

    Saludos,
    Vidia.

  3. Vidia, es que Cebrián nos tenía detrás a miles.

    En cuanto a lo de Churchill y Flemming, conozco la historia pero no he logrado localizar una fuente lo suficientemente fiable como para descartarla como falsa.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.