Fingiendo la muerte para salvar la vida

El soldado John Steele, durante los saltos en paracaídas en el continente que se llevaron a cabo en el día D, tuvo la mala suerte, o la buena, según como se mire, de quedarse enganchando por su paracaídas en la torre de la iglesia de Ste. Mére Eglise. Colgado del paracaídas por su arnés contempló cómo las tropas aliadas alcanzaban la ciudad y comenzaba un duro combate contra los alemanes.

Steele, que seguramente pensó que allí colgado no podría hacer mucho, fingió estar muerto para que lo dejaran tranquilo; y así sucedió. Los alemanes le ignoraron y pudo pasar el rato de combate sin ser molestado. Si hubiera hecho algún movimiento lo más probable es que fuera aniquilado al momento. Además, quién sabía si los vencedores serían los suyos o los otros.

Finalmente los vencedores fueron los enemigos, los alemanes, y el soldado Steele fue hecho prisionero aunque salvó su vida. Posteriormente consiguió escapar y volver al combate, consiguiendo por sus acciones la Estrella de Bronce al Valor y el Corazón Púrpura.

Actualmente nuestro soldado tiene un muñeco que lo representa colgado de la torre de aquella iglesia, a modo de homenaje. La foto adjunta al post lo muestra.

16 thoughts on “Fingiendo la muerte para salvar la vida

  1. Actualmente, un maniquí caracterizado con el uniforme y el equipo cuelga del campanario para conmemorar la anecdota.Largas, muy largas debieron ser las horas hasta que llegó el amanecer para aquél soldado.Las tropas aerotransportadas fueron lanzadas de una forma bastante desordenada en toda la zona, les llevó dias reagruparse de una forma coherente, y todo eso peleando continuamente con las fuerzas alemanas.No fué algo fácil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.