Las herraduras de goma de Franco

Cuenta Eslava Galán en su libro “Los años del miedo”, libro de lectura recomendable y del que no es esta la primera historieta que sale (al César lo que es del César), cómo Franco se las apañó una mañana lluviosa para quedar por encima de sus generales. Como sabrán ustedes, el día 1 de Abril era en la España franquista jornada de fiesta, porque era “El día de Victoria”. Aniversario del fin de la Guerra Civil, por lo tanto fecha a celebrar, aunque Franco celebraba su victoria, no el fin de la guerra. Y todos los años, en esta fecha, se organizaba un enorme desfile para lucirse, recordar quiénes eran los vencedores y recibir las alabanzas de todos, los que querían alabar y los que no querían pero alababan también.

En el año 1944, Franco decidió dejar su enorme “púlpito” (sí, la palabra va con segundas y la foto adjunta lo ilustra) y participar de forma activa en desfile, a caballo, por supuesto, ya que su altura no le permitía hacerlo gallardamente a pie. Al lado de él cabalgarían otros generales y militares. Pero el destino quiso jugarle una mala pasada al caudillo y amaneció lluvioso. Viendo el panorama e intuyendo los problemas de su caballo sobre el suelo mojado de las calles madrileñas, el generalísimo ordenó colocar herraduras de goma a su montura. Hombre precavido vale por dos.

Durante el desfile Franco permaneció sobre su caballo sin problemas, gallardo, señorial, dominante… mientras sus generales y compañeros tenían problemas con los resbalones y pasos en falso de sus animales. Por supuesto, eso hizo a Franco más feliz, más jefe y más general. Sin duda estos pequeños detalles llevaban al caudillo a un nuevo nivel de felicidad, ya que parece ser que era hombre de placeres sencillos: caza, cine…

5 thoughts on “Las herraduras de goma de Franco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.