El muro de Adriano

En el norte de Britania los romanos se vieron obligados a levantar un muro entre los años 122 y 132. Por entonces, Britania era Roma y por lo tanto Adriano era su emperador. Los ataques de tribus como los pictos provenientes del norte obligaron a buscar una defensa sólida y contundente.
La Pax Romana era mantenida así dejando a sus enemigos fuera de sus dominios. 1,8 metros de grosor (hasta los 3 metros según otras fuentes) y más de 110 kilómetros de largo, desde Solway hasta el río Tyne eran una seria barrera. Además, cada milla romana, es decir, cada 1.480 metros, se alzaba un torreón fortificado que servía como refuerzo de la defensa y como punto de vigilancia. La altura del muro estaba entre los 3,6 y 4,8 metros.
Aunque el muro de Adriano es el más famoso, también se construyó el muro de Antonino Pío, con la misma filosofía pero situado más al norte. Este nuevo muro fue mucho menos efectivo y fue abandonado al poco tiempo. A pesar de que estas barreras fueron superadas en varias ocasiones por los enemigos, hasta el año 383 el muro de Adriano se mantuvo como elemento defensivo y sobretodo como frontera de la Britania Romana.

5 thoughts on “El muro de Adriano

  1. Creo que querías decir «levantar un mUro». Cierto es que también se puede levantar un moro, pero no le veo mucha utilidad a la hora de defender una frontera, por muchas espadas que le pongas en la mano.

  2. Una cuestión importante de este muro no era sólo la función defensiva (de hecho, era tan extenso que como nuestro anfitrión proclama, no podía constituir tampoco una barrera infranqueable al no poder vigilarlo en toda su extensión), sino que las puertas sirvieran también de puntos de intercambio y de negociación comercial con las tribus situadas al norte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.