El cabello de los campos de concentración


Me van a perdonar la crudeza de curistoria de hoy. Al menos a mi me parece algo espeluznante por todo lo que hay detrás, pero en cualquier caso, no deja de formar parte de la historia.

Cuando las tropas soviéticas liberaron el campo de concentración de Auschwitz, había allí almacenadas 7 toneladas de pelo humano, en su mayoría, pelo de mujer. Según una circular de la administración de estos campos de concentración nazis, se ordenada que los cabellos cortados fueran tratados de manera adecuada. “Con los cabellos cortados y peinados de las mujeres se fabrican zapatillas para las tripulaciones de los submarinos y suelas de fieltro para los empleados de los ferrocarriles del Reich”.

La circular acababa diciendo que “se redactarán informes sobre la cantidad de cabellos recogidos, por separado para hombres y mujeres, el día 5 de cada mes a partir del 5 de septiembre de 1942”.

No sólo los nazis tomaban los bienes materiales más básicos de los hombres y mujeres que iban a los campos de concentración, no se conformaban con explotarlos trabajando y finalmente exterminarlos, sino que su “uso como recursos” estaba estipulado hasta el más mínimo detalle. Como decía, espeluznante.

El cabello de los campos de concentración El cabello de los campos de concentración Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:49:00 Rating: 5

16 comentarios:

  1. Sólo con ver la entrada a Birkenau se pone la piel de gallina, un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo01:42

    No sólo eso, sino que con la grasa de los judío muertos hacían jabón (yo he visto imágenes de eso) y tenían un protocolo de aprovechamiento de muchas partes de esos cuerpos.

    Cómo seres humanos, no uno sino muchos, pueden llegar a hacer algo así conscientemente es algo que por más que me esfuerce, no entenderé jamás. Puedo imaginar lo que puede pasarle por la mente o el porqué de los actos de un asesino, un violador, de una masa descontrolada y violenta, de un torturador, e incluso de un terrorista... Pero esto, esto va más allá de todo eso, es tan espeluznante.

    ResponderEliminar
  3. Jorge06:44

    Si fueses un militar alemán en 1942 casi aseguraría al 100% que harías lo mismo. La prueba es que ellos lo hicieron y eran personas igual que nosotros. Pasados 70 años es fácil decir "yo no lo hubiese hecho" (yo mismo lo pienso), pero siendo todo lo realistas y objetivos que podamos ser, nosotros no somos mejores que aquellos que actuaron así.

    ResponderEliminar
  4. Jorge06:46

    (continuación) Hay que ponerse en el contexto y en el país en el que sucedieron esas cosas. Cómo funcionaba el ejército, como funcionaban las SS,la educación... en fin, como estaba organizada la vida. Espero que se me entienda. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo01:40

      Es intrigante, al menos para mi, que en situaciones especificas dejamos de lado la responsabilidad de nuestros actos en una situacion de subordinacion, te recomiendo que leas sobre el experimento de milgram, fue creado en busca de una explicacion a los actos de los nazis

      Eliminar
  5. Sobre el tema en cuestión, y sobre la vida en los campos es tremendamente recomendable ver "La zona gris", basada en la autobiografía del Dr. Miklos Nyiszli "Yo trabajé para Josef Mengele" (lectura también recomendable pero que sólo he encontrado a la venta en el propio campo de concentración de Auschwitz)

    En la película se ve muy bien el sistema de gestión de recursos de los prisioneros, entendiendo a los propios prisioneros como recurso: fuerza de trabajo y materia prima.

    Un sistema perverso, sencillamente.

    ResponderEliminar
  6. Espeluznante de verdad. Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Terrible el constatar hasta que punto se desnaturaliza al ser humano... Hasta el punto de convertirlo en simplemente un recurso, una cosa, "materia prima" como menciona Javier.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo06:55

    Ciertamente espeluznante. :-(
    muy interesante la entrada.
    Saludos
    Esther.

    ResponderEliminar
  9. Sin palabras, me deja sin palabras, sin comentarios...

    ResponderEliminar
  10. Gracias a todos por los comentarios y por lo datos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo23:47

    Alguien a visto Noche y Niebla de Alain Resnais??
    Es un documental a partir de material cinematográfico y fotográfico incautado a los nazis

    Es espeluznante.
    Noche y Niebla es la traducción del decreto firmado por el régimen nazi sobre la represión y eliminación física de oponentes políticos al régimen nazi en los territorios ocupados, así como de combatientes enemigos miembros de la Resistencia y de prisioneros de guerra

    ResponderEliminar
  12. No lo conocía, gracias por la recomendación.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo03:34

    Cabe destacar que este cabello era cortado a los internos a su llegada a los campos por cuestiones de salubridad.

    El tifus se transmite comunmente a través de piojos o liendres, imaginarán que en tiempos de guerra, con una economía distraída y demasiadas preocupaciones no se les podía dar a los internos un lugar de 5 estrellas para vivir.

    Con tal de que no murieran más prisioneros en el campo se les cortaba el cabello, así, tendrían menos probabilidades de ''contraer'' piojos, y, por tanto, tifus, que ya mermaba la capacidad militar del campo, pues no distinguía entre soldados e internos.

    Si no tenemos materias primas para crear calzado, ropa, etc, a echar mano de lo resguardado. Así es la guerra...
    Esto, perdonen, lo veo más como distorsión de la realidad.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Esto... el problema no es que les corten el pelo, el problema es que lleven allí a centenares de miles de personas para acabar con ella. El tema del cabello es un detalle, un indicador, no el hecho importante.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Gracias por el comentario y por la recomendación.

    Saludos.

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.