Curistoria https://www.curistoria.com Curiosidades y anécdotas de la historia Thu, 02 Jul 2020 22:14:19 +0000 es hourly 1 https://wordpress.org/?v=5.4.2 https://i0.wp.com/www.curistoria.com/wp-content/uploads/2019/06/icono.jpg?fit=32%2C32&ssl=1 Curistoria https://www.curistoria.com 32 32 159759776 El testamento y las últimas voluntades de Hitler https://www.curistoria.com/2020/07/el-testamento-y-las-ultimas-voluntades-de-hitler.html https://www.curistoria.com/2020/07/el-testamento-y-las-ultimas-voluntades-de-hitler.html#comments Thu, 02 Jul 2020 22:14:16 +0000 https://www.curistoria.com/?p=10402 En sus últimas horas de vida, Adolf Hitler hizo algo que uno suele hacer mucho antes en su vida, casarse. Y también hizo algo acorde a esos momentos finales, un testamento. Después de casarse con Eva Braun, Eva Hitler a partir de aquel momento, hubo una triste y corta celebración,

La entrada El testamento y las últimas voluntades de Hitler se publicó primero en Curistoria.

]]>
El testamento y las últimas voluntades de Hitler

En sus últimas horas de vida, Adolf Hitler hizo algo que uno suele hacer mucho antes en su vida, casarse. Y también hizo algo acorde a esos momentos finales, un testamento. Después de casarse con Eva Braun, Eva Hitler a partir de aquel momento, hubo una triste y corta celebración, si se pudiera llamar así. Y tras recordar los buenos tiempos con los pocos que quedaban a su lado, se quedó a solas con su secretaria, Frau Gertrude Junge. Al dictado esta escribió el testamento y las últimas voluntades de Hitler.

El testamento y las últimas voluntades de Hitler, fueron dictadas en el búnker, tras decidir suicidarse. Trataba de justificar el pasado y marcar el futuro

Sabía que tras más de 12 años al frente de Alemania, aquel periodo se acababa y con él su vida. Llegados a ese punto y tras conocer lo que le había pasado a Mussolini y a su amante, Clara Petacci, sólo contemplaba la muerte. Pero antes de suicidarse quería dejar su visión del pasado para la posteridad y sus deseos para el futuro. Ya había matado a su perra Blondi.

Algunos de los puntos más destacados de este testamento y de las últimas voluntades de Hitler los reproduzco a continuación. Los judíos y el judaísmo internacional tenían la culpa de todo, según él:

[…]No es cierto que yo, o alguien más en Alemania, quisiera la guerra en 1939. Fue deseada e instigada exclusivamente por esos hombres de estado quienes han sido judíos o han trabajado para intereses judíos.[…]

Tampoco he deseado nunca, que después de la fatal primera guerra mundial, una segunda contra Inglaterra, o aún sobre Estados Unidos, fuera desatada. Los siglos pasarán, pero de las ruinas de nuestras ciudades y monumentos, resurgirá el odio contra aquellos finalmente responsables -a quienes todos debemos agradecer todo lo sucedido- el Judaísmo Internacional y sus secuaces.

Tras culpar a los judíos de todo, expone su esperanza de que la lucha siga en el futuro

En los siguientes párrafos deja claro que quiere morir en Berlín y que no está dispuesto a ser capturado, suicidándose antes:

Como las fuerzas son muy exiguas como para intentar cualquier oposición en contra de los ataques enemigos, y porque nuestra resistencia se ha venido debilitando por los hombres que nos han engañado con su falta de iniciativa, al permanecer en esta ciudad quiero compartir mi destino con los otros millones de hombres que han decidido hacer lo mismo. Tampoco quiero caer en manos de un enemigo, que querrá presentar un nuevo espectáculo organizado por los judíos, para el regocijo de las masas histéricas.

Por tanto, he decidido permanecer en Berlín y libremente escoger la muerte en el momento que yo crea que la posición del Führer y la propia Cancillería, no pueda ser más defendida.

Esperaba que la lucha continuara sin él, y pasado un tiempo:

A ellos, desde el fondo de mi corazón, les expreso mi gratitud, como es evidente es mi deseo que ustedes, debido a eso, bajo ningún concepto abandonen la lucha en esta contienda sino que más bien la continúen, contra los enemigos de nuestra madre patria, sin importar dónde, fieles al credo de Clausewitz. Del sacrificio de nuestros soldados y por mi comunión con ellos en la muerte, nunca desaparecerá de la historia de Alemania, la semilla del radiante renacimiento del movimiento Nacional-Socialista y por tanto, de una verdadera comunidad de naciones.

Ajustó cuentas con Göring y Himmler, y definió un nuevo gobierno liderado por Karl Dönitz

También ajusta cuentas con alguno antes de marcharse, y designa sucesores. Göring y Himmler perdieron todo el favor, por haberse alejado de su lado y no estar dispuestos a los altos sacrificios que hicieron otros:

Antes de mi muerte, expulsó al ex Mariscal del Reich Hermann Göring del partido y lo despojo de todos los derechos que pudiera gozar en virtud del decreto del 29 de junio de 1941; y también en virtud de mi manifiesto en el Reichstag el 29 de junio de 1939. Designó en su lugar al Gran Almirante Dönitz, como presidente del Reich y Supremo Comandante de las Fuerzas Armadas.

Antes de mi muerte, expulsó del partido y de todas las oficinas del Estado al ex Reichsführer-SS y Ministro del Interior, Heinrich Himmler. En su lugar designó al Gauleiter Karl Hanke como Reichsfehrer-SS y Jefe de la Policía Alemana y designó al Gauleiter Paul Giesler como Ministro del Interior del Reich.

Göring y Himmler, totalmente aparte de su deslealtad hacia mi persona, han hecho un daño enorme al país y a toda la nación, al efectuar negociaciones secretas con el enemigo, las que condujeron sin mi consentimiento y contra mis deseos, y al intentar usufructuar ilegalmente poderes del Estado.

Y la parte política acaba como empezó, contra el judaísmo:

Por encima de todo, encargo a los líderes de la nación y a todos sus subordinados la observación escrupulosa de las leyes de la raza y la oposición inmisericorde a los envenenadores de los pueblos, el judaísmo internacional.»

En la parte más personal, Eva Braun, ya Eva Hitler, ocupa un lugar destacado

Firmas en el testamento de Hitler

En la parte más personal, el testamento y las últimas voluntades de Hitler tienen un recuerdo para Eva, su esposa por una horas. Decide además algunas cosas sobre su legado para confirmar que decide quitarse la vida:

Como consideré que no debía aceptar la responsabilidad, durante los años de conflicto, de contraer matrimonio, ahora he decidido, antes de concluir mi carrera en la tierra, tomar en matrimonio a la mujer, quien después de muchos años de fiel amistad, entró a la sitiada ciudad por su propia voluntad, con el propósito de compartir su destino conmigo.
Por su propio deseo, ella irá a la muerte como mi esposa.
Eso nos compensará, por lo que ambos perdimos por mi trabajo al servicio del pueblo.
Lo que poseo, pertenece en su debido grado al Partido. Si éste ya no existe, al Estado; si el Estado también es destruido, no hace falta una última decisión mía.


Mis pinturas, en las colecciones que he comprado durante el curso de los años, nunca fueron coleccionadas con propósitos privados, sino como una extensión de la galería de mi casa en Linz a.d. Donau. Es mi más sincero deseo que este legado sea debidamente ejecutado.
Designo como mi Albacea, a mi más fiel camarada del Partido, Martin Bormann.


A él le doy mi máxima autoridad legal, para que tome todo lo que tenga un valor sentimental o que les sea necesario para mantener una vida modesta y simple a mis hermanos y hermanas, sobre todo también para la madre de mi esposa y mis colaboradores que son bien conocidos por él, principalmente, mis secretarias sin igual, Frau Winter, etc. quienes por muchos años me ayudaron en mi trabajo.
Yo, personalmente, y mi esposa, para escapar a la deshonra de la deposición o capitulación, hemos escogido la muerte. Es nuestra voluntad que se nos incinere inmediatamente en el lugar en el que he llevado a cabo la mayor parte de mi trabajo diario en el transcurso de doce años de servicio a mi pueblo

La entrada El testamento y las últimas voluntades de Hitler se publicó primero en Curistoria.

]]>
https://www.curistoria.com/2020/07/el-testamento-y-las-ultimas-voluntades-de-hitler.html/feed 4 10402
Una bonita leyenda sobre el origen del ajedrez https://www.curistoria.com/2020/06/una-bonita-leyenda-sobre-el-origen-del-ajedrez.html https://www.curistoria.com/2020/06/una-bonita-leyenda-sobre-el-origen-del-ajedrez.html#comments Tue, 30 Jun 2020 21:59:11 +0000 https://www.curistoria.com/?p=10399 Cómo y dónde nació el ajedrez o quién fue creador, sigue siendo algo bastante incierto. Es probable que tenga unos 1.400 o 1.500 años de existencia, pero los restos relacionados con juegos como él están tan repartidos que es complicado clavar una chincheta en un solo punto del mapa. Mucho

La entrada Una bonita leyenda sobre el origen del ajedrez se publicó primero en Curistoria.

]]>
Una bonita leyenda sobre el origen del ajedrez

Cómo y dónde nació el ajedrez o quién fue creador, sigue siendo algo bastante incierto. Es probable que tenga unos 1.400 o 1.500 años de existencia, pero los restos relacionados con juegos como él están tan repartidos que es complicado clavar una chincheta en un solo punto del mapa. Mucho antes existían juegos de tablero y juegos en los que se simulaba la guerra, pero el padre único, si lo hubo, sigue siendo un desconocido. Pero esto hoy nos da igual, porque lo que quiero contarles es una bonita leyenda sobre el origen del ajedrez.

Una bonita leyenda sobre el origen del ajedrez que arranca con la muerte de un príncipe indio

Conocía algunos fragmentos de la leyenda, pero ayer la leí completa en el libro Nieve negra, escrito por Jorge Benítez y editado por Libros de K.O. El subtítulo del libro es Dioses, héroes y bastardos del ajedrez, así que ya saben cuál es el tema de la obra. Benítez traza una historia, una leyenda, y seguro que hay otras, pero esta es buena.

Según cuenta, hubo una vez un monarca indio llamado Kadid que perdió a su único hijo en una batalla. A pesar de obtener la victoria para su reino, Kadid quedó atrapado por la tristeza y la melancolía de la pérdida. Después de años y de muchos intentos para sacar al rey de su depresión, llegó a la corte un brahmán que dijo que podría sacarlo de su apatía.

Le colocó delante de un tablero con 64 cuadrados pintados, y de unas figuras talladas, y le explicó al rey las reglas. Kadid, el monarca, se aficionó pronto al ajedrez, o como se llamara entonces, y toda su corte aprendió a jugar. El rey solía ganar, pero un día se vio encerrado por su contrincante en una esquina del tablero, durante una partida, en una posición comprometida.

Pensó mucho sobre cómo salir de la situación y se dio cuenta de que sacrificando una pieza importante podía cambiar el rumbo de la partida. Lo hizo así y diez movimientos después cantaba el jaque mate.

Lo que acababa de vivir sobre el tablero era lo mismo que había vivido su hijo sobre el campo de batalla real. Su único hijo murió, el príncipe se sacrificó por el bien de su bando, por la victoria. Aquel día el rey comprendió la grandeza de la muerte de su hijo y dejó atrás la tristeza y la melancolía.

La recompensa que pidió el brahmán por haber sacada al rey de su tristeza es una historia sobre el crecimiento exponencial

Como recompensa y agradecimiento, Kadid le prometió al brahmán que le daría cualquier cosa que este le pidiera. El brahmán le dijo que quería una cantidad de arroz calculada de la siguiente forma. En la primera casilla del tablero de ajedrez pondría un grano de arroz. En la segunda dos, en la tercera cuatro… y así duplicaría el número hasta llegar a cubrir las 64 casillas.

Esta historia de la progresión exponencial y las casillas del tablero del ajedrez es muy conocida, y a veces se habla de monedas, de granos de trigo o de cualquier otra cosa que parece insignificante en un primer momento. Por supuesto, el rey aceptó la petición, para darse cuenta más tarde de que la cantidad de arroz resultante era tal que imposibilitaba cumplir la promesa. Varios siglos de producción mundial de arroz harían falta para darle al brahmán lo que pedía.

Y esta es la preciosa leyenda sobre el origen del ajedrez que está en Nieve Negra. Algo habrá de cierto tras ella, alguna brizna, pero seguramente el ajedrez, un juego tan complejo, evolucionara poco a poco a partir de otros similares y el paso del tiempo fuera configurando lo que hoy conocemos. Es más, sigue avanzando y siguen apareciendo cosas nuevas en el mundo del ajedrez, como el ajedrecista de Torres Quevedo o la idea de jugar al ajedrez y correr a la vez, el invento de Turing. Por no hablar de Deep Blue y el papel de la computación en este mundo de blancos y negros.

La entrada Una bonita leyenda sobre el origen del ajedrez se publicó primero en Curistoria.

]]>
https://www.curistoria.com/2020/06/una-bonita-leyenda-sobre-el-origen-del-ajedrez.html/feed 5 10399
Decálogo para escribir novela negra y de detectives https://www.curistoria.com/2020/06/decalogo-para-escribir-novela-negra-y-de-detectives.html https://www.curistoria.com/2020/06/decalogo-para-escribir-novela-negra-y-de-detectives.html#respond Sun, 28 Jun 2020 20:12:49 +0000 https://www.curistoria.com/?p=10392 Hay varias listas de normas que deben cumplir las novelas de detective, de misterio o las novelas negras. Por cierto, no son lo mismo unas que otras, pero sí tienen cosas en común. Una de las listas más conocidas es la que escribió Ronald Knox en el prólogo de su

La entrada Decálogo para escribir novela negra y de detectives se publicó primero en Curistoria.

]]>
Decálogo para escribir novela negra y de detectives

Hay varias listas de normas que deben cumplir las novelas de detective, de misterio o las novelas negras. Por cierto, no son lo mismo unas que otras, pero sí tienen cosas en común. Una de las listas más conocidas es la que escribió Ronald Knox en el prólogo de su obra Las mejores historias de detectives de 1928-1929. En ese decálogo para escribir novela negra y de detectives que hizo Knox, hay un punto interesante que explica por qué Watson ha de ser más tonto que Sherlock Holmes: por nosotros. Esto es, para estar a nuestra altura.

Ronald Knox nació en 1888 y fue sacerdote y escritor. Su padre y sus dos abuelos también habían sido religiosos, además con cargos importantes en la Iglesia anglicana. Knox tenía una debilidad por las novelas de detectives y por ello tuvo la osadía de escribir el decálogo que nos ocupa. También es cierto, que se apoyó en lo que ya había escrito S.S. Van Dine, aunque este se fue hasta las 20 normas. Siendo sacerdote, no es extraño que redujera el número y creara los diez mandamientos del escritor de novela negra.

El autor del decálogo fue Ronald Knox, que era sacerdote, así que son 10 mandamientos

Este decálogo para escribir novela negra y de detectives, según la traducción que se puede ver en la Wikipedia, es el siguiente:

  1. El criminal debe ser alguien mencionado al principio de la historia, pero no debe ser nadie cuyos pensamientos el lector pudo seguir.
  2. Todos los agentes sobrenaturales son descartados rutinariamente.
  3. No está permitida la existencia de más de una habitación o pasaje oculto.
  4. No pueden usarse venenos que no hayan sido descubiertos hasta la fecha, ni ningún aparato que necesitaría una larga explicación científica al final.
  5. En la historia no debe figurar ningún «Chinaman» (Criminal loco que asesina sin ningún motivo, tiene su base en la novela del mismo nombre escrita por Stephen Leather)
  6. Ningún accidente puede ayudar al detective, ni él puede tener una inexplicable intuición que resulte ser correcta.
  7. El detective no puede cometer el crimen.
  8. El detective no puede presentar pruebas que no se produzcan para la inspección del lector.
  9. El amigo «estúpido» del detective, el Watson, no puede ocultar los pensamientos que pasan por su mente; su inteligencia debe ser un poco, pero muy poco, ligeramente por debajo del lector medio.
  10. Los hermanos gemelos, y los dobles en general, no pueden aparecer a menos que hayamos sido preparados para ello.

En mi opinión son normas muy razonables, porque no hay nada que exaspere más a un lector de novela de detectives que un autor tramposo. Esas tramas que se solucionan con un deus ex machina son algo insoportable. Sin ir más lejos, en mi experiencia con las novelas de Agatha Christie, que tampoco es extensa, todo sea dicho, he tenido esa sensación de que se me hace trampas. De buenas a primeras, a 20 páginas del final, aparece una teja que cae del alero y entra por la ventana matando a alguien o cosas similares.

La regla número 9 explicar por qué Watson no es tan inteligente como Holmes

Así, tengo la sensación de que Christie incumple algunas de estas normas. Sin ir más lejos, tal y como cuenta Richard Cohen en su Cómo piensan los escritores, en El asesinato de Roger Ackroyd, una obra de la británica de 1926, el narrador de la historia es el asesino. Esto contradecía una regla final que había expuesto Knox. Christie hizo méritos para ser expulsada del Detection Club por este motivo.

El Detection Club, como escribí en una entrada de 2012, reunía a un grupo de escritores cuyo objetivo inicial era discutir en torno al género negro y definir cuáles serían las reglas básicas que debería respetar cualquier escritor que metiera la cabeza en este mundo. Muchos famosos escritores han pasado por el club. Entre otros, Agatha Christie, el propio Ronald Knox o el famoso G. K. Chesterton, creador del Padre Brown.

Por cierto, como les decía, la regla 9 es la que obliga a Watson, y en general a los acompañantes de los detectives, a ser un poco tontos. Sencillamente es para mantener al detective a la altura intelectual del lector medio. Como decía, Watson no era más listo por nuestra culpa.

Por cierto, recuerden que novela negra no es lo mismo que novela de detectives o que novela de misterio. Pero, en mi opinión, este decálogo es una buena recomendación para cualquiera de estos subgéneros.

La entrada Decálogo para escribir novela negra y de detectives se publicó primero en Curistoria.

]]>
https://www.curistoria.com/2020/06/decalogo-para-escribir-novela-negra-y-de-detectives.html/feed 0 10392
La primera persona en pasar por la isla Ellis fue una niña, Annie Moore https://www.curistoria.com/2020/06/la-primera-persona-en-pasar-por-la-isla-ellis.html https://www.curistoria.com/2020/06/la-primera-persona-en-pasar-por-la-isla-ellis.html#comments Tue, 23 Jun 2020 21:52:44 +0000 https://www.curistoria.com/?p=10388 La editorial Casiopea me ha mandado una nota sobre una de sus últimas novedades: Damas de Manhattan, escrito por Pilar Tejera. Esta obra forma parte de la colección Mujeres en la historia, en la que también está Póker de Reinas, un libro que les recomendé hace un tiempo. En este

La entrada La primera persona en pasar por la isla Ellis fue una niña, Annie Moore se publicó primero en Curistoria.

]]>
La primera persona en pasar por la isla Ellis

La editorial Casiopea me ha mandado una nota sobre una de sus últimas novedades: Damas de Manhattan, escrito por Pilar Tejera. Esta obra forma parte de la colección Mujeres en la historia, en la que también está Póker de Reinas, un libro que les recomendé hace un tiempo. En este Damas de Manhattan se habla precisamente de las mujeres relevantes en la historia de Manhattan. Entre ellas se habla de La primera persona en pasar por la isla Ellis, una mujer, de la madre de Churchill, de mujeres defensoras e impulsoras de la ciudad…

La primera persona en pasar por la isla Ellis fue una niña, Annie Moore, el 1 de enero de 1892

Es impresionante saber quién fue la primera persona entre todas las que pasaron por la isla Ellis cuando sirvió de punto de control para la inmigración, principalmente europea. Entre 1892 y 1954 unos 12 millones de personas pisaron la isla como primer destino al otro lado del Atlántico. Como hay un registro enorme de quiénes eran, sabemos que Annie Moore fue la primera en ser registrada en la oficia de inmigración de la isla Ellis. Ocurrió el 1 de enero de 1892. Y ella es sólo una de las muchas Annie Moore que pisaron la isla, como se puede ver en su registro.

El Nevada, un vapor, llevó hasta la isla a 148 personas, y entre ellas estaba aquella niña de 15 años. Annie se tropezó con la pasarela, pero aún así avanzó con prisas, acompañada de sus dos hermanos menores, Anthony y Phillip. La niña fue la primera de este trío irlandés en dar sus datos y pasar por el registro. Por ese honor, además de pasar a la historia, recibió un billete de 10 dólares como premio. Era, según parece, la mayor cantidad de dinero que la pobre niña había tenido nunca en posesión. La apretó en su mano.

Recibió como premio un billete de 10 dólares, que guardaría toda su vida

Aquel billete no cambiaría de mano nunca más, ya que Annie Moore lo guardó como recuerdo de aquel día en que su vida cambió. Los tres niños llegaron a Nueva York parar reunirse con sus padres, que ya estaban allí instalados desde cuatro años antes.

La imagen de arriba es la lista de pasajeros del SS Nevada, el barco en el que Annie Moore hizo el viaje de 12 días. Annie es la pasajera número dos en el listado, y este listado se hizo el 2 de enero, un día después de que desembarcaran. Hay un error en la información, y es la edad de la niña, que figura como 13, cuando en realidad eran 15 porque había nacido el 24 de abril de 1877.

La entrada La primera persona en pasar por la isla Ellis fue una niña, Annie Moore se publicó primero en Curistoria.

]]>
https://www.curistoria.com/2020/06/la-primera-persona-en-pasar-por-la-isla-ellis.html/feed 2 10388
La batalla de Vitoria de Beethoven y nuestro muchacho excelente https://www.curistoria.com/2020/06/la-batalla-de-vitoria-de-beethoven-y-nuestro-muchacho-excelente.html https://www.curistoria.com/2020/06/la-batalla-de-vitoria-de-beethoven-y-nuestro-muchacho-excelente.html#comments Sun, 21 Jun 2020 20:23:20 +0000 https://www.curistoria.com/?p=10383 Si hace un par de días recordábamos el aniversario de la batalla de Waterloo, hoy le toca a otro hito en la historia napoleónica: la batalla de Vitoria. Otra derrota francesa. Esta, sobre suelo español y en 1813, dos años antes de Waterloo. Fue el 21 de junio de aquel

La entrada La batalla de Vitoria de Beethoven y nuestro muchacho excelente se publicó primero en Curistoria.

]]>
La batalla de Vitoria de Beethoven y nuestro muchacho excelente

Si hace un par de días recordábamos el aniversario de la batalla de Waterloo, hoy le toca a otro hito en la historia napoleónica: la batalla de Vitoria. Otra derrota francesa. Esta, sobre suelo español y en 1813, dos años antes de Waterloo. Fue el 21 de junio de aquel año, por lo que hoy se cumplen, por tanto, 207 años de aquel día. Y por eso vamos a ver la relación entre La batalla de Vitoria de Beethoven y nuestro muchacho excelente.

Las tropas francesas ya estaban moviéndose en retirada, y tanto es así que el propio José I Bonaparte formaba parte del grupo que iba hacia Francia. Aquello no fue el punto final de la Guerra de Independencia, desde un punto de vista formal, pero sí dejó ya tan solo abierto el camino de la derrota para los franceses. La catástrofe para los franceses en Vitoria fue enorme.

Dos aspectos de la batalla son los que quiero contarles hoy. Su relación con la criptografía y con la música de Beethoven. En este último caso, aún hablamos de algo presente en nuestros días.

El 21 de junio de 1813 los franceses dejaron atrás su libro de códigos

Como cuento en mi libro sobre Historia de la Criptografía, la victoria en Vitoria fue decisiva para la guerra de Independencia, pero también puso fin al control de los británicos sobre la Gran Cifra de París, el código usado por Napoleón, al más alto nivel, en la península Ibérica. Aquel 21 de junio 1813 el rey José abandonó su carruaje y huyó del campo batalla montado a caballo, dejando tras de sí sus pertenencias. Entre ellas estaban algunas de las obras de arte que trataba de llevarse de España, como cuatro pinturas enrolladas, y un estuche de cuero donde entre otros documentos personales del rey estaba la copia del código francés. La copia de Sa Majesté Catholique, como ponía el documento, la copia de la Gran Cifra de París.

José Bonaparte avisó del hecho al ministro de la Guerra francés, advirtiéndole de que su copia se había perdido y de que posiblemente estaba en poder de los británicos. Le decía a su vez que lo prudente sería, sin duda alguna, encargar la creación de u nuevo código y dejar de utilizar el anterior. Como era de esperar, el consejo se aceptó y se siguió. Aquellos códigos habían sido leídos sin muchos problemas por los británicos durante la guerra, gracias en gran medida a que la población y guerrilla española capturaban gran cantidad de mensajes.

Beethoven pasó de admirar a Napoleón a celebrar la victoria británica en Vitoria

Otro de los hechos secundarios relacionados con la batalla de Vitoria es una composición de Beethoven que hoy todos conocemos y cantamos, al menos en parte. Beethoven admiró a Napoleón durante mucho tiempo. Tanto es así que dedicó en un primer momento a Napoleón Bonaparte su Sinfonía número 3 en mi bemol mayor, opus 55, conocida como La Heroica. Beethoven admiraba los ideales revolucionarios encarnados en el francés, pero cuando este llevó su poder al extremo y se coronó emperador, el compositor alemán cambió de parecer.

Donde había escrito Bonaparte en la partitura, sólo quedó un tachón y hasta un agujero, en su afán por borrar el rastro. La compuso entre 1802 y en algún momento entre mediados de 1803 y mediados de 1804. Para cuando tuvo lugar la batalla de Vitoria, 1813, Napoleón ya estaba lejos de recibir los favores de Beethoven.

Partitura de la Heroica después de borrar a Napoleón

La obra que compuso para celebrar la derrota de los franceses en el norte de España, en Vitoria, en 1813, fue el opus 91, que se conoce como La victoria de Wellington o La batalla de Vitoria. En sus aproximadamente 15 minutos, hay algunos fragmentos que forman parte de nuestra cultura popular. Beethoven tomó algo de la música británica cuando la música habla de ejército de Wellington: la Rule Británica y el God save the queen.

Para referirse en la composición al ejército napoleónico, tomó la melodía del Mambrú se fue a la guerra, que es de origen francés. Ya les conté, hace 10 años, que ese Mambrú que cantamos era en realidad el duque de Malborough. Este es otro detalle del bando que tomó Beethoven. Los ingleses se representan por himnos típicos británicos y un símbolo del país, y para los franceses una canción sin valor simbólico alguno.

La batalla de Vitoria de Beethoven y nuestro muchacho excelente, unen música e historia

Lo curioso es que hay otra canción popular dentro de esta breve composición. Ahí escondida está la melodía que solemos acompañar con la siguiente letra: es un muchacho excelente, es un muchacho excelente… Saltó de esta composición de Beethoven a nuestra cultura popular.

Dicho todo esto, aunque he leído en algún libro sobre Beethoven lo que acabo de contarles sobre el Mambrú se fue a la guerra, lo cierto es que yo escucho la melodía del es un muchacho excelente, es un muchacho excelente… en la composición de Beethoven. La batalla de Vitoria de Beethoven y nuestro muchacho excelente tienen una relación obvia.

Para que juzguen ustedes, les dejó aquí la composición de Beethoven. Comienza con unos tambores y luego entra un cornetín (no sé si es exactamente este instrumento). Entonces suena la melodía británica. Se repite la estructura, tambores y luego corneta, y entonces llega la melodía de la que les he hablado. En torno al minuto 1:50.

La entrada La batalla de Vitoria de Beethoven y nuestro muchacho excelente se publicó primero en Curistoria.

]]>
https://www.curistoria.com/2020/06/la-batalla-de-vitoria-de-beethoven-y-nuestro-muchacho-excelente.html/feed 4 10383
15 obras de arte sobre la batalla de Waterloo https://www.curistoria.com/2020/06/15-obras-de-arte-sobre-la-batalla-de-waterloo.html https://www.curistoria.com/2020/06/15-obras-de-arte-sobre-la-batalla-de-waterloo.html#comments Thu, 18 Jun 2020 22:00:03 +0000 https://www.curistoria.com/?p=10358 El arte relacionado con el ejército y las guerras napoleónicas son de un atractivo impresionante. Afortunadamente, hay muchas relacionadas con el tema. Y como hoy, 21 de junio, es el aniversario de la batalla de Waterloo, es una magnífica oportunidad para recordarla de ese modo. A través del arte. Por

La entrada 15 obras de arte sobre la batalla de Waterloo se publicó primero en Curistoria.

]]>
15 obras de arte sobre la batalla de Waterloo
Gebhard Leberecht von Blücher en la batalla de Waterloo, de Carl Röchling

El arte relacionado con el ejército y las guerras napoleónicas son de un atractivo impresionante. Afortunadamente, hay muchas relacionadas con el tema. Y como hoy, 21 de junio, es el aniversario de la batalla de Waterloo, es una magnífica oportunidad para recordarla de ese modo. A través del arte. Por cierto, son 205 años los que se cumplen en este 2020 desde aquel punto final a las guerras napoleónicas. Tan redonda cifra merece mirar de nuevo estas 15 obras de arte sobre la batalla de Waterloo.

El 18 de junio de 1815, en Waterloo, la historia europea cambió

Waterloo dio para mucho. Hasta cambió el mercado de los dientes de segunda mano. Y en aquella enorme batalla llena de uniformes coloridos, muchos artistas han visto inspiración. Estas son sólo 15 obras de arte sobre la batalla de Waterloo, pero hay muchas más, les invito a recrearse en ellas.

Scotland Forever!, de Lady Butler (1881)
Scotland Forever!, de Lady Butler (1881)
Napoleón en el campo de Waterloo, de Lionel Royer
Napoleón en el campo de Waterloo, de Lionel Royer
Los cuadros británicos recibiendo la carga de los coraceros franceses, de Félix Henri Emmanuel Philippoteaux
Los cuadros británicos recibiendo la carga de los coraceros franceses, de Félix Henri Emmanuel Philippoteaux
Lord Hill invitando a rendirse a los últimos remanentes de la Guardia Imperial francesa, de Robert Alexander Hillingford
Lord Hill invitando a rendirse a los últimos remanentes de la Guardia Imperial francesa, de Robert Alexander Hillingford
Las tropas de Nassau en Hougoumont durante la batalla de Waterloo, de Jan Hoynck van Papendrecht (1933)
Las tropas de Nassau en Hougoumont durante la batalla de Waterloo, de Jan Hoynck van Papendrecht (1933)
La lucha por la bandera, de Richard Ansdell (1847)
La lucha por la bandera, de Richard Ansdell (1847)
La batalla de Waterloo, de Jan Willem Pieneman, (1824)
La batalla de Waterloo, de Jan Willem Pieneman, (1824)
El último gran ataque de Napoleón en Waterloo, de Ernest Crofts (1895)
El último gran ataque de Napoleón en Waterloo, de Ernest Crofts (1895)
El mariscal Ney y su estado mayor encabezando una carga de caballería en Waterloo, de Louis Dumoulin
El mariscal Ney y su estado mayor encabezando una carga de caballería en Waterloo, de Louis Dumoulin
El encuentro de Wellington y Blucher antes de la batalla de Waterloo, de Robert Alexander Hillingford
El encuentro de Wellington y Blucher antes de la batalla de Waterloo, de Robert Alexander Hillingford
El duque de Wellington en Waterloo, de Robert Alexander Hillingford (1840)
El duque de Wellington en Waterloo, de Robert Alexander Hillingford (1840)
El barranco de Waterloo, de Ulpiano Checa (1895)
El barranco de Waterloo, de Ulpiano Checa (1895)
Convocados para Waterloo, de Robert Alexander Hillingford (1904)
Convocados para Waterloo, de Robert Alexander Hillingford (1904)
Cerrando las puertas de Hougoumont, de Robert Gibbs (1815)
Cerrando las puertas de Hougoumont, de Robert Gibbs (1815)
Ataque prusiano a Plancenoit, de Adolf Northern
Ataque prusiano a Plancenoit, de Adolf Northern

La entrada 15 obras de arte sobre la batalla de Waterloo se publicó primero en Curistoria.

]]>
https://www.curistoria.com/2020/06/15-obras-de-arte-sobre-la-batalla-de-waterloo.html/feed 2 10358
El Concilio Cadavérico que desenterró al papa Formoso para juzgarle https://www.curistoria.com/2020/06/el-concilio-cadaverico-que-desenterro-al-papa-formoso-para-juzgarle.html https://www.curistoria.com/2020/06/el-concilio-cadaverico-que-desenterro-al-papa-formoso-para-juzgarle.html#respond Tue, 16 Jun 2020 21:09:59 +0000 https://www.curistoria.com/?p=10354 No debería sorprender a un cristiano ser juzgado después de la muerte. Mucho menos a un papa, por tanto. Pero lo que sí sorprende es que juzguen en este mundo a un papa muerto, y que lo hagan de cuerpo presente, o al menos de los restos del cuerpo presentes.

La entrada El Concilio Cadavérico que desenterró al papa Formoso para juzgarle se publicó primero en Curistoria.

]]>
El Concilio Cadavérico que desenterró al papa Formoso para juzgarle

No debería sorprender a un cristiano ser juzgado después de la muerte. Mucho menos a un papa, por tanto. Pero lo que sí sorprende es que juzguen en este mundo a un papa muerto, y que lo hagan de cuerpo presente, o al menos de los restos del cuerpo presentes. Este fue el caso que se conoce como el Concilio Cadavérico en el que se desenterró al papa Formoso para juzgarle sentado en su silla papal de nuevo.

El papa Formoso lo fue entre el año 891 y el 896, año en el que murió, tras 8 décadas de vida. Cuando dejó este mundo de vivos, su lugar lo ocupó el papa Bonifacio VI. El pobre Bonifacio no estuvo mucho tiempo en el trono papal, porque accedió a él a comienzos de abril del 896 y dos semanas después, fallecía. Es uno de los papadas más cortos de la historia. Esto hizo que Esteban VI fuera el tercer papa que hubo en aquel año 896.

La damnatio memoriae contra Formoso es uno de los hechos más sorprendentes de la historia del papado

El papado de Formoso había estado embadurnado de ciertas polémicas derivadas de su apoyo a Lamberto de Spoleto como sucesor del reino de Italia y del imperio carolingio. El propio papa coronó a Lamberto como heredero, pero en realidad no era partidario suyo. Tanto es así que tan pronto como Lamberto de Spoleto se hizo con el poder, el papa Formoso recurrió al rey alemán Arnulfo de Carintia para que entrara en Roma y expulsara a los Spoleto.

Los alemanes triunfaron y Formoso coronó a un nuevo emperador en Roma, a Arnulfo. Esto ocurrió en febrero del 896, y dos meses después, el papa Formoso dejaba este mundo. Temporalmente.

Como ya hemos dicho, después de Formoso llegó Bonifacio VI, que no llegó ni a calentar el trono papal antes de morir, dejando paso a Esteban VI. Este último consiguió sentarse en la silla de Pedro gracias al apoyo de Lamberto de Spoleto, quien había sido expulsado de Roma por las intrigas de Formoso. Los Spoleto consiguieron entonces cobrarse su venganza al abrir un proceso contra el ya difundo Formoso.

Esteban VI ordenó exhumar a Formoso, que llevaba 9 meses muerto y enterrado, y lo volvió a sentar en la silla papal para someterlo a juicio. En este juicio Formoso era papa, aunque muerto y en descomposición, por lo que se le vistió como tal. También se le sentó en la silla papal. Al parecer, el hedor era insoportable.

Estas intrigas no eran extrañas, como demuestra el caso de Juan XXIII, el papa cuyo nombre fue borrado.

El Concilio Cadavérico en el que se desenterró al papa Formoso para juzgarle fue sólo el comienzo de su vida post mortem

Por supuesto, en el concilio que se hizo como juicio, Formoso fue declarado culpable. Se consideró que había llegado al papado de manera tramposa y se anuló su elección como papa, ocurrida unos 6 años antes. Se anularon igualmente todas las decisiones relevantes de su papado. Y entonces, sólo entonces y por no ser ya digno de ellas, se le quitaron al cadáver las lujosas ropas papales.

No acaban aquí las aventuras post mortem de Formoso, ya que después de aquello fue enterrado fuera de cualquier relación con el papado. Pero no mucho más tarde fue restituido su honor por un nuevo cambio de papa en Roma y sus restos volvieron a la que entonces era Basílica de San Pedro. En el 904, otro nuevo papa anuló las decisiones anteriores y Formoso fue de nuevo juzgado. Por supuesto, otra vez se le castigó como culpable y esta vez ese castigo fue arrojar sus restos al río Tíber.

Hoy los restos de Formoso están en el Vaticano. Se dice que un pescador los rescató del río o que fue el propio río el que dejó los restos en la orilla. En resumen: lo enterraron, lo exhumaron y juzgaron, lo enterraron lejos del Vaticano, volvió al Vaticano, lo volvieron a juzgar, lo sacaron de la tumba y lo tiraron al río, y al final volvió al Vaticano. Todo esto después de muerto. En mi opinión, vaya usted a saber si es Formoso el que está enterrado en el Vaticano después de tantas idas y venidas.

¿Es el Papa infalible? Puede serlo, pero sólo lo ha sido una vez, según parece. Y en este caso de Formoso y sus sucesores alguno, por fuerza, tuvo que errar.

La entrada El Concilio Cadavérico que desenterró al papa Formoso para juzgarle se publicó primero en Curistoria.

]]>
https://www.curistoria.com/2020/06/el-concilio-cadaverico-que-desenterro-al-papa-formoso-para-juzgarle.html/feed 0 10354
La inundación de cerveza de Londres que mató a 9 personas https://www.curistoria.com/2020/06/la-inundacion-de-cerveza-de-londres-que-mato-a-9-personas.html https://www.curistoria.com/2020/06/la-inundacion-de-cerveza-de-londres-que-mato-a-9-personas.html#respond Sun, 14 Jun 2020 21:40:20 +0000 https://www.curistoria.com/?p=10348 Todo en exceso es malo. Un poco de agua es una bendición, en ocasiones literalmente. En cambio, una cantidad abismal de agua puede ser una maldición bíblica. Lo mismo ocurre con la cerveza. Un poco de cerveza, en el momento adecuado, es un placer. Ahora, casi un millón y medio

La entrada La inundación de cerveza de Londres que mató a 9 personas se publicó primero en Curistoria.

]]>
La inundación de cerveza de Londres que mató a 9 personas

Todo en exceso es malo. Un poco de agua es una bendición, en ocasiones literalmente. En cambio, una cantidad abismal de agua puede ser una maldición bíblica. Lo mismo ocurre con la cerveza. Un poco de cerveza, en el momento adecuado, es un placer. Ahora, casi un millón y medio de litros de cerveza es una tragedia que destroza casas y mata gente. Y lo sabemos porque estas fueron las consecuencias de la inundación de cerveza de Londres que mató a 9 personas.

Una riada de casi un millón y medio de litros de cerveza corrió por las calles

Concretamente fue el lunes 17 de octubre de ese 1814 cuando una gran cuba de cerveza se vino abajo y desencadenó una riada e inundación. Nada más y nada menos que casi siete metros de barril se estrellaron contra el suelo cuando cedió uno de los anillos de hierro que lo rodeaban.

Aquella primera cuba tenía más de 600.000 litros de cerveza dentro. Pero la caída de esta primera cuba provocó que otras también se vinieran abajo y el efecto dominó lanzó una ola de casi millón y medio de litros de cerveza por las calles.

La cervecera Meux & Company, donde ocurrió todo, fue arrasada. Pero la riada salió de la fábrica y derribó dos casas y un muro que, a la postre, acabó suponiendo la muerte de una joven empleada, Eleanor Cooper, que fue aplastada. Los sótanos de las casas contiguas a la cervecería se anegaron y llegaron más muertes.

En total, entre ahogados en cerveza, aplastados, golpeados… la inundación de cerveza de Londres que mató a 9 personas, se convirtió en tragedia. Entre los muertos hubo dos niños de 3 y 4 años. Varios muertos estaban en el velatorio de un niño de 2 años. Al día siguiente, la madre del pequeño, que fue una de las víctimas, lo acompañaba en el ataúd.

Hubo alguna muerte por intoxicación alcohólica, por aprovechar la riada para beber gratis

Por supuesto hubo quien pensó que aquello era un sueño cumplido y se apremió a recoger líquido con cualquier recipiente que tuviera a mano. De una forma extraña era una cerveza gratis. Incluso sin recipiente, los más borrachos bebieron directamente de la riada. Tanto es así que se aumenta el número de muertos causados por la inundación de cerveza de Londres a 9 personas, al sumar una muerte por intoxicación etílica.

No acaban aquí las maldiciones relacionadas con esta riada de cerveza. Algunos de los afectados juntaron los cadáveres en una de las casas. Tantos se juntaron allí, que el suelo, deteriorado por la cerveza, se vino abajo y acabaron todos hundidos en la cerveza de la riada, que seguía acumulada en el sótano de la casa. No hubo muertos esta vez, pero sí destrozos.

La cervecería, como supondrán, se enfrentó a un problema serio. Había perdido una cantidad enorme de producto, y además el accidente acabó en un proceso judicial. Salió mal parada del caso, pero salió. Se determinó que había sido un accidente desgraciado, un acto de Dios según la sentencia, y por lo tanto no había responsabilidad alguna de Meux & Company.

Aunque rozó la bancarrota, la cervecera logró que el Parlamento le devolviera los impuestos que había pagado y esa inyección de liquidez le permitió subsistir. No todo fue malo, después de este accidente se cambiaron los barriles de fermentación de madera por tanques de otros materiales, para evitar accidentes similares en el futuro.

Recuerden, todo es malo en exceso y la cerveza tiene sus consecuencias. Sin ir más lejos, la cerveza Guiness hizo mucho daño a la estadística.

La entrada La inundación de cerveza de Londres que mató a 9 personas se publicó primero en Curistoria.

]]>
https://www.curistoria.com/2020/06/la-inundacion-de-cerveza-de-londres-que-mato-a-9-personas.html/feed 0 10348
Cuál es el imperio más grande de la historia https://www.curistoria.com/2020/06/cual-es-el-imperio-mas-grande-de-la-historia.html https://www.curistoria.com/2020/06/cual-es-el-imperio-mas-grande-de-la-historia.html#comments Wed, 10 Jun 2020 22:03:36 +0000 https://www.curistoria.com/?p=10345 Hace unas semanas, a la sombra de una lectura sobre el Rey Planeta, esto es, sobre nuestro Felipe IV, me asaltó el interés sobre saber cómo de grande había sido su imperio. Por extensión, la duda me llevó a buscar cuál es el imperio más grande de la historia. Leí

La entrada Cuál es el imperio más grande de la historia se publicó primero en Curistoria.

]]>
Cuál es el imperio más grande de la historia

Hace unas semanas, a la sombra de una lectura sobre el Rey Planeta, esto es, sobre nuestro Felipe IV, me asaltó el interés sobre saber cómo de grande había sido su imperio. Por extensión, la duda me llevó a buscar cuál es el imperio más grande de la historia. Leí algo al respecto, pero no llegué a más. Pero resulta que ya la gente de Ad Absurdum ha escrito sobre este tema en uno de sus libros.

Un 24% del planeta era británico

La respuesta corta a la pregunta del título es fácil: el Imperio Británico. Ni Rey Planeta, ni Rey Sol. El Imperio Británico llegó a tener unos 35,5 millones de kilómetros cuadrados. Esto es nada menos que casi el 24 por ciento del planeta. Lo siento por Felipe IV, pero su planeta, en realidad, más bien parece el de la pérfida. Dicho esto, ¿desde cuándo la grandeza de un imperio se mide por su tamaño?

La grandeza de un imperio se mide por cuántas veces Velázquez ha pintado al rey o a la reina. Y ahí no hay inglés que se mida a Felipe IV. Pero volviendo a los británicos, ese 24 por ciento indica que una cuarta parte del mundo era suyo. Impresionante. Ese porcentaje es similar si hablamos de población.

El segundo imperio más extenso de la historia sería el mongol, que llegó a los 24 millones de kilómetros cuadrados, algo por delante del ruso que rozó los 23.

La polémica sobre la extensión del Imperio Español se mueve entre los 13 y los 20 km2

Según Ad Absurdum, los dominios del Imperio Español se quedaron en algo menos de 14 millones de kilómetros cuadrados. Este dato no está exento de polémica, porque Roca Barea sitúa la máxima extensión en los 20 millones de km2. Este dato es el que se puede ver también en EOM.

En 1978 Rein Taagepera publicó un estudio titulado Size and duration of empires: Systematics of size, en la revista Social Science Research, una publicación con revisión de pares. Ahí marca la máxima extensión del Imperio Español en 13,5 millones de km2, en torno al año 1800. Para entonces, por cierto, el Rey Planeta llevaba siglo y medio muerto.

En resumen, más allá de la discusión sobre la extensión real del Imperio Español, que podemos situar entre 13 y 20 millones de kilómetros cuadrados según las fuentes, los británicos mandan. En 1925, según ese mismo artículo de Taagepera, rondaba los 34 millones de kilómetros cuadrados. Aquí la cifra tampoco es justo la misma entre fuentes, pero siempre son los primeros de la lista.

La entrada Cuál es el imperio más grande de la historia se publicó primero en Curistoria.

]]>
https://www.curistoria.com/2020/06/cual-es-el-imperio-mas-grande-de-la-historia.html/feed 4 10345
Los problemas de Alfred Hitchcock con el FBI https://www.curistoria.com/2020/06/los-problemas-de-alfred-hitchcock-con-el-fbi.html https://www.curistoria.com/2020/06/los-problemas-de-alfred-hitchcock-con-el-fbi.html#respond Sun, 07 Jun 2020 17:43:02 +0000 https://www.curistoria.com/?p=10339 Los problemas de Alfred Hitchcock con el FBI no se debían a sus acciones, sino que se debieron a sus guiones, es decir, a la ficción. Aunque los problemas fueron reales. Alfred Hitchcock es un grande de la historia del cine, entre otras cosas porque sabía jugar con el espectador.

La entrada Los problemas de Alfred Hitchcock con el FBI se publicó primero en Curistoria.

]]>
Los problemas de Alfred Hitchcock con el FBI

Los problemas de Alfred Hitchcock con el FBI no se debían a sus acciones, sino que se debieron a sus guiones, es decir, a la ficción. Aunque los problemas fueron reales. Alfred Hitchcock es un grande de la historia del cine, entre otras cosas porque sabía jugar con el espectador. Era un experto en poner la atención de este donde quería. Le llamaban el mago del suspense y él explicó una vez qué era el suspense.

Para ser exactos explicó la diferencia entre sorpresa y suspense. Si hay una bomba bajo la mesa en la que dos personas hablan, el público no lo sabe, y de repente la bomba explota, eso es una sorpresa. En cambio, si el público sabe que la bomba está bajo la mesa mientras las personas hablan sentadas a la mesa, sin saber que la bomba está allí, eso es suspense. En el primer caso el público tendrá 15 segundos de sorpresa, en el segundo, habrá minutos de suspense.Los problemas de Alfred Hitchcock con el FBI también tuvieron su suspense.

Los guiones del mago del suspense alguna vez le trajeron problemas

Ya les conté el secreto en torno a Psicosis que impuso Hitchcock, lo que denota el conocimiento que tenía sobre cómo enganchar al espectador.

Hitchcock, por otra parte, era consciente de valor de los Macguffin, un término que él mismo acuño. Un Macguffin no es más que un elemento cualquiera, una excusa, que hace que una historia avance pero que en realidad no tiene importancia en la propia historia. Y uno de estos le trajo sus primeros problemas con el FBI.

En su película Encadenados, que se estrenó en 1946, uno de los protagonistas guarda un recipiente con uranio en su bodega. Cuando se comenzó a preparar la película aún no se había lanzado la bomba nuclear sobre Hiroshima y no se conocía el proyecto Manhattan. Tampoco se conocía, por tanto, el uso del uranio para la bomba. No sé muy bien cómo se enteró el FBI del hecho, quizás porque algún guionista preguntó en algún sitio, pero cuando ocurrió, saltaron todas las alarmas.

¿Tenía Hitchcock un espía dentro del proyecto Manhattan? ¿Quizás era sólo que el director tenía un buen guion y estaba bien informado? Sería este segundo caso porque después de varios meses en los que el FBI vigiló y siguió los movimientos del director inglés no descubrió nada.

El FBI trató de censurar un capítulo de Alfred Hitchcock presenta

Los problemas de Alfred Hitchcock con el FBI no acaban aquí. Más tarde, en su famoso programa para la televisión Hitchcock presenta hubo otro episodio, nunca mejor dicho, que generó tiranteces. En este caso el FBI se metió por medio para censurar un episodio, porque no quedaba bien el FBI tal y como los representaban.

En el episodio titulado Un crimen para las madres, de enero de 1961, aparecía un agente del FBI que se había hecho detective privado. Los guionistas preguntaron al jefe de seguridad de lo estudios, que había pertenecido al FBI, algún dato al respecto. Buscaban afinar el personaje, pero levantaron un problema.

Este ex agente del FBI, al conocer la trama, llamó a su antigua oficina y se la detalló. El agente del FBI creado por los guionistas para el episodio no era del todo honesto y el FBI se opuso a que se representara así a uno de sus hombres. Llamaron al productor ejecutivo del programa, Godron Hesler, y le pidieron que cambiara el guion. El productor prometió que se haría así.

Por si la promesa no se cumplía, el FBI pidió a su antiguo agente que ahora trabajaba en los estudios, el que había hecho el aviso, que estuviera atento. A pesar de todo esto, parece ser que las líneas del guion que no le gustaban al FBI se mantuvieron. Eso sí, el expediente del FBI al respecto tiene toda la información y muestra cómo siguieron el caso hasta el día del estreno, con detalle y diligencia.

Tras estos problemas, parece que el FBI tenía un ojo, no demasiado amistoso, puesto sobre Hitchcock y sus creaciones. Y eso que no se ocultaba mucho hasta salía en sus películas con los famosos cameos.

La entrada Los problemas de Alfred Hitchcock con el FBI se publicó primero en Curistoria.

]]>
https://www.curistoria.com/2020/06/los-problemas-de-alfred-hitchcock-con-el-fbi.html/feed 0 10339