Curistoria https://www.curistoria.com Curiosidades y anécdotas de la historia Thu, 02 Apr 2020 21:36:47 +0000 es hourly 1 https://wordpress.org/?v=5.4 https://i0.wp.com/www.curistoria.com/wp-content/uploads/2019/06/icono.jpg?fit=32%2C32&ssl=1 Curistoria https://www.curistoria.com 32 32 159759776 La carta de despedida de Churchill a su mujer https://www.curistoria.com/2020/04/la-carta-de-despedida-de-churchill-a-su-mujer.html https://www.curistoria.com/2020/04/la-carta-de-despedida-de-churchill-a-su-mujer.html#comments Thu, 02 Apr 2020 21:36:44 +0000 https://www.curistoria.com/?p=10132 Winston Churchill es uno de los personajes de la historia a los que se le atribuyen más anécdotas, historias y citas. En muchos casos, con razón, aunque supongo que en algunos otros hay algo de leyenda. Hasta sus fotos tienen una historia detrás. No es de extrañar que diera para

La entrada La carta de despedida de Churchill a su mujer se publicó primero en Curistoria.

]]>
La carta de despedida de Churchill a su mujer

Winston Churchill es uno de los personajes de la historia a los que se le atribuyen más anécdotas, historias y citas. En muchos casos, con razón, aunque supongo que en algunos otros hay algo de leyenda. Hasta sus fotos tienen una historia detrás. No es de extrañar que diera para tanto su vida, porque disfrutó de ella intensamente y fue actor principal en varias guerras y acontecimientos. Y viviendo tan al límite, no es de extrañar que en algún momento pensara en que podía perder la vida. La carta de despedida de Churchill a su mujer de la que hablamos hoy, la escribió cuando aún era joven.

En julio de 1915, cuando tenía 40 años de edad y le faltaban muchas cosas por hacer, como ser Primer Ministro británico o ganar el Nobel de literatura, se temió ya lo peor para el mundo que él conocía. En 1914, un año antes, era primer lord del Almirantazgo y veía al mundo encaminarse a una guerra, hacia la Gran Guerra. La Primera Guerra Mundial. Aquello le llevó a temer por su país en un primer momento, y más tarde por su propia.

Con el avance de la guerra propuso algunos movimientos militares que no fueron demasiado bien y la derrota en la batalla de Galípoli causó su destitución como primer lord del Almirantazgo. Tras esto, su caminó militar le llevaba de los despachos alejados del frente, a la primera línea. En ese periodo de tiempo, mientras se preparaba para ir al frente, escribió una carta a su mujer, Clementine.

La carta de despedida de Churchill a su mujer habla de amor, vida e historia

La carta en cuestión sólo debía abrirse en caso de fallecimiento, y algunos fragmentos del texto son realmente interesantes. Por ejemplo, cómo pensó desde un primer momento en su papel en la historia y que llegaría el momento de contar de primera mano todo lo que había vivido.

Quiero que te encargues de recoger todos mis papeles, en especial los que se refieren a mi periodo de mando en el Almirantazgo. Te he nombrado mi única albacea literaria. […] me gustaría que se supiera la verdad.

La forma en la que se enfrentaba a la muerte, también está en aquella carta.

No te apenes mucho por mi. […] La muerte es tan sólo un incidente y no es lo más importante que nos sucede en esta forma del ser.

Y, como era de esperar, hay palabras de amor dedicadas a su mujer.

En su conjunto, en especial desde que te conocí, querida, he sido feliz; tú me has enseñado cuán noble puede ser el corazón de una mujer. Si existe algún otro lugar, te buscaré.

Y, por último, una petición a su mujer que es una buena lección para casi todos:

Mira hacia delante, actúa con libertad, disfruta de la vida[…]

Como bien sabemos, Churchill no murió en aquel 1915. Viviría otro medio siglo, hasta enero de 1965 y tendría muchas más cosas que contar. Cosa que, afortunadamente, acabó haciendo.

La traducción de la carta está tomada del libro Escrito en la historia, de Simon Sebag Montefiore, que recoge esta y otras muchas cartas de diferentes personajes y momentos históricos.

La entrada La carta de despedida de Churchill a su mujer se publicó primero en Curistoria.

]]>
https://www.curistoria.com/2020/04/la-carta-de-despedida-de-churchill-a-su-mujer.html/feed 1 10132
El cóctel molotov se inventó en la Guerra Civil Española https://www.curistoria.com/2020/03/el-coctel-molotov-se-invento-en-la-guerra-civil-espanola.html https://www.curistoria.com/2020/03/el-coctel-molotov-se-invento-en-la-guerra-civil-espanola.html#comments Tue, 31 Mar 2020 21:42:16 +0000 https://www.curistoria.com/?p=10129 El cóctel molotov es tan barato y tan fácil de hacer que, a priori, sería de esperar que llevara ya mucho tiempo usándose, pero lo cierto es que tiene menos de un siglo de vida. Esto no quiere decir que no se utilizaran artilugios semejantes con anterioridad. Al fin y

La entrada El cóctel molotov se inventó en la Guerra Civil Española se publicó primero en Curistoria.

]]>
El cóctel molotov se inventó en la Guerra Civil Española

El cóctel molotov es tan barato y tan fácil de hacer que, a priori, sería de esperar que llevara ya mucho tiempo usándose, pero lo cierto es que tiene menos de un siglo de vida. Esto no quiere decir que no se utilizaran artilugios semejantes con anterioridad. Al fin y al cabo, no dista mucho de una garrafa llena de aceite hirviendo o cosas similares. Pero el cóctel molotov se inventó en la Guerra Civil Española, aunque todavía no se llamaba así.

Un cóctel con nombre ruso que se usó por primera vez contra los rusos

El cóctel molotov, por si alguien no lo conoce, es una forma casera de bomba incendiaria. Primero se llena de combustible o de algún otro líquido inflamable una botella o cualquier recipiente de vidrio. A continuación se usa un trapo a modo de tapón, se le prende fuego al trapo y se lanza contra el objetivo. Al chocar, el vidrio se rompe, el combustible se extiende y la mecha, que es el tapón de tela ardiendo, hacer arder todo ese combustible.

El cóctel molotov se inventó en la Guerra Civil Española, si bien entonces no se denominaba aún cóctel molotov. Y aunque el nombre actual suene a ruso, parece que se usó por primera vez por los nacionales, al menos eso es lo que dice Anthony Beevor. En otras fuentes, todo sea dicho, se cita a los republicanos como sus primeros usuarios. Beevor asegura que ya en el otoño 1936 los regulares de Franco usaron «botellas llenas de gasolina, en lo que fue el estreno en España del cóctel Molotov» contra tanques T-26 rusos.

En lo que coinciden todas las fuentes, pongan al cóctel por primera vez en manos republicanas o nacionales, es en que su uso inicial era para atacar principalmente a los tanques y a los vehículos enemigos.

El cóctel molotov se inventó en la Guerra Civil Española, pero el nombre proviene de la Guerra de Invierno

Como decía, en los tiempos de la Guerra Civil Española aún no se llamaban cócteles molotov. El nombre vendría más tarde, en la guerra entre Rusia y Finlandia de 1939 y 1940. La conocida como Guerra de Invierno, arrancó en noviembre de 1939 cuando Rusia atacó Finlandia. La guerra en la que combatió Simo Häyhä, la muerte blanca.

En aquel tiempo Vyacheslav Molotov era ministro de Asuntos Exteriores de la Unión Soviética. Cuando los medios finlandeses acusaron a los rusos de lanzar bombas incendiarias contra ellos, Molotov dijo que era falso. Aseguraba que los rusos lanzaban comida y bebida a sus camaradas.

Así, a partir de esa respuesta, cuando los finlandeses lanzaban esas bombas incendiarias caseras contra los rusos, especialmente contra sus tanques, comenzaron a llamarlas cócteles molotov. Era una bebida, como las que lanzaban desde aviones los rusos a sus camaradas, según Molotov. Y como estas, también ardían al caer. Y en honor al político ruso, aquel cóctel, que sentaría mal al estómago del más duro bebedor, se paso a llamar cóctel molotov. No es mal nombre sabiendo que molotov en ruso significa martillo.

El nombre se hizo famoso y hoy el cóctel molotov es un arma común, especialmente en las guerrillas urbanas de cualquier conflicto. Por cierto, parece que, entre el primer uso en la Guerra Civil Española y la popularización de molotov como su nombre, este tipo de bombas se usaron en otros lugares. Por ejemplo, en la guerra entre chinos y japoneses.

La entrada El cóctel molotov se inventó en la Guerra Civil Española se publicó primero en Curistoria.

]]>
https://www.curistoria.com/2020/03/el-coctel-molotov-se-invento-en-la-guerra-civil-espanola.html/feed 4 10129
Las Holmgang, la justicia vikinga que era una forma de ordalía https://www.curistoria.com/2020/03/las-holmgang-la-justicia-vikinga-que-era-una-forma-de-ordalia.html https://www.curistoria.com/2020/03/las-holmgang-la-justicia-vikinga-que-era-una-forma-de-ordalia.html#respond Sun, 29 Mar 2020 20:54:08 +0000 https://www.curistoria.com/?p=10126 Desde siempre el hombre ha intentado ver la mano de los dioses en muchas de las cosas que nos pasan. También en la justicia los dioses podían intervenir y demostrar quién era inocente y quién no lo era. Así, las ordalías son muy antiguas, aunque en la Edad Media seguían

La entrada Las Holmgang, la justicia vikinga que era una forma de ordalía se publicó primero en Curistoria.

]]>
Las Holmgang, la justicia vikinga que era una forma de ordalía

Desde siempre el hombre ha intentado ver la mano de los dioses en muchas de las cosas que nos pasan. También en la justicia los dioses podían intervenir y demostrar quién era inocente y quién no lo era. Así, las ordalías son muy antiguas, aunque en la Edad Media seguían siendo comunes. Los vikingos tenían su propia versión. Las Holmgang, la justicia vikinga que era una forma de ordalía, era un duelo a muerte entre dos hombres para ver cuál de ellos tenía razón.

En las ordalías se esperaba que la intervención divina demostrara la inocencia o culpabilidad

La ordalía era una forma de demostrar la inocencia, o, mejor dicho, de intentarlo. Esta prueba judicial se basaba en la creencia religiosa y por eso se la conoce también como el juicio de Dios. Se creía que era este el que decidía cómo acaban las cosas. Si alguien era acusado de un crimen y no había demasiadas pruebas, o ninguna, se recurría a la ordalía. Por ejemplo, tenía que meter las manos en agua hirviendo, y si no se quemaba o las lesiones eran pocas, aquello quería decir que era inocente. Dios había intercedido por él y se había puesto a su favor.

Los vikingos tenían su propia versión de la ordalía, y se llamaba holmgang o holmganga. Se solía emplear cuando había un problema o una denuncia entre dos individuos. La holmgang consistía en un duelo a muerte, en un combate singular entre el ofendido y el ofensor. ¿Qué tiene que ver un duelo a muerte con la ordalía? Pues que los vikingos creían que así se impartía justicia porque los dioses beneficiaban en la lucha a aquel que tenía la razón de su lado.

Esta costumbre de los escandinavos medievales se mantuvo hasta el siglo X como una forma de resolver las disputas. El nombre proviene, se cree, de la costumbre originaria de celebrar estos combates en una isla, donde se aislaba a los contendientes para que resolvieran su problema luchando. Con el tiempo, se definió algo similar a un ring para llevar al cabo el combate. Algo mucho más práctico que una isla, sin duda.

Negarse a combatir era lo mismo que aceptar la derrota

Por supuesto, negarse a combatir supone al mismo tiempo asumir que uno no tiene la razón. De igual modo, en las ordalías, si uno se negaba a meter las manos en agua hirviendo o a caminar sobre brasas, estaba asumiendo su culpabilidad.

Había un atisbo más de justicia, y es que en algunos casos se podía recurrir a un combatiente sustituto, especialmente cuando la desventaja de uno de los contendientes originales era importante. En cualquier caso, las normas y la forma de llevar a cabo el combate cambia de unos textos a otros. No siempre la lucha era a muerte, sino que esta forma de duelo también se hacía a algo así como primera sangre. En ocasiones también las armas quedaban establecidas de antemano, aunque la espada era la reina.

Por lo tanto, podemos concluir que las Holmgang, la justicia vikinga que era una forma de ordalía, era tan justa como lo eran las ordalías no vikingas.

La entrada Las Holmgang, la justicia vikinga que era una forma de ordalía se publicó primero en Curistoria.

]]>
https://www.curistoria.com/2020/03/las-holmgang-la-justicia-vikinga-que-era-una-forma-de-ordalia.html/feed 0 10126
Criptografía en la Segunda Guerra Mundial, el caso del coronel Fellers https://www.curistoria.com/2020/03/criptografia-en-la-segunda-guerra-mundial.html https://www.curistoria.com/2020/03/criptografia-en-la-segunda-guerra-mundial.html#respond Thu, 26 Mar 2020 23:23:57 +0000 https://www.curistoria.com/?p=10117 Esta es una de esas historias que merecen una buena novela o una película. Quizás exista ya una u otra, pero no las conozco. Tiene como elemento básico a la criptografía en la Segunda Guerra Mundial y está presente en el último libro que he publicado: Historia de la Criptografía.

La entrada Criptografía en la Segunda Guerra Mundial, el caso del coronel Fellers se publicó primero en Curistoria.

]]>
Criptografía en la Segunda Guerra Mundial

Esta es una de esas historias que merecen una buena novela o una película. Quizás exista ya una u otra, pero no las conozco. Tiene como elemento básico a la criptografía en la Segunda Guerra Mundial y está presente en el último libro que he publicado: Historia de la Criptografía. El protagonista, para su desgracia, fue el agregado militar de Estados Unidos en El Cairo, el coronel Bonner Francis Fellers. Gracias a los italianos, los alemanes fueron capaces de leer los detallados mensajes cifrados que enviaba Fellers desde El Cairo, con información de los movimientos aliados en el norte de África.

La Criptografía en la Segunda Guerra Mundial está llena de historia impresionantes

En septiembre 1941, tres meses antes de que Estados Unidos entrara en la guerra, el general Cesare Ame, responsable del SIM italianos, el Servizio Informazioni Militari, puso en marcha un atrevido plan. El plan consistía en el robo de los códigos, militares y diplomáticos, de los norteamericanos, directamente de su embajada en Roma. Una noche, cuatro hombres, dos de ellos trabajadores de la propia embajada, entraron en la misma y se llevaron varios documentos, entre otros, un libro encuadernado en cuero negro con los códigos diplomáticos. En las oficinas del SIM en Roma fotografiaron los libros y volvieron a la embajada para dejarlos de nuevo donde estaban. Estos libros, con toda probabilidad, fueron compartidos con los alemanes, así como la información que fueron obteniendo los italianos gracias a ellos.

Bonner Frank Fellers
Bonner Frank Fellers (fuente de la imagen: Alchetron)

La ayuda de Italia a los alemanes fue importante el norte de África, donde también se encontraron los segundos con una suerte inesperada. El coronel Bonner Francis Fellers, desde octubre de 1940 en El Cairo, tenía como una de sus tareas más importantes informar sobre las operaciones británicas en el Mediterráneo y en Oriente Medio. Los británicos ayudaron fielmente a Fellers en su tarea y compartían con él información y planes propios, además de información de inteligencia sobre los italianos y los alemanes. No era extraño que incluso visitara a las tropas en el frente y conversara con los mandos.

Con todo esto Fellers enviaba diariamente un informe cifrado a Estados Unidos, suficientemente importante como para que el propio Roosevelt le prestara atención. Esa valiosísima información era capturada por los alemanes y los italianos, y gracias al robo que había promovido Cesare Ame en la embajada estadounidense en Roma, la podían descifrar sin muchos problemas.

Los alemanes disfrutaban de una fuente valiosa en el coronel Fellers

Rommel en el norte de África
Rommel en el norte de África

Esta fuente, entre otras, permitía a los alemanes conocer la situación de sus enemigos tanto en el norte de África como en el Mediterráneo. Rommel disfrutaba así de una importante ventaja que le permitían planear mejor sus movimientos y ataques. Por otro lado, los convoyes de suministros británicos en el Mediterráneo también se ponían en peligro en mayor medida gracias a toda la información de inteligencia capturada a Fellers.

En defensa del estadounidense hay que decir que él cumplía con su trabajo de forma excepcional y que en al menos dos ocasiones solicitó a Washington revisar la seguridad de los códigos que usaba en las comunicaciones, consciente de que un problema en ese ámbito era una catástrofe. Sus peticiones no fueron escuchadas y así sus informes, que incluían hasta el nombre de los barcos que se movían por Suez, seguían llegando a manos alemanas en cuestión de horas.

Después de codificar los mensajes, Fellers los enviaba a través de la Compañía de Telégrafos de Egipto en El Cairo, para que cruzaran el Atlántico hasta su país. La señal era capturada por las tropas alemanas en la zona, y también por la unidad de escucha de la Luftwaffe en Atenas. En menos de una hora estaba ante los criptógrafos alemanes y una vez puestos los mensajes en claro y traducidos al alemán, estos se enviaban al centro de mando de Rommel, a la Oficina Central de Seguridad del Reich (RSHA), a Göring, a Himmler, al mariscal de campo Keitel y al propio Hitler. Esta lista de distribución de la información da una idea de la calidad de la misma y de lo vital que era para la evolución de la guerra en África. La criptografía en la Segunda Guerra Mundial jugó un papel fundamental.

Los aliados descifraban mensajes alemanes, pero también ocurría lo mismo en sentido contrario

En enero de 1942, por ejemplo, Rommel, aprovechando la información de inteligencia que había recibido, lanzó una ofensiva. Avanzó casi 500 kilómetros en poco más de dos semanas. Los problemas que generó este avance de Rommel fueron enumerados por Fellers en sus informes. Y por lo tanto iban directos también al propio general alemán. La cantidad de tanques en cada unidad, sus posiciones, la cantidad de suministros y combustible que les quedaba… Incluso la contraofensiva aliada fue advertida por el norteamericano y por lo tanto conocida por Rommel, que reaccionó.

A mediados de aquel año, 1942, la situación en el Mediterráneo y en el norte de África pendía de un hilo. Malta estaba siendo asfixiada y sin esa isla la situación aliada quedaría seriamente tocada en la zona, lo que dejaría vía libre a los convoyes de suministros alemanes llegar hasta las tropas en el norte del continente africano. Todo esto había sido expuesto por el propio Fellers, añadiendo todo tipo de detalles. En junio, con las tropas de Rommel a menos de 150 kilómetros de Alejandría, la fuente fiable del agregado militar estadounidense en El Cairo, a la que el Rommel llamaba nuestro pequeño amigo cesó.

Como bien sabemos, los aliados también capturaban el tráfico y descifraban una parte significativa de las comunicaciones germanas. En Bletchley Park detectaron la existencia de esa fuente de información en el norte de África. Llegaron incluso a leer en algún mensaje alemán la frase exacta una fuente militar aliada en Egipto. Las sospechas sobre dónde podría estar la fuga de información incluían a Fellers. El 12 de junio los británicos pusieron en conocimiento de Estados Unidos estas sospechas, aunque también indicaban que probablemente no era un traidor, sino que todo había sido contra su voluntad.

A pesar de todo, Fellers fue ascendido

Fellers fue trasladado, aunque no fue procesado e incluso fue ascendido de rango por su buen trabajo. El sustituto cambió totalmente la forma de cifrar la información que enviaba, usando una máquina Hagelin M-209 y aquella sonda alemana al corazón aliado en el norte de África se cerró definitivamente.

No hace mucho hablábamos de Hans-Thilo Schmidt, el traidor alemán que entregó secretos de enigma a los aliados. Como vemos, ambos bandos capturaban y descifraban información secreta, de un modo u otro. Como era de esperar. Estas dos historias sobre la criptografía en la Segunda Guerra Mundial, y muchas más, no sólo de este periodo, están en Historia de la Criptografía.

La entrada Criptografía en la Segunda Guerra Mundial, el caso del coronel Fellers se publicó primero en Curistoria.

]]>
https://www.curistoria.com/2020/03/criptografia-en-la-segunda-guerra-mundial.html/feed 0 10117
¿Arde París? La respuesta fue la Marsellesa https://www.curistoria.com/2020/03/arde-paris-la-respuesta-fue-la-marsellesa.html https://www.curistoria.com/2020/03/arde-paris-la-respuesta-fue-la-marsellesa.html#respond Tue, 24 Mar 2020 23:00:50 +0000 https://www.curistoria.com/?p=10111 La Segunda Guerra Mundial dejó muchas ciudades dañadas cuando no casi arrasadas, por unos u otros medios. Algunas localidades hasta desaparecieron del mapa, como la famosa Lídice. Dresde es uno de los casos paradigmáticos, pero también podríamos citar a Hiroshima, Londres o el mismo Berlín. París, en cambio, parece que

La entrada ¿Arde París? La respuesta fue la Marsellesa se publicó primero en Curistoria.

]]>
¿Arde París? La respuesta fue la Marsellesa

La Segunda Guerra Mundial dejó muchas ciudades dañadas cuando no casi arrasadas, por unos u otros medios. Algunas localidades hasta desaparecieron del mapa, como la famosa Lídice. Dresde es uno de los casos paradigmáticos, pero también podríamos citar a Hiroshima, Londres o el mismo Berlín. París, en cambio, parece que se libró de acabar arruinada gracias a un nazi, gracias a Dietrich von Choltitz. Cuando preguntaron:¿arde París? La respuesta fue la Marsellesa.

El 25 de agosto de 1944 el mando de la ocupación alemana de la capital francesa capituló ante la llegada de los aliados. Por cierto, entre los primeros que alcanzaron París estaba La Nueve, como se conoce popularmente a la 9º compañía de un regimiento de la 2ª División Blindada de la Francia Libre. Esta Nueve tenía muchos republicanos españoles en sus listas, como otras unidades de la división. En aquel momento el gobernador militar alemán de la ciudad era Dietrich von Choltitz. Este teniente general había asumido el cargo a inicios de año y aquel fue su momento decisivo.

¿Arde París? Preguntó por teléfono un asistente de Hitler

Viendo la situación cada vez más complicada, las órdenes que había recibido von Choltitz eran no dejar caer la ciudad, resistir calle a calle, puerta a puerta. Y, en último caso, si se veía obligado a entregarla, tenía que destruirla. Debían volar los puentes sobre el Sena y arrasar la ciudad, bombardearla y prender fuegos hasta que quedara destruida.

Por esto no es de extrañar que cuando el 25 de agosto Hitler se enteró de que París había sido reconquistada por los aliados preguntara:

¿Arde París?

Tratando de responder a esa pregunta, un asistente del Führer intentó hablar con von Choltitz, pero sólo consiguió contactar con un soldado alemán del cuartel general alemán en París. Este informó que de von Choltitz estaba con el general francés Leclerc. Desde la Guarida del Lobo preguntaron: ¿arde París? Y para dejar las cosas claras, el alemán que estaba al otro lado de la línea, en Francia, acercó el auricular del teléfono a la ventana para que se escuchara por él el ruido en las calles de París, las campanas repicando y la Marsellesa sonando.

¿Qué llevó realmente al general alemán a desobedecer a Hitler?

Por supuesto, no hay certeza de que esta anécdota sobre la Marsellesa sea cierta. Pero lo que sí es cierto es que Von Choltitz incumplió las órdenes de Hitler. Los puentes del Sena no fueron demolidos, no se lanzaron bombas ni se usaron explosivos sobre París y, por supuesto, París no ardía en el momento en que los alemanes la entregaron a los aliados. Lo que no se sabe con certeza son los motivos que llevaron realmente al alemán a actuar de este modo.

Según él mismo, que vivió hasta 1966, su decisión fue por el bien de París. Según sus detractores, no cumplió las órdenes por propio interés, ya que consideró que hacerlo lo condenaría definitivamente. La partida estaba perdida y salvar París era para él una baza a su favor.

La entrada ¿Arde París? La respuesta fue la Marsellesa se publicó primero en Curistoria.

]]>
https://www.curistoria.com/2020/03/arde-paris-la-respuesta-fue-la-marsellesa.html/feed 0 10111
Carteles de la Segunda Guerra Mundial que son válidos estos días https://www.curistoria.com/2020/03/carteles-de-la-segunda-guerra-mundial.html https://www.curistoria.com/2020/03/carteles-de-la-segunda-guerra-mundial.html#comments Sun, 22 Mar 2020 19:05:52 +0000 https://www.curistoria.com/?p=10094 Aunque las entradas de Curistoria tienen en su mayoría espíritu atemporal, es decir, se pueden leer en cualquier momento, vamos a referirnos a estos días. Y estos días son los del coronavirus, que tiene confinados en sus casas a personas de medio mundo. En concreto, vamos a ver una pequeña

La entrada Carteles de la Segunda Guerra Mundial que son válidos estos días se publicó primero en Curistoria.

]]>
Carteles de la Segunda Guerra Mundial que son válidos estos días

Aunque las entradas de Curistoria tienen en su mayoría espíritu atemporal, es decir, se pueden leer en cualquier momento, vamos a referirnos a estos días. Y estos días son los del coronavirus, que tiene confinados en sus casas a personas de medio mundo. En concreto, vamos a ver una pequeña colección de carteles de la Segunda Guerra Mundial que son válidos estos días. Mensajes de hace más de 75 años, que aplican también a este marzo de 2020.

En realidad lo que ocurre es que durante la Segunda Guerra Mundial se crearon tantos carteles de propaganda con tantos fines, que no es complicado. Desde el famoso Mantengan la calma y sigan adelante (keep calm and carry on) hasta mensajes sobre lo necesario del silencio. O el cartel de Rosie «La Remachadora».

En esta colección de 16 imágenes hay un poco de todo. Mensaje sobre no correr riesgos, mensajes sobre los peligroso que es estornudar sin taparse la boca, mensajes desaconsejando viajar…

Carteles sobre tos, estornudos, médicos, sobre no viajar…

Algunas encajan en nuestra situación de manera sorprendente. Otras, como las que se refieren a moral, son válidas en realidad para cualquier momento. Por cierto, no quiero con esto comparar la situación actual con la guerra, porque creo que una guerra es mucho peor de lo que estamos viviendo, a pesar de lo dramático de esta secuencia de infecciones y muertos.

Coughs and Sneezes Spread Diseases 2
Un pañuelo a tiempo salva a otros nueve. La tos y los estornudos propagan las enfermedades
Coughs and Sneezes Spread Diseases
Esta imagen de octubre de 1942 va en la misma línea de la anterior. Estornudar sin taparse la boca y la nariz es un peligro.
Play Safe
¿Es tu viaje realmente necesario? Y por viaje se entiende cualquier tipo de viaje, también los de corta distancia. En aquel momento era para no interferir en el esfuerzo de la guerra o en cualquier tipo de plan.
Play Safe
No viajes, a menos que tu viaje ayude a ganar la guerra.
doctorsarescarce
Los doctores escasean. Mejor estar preparado para curarse en casa pequeñas heridas y enfermedades leves. Ahora, es momento de pensárselo dos y tres veces antes de ir al médico o a urgencias, que bastante tienen.
Take your gas mask
De aquel lleve su máscara de gas a cualquier sitio, podemos quedarnos con todo si cambiamos máscara de gas por mascarilla.
A careless word, a needles sinking
Y este cartel, aunque con otro sentido, podemos aplicarlo a esa costumbre actual de pasar bulos y rumores por WhatsApp y en las redes. Mejor no hacerlo.
Don't get hurt
Un aviso sobre tener cuidado y ser prudente. Son malos momentos para generar al sistema sanitario más clientes de los que hay.
Think twice
El mensaje de este cartel es el mismo que el del anterior: no corras riesgos absurdos, porque es el peor momento para sufrir un accidente.
Play Safe
Si hay que trabajar, hay que trabajar, pero asegúrate de hacerlo con las máximas protecciones posibles.
Black Market
Por supuesto, tú puedes acabar con el mercado negro (sea de lo que sea) si no compras o vendes en él. Mascarillas, gel, guantes… nada de mercado negro, por favor.
Black Market
La pregunta era y es directa: ¿estás haciendo todo lo que puedes hacer? En este 2020 es más sencillo, ya que la mayoría sólo tenemos que quedarnos en casa.
Your Courage, Your Cheerfulness, Your Resolution Will Bring Us Victory
Tu coraje, tu alegría, tu resolución nos traerán la victoria. Entonces y ahora, un poco de optimismo y buen humor ayuda mucho.
We can do it
Este es muy famoso y es aplicable a cualquier situación: Podemos hacerlo.
Stand Firm
Mantente firme, otro mensaje para subir la moral pero que es tan válido hace 75 años como ahora.
Mantengan la calma y sigan adelante
Y, por último: mantengan la calma y sigan adelante. Es necesario cumplir, mantenerse firme y seguir cumpliendo cada uno con su cometido, aunque este esa estar en casa. Todo esto pasará.

Fuentes: The National Archives, Imperial War Museum, Rare Posters, Free classic images, Fine old posters

La entrada Carteles de la Segunda Guerra Mundial que son válidos estos días se publicó primero en Curistoria.

]]>
https://www.curistoria.com/2020/03/carteles-de-la-segunda-guerra-mundial.html/feed 1 10094
Oscura Roma, de Luis Manuel López Román https://www.curistoria.com/2020/03/oscura-roma-de-luis-manuel-lopez-roman.html https://www.curistoria.com/2020/03/oscura-roma-de-luis-manuel-lopez-roman.html#respond Sat, 21 Mar 2020 12:32:02 +0000 https://www.curistoria.com/?p=10091 Hoy le voy a hablar de una novela de Roma, que no es una novela de Roma al uso. Bueno, en realidad hay tantas novelas sobre Roma que es casi imposible no pisar las baldosas que han pisado otros, pero desde luego la obra Oscura Roma, de Luis Manuel López

La entrada Oscura Roma, de Luis Manuel López Román se publicó primero en Curistoria.

]]>
Oscura Roma, de Luis Manuel López Román

Hoy le voy a hablar de una novela de Roma, que no es una novela de Roma al uso. Bueno, en realidad hay tantas novelas sobre Roma que es casi imposible no pisar las baldosas que han pisado otros, pero desde luego la obra Oscura Roma, de Luis Manuel López Román, es original. Con una combinación interesante de historia, de política y crónica de sociedad romana, de intriga y de otras cositas. Y son estas cositas las que hacen a la novela diferente. Porque esta en esta novela histórica también hay demonios, brujos y fantasmas. No sólo supersticiones y sacrificios a dioses, sino intervención real de lo oculto.

Está ambientada en Roma en el año 67 a.C. y cuenta cómo Marco Lemurio, lo que podíamos llamar un brujo, pasa su vida en los barrios populares de Roma, con pequeñas estafas y trampas. Es un vividor que vive de la picaresca. Se aprovecha de las supersticiones de otros, si bien él sabe que hay otras fuerzas ocultas. Llega el momento en que esas fuerzas intervienen en el día a día de la política romana y ahí es donde Marco Lemurio entra en otro tipo de juego. En principio, para aclarar un asesinato.

Política, asesinatos, detectives, brujos, historia… de todo ahí en esta novela

Hay, como vemos, elementos de novela histórica, muchos, elementos de novela de detectives, elementos de novela de misterio, de novela de terror… y lo mejor es que todo esto resulta en una historia entretenida y que se disfruta con gusto. Tiene una buena dosis de política romana, que es en realidad el motivo para que todo se desencadene.

El autor es historiador y filólogo clásico, y ha dedicado tiempo a la investigación, por lo que sabe bien de lo que habla. A partir ahí, como buen novelista, se inventa todo lo que quiere y crea una historia que se apoya en un momento histórico, pero que no se constriñe en él. ¡Bien hecho!

Luis Manuel López Román publicó primero esta obra hace tiempo, y ahora llega a las librerías, después de la buena acogida de los lectores. Y lo cierto es que es entretenida y tiene ese valor de saltarse las normas. Aunque, como he podido leer en alguna entrevista al autor, incluso cuando habla de hechizos y magia, se ha basado en algunos de las fuentes que hay al respecto sobre cómo veían los romanos estas cosas.

Por cierto, que ya se apunta en la portada que el libro es el primero de una saga dedicada a Marco Lemurio, este pícaro, brujo, investigador y vividor de la Roma del siglo I antes de Cristo.

La entrada Oscura Roma, de Luis Manuel López Román se publicó primero en Curistoria.

]]>
https://www.curistoria.com/2020/03/oscura-roma-de-luis-manuel-lopez-roman.html/feed 0 10091
Qué es algo draconiano y cuál es el origen de esta palabra https://www.curistoria.com/2020/03/que-es-algo-draconiano.html https://www.curistoria.com/2020/03/que-es-algo-draconiano.html#respond Wed, 18 Mar 2020 22:33:38 +0000 https://www.curistoria.com/?p=10082 Algo draconiano, según la RAE, tiene dos acepciones. La primera es, dicho de una ley o de una medida, que esta es excesivamente severa. La segunda nos dice que algo draconiano es aquello perteneciente o relativo a Dracón, legislador de Atenas. Y en este legislador griego está la explicación también

La entrada Qué es algo draconiano y cuál es el origen de esta palabra se publicó primero en Curistoria.

]]>
Qué es algo draconiano y cuál es el origen de esta palabra

Algo draconiano, según la RAE, tiene dos acepciones. La primera es, dicho de una ley o de una medida, que esta es excesivamente severa. La segunda nos dice que algo draconiano es aquello perteneciente o relativo a Dracón, legislador de Atenas. Y en este legislador griego está la explicación también la primera acepción ya que las leyes de Dracón eran dura y estrictas. Aquí tenemos ya qué es algo draconiano y cuál es el origen de esta palabra

Qué es algo draconiano y cuál es el origen de esta palabra nos lleva al siglo VII a.C.

Nos tenemos que remontar muy atrás en el tiempo, hasta el siglo VII a.C. Entonces Dracón de Tesalia tenía la tarea de recopilar todas las leyes griegas que se aplicaban en Atenas y que no estaban escritas, que sencillamente venían de la tradición oral. Lógicamente, los hombres poderosos que aplicaban justicia, al no estar las leyes consignadas ni descritas en detalle en ningún lado, tenían fácil la arbitrariedad.

De aquí al uso partidista, abusivo de las leyes y por lo tanto de aquí a la injusticia, había un paso. Así, la labor de Dracón no era ni fácil ni mucho menos inútil. Dracón se excedió un poco en su labor, y además de recopilar las leyes y ponerlas por escrito, impuso una serie de penas extremas como castigo para cada uno de los delitos. En muchos casos, la pena de muerte era el resultado.

Las leyes de Dracón, que eran draconianas, esto es, duras, estrictas y terribles, acabaron por causar una revuelta social. Lo cierto es que la justicia no es tal si se aplica con arbitrariedad, como pasaba antes de Dracón. Pero tampoco es justicia si la relación entre delito y castigo es desproporcionada.

En el código draconiano la pena de muerte era una condena habitual

El código penal, aunque no sé si técnicamente es correcto llamarlo así, de Dracón de Tesalia se decía que no había escrito con tinta, sino con sangre. Por su severidad. Según parece, es probable que las leyes draconianas estuvieran muy influidas por el momento en que fueron redactadas, y que alguna crisis ateniense hiciera aconsejable ser severo. Eso sí, parece que se excedió.

Como decíamos, la condena a muerte era la consecuencia común en muchos casos. Según la lógica del Dracón, los delitos leves merecían la pena máxima. Lo mayores merecerían por tanto una pena aún más dura, pero no la encontraba. Otro ejemplo común para ilustrar cómo era el código de leyes draconiano es el caso de los deudores de dinero. Estos, al impagar sus deudas, pasaban a ser esclavos.

La forma de ver las leyes de Dracón saltó de la historia de las leyes al lenguaje, y así llegó a la RAE y a nuestros días. Algo draconiano es, por tanto, al estricto, severo, duro y, con seguridad, desproporcionado.

La entrada Qué es algo draconiano y cuál es el origen de esta palabra se publicó primero en Curistoria.

]]>
https://www.curistoria.com/2020/03/que-es-algo-draconiano.html/feed 0 10082
El falso incendio del Museo del Prado en 1891 https://www.curistoria.com/2020/03/el-falso-incendio-del-museo-del-prado-en-1891.html https://www.curistoria.com/2020/03/el-falso-incendio-del-museo-del-prado-en-1891.html#comments Sun, 15 Mar 2020 22:55:41 +0000 https://www.curistoria.com/?p=10079 Desintoxicando un poco de otro tipo de lecturas, esta tarde he leído en un rato un cómic editado por el Museo del Prado con 7 historias sobre su historia. Se titula Historietas del Museo del Prado. Entre ellas se cuenta el robo de parte del Tesoro del Delfín, el descubrimiento

La entrada El falso incendio del Museo del Prado en 1891 se publicó primero en Curistoria.

]]>
El falso incendio del Museo del Prado en 1891

Desintoxicando un poco de otro tipo de lecturas, esta tarde he leído en un rato un cómic editado por el Museo del Prado con 7 historias sobre su historia. Se titula Historietas del Museo del Prado. Entre ellas se cuenta el robo de parte del Tesoro del Delfín, el descubrimiento y restauración de un Bruegel el Viejo, la visita exprés de Thatcher de 1988, que les detallaré más adelante o el falso incendio del Museo del Prado en 1891. Un incendio que se publicó en la prensa en primera plana, pero que nunca ocurrió. Por cierto, el dibujante del volumen es Sento.

Una de esas historias ocurre en las largas colas para entrar a la exposición sobre Velázquez de 1990. Más de 500.000 personas la vieron y en ocasiones hubo hasta cinco horas de cola para entrar. En esta historia en el cómic nos vamos encontrando en la cola a tipos que nos resultarán familiares a poco que conozcamos la obra del autor de Las Meninas.

El falso incendio del Museo del Prado en 1891 era un invento de Mariano de Cavia

Volviendo al incendio del Museo del Prado de 1891, en noviembre de ese año Mariano de Cavia publicó una revolucionaria y falsa crónica. Era ya un conocido periodista por sus artículos en El Sol, El Imparcial y en El Liberal, y en este último salió en la segunda página un artículo que rezaba:

La catástrofe de anoche.
España está de luto
Incendio del Museo de Pinturas

La noticia corrió como el fuego, nunca mejor dicho, y el rumor se extendió por un Madrid en el que algunos lo oían a la vez que miraban al edifico del Prado sin ver rastros del incendio. La noticia era falsa. Todo era una invención. El objetivo del periodista era denunciar la precariedad del edificio y sus recursos, albergando como albergaba un auténtico tesoro mundial. No hay que olvidar que ha habido incendios que han arrasado casi ciudades.

El final del artículo aclaraba que todo era ficción pero que dadas las circunstancias aquello podía ser realidad el día menos pensado. Mariano de Cavia consiguió su objetivo con el artículo. El ruido generado acabó por llevar a las autoridades a preocuparse por el estado del museo y tomar medias. Lo cierto es que ya habían tenido lugar dos incendios en el Museo del Prado ese mismo año de 1891, en los días 18 y 21 de julio. Si aquello no había conseguido alertar del problema, la falsa noticia sí lo consiguió.

Al día siguiente, el propio Cavia volvía a escribir sobre el tema explicando el porqué de su artículo. Exponiendo que los trabajadores vivían en malas condiciones en el último piso, con sus estufas y cocinas. Un peligro en un edificio viejo cargado de madera, que a la vez era un museo lleno de obras importantes.

Thatcher visitó el Prado en menos de 12 minutos

Volviendo a la visita de Thatcher de 1988, cuenta Sento en el cómic como llegó, hizo un tour de menos de 12 minutos sin pararse en nada y dejó el museo. Antes de hacerlo, preguntó por la obra favorita del director del Prado. Cuando los periodistas al salir le acercaron los micrófonos a la entonces Primera Ministra del Reino Unido, esta dijo que le había llamado la atención la obra Vista del jardín de la Villa Medici, de Velázquez. Justo la obra que el director le había dicho que era su favorita.

Esta anécdota de Thatcher me lleva por una parte a admirar su destreza para la política y el manejo de los medios. Y por otra parte me lleva a sentir pena por ella. Por haber pedido la oportunidad de visitar el Prado con tranquilidad, una gran compañía y con todos los privilegios.

La entrada El falso incendio del Museo del Prado en 1891 se publicó primero en Curistoria.

]]>
https://www.curistoria.com/2020/03/el-falso-incendio-del-museo-del-prado-en-1891.html/feed 1 10079
La zona roja de Francia, consecuencia de la Primera Guerra Mundial https://www.curistoria.com/2020/03/la-zona-roja-de-francia.html https://www.curistoria.com/2020/03/la-zona-roja-de-francia.html#comments Thu, 12 Mar 2020 22:21:30 +0000 https://www.curistoria.com/?p=10076 La zona roja de Francia son en realidad varias zonas. Todas ellas marcadas por la guerra, por la Primera Guerra Mundial, que finalizó hace más de un siglo. Para ser exactos, hoy hace 37.012 días que finalizó aquella guerra que dejó una zona devastada en Francia que, aún hoy, sigue

La entrada La zona roja de Francia, consecuencia de la Primera Guerra Mundial se publicó primero en Curistoria.

]]>
La zona roja de Francia

La zona roja de Francia son en realidad varias zonas. Todas ellas marcadas por la guerra, por la Primera Guerra Mundial, que finalizó hace más de un siglo. Para ser exactos, hoy hace 37.012 días que finalizó aquella guerra que dejó una zona devastada en Francia que, aún hoy, sigue marcada. Y esto si nos vamos al final de la guerra, pero deberíamos ir un poco antes, a 1916, cuando tuvo lugar la batalla de Verdún.

No sólo Verdún corresponde con la zona roja, pero es un caso ilustrativo e importante. Hace un tiempo publiqué unas cuantas fotos sobre la batalla de Verdún que nos permiten hacernos una idea de cómo fue aquello.

La zona roja de Francia sigue siendo un territorio vetado para el hombre

Esta batalla fue una de las más horribles de la Primera Guerra Mundial y de todo el siglo XX, podríamos decir. Duró casi lo mismo que ese 1916, ya que arrancó en febrero y finalizó en diciembre. Fueron 300 días que costaron unas 300.000 vidas. Los terrenos donde ocurrió todo ello siguen siendo hoy territorios arrasados. La artillería, que cambiaba a la vez la geografía y la demografía, dejó un rastro que aún no se ha borrado.

La destrucción que sufrió en entorno donde se combatió fue la razón por la que se denominó a ese territorio la zona roja de Francia. Son unos 170 kilómetros cuadrados que siguen sin ser habitados y a los que el acceso, de manera general, está prohibido o limitado.

Antes de aquel nefasto 1916 había granjas y el terreno estaba dominado por el hombre. Las miles y miles de bombas y proyectiles de todo tipo, grandes y pequeños, que removieron la tierra con sus explosiones, acabaron por convertirla en algo muy diferente. Los árboles se convirtieron en astillas, casi literalmente, cuando no en leña para los soldados, y los cráteres de las bombas hicieron que donde había agricultura, quedara nada.

En 1918 se consideró qué habría de hacerse para que todo volviera a la normalidad, para retornar a la zona roja el verde de los campos labrados. Limpiar el terreno de los restos de las bombas y de todo lo que había acumulado, era un trabajo ímprobo. Las bombas sin explotar eran y son un peligro.

Las bombas sin explotar y las sustancias químicas convierten los terrenos de la zona roja en un peligro

Como era de esperar, la naturaleza se recuperó no tardando mucho del trance y la zona roja se cubrió de vegetación. Pero eso no hace sino aumentar la paradoja de que debajo del verde se esconden bombas sin explotar. Se calcula que hay millones de proyectiles enterrados en la zona roja. Muchos con gases venenosos, que por otra parte no sé si seguirán siéndolo después de tanto tiempo. De hecho, cada cierto tiempo se encuentra alguna bomba o hay un accidente. Además de los trabajos de limpieza que se lleva a cabo de manera continua, aún sabiendo que es un trabajo sin fin.

Como decía al comienzo, la zona roja son varias zonas, donde los campos de la batalla de Verdún son un punto clave. Es cierto que poco a poco se han ido ganando algunos terrenos de nuevo para la agricultura y para la vida del hombre, pero el coste de cada metro ganado es muy alto. Como alto era el precio cuando se combatía por esos mismos metros en la Primera Guerra Mundial.

Por otra parte, la zona roja está tan cargada de plomo, arsénico y otros venenos, que es poco recomendable que se plante allí nada que luego vaya a ser consumido por el hombre. Bien directamente, o bien a través de un animal que se alimentó allí. Curiosamente, uno de los recursos que tienen los habitantes de la zona para generar ganancias es precisamente el turismo que visita esos restos de la Gran Guerra.

La entrada La zona roja de Francia, consecuencia de la Primera Guerra Mundial se publicó primero en Curistoria.

]]>
https://www.curistoria.com/2020/03/la-zona-roja-de-francia.html/feed 1 10076