La sidra que salvó a los vascos

(Caza de ballenas) El magnífico programa de radio Documentos RNE trataba hace unos días sobre los balleneros vascos, y se contaron en él cosas realmente interesantes. Ya en la Edad Media los vascos capturaban ballenas en el Golfo de Vizcaya, usando pequeñas chalupas y mucha valentía. Colocaban atalayas en la costa y cuando un cetáceo en plena emigración pasaba por la zona y era divisado, se daba la voz de alarma y se hacían al

El desgraciado secreto del USS Indianapolis

(USS Indianapolis) Muchos de ustedes conocerán la historia del buque USS Indianapolis por la película Tiburón, de Steven Spielberg, donde uno de los protagonistas narra cómo sobrevivió al naufragio y al terror que siguió a este. Casi todo se podía haber evitado, pero mantener el secreto de la operación en la que estaba envuelto el buque se pagó muy caro. Mochitsura Hashimoto era el comandante japonés del I-58 y patrullaba en el Mar de Filipinas

Oscar, el gato con más suerte de la Segunda Guerra Mundial

(Oskar, el gato con suerte) ¿Estar a bordo en tres hundimientos es mala suerte? Y sobrevivir a los tres… ¿es buena suerte? ¿Y si hablamos de un gato? Muchos recordarán la escena de la película Airbag en la que tienen una discusión similar a esta. Hay gente que ha sobrevivido a dos bombas nucleares, ¿eso es buena o mala suerte? Pero… ¿y qué hay de los gatos con suerte? Cuando en mayo de 1941 hundieron

El U 505, el submarino alemán de los estadounidenses

(El U 505 con las dos banderas) El U 505 fue un submarino alemán de la Segunda Guerra Mundial que reunió una serie de curiosidades en torno a sí mismo y por lo tanto uno de los más conocidos del conflicto. La primera curiosidad la pueden ver en la imagen superior, con el U 505 navegando con dos banderas, la estadounidense y la de la Kriegsmarine, la marina alemana. Era junio de 1944 y ambos

Por qué y cómo se medía la velocidad en nudos

(El navío Santísima Trinidad. Grabado del siglo XIX.) Hace unos días visité de nuevo el Museo Naval de Madrid, magnífico lugar que deberían conocer si no lo han hecho, y en uno de los vídeos pude ver cómo se medía la velocidad de los barcos hace unos siglos y por qué se usa como unidad de medida los nudos. Piensen lo complicado que es saber la velocidad de un barco en el océano, sin referencias

El Vasa, el mítico barco que navegó sólo unos metros

(El Vasa, el mítico barco que navegó sólo unos metros) El 10 de agosto de 1628 comenzaba su navegación un barco enorme, mastodóntico, gigantesto, un coloso de los océanos con decenas de cañones, con más de mil metros cuadrados de velas, casi setenta metros de eslora, más de cincuenta de quilla a punta de palo mayor y una dotación de ciento treinta hombres a los que se podrían unir hasta trescientos soldados. Tras dos años

La mayor batalla naval de la historia

(Batalla naval japonesa) La batalla naval más grande de la historia es la conocida como batalla de Dan-No-Ura, que tuvo lugar en el Japón medieval. El 25 de abril de 1185 se enfrentaron una cantidad de barcos como no se había visto antes y que no ha sido superada en los siglos posteriores. Así, estamos hablando de la batalla naval más grande por número de naves, otras habrá que tengan el título por número de

Los hermanos Morton y la catástrofe del Lusitania

(Cliff Morton) Cuando ocurre una catástrofe en la que se sabe que alguno de los tuyos está implicado supongo que es casi imposible mantener la tranquilidad y no perder los nervios. Acabar una situación así con buenas noticias debe ser un respiro y una felicidad gigantes, que por otra parte seguramente no compensarán el mal rato pasado. Tras la catástrofe del Lusitania el padre de los hermanos Morton, que viajaban a bordo, pasó por esos

El aviso de Alemania y el peligro de viajar en el Lusitania

(Aviso sobre el peligro de ataque publicado en los diarios de EEUU) El 7 de mayo de 1915, es decir, hoy hace exactamente un siglo, el submarino alemán U-20 torpedeó el enorme transatlántico Lusitania y lo hundió. Un único disparo y en 18 minutos el barco más rápido del mundo en aquel momento se fue a pique con casi 1.200 vidas. La Primera Guerra Mundial había puesto bajo el objetivo de los submarinos alemanes a

La señora Stephens y el destino

(Kapitänleutnant Walther Schwieger) En ocasiones el destino, la casualidad, o la mala suerte, si no es todo ello lo mismo, deja su rastro con un guiño que casi parece una broma, aunque a menudo esté detrás la cruz de la moneda. De todas formas, el paso del tiempo siempre cambia la perspectiva y convierte algunos hechos en humor negro, como el caso de Frances Stephens. Ese nombre, Frances Stephens, no les dirá nada, y es