Señales de humo

La cultura popular, debido a las clásicas películas de género western, o del oeste, como se suele decir, ha asociado las señales de humo con los indios nativos norteamericanos. Pero tiempo atrás ya se utilizaba este método de comunicación, sencillo y barato, aunque un poco limitado para enviar mensajes largos o complejos. En la antigua China, los soldados apostados a lo largo de la Gran Muralla, alertaban de los ataques enemigos a través de señales

Cultura general como método criptográfico

Hace más de cuatro años, cuando este blog era bilingüe, comenté cómo los indios navajos y los choctaw ayudaron a mantener las comunicaciones seguras y fuera del alcance del enemigo en las guerras mundiales. Los aliados contaban con ellos entre sus tropas para que, hablando su idioma, los mensajes fueran incompresibles para el enemigo. La curistoria de hoy es similar, y también me recuerda a otra que conté sobre el General Bradley y una triquiñuela

Edgar Allan Poe y el reto criptográfico

El escritor Edgar Allan Poe era un gran aficionado a la criptografía, como habrán intuido ustedes después de la lectura de algunos de sus relatos, como “El escarabajo de oro”. Esta afición le llevó a publicar en un periódico, el Alexander’s Weekly Messenger de Filadelfia, un mensaje solicitando que le fueran enviados textos cifrados por parte de los lectores, y que él los resolvería o descifraría. Corría el año 1839 y el premio ofrecido era

La scitala espartana

Plutarco describió el método de cifrado usado por los espartanos durante la Guerra del Peloponeso, que enfrentó a estos con los atenienses entre el año 431a.C. y el 404a.C. Ya hace unos añitos de esto, sí; tantos que este método de codificación es el primer método de cifrado por transposición que se conoce. Por cierto, un método criptográfico basado en transposición cifra el texto en claro al cambiar el orden de las letras. El sistema

Baphomet y los templarios

El atbash es un método criptográfico muy sencillo utilizado por los hebreos para escribir mensajes secretos. Tan sencillo es que simplemente se trata de invertir el alfabeto original y sustituir cada letra por la que esté en la misma posición en el alfabeto invertido. Para dejarlo todavía más claro lo explicaré usando nuestro alfabeto: La A se sustituiría por la Z, la B por la Y, la C por la X… Por lo tanto Curistoria

La criptografía y el prisionero de la máscara de hierro

Uno de esos misterios históricos aún sin resolver es la persona que se escondía detrás de la famosa “máscara de hierro”, o dicho de otro modo, quién era el hombre de la máscara de hierro. Sí, sí… el chiste fácil nos llevará a decir: Leonardo DiCaprio. Pero no nos vamos a centrar hoy en quién era el personaje, sino en un detalle criptográfico de esta historia. El hombre de la máscara de hierro, en cualquier

La cifra Beale

La siguiente historia la leí hace unos cuantos años en un libro sobre criptografía escrito por Simon Singh, muy recomendable. Está a caballo entre la historia y la leyenda, como otras tantas cuestiones de las que hemos hablado. Y dicho esto, vamos allá. Thomas Jefferson Beale se alojó en 1820 en el hotel Washington de Lynchburg y pasó allí el invierno, dejando el hotel en primavera. Volvió en el invierno de 1822 y como la

Tinta invisible

Hace pocos días que ya avisaba de que la criptografía es un tema que me atrae bastante y que volvería a tratar el tema. En su momento comenté cómo se utilizó la escritura microscópica para enviar mensajes cifrados en los servicios secretos de Felipe II. Volvemos sobre el tema y la época para ver cómo algunos de los mensajes secretos de Felipe II se escondieron utilizando tinta invisible. La técnica constaba en el uso de

Criptografía: miniatura micróscopica

En el siglo XVI las comunicaciones en el inmenso Imperio Español eran ciertamente complicadas, y las embajadas, espías y demás representantes del Imperio alejados de España, debían encriptar sus escritos para protegerlos en caso de ser capturados. Fue una gran época para la criptografía y otros “métodos de escritura”. Uno de estos métodos extraños fue la escritura microscópica. En 1586 Sancho Martínez de Leiva escribió a Juan de Idiáquez, desde Flandes, comentándole que un caballero