Los Detente bala de la Guerra Civil Española

Los Detente bala de la Guerra Civil Española

En las guerras de los últimos siglos hay tantas balas y cosas entre ellas y la carne de sus víctimas que, por pura probabilidad, miles de cosas se han interpuesto en ese camino. Nada como un casco para protegerse de las balas, eso sin duda, como bien sabemos. Está el mito de la Biblia que paró una bala, o la debilitó tanto como para que no causara daño, del que hay algún testimonio. Y en esa idea se mueven los Detente bala de la Guerra Civil Española.

Los Detente bala de la Guerra Civil Española son populares, pero ya existían desde antes

En España, durante las guerras del siglo XIX y del XX, por supuesto, incluyendo la Guerra Civil Española, la religión ha estado muy presente entre los soldados. Supongo que, en las guerras, donde hay gente jugándose la vida, cada uno se encomienda a su Dios y pide ayuda como puede. Con una estampa, una oración, un crucifijo…Los Detente bala de la Guerra Civil Española son populares, pero ya existían desde antes. Eso sí, me atrevo a decir que en ninguna guerra hubo tantas balas buscando detentes como en esa. Por esta razón cobran ahí especial relevancia.

En no pocos casos en la historia de España, y del mundo, la propia religión era parte del casus belli. Y de manera destacada la religión rea clave entre muchos combatientes de la Guerra Civil Española. Y entre ellos se popularizó el Detente bala, que era un escapulario, un trozo de tela o metal que entre otras cosas tenían el texto Detente, bala. Además de este texto, solía llevar una imagen del Sagrado Corazón de Jesús.

Los llevaban los soldados prendidas en la ropa, sobre el corazón, o al menos en esa parte izquierda del pecho. También había quien lo llevaba colgado del cuello, con una cadenita o un cordón, como si fuera un crucifijo. Lógicamente la defensa que ofrecía el trozo de tela era poca o nula, pero lo mismo que santiguarse, llevar un amuleto o un calcetín de cada color para tener suerte. Eso sí, cada cual tiene sus formas de invocar a la suerte y de tranquilizar su cabeza.

Y esto último no lo digo yo, sino que se constata en la multitud de soldados del bando nacional que quedaron tirados muertos en un campo o en una calle, con ese Detente bala sobre su corazón. Y entre ellos, habrá incluso alguno en el que la bala que lo mató pasó por ese trocito de tela.

Los requetés y otros carlistas solían llevarlos, pero se acabaron popularizando

En la Guerra Civil Española era habitual entre los requetés y otros carlistas, pero también los llevaban algunos falangistas y cualquier otro soldado del banco nacional. Supongo que incluso algunos civiles los llevaron y al final fueron muy populares. Tampoco era extraño que estuvieran bendecidos por los curas, lo que encajaba perfectamente con el sentido religioso que se le daba al objeto. Supongo que muchos se regalaron, pero también se compraron en cantidades industriales, al precio de 2 pesetas la unidad.

Se suele decir que el origen de esta idea está en una carta de santa Margarita María de Alacoque, que en 1686 pedía en una carta que se hicieran placas de cobre con la imagen del Sangrado Corazón para que la gente las pusiera en sus casas o las llevara encima. Pero hay un salto entre esta idea y la de parar balas en las guerras. Esta última me parece más poderosa.

Dicho todo esto, estos Detente bala tienen su punto curioso en medio de una guerra, pero no dejan de ser un símbolo más. Como los toreros que llevan su colección de estampas a la plaza e incluso alguno lleva alguna hasta la propia arena. Es como esos crucifijos que muchos llevan al cuello. Como esas pulseras con cuentas…

Fuente de la imagen: El correo de España

4 comentarios en “Los Detente bala de la Guerra Civil Española”

  1. Ese escapulario lo solían llevar los soldados requetés, porque eran gente muy conservadora y muy religiosa.
    De todas formas, los distintos bandos de una guerra, suelen apelar a Dios para decir que está de su parte.
    Por ejemplo, por tradición, los soldados alemanes solían llevar en sus hebillas grabada una frase que decía “Dios está con nosotros”. Evidentemente, los de las SS no la llevaban.
    Te felicito por el artículo.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.