Los colonos compraron Manhattan a unos indios que no eran sus propietarios

Los colonos compraron Manhattan a unos indios que no eran sus propietarios

Es popularmente conocido que los colonos que llegaron a América desde Europa en el siglo XVII compraron la isla de Manhattan a los nativos. Y que lo hicieron por muy pocos dólares. Veremos que no era dinero lo que pagaron. Pero lo que no es tan conocido es que los colonos compraron Manhattan a unos indios que no eran sus propietarios. De hecho, sólo tenían relación con un pequeña parte de la isla. Hay que comprender, en cualquier caso, que la idea de propiedad de unos y otros era diferente.

Los colonos compraron Manhattan a unos indios que no eran sus propietarios obviando a las tribus que dominaban la mayor parte

El hacedor de la transacción fue Peter Minuit, un neerlandés que, en 1626, concretamente el 24 de mayo, compró la isla de Manhattan a unos nativos de la zona. Dice la tradición, o la leyenda, que los nativos pusieron precio a ese trozo de sus dominios y que Minuit lo aceptó con gusto. Tengamos en cuenta que los nativos que pusieron ese precio se movían por lo que hoy son los estados de Nueva Jersey, Pensilvania, Nueva York y Delaware. Lógicamente, con todo este terreno para su caza y agricultura, no es de extrañar que aquel pedacito de mundo les pareciera algo prescindible.

Ese precio bajo del que hablamos es concretamente 60 florines neerlandeses, también conocidos como guilders. Esto eran unos 24 dólares de la época, de ese siglo XVII. Exactamente 23,70 dólares. No hay una cifra exacta actualizada que podamos usara para comparar, ya que según las fuentes esos 24 dólares de 1625 serían entre 2.000 y 15.000 dólares actuales. Un rango amplio, pero n cualquier caso, una ganga de compra, visto con la perspectiva del tiempo.

En 1609 la primera expedición neerlandesa había llegado a lo que hoy es Nueva York, a bordo del Halve Maen. Detrás de la expedición estaba la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales. En diciembre de 1625 Peter Minuit fue nombrado director de Nuevos Países Bajos de esa empresa y a primeros de mayo de 1626 llegó a América. Menos de tres semanas después compró Manhattan. Gracias a que fue una operación de esta empresa,. Lo que sí se conserva, por cierto, es la carta interna de la compañía holandesa en la que se detalla la transacción y el precio. Y esta es una fuente valiosa, a pesar de ser incompleta. En la imagen superior tienen ese documento.

Los Wappinger dominaban tres cuartas partes de la isla de Manhattan y no intervinieron en la operación

En realidad, Minuit no pagó con esos florines europeos, que en definitiva no le servirían de mucho a los indios. Esos dólares es el valor atribuido a una serie de herramientas que sí eran útiles para los nativos. Hablamos de cosas como hachas, cazuelas y cosas similares. Quizás, alguna baratija. Cosas más prácticas que las piedras y conchas que se han usado como moneda en ocasiones.

Lo curioso es que Minuit negoció con los indios Canarsie, una tribu Lenape, y les compró el terreno a ellos. Estos tenían potestad tan solo sobre una parte de la isla, aproximadamente un tercio. Pero esta tenía otros dueños con los que compartían propiedad o derechos. Varias tribus se repartían la zona y aunque como no había títulos de propiedad ni cosas similares es complicado determinar los límites, parece que los Wappinger dominaban tres cuartas partes de la zona.

Por lo tanto, gran parte de la isla en realidad había sido habitada y estaba en el territorio de otros nativos, pero los Canarsie negociaron y cobraron sin contar con ellos. Podríamos casi decir que los Canarsie vendieron algo que no era suyo, aunque probablemente no era de nadie. Pero como los Wappinger no se opusieron a la venta ya que, al fin y al cabo sólo era un pedazo minúsculo de terreno, la compra se dio por buena con el paso del tiempo. Eso sí, pocos años después hubo enfrentamientos entre los holandeses y las tribus nativas, y quién sabe el peso que tuvo todo esto en aquellos problemas.

En realidad, a pesar de ese documento histórico que aclara algunas cosas, no se tiene la certeza sobre quiénes eran los propietarios entre los nativos. Y casi ni se puede hablar de propiedad. Tampoco hay certeza sobre si Minuit negoció sólo con una tribu o si a través de una llegó a varias tribus. Pero lo más probable es que los colonos negociaran sólo con un parte y compraran la isla tan sólo a sus propietarios parciales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.