El origen de los Mercedes-Benz color plata, los Silver Arrows

El origen de los Mercedes-Benz color plata, los Silver Arrows

Hace unos días les contaba que los Ferrari son rojos porque son coches italianos. Ese fue el color asignado en las carreras, hace más de un siglo, a las marcas italianas. Les decía también que Alemania se llevó el color blanco, y que luego se aceptó el color plata para este país. Hoy vamos a ver la curiosa historia que llevó el color plata a los coches de carreras alemanes. El origen de los Mercedes-Benz color plata, los Silver Arrows, como otras muchas historias, tiene algo de leyenda.

El origen de los Mercedes-Benz color plata, los Silver Arrows, se remonta a una carrera de 1934

Todo se remonta al 2 de junio de 1934, víspera de una carrera internacional en el circuito de Nürburg, el famoso Nürburgring alemán. Los Mercedes-Benz alemanes iban de blanco. Había una norma que establecía el peso máximo de los coches en 750 kilogramos, sin contar las ruedas ni el combustible. Ese 2 de junio de 1934, se pesaron los coches para ver si cumplían con la norma y resultó que el Mercedes-Benz W25 pesaba un kilo de más, 751 kilogramos, sin contar las ruedas ni el combustible.

Alfred Neubauer, que fue el jefe del equipo Mercedes-Benz entre 1926 y 1955, tenía un problema. No se sabe quién tuvo la idea que solucionó ese problema, ya que tanto Neubauer como el piloto de Mercedes-Benz Manfred von Brauchitsch se la atribuyeron en algún momento. Seguramente, fue un poco idea de todos en una reunión tensa en la que se plantearon varias soluciones. Dicho esto, en la página de la marca Mercedes-Benz sobre su historia, se atribuye la idea a Neubauer. Fuera de quien fuera, faltaban horas para la carrera y ese kilo de más dejaba a la marca alemana fuera de ella.

La solución que se les ocurrió, como supondrán, era quitar la pintura del coche, dejarlo con el aluminio de la carrocería a la vista. Es lo que hicieron, de urgencia, eliminar el blanco alemán del coche y dejarlo en el color plata del metal limpio. La Federación Internacional de Clubes Automovilísticos aceptó el cambio y Manfred von Brauchitsch ganó la carrera. El éxito hizo que el nuevo color se convirtiera en fetiche y se pidió que el color plata también fuera aceptado como color válido para Alemania. Por supuesto, la respuesta fue sí.

Hay ciertas dudas sobre si se les llama Silver Arrows desde entonces, o el apodo llegó más tarde

Siguiendo con la página de Mercedes-Benz (de donde proviene la imagen del comienzo), dice que al día siguiente la prensa ya hablaba de las flechas de plata, las Silver Arrows de Mercedes.

Pero como les decía, hay algo de leyenda en esta historia. Al menos, hay alguna duda sobre si el nombre de Silver Arrows nació entonces o tardó algún tiempo más en hacerse popular, unos 25 años, nada menos. Y parece que ese apodo de flechas de plata ya se había utilizado con anterioridad a ese 1934.

En cualquier caso, sea como fuera el origen de los Mercedes-Benz color plata, los Silver Arrows, desde hace más de medio siglo las flechas plateadas son de esa marca. Hace un par de años, por cierto, los alemanes lanzaron un prototipo precisamente con ese nombre: Mercedes-Benz EQ Silver Arrow. Y hablando de prototipos, pero los diseños de coches de los años 30 ya eran muy atractivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.