Reuters conocía las noticias de América antes de que los barcos llegaran

Reuters conocía las noticias de América antes de que los barcos llegaran

Es un tópico ya decir que en estos días tenemos sobre información y que la velocidad de esa información a través del mundo es la del rayo. Con esto y con todo sigue habiendo información privilegiada, por supuesto. La información privilegiada es tan antigua como el mundo y son muchos los que han hecho fortuna con ella. Es más, algunos han hecho todo un negocio con ella. Ya les conté una vez cómo un banquero que ganó un millón con una paloma. No es un caso extraño. Reuters conocía las noticias de América antes de que los barcos llegaran, gracias una sencillo pero efectivo sistema.

Cuando los barcos pasaban cerca de Irlanda la información llegaba a manos de Reuters

La información privilegiada tiene ciertas connotaciones negativas, porque siempre pensamos que hay algo oscuro tras ella. Muchas veces acertamos, pero otras el éxito es sencillamente el resultado de una visión más audaz. Este es el caso de Reuters, que no hacía nada ilegal o reprobable, pero supo ver una oportunidad.

Paul Reuter nació en Alemania en 1816, y fundó la agencia de noticias Reuters en 1851, hace 169 años. Este tipo fue un visionario en cuanto a la ventaja que proporcionaba tener la información antes que nadie y servírsela a otros. Ya en 1850, un año antes, cayó en la cuenta de que el telégrafo le permitía llevar información antes que nadie hasta Bruselas, que era un centro económico importante. Ese fue el primer paso, pero tender líneas de telégrafo y explotarlas para llevar las noticias de un sitio a otro se destapó como un buen negocio.

Poco después, era un cable subterráneo el que unía Dover con Calais, esto es, unía las dos orillas del canal de la Mancha. Negoció con las bolsas de Londres y París y se convirtió en un proveedor de información entre ellas.

El mundo no era entonces tan plano como hoy, y una noticia tardaba un tiempo en llegar de América a Europa, dos de los núcleos económicos de ese mundo. Además de una red de corresponsales y de sus infraestructuras, Reuters tenía algún truco curioso.

Reuters conocía las noticias de América antes de que los barcos llegaran a su destino porque lanzaban en la costa de Irlanda cajas con esas noticias

Una década después de la fundación de Reuters, las líneas de telégrafo habían llegado hasta Cork, una ciudad en el sur de la isla del Irlanda. Los barcos provenientes de Norteamérica pasaban cerca de allí antes de llegar a su destino definitivo en Inglaterra. Al acercarse a ese punto de la costa, desde los barcos se lanzaban recipientes sellados. Estos recipientes estaban llenos de mensajes, información, noticias y telegramas que provenían de Estados Unidos.

Los recipientes eran recogidos por una pequeña barca de la propia agencia de noticias y era llevada a tierra. Desde allí, los mensajes y la información era telegrafiada hasta Londres, llegando allí antes de que el barco proveniente de América atracara en su puerto. Así conseguía que la información sorbe las noticias de América llegara a sus manos, a su agencia, antes que a ningún otro lugar. No había teléfono. No había cable submarino entre los dos lados del Atlántico. En definitiva, nadie podía hacerlo más rápido.

Era una gran idea y una forma magnífica de aprovechar la tecnología. Era información privilegiada la que servía Reuters, y lo hacía sencillamente aprovechando los medios a su alcance y organizando una red efectiva de colaboradores.

3 comentarios en «Reuters conocía las noticias de América antes de que los barcos llegaran»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.