Oscura Roma, de Luis Manuel López Román

Oscura Roma, de Luis Manuel López Román

Hoy le voy a hablar de una novela de Roma, que no es una novela de Roma al uso. Bueno, en realidad hay tantas novelas sobre Roma que es casi imposible no pisar las baldosas que han pisado otros, pero desde luego la obra Oscura Roma, de Luis Manuel López Román, es original. Con una combinación interesante de historia, de política y crónica de sociedad romana, de intriga y de otras cositas. Y son estas cositas las que hacen a la novela diferente. Porque esta en esta novela histórica también hay demonios, brujos y fantasmas. No sólo supersticiones y sacrificios a dioses, sino intervención real de lo oculto.

Está ambientada en Roma en el año 67 a.C. y cuenta cómo Marco Lemurio, lo que podíamos llamar un brujo, pasa su vida en los barrios populares de Roma, con pequeñas estafas y trampas. Es un vividor que vive de la picaresca. Se aprovecha de las supersticiones de otros, si bien él sabe que hay otras fuerzas ocultas. Llega el momento en que esas fuerzas intervienen en el día a día de la política romana y ahí es donde Marco Lemurio entra en otro tipo de juego. En principio, para aclarar un asesinato.

Política, asesinatos, detectives, brujos, historia… de todo ahí en esta novela

Hay, como vemos, elementos de novela histórica, muchos, elementos de novela de detectives, elementos de novela de misterio, de novela de terror… y lo mejor es que todo esto resulta en una historia entretenida y que se disfruta con gusto. Tiene una buena dosis de política romana, que es en realidad el motivo para que todo se desencadene.

El autor es historiador y filólogo clásico, y ha dedicado tiempo a la investigación, por lo que sabe bien de lo que habla. A partir ahí, como buen novelista, se inventa todo lo que quiere y crea una historia que se apoya en un momento histórico, pero que no se constriñe en él. ¡Bien hecho!

Luis Manuel López Román publicó primero esta obra hace tiempo, y ahora llega a las librerías, después de la buena acogida de los lectores. Y lo cierto es que es entretenida y tiene ese valor de saltarse las normas. Aunque, como he podido leer en alguna entrevista al autor, incluso cuando habla de hechizos y magia, se ha basado en algunos de las fuentes que hay al respecto sobre cómo veían los romanos estas cosas.

Por cierto, que ya se apunta en la portada que el libro es el primero de una saga dedicada a Marco Lemurio, este pícaro, brujo, investigador y vividor de la Roma del siglo I antes de Cristo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.