El cóctel molotov se inventó en la Guerra Civil Española

El cóctel molotov se inventó en la Guerra Civil Española

El cóctel molotov es tan barato y tan fácil de hacer que, a priori, sería de esperar que llevara ya mucho tiempo usándose, pero lo cierto es que tiene menos de un siglo de vida. Esto no quiere decir que no se utilizaran artilugios semejantes con anterioridad. Al fin y al cabo, no dista mucho de una garrafa llena de aceite hirviendo o cosas similares. Pero el cóctel molotov se inventó en la Guerra Civil Española, aunque todavía no se llamaba así.

Un cóctel con nombre ruso que se usó por primera vez contra los rusos

El cóctel molotov, por si alguien no lo conoce, es una forma casera de bomba incendiaria. Primero se llena de combustible o de algún otro líquido inflamable una botella o cualquier recipiente de vidrio. A continuación se usa un trapo a modo de tapón, se le prende fuego al trapo y se lanza contra el objetivo. Al chocar, el vidrio se rompe, el combustible se extiende y la mecha, que es el tapón de tela ardiendo, hacer arder todo ese combustible.

El cóctel molotov se inventó en la Guerra Civil Española, si bien entonces no se denominaba aún cóctel molotov. Y aunque el nombre actual suene a ruso, parece que se usó por primera vez por los nacionales, al menos eso es lo que dice Anthony Beevor. En otras fuentes, todo sea dicho, se cita a los republicanos como sus primeros usuarios. Beevor asegura que ya en el otoño 1936 los regulares de Franco usaron «botellas llenas de gasolina, en lo que fue el estreno en España del cóctel Molotov» contra tanques T-26 rusos.

En lo que coinciden todas las fuentes, pongan al cóctel por primera vez en manos republicanas o nacionales, es en que su uso inicial era para atacar principalmente a los tanques y a los vehículos enemigos.

El cóctel molotov se inventó en la Guerra Civil Española, pero el nombre proviene de la Guerra de Invierno

Como decía, en los tiempos de la Guerra Civil Española aún no se llamaban cócteles molotov. El nombre vendría más tarde, en la guerra entre Rusia y Finlandia de 1939 y 1940. La conocida como Guerra de Invierno, arrancó en noviembre de 1939 cuando Rusia atacó Finlandia. La guerra en la que combatió Simo Häyhä, la muerte blanca.

En aquel tiempo Vyacheslav Molotov era ministro de Asuntos Exteriores de la Unión Soviética. Cuando los medios finlandeses acusaron a los rusos de lanzar bombas incendiarias contra ellos, Molotov dijo que era falso. Aseguraba que los rusos lanzaban comida y bebida a sus camaradas.

Así, a partir de esa respuesta, cuando los finlandeses lanzaban esas bombas incendiarias caseras contra los rusos, especialmente contra sus tanques, comenzaron a llamarlas cócteles molotov. Era una bebida, como las que lanzaban desde aviones los rusos a sus camaradas, según Molotov. Y como estas, también ardían al caer. Y en honor al político ruso, aquel cóctel, que sentaría mal al estómago del más duro bebedor, se paso a llamar cóctel molotov. No es mal nombre sabiendo que molotov en ruso significa martillo.

El nombre se hizo famoso y hoy el cóctel molotov es un arma común, especialmente en las guerrillas urbanas de cualquier conflicto. Por cierto, parece que, entre el primer uso en la Guerra Civil Española y la popularización de molotov como su nombre, este tipo de bombas se usaron en otros lugares. Por ejemplo, en la guerra entre chinos y japoneses.

4 thoughts on “El cóctel molotov se inventó en la Guerra Civil Española

  1. Mi padre me contaba que para acabar con un tanque hacía falta una botella de gasolina, y dos cojones. Porque el tanque tenía que pasarte por encima y tú subirte a la parte trasera para tirar el cóctel molotov. La anécdota de Molotov es: los finlandeses dijeron que si Molotov les tiraba comida y bebida, entonces ellos pondrían el cóctel.

  2. Querido Jon Antolin. Te he pillado. Sé que la compraste, pero veo que no te has leido todavía mi novela «Los imprescindibles», la historia de los guerrilleros antifranquistas y los maquis. En ella cuento cómo en la primera intervención de los poderosos tanques soviéticos T-26, ocupando por error Seseña (Madrid), un oficial franquista improvisó el primer coktel molotov de la historia tirando tres botellas de gasolina a un blindado y prendiéndole fuego después cuando el líquido se vertió. No era exactamente un coktel pero fue en lo que se inspiraron después los rusos metiendo el trapo en la boca.

  3. Pues fijate que yo creo que su invención vino de antes, concretamente de la guerra de África y por parte de las cábilas del Rif.
    Cuando se tuvieron que enfrentar a los T26 rusos, los legionarios y regulares españoles fliparon en un primer momento, porque hasta entonces ellos no habían luchado contra eso, sin embargo «los moros» que iban con ellos como fuerza de choque ya conocían un par de truquitos, puntos debiles y, sobre todo, la sangre fría para plantar cara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.