Blas de Lezo, Mediohombre - Curistoria - Curiosidades de la historia #Curistoria

Blas de Lezo, Mediohombre

Blas de Lezo, Mediohombre
Blas de Lezo, Mediohombre
Blas de Lezo y Olavarrieta fue un español, guipuzcoano para más señas, que nació en 1689 y murió en 1741, dejando tras de sí una carrera militar llena de éxitos y momentos épicos. Es uno de los mejores hombres que han pasado por la Armada Española en toda su historia y, me temo, que no es suficientemente conocido por el gran público, lo que es un error porque su vida es apasionante.

Alcanzaron sus logros el punto culminante en 1741, durante el sitio a Cartagena de Indias. Gran Bretaña y España se enfrentaron en lo que hoy es Colombia dentro de la Guerra del Asiento y en aquel sitio y sitio Blas de Lezo arruinó la escuadra del inglés Vernon a pesar de que la diferencia de hombres y naves era muy grande y favorable a los británicos, marcando un punto de inflexión en el dominio de aquellas aguas.

Uno de los apodos, el más conocido, de Blas de Lezo es Mediohombre, y se debe a la cantidad de heridas que sufrió en combate siendo aún muy joven, lo que le llevó a sufrir alguna amputación y a la pérdida de partes del cuerpo, es decir, dejó a aquel hombre en medio hombre y aún así, siendo sólo la mitad, tuvo de sobra para lo que vino después.

El 24 de agosto de 1704, en una batalla naval dentro de la Guerra de Sucesión Española, al sur de la península, una bala de cañón destrozó la pierna izquierda de Lezo, haciendo irremediable su amputación de rodilla para abajo. Comenzaba la leyenda, y comenzó sin anestesia de ningún tipo y sin que el guipuzcoano se quejara ni una vez durante la dolorosa operación de amputación.

En 1706, también durante la Guerra de Sucesión, un cañonazo lanzó al aire una lluvia de esquirlas y una de ellas acabó en el ojo izquierdo de nuestro, aún, hombre, dejándolo tuerto de dicho ojo.

Fue herido sin importancia alguna vez más antes de que en 1712, durante el asedio de Barcelona, un disparo de mosquete le hirió en el brazo derecho e inutilizó esta extremidad. No crean ustedes que era lo de Lezo mala suerte, sino que más bien eran arrestos de sobra para colocarse una y otra vez más allá del límite y enfrentarse con cuanto tenía cuando correspondía. Gracias a esa forma de combatir se hizo con importantes victorias, todo sea dicho.

Así, en 1712, con menos de veinticinco años, Blas de Lezo estaba cojo, tuerto y manco. Ahí nació el sobrenombre de Mediohombre y, como decía anteriormente, la leyenda. Tuvo aún cuerpo y, sobre todo, cabeza suficiente para seguir combatiendo con éxito mucho más tiempo.
Blas de Lezo, Mediohombre Blas de Lezo, Mediohombre Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 22:58 Rating: 5
>