No a la Torre Eiffel

torre eiffelLa parisina Torre Eiffel comenzó a construirse el 28 de enero de 1887. Un par de semanas antes, en concreto el 14 de enero, el periódico Le Temp, también de París, publicaba un escrito firmado por un buen número de intelectuales como Gounod, Maupassant o León Bloy. ¿Qué exponían estos visionarios? Veamos.

La carta enviada al periódico planteaba una total oposición a la construcción de la torre ya que era un “esqueleto horroroso” y algo así como un Notre-Dâme de chatarra. A pesar de todo, el señor Eiffel colocó un buen montón de dinero, figuradamente, sobre aquella protesta intelectual y el proyecto arrancó. Y hoy, con el tiempo, podemos ver hasta dónde ha llegado aquella “chatarra”.

¿Qué habría pasado de haber hecho caso de algún modo a aquella carta? Quién sabe. Supongo que hoy cambiarían de parecer, al menos en parte, al ver que la Torre Eiffel es uno de las construcciones más famosas del mundo y el auténtico símbolo de París e incluso de Francia entera. Se me ocurren algunas similitudes actuales con este hecho, casos en los que los intelectuales (unos más que otros, todo sea dicho) se ponen de un lado de la balanza.

3 thoughts on “No a la Torre Eiffel

  1. Vamos, que ya en la Francia de aquellos tiempos se demostró que no se debía de hacer mucho caso a los "intelectuales", ¿no? Se me ocurren muchas maldades que decir sobre los "abajo firmantes", pero no las diré. No las diré… 🙂

    (Y que bonita es, leñes… xD)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.