El arte del camuflaje

Solomon Joseph Solomon fue un pintor británico nacido en 1860. Pero no es su faceta artística, directamente, la que lo trae a Curistoria, sino su faceta bélica. Mejor dicho, su contribución al mundo militar.

Cuando estalló la Primera Guerra Mundial se alistó como soldado y comenzó a hablar del uso del camuflaje. Hizo llegar sus ideas al respecto primero a la prensa y luego a sus propios oficiales. En 1915, el general Herbert Plumer visitó el frente para investigar las técnicas que estaban utilizando los franceses y Solomon acabó por convencerle. Se le pidió, a Solomon, que creara un equipo para comenzar a producir materiales de camuflaje para los británicos. Para ello, el último día de 1915, recibió el rango de teniente-coronel, para que pudiera llevar a cabo el encargo sin problemas.

La tarea incluía diseñar telas de camuflaje, esquemas de pintura para tanques y el diseño de puestos de observación camuflados como árboles. Después de la guerra, Solomon publicó un libro sobre estrategias de camuflaje. La expresión el arte del camuflaje en este caso toma un especial sentido ya que los conocimientos de arte Solomon seguro que pesaron en su trabajo e ideas.

6 thoughts on “El arte del camuflaje

  1. Siempre me había interesado saber el momento en el cual los vistosos trajes militares se habían transformado en atuendos de tal factura y color que se pudieran camuflar con los objetos propios de una escena bélica: árboles, hierba, tierra, etc. Pienso que la idea de los trajes vistosos tenía como objetivo demostrar la valentía de los soldados. Supongo que Solomon no lo tuvo fácil para convencer a sus superiores de que era mejor utilizar trajes camuflados (por aquello de la cobardía que representaba esconderse y no dar la cara como en las batallas napoleónicas, por ejemplo) aunque ahora lo veamos muy claro.

  2. Gracias por los comentarios.

    Desorbitao, cierto, otro cabo que llega lejos.

    Verborrea, yo creo que cuando se hizo patente que alguien podía dispararte y matarte a distancia, comenzó a decaer el uniforme colorido y vistoso en batalla.

    Johan, la razón estaba de su lado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.