Emily Davison, la muerte de una sufragista

Emily Davison, la muerte de una sufragista
Emily Davison había nacido en 1872 y su lucha a favor del sufragismo, es decir, por el acceso de la mujer al voto, le costó finalmente la vida. El triste hecho ocurrió en 1913 en las carreras de caballos de Epsom.

Aquel día de junio estaba allí el mismísimo rey Jorge V de Inglaterra y precisamente fue un caballo suyo, o al menos con los colores reales, el que la atropelló en plena pista, cuando la sufragista se lanzó pancarta en mano a reivindicar sus ideales. En plena carrera, el jinete no pudo evitar llevársela por delante y Emily Davison murió tres días después a causa del golpe.

Desde mi punto de vista, es un método muy arriesgado de llamar la atención, lanzarse en medio de una carrera de caballos. El rey Jorge, al conocer la noticia, únicamente preguntó: “¿Está bien el caballo?”.

En la foto que acompaña la entrada pueden ver a la sufragista ya inconsciente en el suelo después del topetazo.

7 thoughts on “Emily Davison, la muerte de una sufragista

  1. Estoy de acuerdo contigo, Trecce, en parte. Creo que la mujer tampoco fue muy sensata que digamos.

    En cualquier caso, eran otros tiempos hoy felizmente superados.

    Saludos.

  2. Es verdad que fue muy arriesgado por parte de ella pero también había que entender la desesperación y tensión que atravesaban este tipo de personas (sufragistas, obreros cuando las revueltas durante la Revolución Industrial etc etc etc) viendo que nadie les hacía caso y que sus propuestas siempre acababan en saco roto o en muertes.

    Saludos y sigo leyéndote, me encanta este blog.

  3. Gracias por el comentario. Celebro que te guste el blog.

    Desde luego, no se le puede achacar falta de compromiso con la causa, seguro.

    Saludos.

  4. Si honestamente pienso que ella debería haber puesto un caballo y el jinete totalmente inocentes en peligro, entonces nunca se pondrán de acuerdo en esto. Hay una increíble cantidad de formas en que ella podría haber llamado la atención lo mismo sin poner en peligro a otra persona. Independientemente de lo que estaba luchando, que no tenía derecho a hacer lo que hizo. Repito, fue egoísta y tonta una. Las mujeres canadienses tienen el derecho de voto antes de la Inglés (1919 vs 1928) y nadie tenía que hacer estupideces como esta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.