El origen didáctico de los puzzles

El puzzle de Europa
(El puzzle de Europa)
Los puzzles tuvieron un origen didáctico, hace ya unos cuantos años, y, en mi opinión siguen teniendo una parte didáctica en muchos casos, aunque lo más interesante es el tiempo de ocio que deparan. Escuché esta historia esta misma mañana en la radio, en la que alguien hizo referencia a John Spilsbury para hablar del puzzle en el que se está convirtiendo la situación política en España. No le faltaba razón en el símil, pero, ¡demonios!, cómo hacer un puzzle cuando las piezas no encajan entre si. En cualquier caso, vayamos lo nuestro, vayamos a Spilsbury.

Nacido en 1739, este británico aunaba en su curriculum la cartografía con la geografía y estas, aunque nada tienen que ver, con el arte del grabado. En 1766 Spilsbury tuvo la idea de pegar uno de sus mapas sobre una tablero y recortar el mismo de acuerdo a las fronteras de los países. Su objetivo era, según parece, usar el nuevo invento para enseñar geografía. No tardó en ver que detrás de aquello no sólo había una buena idea, un loable afán didáctico y un entretenimiento, sino que además había un negocio.

Siguiendo el hilo del negocio Spilsbury creó ocho puzzles diferentes, todos ellos relacionados con la cartografía. Y es cierto que es un método más que bueno para aprender geografía, eso de hacer puzzles con el mapa de Europa, Asia, África, América, Irlanda, Escocia, el mundo e Inglaterra y Gales, que fueron los ocho puzzles que creó nuestro protagonista.

Por aquella idea se dice que John Spilsbury es el inventor de los puzzles, y se cree que la imagen que encabeza esta entrada es uno de sus diseños originales.
El origen didáctico de los puzzles El origen didáctico de los puzzles Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:09:00 Rating: 5

3 comentarios:

  1. Interesante, yo siempre pensé que el origen tenia que ver con un retrato o figura de cerámica rotos.
    Entonces, de hacer un rompecabezas (así se llaman en México) con un mapa, se pasó a hacerlo con un paisaje y cualquier otra imagen.

    ResponderEliminar
  2. A mi nieta de tres años le encantan y los construye en un momento.

    ResponderEliminar
  3. Hluot, parece que la intención real de hacer un puzzle como tal nació ahí, no hace tanto. Antes de eso, seguro que alguno reparó un jarrón roto juntando las piezas :)

    Trimbolera, mis hijos también los disfrutan :)

    Gracias por comentar.

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.