La estatua ecuestre de Felipe IV, obra de arte y ciencia

Estatua ecuestre de Felipe IV en Madrid
(Estatua ecuestre de Felipe IV en Madrid)
La escultura de Felipe IV a caballo que está en Madrid, en la plaza de Oriente para ser más exactos, es todo un logro y un lujo desde muchos de vista. Para comenzar, entre las manos y cabezas que estuvieron envueltas en su creación, están las de uno de los más grandes artistas de todos los tiempos y también las de uno de los científicos más importantes de la historia, ahí es nada.

Mas allá de la belleza y espectacularidad de la escultura y de los detalles asombrosos para semejante mastodonte, debemos tener en cuenta que la posición rampante del caballo hace que el peso del propio animal y de su jinete, recaiga en tan sólo las dos patas traseras. Hacer eso en bronce y a ese tamaño, sólo el caballo mide más de tres metros y medio, requirió en su tiempo de los cálculos de nada más y nada menos que Galileo Galilei. Y es que la obra de Pietro Tacca, aunque Juan Martínez Montañés hizo el retrato del rey, se llevó seis años de trabajo en Florencia, donde fue fundida. Allí Galileo, consultado por el escultor, tuvo la idea de hacer maciza la parte trasera, que sujeta todo el peso, y hueca la parte delantera, aligerando así el conjunto. Al parecer, toda una innovación en el mundo del arte. El diseño de la escultura fue hecho por Diego de Velázquez y enviado hasta Italia. También la cabeza del rey fue creada a partir de un retrato de Velázquez. Con esos mimbres, raro sería que no se diera con algo realmente bueno.

En 1640 llegó a España y en la actualidad, como decía, está expuesta en la plaza de Oriente, sobre un pedestal al pie del cual hay dos leones de bronce y una fuente. Mucho talento se puso en la creación de esta escultura de Felipe IV, lo que no es de extrañar ya que hablamos de El rey Planeta.
La estatua ecuestre de Felipe IV, obra de arte y ciencia La estatua ecuestre de Felipe IV, obra de arte y ciencia Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:01:00 Rating: 5

6 comentarios:

  1. No hubiera imaginado que la parte delantera es hueca. Curioso de verdad. Besicos.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:00

    "(...)es todo un logro y un lujo desde muchos de vista." Pequeño error gramatical sin apenas importancia en el primer párrafo. Por lo demás, ¡excelente artículo!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11:03

    Mas allá del belleza (...) otro

    ResponderEliminar
  4. Gracias por los avisos de los fallos.

    Gracias a ambos :)

    ResponderEliminar
  5. Anónimo21:06

    Puedo abundar un poco. La estatua es hueca entera. El metodo concreto que uso Galileo fue echar plomo fundido dentro de la estatua por la parte trasera hasta que la pudieron estabilizar y garantizar que no se iria de morros. Por cierto que Tacca casi pierde la cabeza por los retrasos que tuvo el encargo y de ahi que para no pasar por Madrid, y de paso para librarse del marron de retratar un rey tan poco agraciado, le paso el encargo a Martinez Montanyes.

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.