El verdadero halcón maltés, un tributo a Carlos V

Bandera de la Orden de Malta
(Bandera de la Orden de Malta)
La Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta, abreviando, al Orden de Malta, es una orden religiosa fundada en el siglo XI en Jerusalén y que como su nombre indica ha pasado por Rodas y Malta, entre otros lugares. Su misión inicial, en la época de las cruzadas, era el cuidado de peregrinos en sus hospitales, aunque también combatieron.

Con unos siglos de historia a sus espaldas, en 1522, la orden fue expulsada de Rodas por Solimán el Magnífico y ochos años después, el 23 de marzo de 1530, el Emperador Carlos V les cedía la isla de Malta, junto con Gozo y Trípoli. El emperador puso unas condiciones para que aquella cesión siguiera tendiendo efecto año tras año. La Orden de Malta debía seguir con su lucha fiel a su religión católica y a sus ideales, reconocer su vasallaje a Carlos V y, además, debía entregar un halcón todos los años al emperador como tributo: el halcón maltés.

Cada año, por el día de Todos los Santos, un halcón maltés ya adiestrado para la cetrería debía se entregado al emperador a sus representantes. Este tributo fue hecho efectivo por los caballeros de la Orden de Malta durante más de dos siglos y medio, hasta que en el año 1798 Napoleón los expulsó de la isla.

Nada tiene que ver, por tanto, este halcón maltés, el real e histórico, con el halcón maltés de la novela de Dashiell Hammett ni con la película que protagonizó Bogart en 1941. Aquel era un halcón de ficción. El de Hammet estaba hecho del material con el que se construyen los sueños y, según sus propias palabras, si se pierde un hijo se puede tener otro pero sólo existe un halcón maltés.

Fuente: Histocast
El verdadero halcón maltés, un tributo a Carlos V El verdadero halcón maltés, un tributo a Carlos V Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 22:29:00 Rating: 5

4 comentarios:

  1. josé15:58

    Hammet era un cafre

    ResponderEliminar
  2. Creo recordar que la Orden rechazó servir o reconocer a un único monarca como weñor. Y que we le dedicaba una misa anual al Emperafor, no recuerdo en que restividqd. ¿San Lorenzo,quizás?

    ResponderEliminar
  3. El teclado de mi movil me odia...

    ResponderEliminar
  4. Lamastelle, esos teclados y su corrector nos odian a todos :)

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.