Un guante perdido en el espacio

Ed White en su primer paseo espacial
(Ed White en su primer paseo espacial)
Cuando uno compra un par de guantes ha de saber que acabará perdiendo uno, irremediablemente. Y cuando uno, en un intento de jugársela al destino y a las mismas Leyes de Murphy, compra dos pares de guantes iguales para que no haya problema si pierde uno o incluso dos guantes, acabará perdiendo los dos guantes de la mano izquierda o los dos de la derecha. Y si no me creen, sepan que en el primer paseo espacial hecho por un estadounidense, ¿saben que perdió en el espacio?, correcto, un guante.

Edward Higgins White fue un astronauta estadounidense nacido en 1930 y fallecido en 1967 en un trágico accidente. Fue el primer norteamericano en hacer un paseo espacial en 1965 y a aquellas fechas nos vamos a referir en la curistoria de hoy. El primer hombre en hacer un paseo espacial fue el soviético Alexie Leonov en marzo de 1965, y unos meses después salió White de su nave.

Aquel paseo tuvo lugar el 3 de junio de 1965 y fue toda una experiencia para White, como es lógico. Era entonces el piloto de la Gemini IV y cuando volvió del espacio exterior, literalmente, al interior de la nave, dejaba tras él un guante flotando. Aquella prenda de ropa es quizás la prenda más peligrosa que ha existido en la historia. Era un guante de reserva, por decirlo de algún modo, que se había quitado para poder trabajar más cómodo.

Durante aproximadamente un mes, el guante estuvo en órbita, moviéndose a una velocidad de 28.000 kilómetros por hora. Sin duda, un guantazo recibido a esa velocidad le deja a uno las mejillas coloradas, si me permiten la broma. Finalmente el guante se desintegró cuando entró en contacto con la atmósfera de la tierra.
Un guante perdido en el espacio Un guante perdido en el espacio Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:31:00 Rating: 5

2 comentarios:

  1. Los soviéticos siempre ganaron las batallas pero al final perdieron la guerra espacial

    ResponderEliminar
  2. ¿Los rusos perdieron la guerra? Resulta que hoy cualquier gringo que quiera hacer un paseo espacial tiene que reservar boleto en una capsula rusa.
    La carrera espacial no terminó en la Luna.

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.