Enviando niños por mensajería

Niño metido en la saca del mensajero
(Niño metido en la saca del mensajero)
En 1913 se puso en marcha el servicio postal de envío de paquetes en Estados Unidos. Si alguien quería enviar al otro lado del país algo más pesado y voluminoso que una carta tenía desde entonces un servicio a su disposición. Gracias básicamente al desarrollo del ferrocarril de manera efectiva y masiva, el envío de bultos era viable y así comenzó un nuevo negocio, que como toda nueva aventura hubo de aprender de algunos errores.

Algunos padres pensaron que se les presentaba una buena oportunidad para mandar a sus hijos de viaje y así lo hicieron. Como si se tratara de una de esas historietas de Mortadelo y Filemón donde uno de ellos acaba metido en un paquete y enviado a la Conchinchina con un montón de sellos en el trasero. Está probado que varios niños viajaron, o mejor dicho, fueron enviados, usando este servicio de paquetería. Al parecer, llevados por la humanidad y el sentido común, los trabajadores se solían hacer cargo de los pequeños, que viajaban junto con ellos o eran puestos bajo el recaudo de un empleado del ferrocarril, por ejemplo.

Finalmente, el 13 de junio de 1920 se prohibió el envío de niños como si fueran vulgares paquetes. Incluso se esgrimieron argumentos para la prohibición, ya que no era suficiente con que fuera precisamente eso, un niño. El problema estaba en que un niño por debajo de los veintitrés kilos pagaba mucho más viajando en tren como persona que facturado como paquete.

Como vemos, en todos los negocios incipientes uno se encuentra con problemas que no había previsto y que parecen hasta rocambolescos y con los que tendrá que lidiar. Eso les pasó también a aquellos pioneros de la logística.
Enviando niños por mensajería Enviando niños por mensajería Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 22:25:00 Rating: 5

7 comentarios:

  1. Llevas toda la razón. Ahora recuerdo una historia que tú debes tener más presente que yo, en la cual, haciendo precisamente uso del servicio de mensajería, un esclavo pudo escapar y obtener su libertad, si no estoy mal también en los Estados Unidos.

    ResponderEliminar
  2. Esta curistoria me sonaba, pero me sigue pareciendo inconcebible mandar al tu hijo por correo. Ya se que habría que verse en la situación, pero a mí no me entra en la cabeza.

    ResponderEliminar
  3. Germán, me suena la historia pero la verdad es que no la tengo en la cabeza.

    Vidia, eran otros tiempos, creo que eso es importante.

    Gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  4. Me he encontrado hoy por pura casualidad la historia a la que hace referencia Germán http://es.noticias.yahoo.com/blogs/cuaderno-historias/el-esclavo-que-se-envi%C3%B3-por-correo-para-124406783.html

    ResponderEliminar
  5. Gracias MatRogers por el enlace.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. y cuantos niños se perdieron, fueron victimas de robo, murieron, o nunca llegaron a su destino?? de verdad que es algo fuera de toda logica que unos padres planeen el envio de su pequeñito de un lugar a otro sin pensar en las consecuencias

    ResponderEliminar
  7. Gerdavid, no tengo datos, pero parece que no ocurrió nada extraño. Tampoco debieron ser muchos los envíos, en cualquier caso.

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.