Grazalema, tanto llueve que los mantuvo honrados

Telar de madera
Telar de madera
Hace unos días se ponía en contacto conmigo Mario Coronel, un lector del blog, y me hacía llegar información sobre un pueblo, Grazalema, y sobre el museo de maquinaria textil del siglo XIX que está allí situado. Y la verdad es que me ha llamado la atención una cuestión que he leído en la documentación que me remitió y que les contaré a continuación.

Grazalema es un municipio de poco más de dos mil habitantes en la actualidad y que está situado en Cádiz, un provincia del sur de Andalucía. A aquellos que conozcan España o el clima mediterráneo, les sorprenderá saber que el lugar es uno de los más lluvioso de España y eso salvó de un modo extraño la honra de sus pastores hace unos siglos, al impedirles usar un truco muy utilizado en el resto de España.

Durante el siglo XVIII y la primera parte del XIX, Grazalema tenía cuatro veces más habitantes de los actuales, gracias en gran medida a su actividad en la industria de la lana. Sus productos eran muy conocidos y reconocidos, y el rey Felipe V había otorgado privilegios a los grazalemeños para potenciar y proteger su industria. El pueblo era una zona próspera e incluso las mantas del lugar servían como moneda para pagar deudas. Pero las cosas cambiaron y llegó el declive de esa industria, el tratamiento de la lana y la fabricación de productos finales. No sólo llegó a Grazalema, llegó a todo el país.

En términos generales, en España se redujo todo a la venta de la materia prima, la lana, al peso, para que en otros lugares se elaboraran las prendas usando técnicas y maquinaria que aquí no llegaron a implantarse de manera significativa. La venta al peso y que el trabajo final se hiciera lejos, hizo que la calidad de la materia prima se fuera dejando de lado y así la lana española fuera cada vez peor. Los pastores dejaron de cuidar el brillo y la limpieza de lana y por el contrario solían mantener sucios los rediles para que la lana, carga de polvo y tierra, pesara más. Sorprendentemente, a veces la lana peinada, es decir, una vez limpia y preparada, pesaba mucho menos de la mitad.

Aquel truco fue imposible de aplicar para los pastores de Grazalema, ya que era tanta la lluvia que caía a lo largo del año sobre los rebaños, que estos se lavaban de manera natural y así su vellón rendía notablemente más que el resto del nacional, y seguía siendo de buena calidad. Del cielo le caía a Grazalema la desgracia y la virtud. Esta por buena lana y por no engañar con los pesos y aquella porque los pastores no podían engordan las balanzas con polvo y tierra.
Grazalema, tanto llueve que los mantuvo honrados Grazalema, tanto llueve que los mantuvo honrados Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:22:00 Rating: 5

2 comentarios:

  1. Todavía, me consta que 150 años después sigue abierta una fábrica de Mantas de lana en Grazalema, que es donde se expone ese museo.

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.