La palabra abracadabra cura la fiebre


El origen de la palabra abracadabra no está muy claro y hay varias teorías, pero no es ese el fin de esta curistoria, sino exponer el uso extraño que hacían los romanos de esta palabra y las cualidades sanadoras que le atribuían.

En un manual de medicina en verso y en latín titulado Liber Medicinalis, que aunque no tiene fecha ni autor cierto se relaciona con sabios de entorno al 200 d.C., se explica cómo esta palabra es capaz de curar la fiebre. Primero hay que escribirla en un papel en el modo en el que muestra la figura que acompaña esta entrada, es decir, quitando en cada línea una letra del final de la palabra con respecto a la línea anterior. Entonces ese papel se enrolla formando un pequeño tubo y con un cordel se elabora un collar con dicho tubo para poder llevarlo alrededor del cuello. Según aquel manual de medicina romano, sólo con hacer esto la fiebre abandonará nuestro cuerpo.

Me llama la atención que la palabra abracadabra, escribiéndola en la forma descrita, se pueda leer en la primera línea, pero también en las letras finales de cada línea.
No había caído cuenta de que esto que digo en el último párrafo ocurre con cualquier palabra. Alguien lo ha escrito en un comentario que he debido borrar por lo soez del ejemplo que usaba. Gracias en cualquier caso.

Fuente: Gabinete de curiosidades romanas, de J.C. McKeown
La palabra abracadabra cura la fiebre La palabra abracadabra cura la fiebre Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 17:13:00 Rating: 5

4 comentarios:

  1. Anónimo13:46

    ... pata de cabra

    ResponderEliminar
  2. El conjuro de Abracadabra también se podía aplicar escribiéndose en el pecho del paciente. En ambos casos, cuando la palabra desaparecía la enfermedad estaba curada.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por los comentarios.

    Víctor, escrita en la piel todavía tiene más enjundia la cosa, sí.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo22:46

    Eso es brujeria hermanos.....Jesucristo es la solucion a sus problemas...

    Isa 53:4 Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores;(C) y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.

    Isa 53:5 Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

    Jesucristo es Dios y el nos ama

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.