A la cárcel para esconderse de la justicia

Joseph Chinard
Joseph Chinard
Pocos sitios existen mejores para esconderse de la justicia que dentro de una cárcel, siempre que la justicia no conozca la identidad real del hombre que tiene preso. Y esta curistoria que comienza por donde debía finalizar, es decir, por la moraleja, tiene como protagonista y ejemplo de su máxima al francés Joseph Chinard.

Nacido en Lyon en 1756, Chinard fue un escultor de fama, que se formó y ejerció entre Francia e Italia. Durante el Terror, entre 1793 y 1794 en Francia, fueron muchos los que vieron su vida en peligro y los que acabaron aguillotinados o ajusticiados de un modo u otro. Nuestro hombre era uno de los que buscaba la policía revolucionaria para ser ejecutado.

Y fue entonces cuando el escultor aplicó el truco de escapismo de la justicia del que hablaba en el primer párrafo. Compró documentos falsos para simular otra identidad y robó en un comercio, dejándose coger en plena faena por la justicia. Así, un tribunal común lo juzgó y condenó, tomándole por aquel que decían sus documentos, falsos, que era. Se le impuso un año de cárcel y una vez preso, bajo otra identidad, se sabía a salvo, ya que la policía no buscaría en sus propias prisiones. Era de suponer que si era detenido por un tal Joseph Chinard por cualquier cuestión se hubieran enterado, pero siendo otro el nombre del preso…

No es mal negocio permutar una pena de muerte por un año de cárcel, por no hablar de la tranquilidad, relativa, que da el saberse a salvo de la justicia.
A la cárcel para esconderse de la justicia A la cárcel para esconderse de la justicia Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:27:00 Rating: 5

6 comentarios:

  1. majobusa00:25

    No hizo mal negocio, no. Me ha recordado al joker en la pelicula de Batman "El caballero oscuro", que dejarse detener por la policía forma parte de su urdido plan.

    ResponderEliminar
  2. Majobusa, gracias por el comentario. Por cierto, gran película.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Esta pasando en estos tiempos, por motivos hipotecarios más de uno quisiera estar en la cárcel para tener techo. Es la versión de la nueva España 2.0 PP.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Enrique por el comentario.

    ResponderEliminar
  5. Hizo buen negocio. Muy inteligente Joseph ...
    salu2

    ResponderEliminar
  6. Sin duda, la vida bien vale un año de cárcel.

    Saludos.

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.