Sigue Curistoria

Google+

Buscar



jueves, 29 de noviembre de 2012

Las pilas o baterías de Bagdad

Me ha venido a la cabeza la historia de las de pilas de Bagdad, que debía estar en el fondo de mi mente por algún motivo, y releyendo en la Wikipedia sobre ellas he visto que después de la guerra de Irak están desaparecidas y que es posible que estén en el mercado negro del arte y las antigüedades. Durante los combates, el Museo Nacional de Irak fue saqueado y entre las muchas cosas que han desaparecido, y quizás algunas destrozado, están las baterías o pilas de Bagdad.

Con este nombre se conocen a unos jarrones descubiertos en 1936 y que datan del siglo I. Lo sorprendente de estos objetos y lo que los ha convertido en uno de los misterios más conocidos de las historia, es que no eran sencillos recipientes, sino que podría tratarse de pilas o baterías eléctricas. ¡Del siglo I!

Fueron descubiertas en unas tumbas junto con un buen número de objetos más. Estos jarrones de arcilla tienen un cilindro de cobre en su interior fijado a la embocadura y dentro del cilindro una vara de hierro. Ya en 1939 el arqueólogo alemán Wilhelm König trabajó sobre la hipótesis de que fuera una pila eléctrica y después de algunos estudios en los que se llegó a comprobar su funcionamiento, se concluyó que el objeto se comportaba efectivamente como una pila. Se han construido réplicas de estos jarrones y parece que son capaces de generar electricidad. Según los científicos, usando como electrolito zumo de uva, algo al acceso de los hombres del siglo I, podrían funcionar.

En la otra parte de la balanza, y es en la que yo me situaría a priori, están aquellos estudiosos que dicen que estos objetos nunca fueron una pila y nunca fueron utilizados como tal. Si bien parece que podrían generar electricidad, no hay prueba alguna de que alguna vez fueran utilizados con tal fin. Y siendo el objeto algo no demasiado complejo, bien podría haberse fabricado con un fin mucho más mundano y simple.

El programa de televisión Cazadores de mitos construyó unas réplicas y conectando varias consiguieron una tensión eléctrica de cuatro voltios, usando como electrolito zumo de limón. Por lo tanto, parece ser que el diseño se puede usar para generar electricidad pero no hay constancia de que los hombres del siglo I lo hicieran con tal fin. Pero, si no era con este fin, ¿con qué otro era? Pueden opinar y comentar al respecto.

Como decía al comienzo, actualmente están desaparecidas estas pilas antiguas que se adelantaron en siglos a los trabajos de Volta, el padre real y comprobado de este invento y probablemente estarán en manos de algún coleccionista de antigüedades. Si ese tipo lee Curistoria, que todo es posible, hasta que hubiera pilas en el siglo I, estaría encantado de tomar un café y echarle un ojo a ese invento si fuera posible. Prometo discreción.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Juan XXI, el papa médico y Miguel Ángel Buonarroti

El papa Juan XXI, nacido en Lisboa en 1215, era hijo de un médico y estudio medicina, teología, dialéctica y otras materias en la Universidad de París antes de convertirse en el dirigente máximo de la Iglesia Católica. Entre 1245 y 1250 fue profesor de medicina en la Universidad de Siena y durante esta época escribió varios tratados, entre ellos, El tesoro de los pobres.

En esta obra daba explicaciones de varios remedios que eran útiles para los problemas oculares. Este texto se conservó de un modo u otro durante varios siglos hasta que Miguel Ángel Buonarroti tuvo que hacer uso del mismo cuando estaba trabajando en la Capilla Sixtina, a comienzos del siglo XVI. Cuando estaba afrontando el magno trabajo de la capilla, Miguel Ángel tuvo serios problemas en sus ojos y estuvo cerca de perder la vista. Alguien le aconsejó que consultara y aplicara las recomendaciones del texto del papa médico y así lo hizo el artista.

Gracias a aquellos remedios que tres siglos antes había consignado Juan XXI cuando aún era Pedro Julião (o Pedro Juliano) Buonarroti salvó su vista. De hecho, según parece, aún se conservan en los archivos vaticanos algunos apuntes del puño y letra del artista con las recomendaciones que copió de aquel El tesoro de los pobres.

Fuente: Mis anécdotas preferidas, de Carlos Fisas.

martes, 27 de noviembre de 2012

Aznar siempre quiso ser presidente del Gobierno

El presidente del Gobierno de España José María Aznar está de campaña de promoción de su libro Memorias I y ya que está de actualidad voy a hacerme eco de una historia que narró Luis Carandell en su momento.

En una ocasión la mujer del presidente, Ana Botella, declaró que cuando su marido todavía era un niño y alguien le preguntaba qué quería ser de mayor, pregunta a la que todos nos hemos visto sometidos en alguna ocasión, Aznar contestaba: presidente del Gobierno.

Pero no para ahí la cosa. Sigue contando Carandell que en 1992 estaba Aznar en una misa en Langayo, provincia de Valladolid, cuando el cura dijo antes de finalizar la ceremonia: Queridos hermanos, hoy tenemos el honor de compartir la celebración del santo sacrificio con el futuro presidente del Gobierno. Al que ruego suba al altar para dirigirnos unas palabras.

Faltaban aún cuatro años para que comenzara el primer mandato del líder del Partido Popular de entonces y bien podríamos decir que este sacerdote, además de partidario de Aznar, era casi profeta, lo que es mucho rango para un cura. En cualquier caso, parece que el político no aceptó el ofrecimiento y no subió a sermonear a los congregados.

Como decía Rubén Blades en su magnífico Pedro Navaja: si naciste para martillo del cielo te caen los clavos.

lunes, 26 de noviembre de 2012

El puñetazo de Vargas Llosa a García Márquez

A pesar de ser hombre de palabras y uno de los literatos vivos más destacados, Mario Vargas Llosa mostró su cara más visceral y violenta en febrero de 1976 cuando le atizó un puñetazo al también genio de las letras Gabriel García Márquez.

Era el 12 de febrero de aquel año y ambos coincidieron en el estreno de una película. Se conocían desde hacía una década pero cuando García Márquez se acercó a saludar al peruano, este le mostró su sólido derechazo dejándole la cara maltrecha, como pueden ver en la foto, y mandándole directamente a la lona. Acompañó el puñetazo con la siguiente frase:
”¡Cómo te atreves a abrazarme después de lo que le hiciste a Patricia en Barcelona!”
Ambos escritores habían vivido en Barcelona y habían compartido muchos momentos, siendo la admiración recíproca, pero parece que todo aquello no sirvió de barrera para que acabaran a golpes. Aunque en realidad no se conocen con exactitud los motivos de aquel encontronazo: envidias, política, mujeres… todo son conjeturas, las faldas parecen el detonante final de lo que bien pudo ser una mezcla de todo ello, un vaso que se llenó gota a gota.

La Patricia de la frase, a la que parece que algo le hizo García Márquez en Barcelona según la misma aunque no sabemos qué, era la mujer de Vargas Llosa. En un momento de su vida, el peruano la había dejado por otra mujer y parece ser que entonces fue cuando el colombiano, García Márquez, se buscó la enemistad de su hasta entonces amigo bien por haber aconsejado a la mujer contra su marido o bien por haber sustituido a aquel entre los brazos de ella. Quién sabe.

En cualquier caso, aquel puñetazo, aquella noche en México en 1976, se convirtió en un mito dentro del mundo de la literatura latinoamericana.

Fuente: El Mundo

domingo, 25 de noviembre de 2012

Las lunas de Marte, descritas antes de conocerse

Los viajes de Gulliver fueron escritos por Jonatahn Swift y vieron la luz en el año 1726. En un pasaje del libro se habla de las dos lunas o satélites de Marte:
Asimismo han descubierto dos estrellas menores o satélites que giran alrededor de Marte, de las cuales la interior dista del centro del planeta primario exactamente tres diámetros de éste, y la exterior, cinco; la primera hace una revolución en el espacio de diez horas, y la última, en veintiuna y media; así que los cuadros de sus tiempos periódicos están casi en igual proporción que los cubos de su distancia del centro de Marte, lo que evidentemente indica que están sometidas a la misma ley de gravitación que gobierna los demás cuerpos celestes.
Unos años más tarde, en 1752, fue Voltaire el que hizo referencia a los satélites de Marte en su obra Micromegas con el siguiente texto:
Al salir de Júpiter atravesaron un espacio de cerca de cien millones de leguas, y costearon el planeta Marte, el cual, como todos saben es cinco veces más pequeño que nuestro glóbulo, y vieron dos lunas que sirven a este planeta y no han podido descubrir nuestros astrónomos.
Lo más curioso de todo esto es que Fobos y Deimos, las dos lunas de Marte, no fueron descubiertas hasta el año 1877, por el astrónomo Asaph Hall. Es decir, ciento cincuenta años después de que se publicaran Los viajes de Gulliver y ciento veinticinco después de que viera la luz el cuento de Voltaire. Aunque, lógicamente, se hacían eco de algunas teorías de su época, la exactitud de los datos que describió Swift es asombrosa.

Debido a estas dos menciones anteriores al descubrimiento de Fobos y Deimos, los dos mayores cráteres que hay en este último recibieron el nombre de Swift y Voltaire.

jueves, 22 de noviembre de 2012

Jesucristo nació en el año 5 antes de Cristo

Ahora que el Papa Benedicto XVI ha destapado el frasco diciendo que no había animales en el nacimiento de Jesucristo y que no fueron pastores a adorarle, vamos a contar algún aspecto más al respecto. Y ahí va la noticia: Jesucristo nació en el año 5 antes de Cristo. ¿Nació antes de su propio nacimiento? ¿Una prueba más de su divinidad? No, aunque podría ser. Se trata de un error humano.

En el año 525, un hombre llamado Dionisio El Exiguo recibió el encargo de establecer el primer año de la era cristiana, que hasta aquel momento no existía como tal. Eligió, según sus propias palabras, “designar la numeración de los años a partir de la fecha de encarnación de Nuestro Señor Jesucristo”. Pero se equivocó en unos años, cinco seguramente, a la hora de datar el reinado de Herodes I El Grande y por lo tanto estableció que Jesús había nacido en el año 753 desde la fundación de Roma y no en el 748 como realmente parece que fue. Por lo tanto, de acuerdo al nuevo método de contar años y épocas, Jesús nació 5 años antes de que comenzara la nueva era.

Pero no acaba ahí la cosa. Ahora que ya hemos visto que Jesucristo nació unos años antes de lo que creemos, hablemos de su cumpleaños. Si el nacimiento de Jesús marca el inicio de la nueva era y por lo tanto es el punto inicial en el que empezar a contar, ¿por qué los años no comienza el día 25 de diciembre? día del nacimiento. ¿Por qué se empieza a contar unos días después? Una vez más, Dionisio El Exiguo tiene la respuesta.

Aunque el 25 se venía tomando como el día de referencia para fechar el nacimiento, que curiosamente coincidía antes de que los cristianos lo hicieran suyo con el día del dios Mitra, nuestro Dionisio, en el siglo VI, acuérdense, decidió que el día apropiado para comenzar a contar los años no era el propio nacimiento de Jesús, sino el día que entró a formar parte de la familia de Dios, de acuerdo a la tradición judía. Y ustedes dirán, ¿pero si es el hijo de Dios ya era familia de Dios antes incluso de nacer? Y yo les diré. No solo era familia, sino que era el mismo Dios hecho carne, pero este tema no tiene nada que ver con lo que nos ocupa y El Exiguo hizo bien en no tenerlo en cuenta.

Decía que la tradición judía marcó la fecha ya que un varón judío entra a formar parte de la congregación ocho días después de su nacimiento y esa es la fecha que tomó Dionisio para marcar el comienzo del primer año y por lo tanto el comienzo de nuestra era. Ocho días después del nacimiento, que fue el 25 de diciembre.

Como vemos, todo parece bastante relativo y más cerca de las convenciones o la casualidad que de cualquier otra cuestión. Lo cual no me parece mal ya que la forma de medir el tiempo es un artificio humano en la mayoría de los casos. Y, concluyendo, podemos afirmar que si Jesús nació en el año 5, y 7 días, antes de Cristo, poco importa si allí había un burrito o no.

Fuente: Vitaminas matemáticas, de Claudi Alsina.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Nancy Reagan sentada en las rodillas de Mr. T

Aunque en España es más conocido como M.A. Barracus gracias a su papel en la serie El equipo A, su nombre oficial es Mr. T y su nombre real Laurence Tureaud. Nacido en 1952 en Chicago, fue el más joven de doce hermanos, que crecieron en un pequeño piso en una de las zonas más pobres de Estados Unidos, pero a pesar del entorno, cargado de violencia, no cayó en la tentación y gracias en gran parte al deporte fue orientando su vida. Fue militar, deportista, guardaespaldas de gente de Steve McQueen o Michael Jackson y finalmente acabó en el mundo del cine y el espectáculo.

El 12 de diciembre de 1983, en una de esas recepciones típicas en las que famosos, deportistas, actores… visitan la Casa Blanca, Mr. T tuvo un encuentro con Nancy Reagan, esposa del entonces presidente Ronald Reagan. Mr. T ha participado a lo largo de su carrera en campañas contra la drogadicción y la delincuencia orientadas a jóvenes, quizás porque es algo que vio muy de cerca en su juventud, y por ese motivo se reunió con la Primera Dama entonces. Según sus propias palabras: “habían oído que yo había estado en escuelas contando a los chicos cómo mantenerse alejado de las drogas” y ya que Nancy Reagan estaba preparando una campaña con ese objetivo, contó con él.

Debido a la época navideña, Mr. T iba disfrazado de Santa Claus y, siguiendo el juego, la esposa de Reagan se sentó sobre sus rodillas después de recibir como regalo un muñeco que representaba al propio actor y, en agradecimiento, le dio un beso en la frente. Aquella foto de la Primera Dama, ya con cierta edad, sentada en las rodillas de Mr. T dio mucho que hablar hace tres décadas.

Fuente: MentalFloss

martes, 20 de noviembre de 2012

Radio Nacional fue fundada en un café de Salamanca

Yo, que entre otras muchas cosas soy salmantino, conozco el lugar del que voy a hablarles de primera mano y siendo un lugar con historia en sus tripas y localizado en la ciudad del Tormes, visita obligada para cualquiera, bien merece que ustedes también pasen a tomarse algo por allí. Porque, amigos, les habló de un café, el Café Novelty.

Con más de cien años a sus espaldas, data de 1905, está aún en la Plaza Mayor de Salamanca y su historia da para varias curistorias que quién sabe si acabaré escribiendo, pero la de hoy es sobre ese café y Radio Nacional de España. Y es que una mesa del Novelty, en el año 1937, se fundó la emisora nacional por antonomasia. Y en este caso lo de nacional tiene doble sentido, ya que se fundó en plena Guerra Civil Española y unos de los implicados en el hecho fue José Millán-Astray. Como decía, ese nacional en el nombre no fue casual.

Los fundadores de RNE, propiamente dichos, según narra ABC en un artículo sobre el café Novelty,  fueron Pedro Laín Entralgo, Dionisio Ridruejo y Agustín de Foxá. El objetivo era, como es lógico, utilizar aquel canal cómo método de propaganda para dar a conocer la visión de España por la que aún estaban combatiendo.

Era el 19 de enero de 1937 y la Oficina de Prensa y Propaganda, sita en el Palacio de Anaya, también en Salamanca, sirvió de sede durante los primeros tiempos. No se conserva la grabación de la primera emisión, pero aquella fría noche del 19 de enero la voz de Fernando Fernández de Córdoba comenzó con “¡Atención! ¡Habla España!”. El programa, el primer programa de esta radio, se tituló precisamente así “Habla España”. Aquellas palabras salieron a las ondas gracias a un aparato Telefunken que Hitler había utilizado en los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936 y que su ministro de propaganda, el famoso Goebbels, había regalado al bando franquista.

[Añadido]
El premiado periodista salmantino José Manuel Blanco (@jmblanco5) me ha hecho llegar la siguiente información relativa a aquella primera emisión. Mil gracias a José Manuel por ello:


El primer guión de Radio Nacional, estaba encabezado, en su margen derecho superior, por la fecha, “Salamanca, a 19 de enero de 1937”. Inmediatamente debajo, y en tres líneas a la izquierda, puede leerse: “Delegación del Estado para Prensa y Propaganda”.
Salvado el encabezamiento, empezaba el “Orden del día de la primera emisión de radio nacional”. Debajo y en tres líneas centradas, se lee “Don Vicente Delgado Forner, Delegado para Prensa y Propaganda anuncia a su Excelencia”.
A continuación, y de forma esquemática se desarrollan siete puntos. El primero de ellos es “Su Excelencia el Jefe del Estado Español y Generalísimo de los Ejércitos Excelentísimo Señor Don Francisco Franco”.
El segundo apartado indicaba que “Don Fernando Fernández de Córdoba da lectura al ‘Romance a Madrid’ de un madrileño cien por cien”, en referencia a Antonio Asenjo. En tercer lugar, estaba indicada la “actuación de la señorita Celia Gámez”. El cuarto punto, “Lectura de ‘la oriental’ de José Zorrilla”, que fue realizada por Fernando Fernández de Córdoba. El quinto punto indica que era la hora de la “lectura de la ‘Elegía de la tradición de España’ de José María Pemán”. A continuación, la “Interpretación por el Señor Miguel Fleta”.
El séptimo y último punto del guión es la “lectura del Boletín de Información del Cuartel General del Generalísimo correspondiente al día de hoy, diecinueve de enero de mil novecientos treinta y siete”.

lunes, 19 de noviembre de 2012

El Alzamiento de Varsovia, bajo tierra

Los sesenta y tres días que van del 1 de agosto de 1944 y el 2 de octubre de 1944, ambos incluidos, fueron testigos del conocido como Alzamiento de Varsovia, en la Segunda Guerra Mundial. Si bien posiblemente el levantamiento más famoso de esta época y lugar es el de los judíos del gueto de Varsovia en 1943, el que nos ocupa también dejó muestras de lo que puede hacer un hombre llevado al extremo de la desesperación.

Lógicamente, los soldados polacos de Varsovia, junto con algunas decenas de civiles, se rebelaron contra el ejército nazi que los asediaba, pero también trataban de cambiar la situación antes de que pasaran de las manos alemanas a las manos soviéticas, lo que también significaría perder gran parte de su independencia como pueblo. Por ello, y a pesar de no contar con apoyo aliado y de estar pobremente armados (108 ametralladoras, 844 subfusiles y 1386 fusiles), comenzaron el levantamiento.

Asediados, cuando los alemanes cortaron el suministro de agua, los polacos cavaron pozos y el primer día de septiembre de aquel 1944 mil quinientos hombres, desesperados, tuvieron que retirarse de su posición a través de una alcantarilla en la plaza Krasinski. A doscientos veinte metros de allí estaba el enemigo, lo que convertía la acción en casi una locura. El general polaco Tadeusz Komorowski, también conocido como Bór-Komorowski, que formaba parte del levantamiento describió aquella evacuación por las alcantarillas:
“Cada persona se agarraba a la que tenía delante. La serpiente humana medía alrededor de dos kilómetros y medio. Se movía despacio, sin tiempo para descansar, porque había que dejar sitio a los que todavía aguardaban en la boca de la alcantarilla. La fila avanzaba con muchas dificultades, porque el agua había desaparecido casi por completo y el barro había sido reemplazado por un limo denso, que se aferraba a los pies hasta los tobillos.[…]El último soldado de la fila entró en la alcantarilla justo antes del amanecer.”
Al día siguiente, cuando los alemanes avanzaron pensando que el silencio entre las posiciones polacas no era más que un truco, descubrieron con asombro que habían desaparecido. Aquello no fue más que un respiro, las Waffen-SS acabaron por arrasar la ciudad entera, destruyeron más de un ochenta por ciento de la misma, y el ejército polaco fue derrotado finalmente el 2 de octubre. En realidad habían aguantado mucho más de lo que se esperaba y de lo que le permitía a priori su armamento y munición.

Como decía, la desesperación lleva al hombre a puntos insospechados. Aquella enorme serpiente humana que recorrió las alcantarillas de Varsovia podría haber sido un tragedia con una simple granada de gas o con un ataque de pánico que habría provocado el aplastamiento de centenares. Pero, al fin y al cabo, “no les quedaba ya nada que perder”.

Por cierto, esta historia me recuerda a otro hecho de la Segunda Guerra Mundial en la que los estadounidenses combatieron sin enemigo.

Fuente: La tormenta de la guerra, de Andrew Roberts

domingo, 18 de noviembre de 2012

Alejandro Magno aficionado al mundo submarino

Según la tradición, y por lo tanto no se puede hablar de hechos irrefutables y claros, Alejandro Magno era aficionado al mundo submarino. El rey macedonio, hombre que gobernó su pueblo entre el 336 antes de Cristo y el 323 y que había nacido en el 356, fue un hombre que aportó algunos avances al mundo bélico y por lo tanto podemos suponer que no ponía reparos a las nuevas ideas.

Así, cuando se interesó por la vida submarina, buscó un método para poder conocer esta de manera más directa y cómoda. Según la leyenda, muy conocida en la Edad Media, Alejandro Magno ordenó construir un barril de cristal, supongo que sólo la tapadera era de este material, y dentro de él se sumergía bajo el agua para observar los peces nadar.

Como decía, esta leyenda era popular en la Edad Media y hay varios dibujos que representa al rey macedonio dentro de lo que podríamos considerar como un precursor antiquísimo del batiscafo. La imagen que encabeza la entrada pertenece a un manuscrito del siglo XV que se conserva en la Biblioteca Británica y que ilustra lo que les cuento.

Fuente: Ideas & Inventos de un milenio, 900-1900, de Javier Ordoñez.

jueves, 15 de noviembre de 2012

La caligrafía de Agatha Christie

Hay ocasiones en las que el destino salta todos los muros y trabas que aparecen en el camino para que algo ocurra. Agatha Christie, la famosa novelista creadora de Poirot y Miss Marple, tuvo un producción notable, entre la que se cuentan 80 obras, 39 de Poirot y 13 de Miss Marple, por ejemplo, pero también otras novelas de detectives, algunas novelas románticas, dos docenas de obras de teatro y algún escrito más. Y nuestra querida dama hizo todo esto a pesar de su disgrafía.

Ese problema, la disgrafía, indica que la coordinación muscular de los que la padecen no sea correcta y por lo tanto sean incapaces de escribir. Para ser exactos sí pueden escribir, pero aquello que plasman sobre el papel nada tiene que ver con unas letras claras y legibles y habitualmente nadie es capaz de leer las letras que escriben o intentan escribir. Agatha Christie resolvió este problema por el camino de en medio, es decir, decidió usar siempre una asistente a la que dictaba todos los textos.

Hace unos años se publicó una obra que sacaba a la luz algunos de los cuadernos de notas de la escritora (Los cuadernos secretos de Agatha Christie). Según el propio texto de la editorial Suma, en España, su letra era complicada de entender: entre sus objetos personales de la residencia familiar de Greenway se desenterraron los cuadernos privados de Agatha Christie, 73 volúmenes escritos a mano que, aunque se conocía su existencia desde hace años, habían permanecido en gran parte ignorados, probablemente debido a que la inconfundible caligrafía de Agatha era extremadamente dificultosa de leer. Pero cuando el archivero John Curran comenzó a descifrar los cuadernos, se hizo evidente la magnitud de este tesoro escondido, DOS NOVELAS INÉDITAS DE HERCULES POIROT… Agatha Christie y John Curran Los cuadernos secretos de Agatha Christie y dos novelas inéditas de Poirot.

Como decía al comienzo, a veces hay que sobrepasar las dificultades. Que Christie escribiera con una caligrafía imposible no le impidió ser una autora prolífica y pasar a la historia de la literatura. Sirva esto de excusa para esos muchachos que están aprendiendo a escribir y no sirva de disculpa para los garabatos de los médicos.

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Labrándose una imagen pública

Los hombres que se juntaron, con el rango de general, en la Segunda Guerra Mundial, combatieron contra el enemigo, pero también compitieron entre ellos para mostrar cuál era el mejor y sumar medallas en el mundo de la publicidad y el ego. En la campaña de Sicilia Patton y Montgomery tuvieron su pulso, pero no eran los únicos. Mark Clark y Omar Bradley, otros famosos generales, no se quedaron atrás.

Clark fue un caso extremo que llegó hasta a normalizar cómo se tenía que hablar de él. Según cuenta algún historiador, estaba obsesionado por las relaciones públicas y tenía varias decenas de hombres trabajando para él, para garantizar que sus acciones y las de sus tropas recibirá la máxima difusión y publicidad. Proclamó entre aquellos que hablaban de él la regla tres en uno: todo comunicado de prensa debía mencionar su nombre al menos tres veces en la primera página y al menos una en todas las demás.

El general también sabía cuál era su lado bueno, desde el punto de vista de la fotogenia, y por ello exigía siempre que la fotos mostraran su flanco izquierdo. La imagen que acompaña esta entrada muestra ese lado, por supuesto. Desde luego, no se puede decir que este hombre no puso empeño en labrarse una imagen pública a pesar de estar metido en mitad de una guerra.

Fuente: La tormenta de la guerra, de Andrew Roberts

martes, 13 de noviembre de 2012

Preparando la Navidad

Que la Navidad está a la vuelta de la esquina lo sabemos ya todos gracias a las luces que ya están adornando las paredes de los centros comerciales. Y como hombre precavido vale por dos, o ya no recuerdo si hombre breve, dos veces corto, pues les doy a conocer una oferta que durará hasta el día 16 de noviembre, tres días más y que les permitirá ahorrarse un 20% si compran el libro Curistoria 2, en papel, a través de Lulu.com. Tendrán que usar el código SERENTIS durante el proceso de compra.

De este modo, además, se aseguran que lo tendrán en casa listo para poner bajo el árbol, destinado a ese familiar o amigo aficionado a la historia o a los conocimientos más o menos triviales. O para ustedes mismos.

Ya saben que todo el dinero que genere este libro va para Médicos sin Fronteras íntegramente, así regalan por un lado y por otro. Como siempre, también en Amazon pueden hacerse con él en formato ebook:
Comprar libro impreso en Amazon.es (11,03€)
Comprar libro impreso en Amazon.com (16$)
Comprar libro impreso en lulu.com (11,95€)
Comprar ebook en Amazon.es (2,68€) 
Comprar ebook en Amazon.com (2,68€)

lunes, 12 de noviembre de 2012

El origen de los Knickerbockers de Nueva York

Hace mucho ya que les conté la historia del suelo del Boston Garden, hoy ya desaparecido. Vuelvo al baloncesto NBA para contarles el porqué de los knickerbockers de Nueva York, otro de los equipos clásicos del mundo de la canasta.

Aunque se suele utilizar el término acortado, knicks, en realidad el equipo neoyorkino es New York Knickerbockers. Esta palabreja tan larga tiene su origen nada más y nada menos que en los primeros años del siglo XVII, cuando los colonos holandeses comenzaron a llegar al otro lado del Atlántico. Aquellos hombres llevaban unos pantalones muy característicos enrollados justo hasta debajo de la rodilla y que eran conocidos como knickerbockers o knickers.

Con el tiempo, un holandés vestido con uno de esos pantalones fue tomándose como símbolo de la ciudad de Nueva York. De hecho, a finales del siglo XIX y comienzos del XX, un personaje conocido como Padre Knickerbocker, vestido con un sombrero de tres picos, una peluca, unos zapatos con hebillas y, por supuesto, con aquellos pantalones fue asociado de manera total con la ciudad.

En 1845, el equipo de baseball de Manhattan se formó usando ya ese nombre: New York Knickerbockers. En 1946 la Asociación de Baloncesto de América concedió a la ciudad la licencia o franquicia para formar un equipo y su fundador, Ned Irish, eligió el nombre de los Knickerbockers, una vez más para asociarlo con Nueva York.

Fuente: NBA.com

domingo, 11 de noviembre de 2012

Pagando a Conan Doyle con su propia moneda


Ya saben que Arthur Conan Doyle fue el creador de Sherlock Holmes, el detective deductivo por antonomasia, y por lo tanto, es casi imposible resistirse a una oportunidad como la que le surgió a un taxista de Boston.

Había llegado allí, a Boston, Conan Doyle para dar unas conferencias y al bajarse del tren tomó un taxi para que le llevara a su hotel. El taxista ayudó a Doyle a cargar el equipaje y lo llevó hasta su destino sin hacer ningún comentario especial. Cuando el escritor fue a abonar la carrera, el conductor no lo quiso cobrar, en metálico. El taxista le pidió como pago por el viaje una entrada para la conferencia que Doyle iba a dar el día siguiente. Esto sorprendió al creador de Holmes, ya que no había revelado su identidad.

Muy sencillo, le respondió el hombre: sabía que usted iba a venir a Boston, en las solapas del abrigo tiene polvo que me parece neoyorquino y sé que usted ha estado allí, el cabello lo lleva cortado al estilo de Filadelfia, donde también ha estado… y entonces le cortó el escritor diciéndolo que era mejor que Sherlock Holmes. Finalizó al conversación el taxista diciendo: bueno, además, señor Doyle, la maleta lleva una etiqueta con su nombre.

Como decía al principio, nadie se hubiera resistido a hacer esta broma, pero también hay que reconocer que el taxista sacaría provecho de las conferencias ya que conocía y sabía actuar como Holmes.

sábado, 10 de noviembre de 2012

Nunca me aprendí la lista de los reyes godos

Estoy seguro de que muchos de ustedes conocerán el blog Historias de la historia, pilotado por Javier Sanz y que es un referente en la blogosfera nacional, con varios premios importantes, y especialmente en los blog dedicados a la historia. El blog es más que recomendable, es una entrada ineludible en el lector de RSS, y para aquellos que no lo conozcan les bastará una mirada rápida para convencerse. La historia en su faceta más desconocida y sorprendente les espera allí y la verdad es que las cosas que va descubriendo día a día Javier no tienen desperdicio.

Bien, pues el blog ha dado como fruto un libro titulado Nunca me aprendí la lista de los reyes godos que recopila entradas del blog e incorpora otras inéditas en sus 368 páginas. Organizadas en cinco capítulos, las historias que cuenta Javier se reparten por toda la historia de la humanidad. Estoy seguro de que les encantará y será una lectura de lo más entretenida y provechosa.

jueves, 8 de noviembre de 2012

Haciendo un calvo, en el siglo XVI

Para aquellos que no comprendan bien el título, comenzaré por aclarar que hacer un calvo no es más que, en lenguaje coloquial, enseñar las posaderas desnudas a otro. Dicho lo cual, vamos a ver cómo esta costumbre viene de antiguo, como no podría ser de otro modo.

Pieter Brueghel, el Viejo, fue un pintor nacido en 1525 y que es considerado uno de los grandes maestros del siglo XVI. Algunos de sus cuadros son un poco extraños y este que nos ocupa hoy, titulado Proverbios holandeses, fue pintado en 1559 y entre otras muchas cosas raras muestra a dos hombres haciendo un calvo. Lo hacen a través de una ventana sobre el agua, como verán en las imágenes adjuntas, por lo que quizás su afán sea un poco más escatológico que un sencillo calvo.

Del título de la obra se desprende que esta debe representar una serie de proverbios típicos holandeses, supongo, pero desconozco el relacionado con la parte del cuadro de la que hablamos. Quizá alguno de ustedes pueda ilustrarme e ilustrarnos a través de los comentarios.


miércoles, 7 de noviembre de 2012

¿Cómo se gana la vida un escritor?

¿Cuándo puede uno decir que es escritor? ¿Cuándo escribe? ¿Cuándo publica libros? ¿Cuándo es su profesión? No sabría decirles, porque en muchos casos un escritor se ve obligado a trabajar en algo poco relacionado con la literatura para poder subsistir y pagar facturas. En este caso, ¿deja de ser escritor? Ya saben ustedes que hay dos tipos de escritores aficionados: los que se acuestan muy tarde y los que madrugan mucho. Este problema no es originario de nuestros días y son muchos los personajes importantes en la historia de la literatura que se han ganado la vida de maneras más o menos extrañas. Aquí les dejo una lista con unos cuantos ejemplos, que será completada en el futuro con una lista similar pero de escritores en castellano:


  • Henry David Thoreau fue empleado en la fábrica de lápices de su familia.
  • Arthur Conan Doyle ejerció como oftalmólogo.
  • William Faulkner fue cajero en un banco, dependiente en una librería y jefe de una oficina de correos.
  • Wallace Stevens fue abogado antes de consagrarse como escritor y siguió ejerciendo después de ello.
  • Richard Wright fue cartero.
  • Kurt Vonnegut fue encargado de un concesionario de Saab y escribía para General Electric, comunicados de prensa, todo sea dicho.
  • Jack London se dedicó a la pesca furtiva de ostras para ganarse la vida.
  • Charles Dickens trabajó en una fábrica de betún.
  • Langston Hughes fue camarero y gracias a ello una noche sirvió la mesa de Vachel Lindsay, otro poeta. Le entregó unos versos junto con la sopa y ahí cambio su vida.
  • Henry Miller fue jefe de personal.
  • Kack Kerouac fue empleado de gasolinera, un puesto muy adecuado para el autor de La carretera.


Y sorprendentemente, parece que el oficio más habitual entre los escritores es conductor de ambulancia, aunque fuera únicamente durante la Segunda Guerra Mundial: Ernest Heminway, Dashiell HAmmett, E. E. Cummings, W. Somerset Maughan, John Dos Passos y Archibald MacLeish.

Fuente: Vidas secretas de grandes escritores, de Robert Schnakenberg

martes, 6 de noviembre de 2012

La muerte de Carlos I de Inglaterra

Ayer hablaba de suicidios y hoy de ejecuciones, será cuestión de haber pasado el día de difuntos hace poco. En concreto, el tema de hoy es la muerte de Carlos I de Inglaterra y Escocia, que no escocía. Nacido en el año 1600, fue ejecutado el 30 de enero de 1649.

Aquel día, su último día, como es propio del mes de enero aquí y en la pérfida, la mañana estaba fría y el rey, ya que lo fue hasta que expiró, se vistió con dos camisas, según él mismo dijo, no sea que el frío le hiciera temblar y sus enemigos pensaran que aquello se debía al miedo. No es descartable que esta historia, muy conocida por otra parte, tenga más de leyenda que de realidad.

El rey murió decapitado y como deferencia hacia él, se cosió de nuevo la cabeza al cuerpo para que se le pudiera dar sepultura de un modo más o menos digno y descansara hasta el día del juicio completo, por decirlo de algún modo.

lunes, 5 de noviembre de 2012

La canción húngara del suicidio


En 1933, un compositor húngaro llamado Rezső Seress compuso una canción que ha pasado a la historia como la canción húngara del suicidio. El título original de la canción era “el fin del mundo”, pero ha pasado a la historia como “Gloomy Sunday”, es decir, domingo lúgubre. En 1935 la canción fue grabada en húngaro y al año siguiente fue grabada en inglés, aunque el éxito llegó de la mano de Billie Holiday a comienzos de la década de 1940.

Según la leyenda, esta canción incita a matarse, y no porque sea especialmente mala. En su letra hay referencias al final y la muerte. El mito nació cuando se asoció la canción con una serie de suicidios, que van desde la veintena hasta la centena según la fuente, aunque realmente es complicado de comprobar si existe realmente relación entre dichos sucesos y la canción. Y personalmente dudo que la haya. En cualquier caso, la leyenda existe y es la canción es conocida, como decía, como la canción húngara del suicidio.

En 1968, en Hungría, Seress, el compositor, se tiró por la ventana de su apartamento y acabó con su vida. En un último giro tétrico, el compositor de “Gloomy Sunday”, domingo lúgubre, se suicidó un domingo.

Les dejo el vídeo de la canción. Escúchenla bajo su propia responsabilidad.

domingo, 4 de noviembre de 2012

Felipe de Edimburgo, una memoria prodigiosa

La curistoria de hoy es muy reciente, ya que su protagonista es el príncipe Felipe de Edimburgo y si bien no tengo la fecha en la que ocurrió, sospecho que hablamos de hace apenas un puñado de años.

Ayer, leyendo el libro del Dr. Graham Tattersall titulado “Cómo los números pueden cambiar tu vida”, un libro de divulgación matemática aunque el título no sea del todo claro, me encontré lo siguiente. Decía Tattersall que un amigo suyo tuvo un día el encargo de servir de guía al príncipe Felipe y a su esposa, la reina de Inglaterra, en una visita a su empresa. Debía, además de contarle algunas cosas, presentarle de manera somera a unas cien personas: empleados, autoridades…

La reina se retrasó y como el príncipe ya se encontraba allí, hicieron las presentaciones antes de que ella llegara. Cuando finalmente se incorporó Isabel II a la visita, el príncipe Felipe se ofreció a ser el anfitrión, en cierto sentido, y hacer él mismo la presentaciones. Al parecer, fue capaz de recordar todos los nombres salvo uno, de aquellas personas que acaba de conocer. Sorprendente, ya que estamos hablando de decenas de personas.

El amigo de escritor del libro, le comentó al príncipe más tarde su sorpresa por su prodigiosa memoria, y este le contestó: “Me he fijado en las corbatas”. Es decir, Felipe de Edimburgo no recordaba las caras, sino que había asociado los nombres con las corbatas que llevaba cada uno. No soy capaz de calibrar la efectividad de esta regla mnemotécnica, pero en cualquier caso me parece una memoria prodigiosa, la del príncipe.

jueves, 1 de noviembre de 2012

El hermano de Beethoven, expulsado

Beethoven tenía un hermano con el que no se llevaba demasiado bien, como lamentablemente ocurre en tantas familias. Alguna vez el músico se había visto obligado a pedirle dinero a su hermano,  farmacéutico de profesión, y este se lo había negado, lo que supongo fue un punto de inflexión en la relación.

En una ocasión, no sé si antes o después del problema económico, estaba Beethoven dando un concierto cuando vio que entre el público que estaba escuchando su obra estaba el indeseable hermano. El músico se acercó al empresario y le pidió que echaran a aquella persona de la sala o de lo contrario no habría más música. El empresario le contestó que si aquel hombre, quienquiera que fuera, estaba en la sala, era porque había abonado el precio de la entrada y que por lo tanto tenía sus derechos. Beethoven le espetó que aquello no importaba en absoluto, que le devolvieran su dinero y lo sacaran de allí de inmediato.

Al parecer, para complacer al compositor, hablaron con el hermano y después de un rato de conversación, y supongo que mediando alguna compensación, lograron que el pobre hombre abandonara la sala.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...