Sigue Curistoria

Google+

Buscar



Los libros más vendidos en Amazon

miércoles, 31 de octubre de 2012

Miguel Ángel Buonarroti

Hoy hace 500 años que el Papa Julio II inauguró la Capilla Sixtina y por ese motivo y para celebrar desde Curistoria fecha tan redonda, ahí va una recopilación de lo que he publicado sobre Miguel Ángel en este blog. Sin duda, y por preferencias personales, es uno de los personajes que más curistorias ha protagonizado.



martes, 30 de octubre de 2012

Tolkien, vetado por los nazis

El Hobbit, el libro de Tolkien, estuvo prohibido en Alemania hasta el año 1945, ya que el creador de El Señor de los Anillos no era partidario de los alemanes y había mostrado alguna tendencia filosemita que había puesto en su contra a los nazis.

Antes de la Segunda Guerra Mundial, como otros muchos británicos, Tolkien era partidario de la política de apaciguamiento que llevaba a cabo por Chamberlain. Ya saben, la paz para nuestro tiempo y demás quimeras. Entonces, en los años anteriores al comienzo del conflicto, unos editores alemanes se plantearon publicar su obra y por ello se pusieron en contacto con él para comprobar algunos detalles, importantes para los nazis. Según algunas fuentes fueron los propios editores alemanes lo que preguntaron, en cambio en otras se dice que fue un funcionario del Tercer Reich. En cualquier caso, lo que debía responder el autor era si su ascendencia era aria, a lo que contestó:
-Debo suponer que me está preguntando si soy de origen judío. Tengo que responderle que lamentablemente no cuento entre mis antepasados con miembros de ese excepcional pueblo.

Aquello cerró las puertas de Tolkien a la publicación en la Alemania nazi y vetó sus libros durante el tiempo que los seguidores de Hitler estuvieron en el poder.

lunes, 29 de octubre de 2012

¿Quién invento el crucigrama?

He de reconocer que en ocasiones me sorprendo con la cantidad de gente que hay casi adicta a los crucigramas, y no en vano los periódicos guardan su parcelita de papel para este tipo de pasatiempos. El año próximo los crucigramas cumplirán cien años, como veremos a continuación.

Corría el año 1913, como habrán podido imaginar, cuando el periodista Arthur Wynne recibió el encargo de crear un nuevo pasatiempo para el periódico New York World, en cuyo dominical, Fun, trabajaba. Wynne recordó un viejo juego que le había enseñado su abuelo tiempo atrás llamado cuadrados mágicos y que era muy común en la época victoriana. Tirando del hilo de sus recuerdos, acabó por dar origen al crucigrama que hoy conocemos y que tanto tiempo ha hecho invertir a millones de personas a lo largo de este siglo de vida. Aunque, como decía, se basó en puzles ya existentes, introdujo una serie de cambios que son característicos de los crucigramas: las palabras en horizontal y vertical o los cuadros negros para separar palabras.

En la edición dominical del New York World del 21 de diciembre de 1913 se publicó el primer crucigrama de la historia. Un poco después, en 1924 publicó su primer libro de crucigramas.

La imagen que acompaña esta entrada corresponde a aquel primer crucigrama de la historia, así que tiene usted la posibilidad de resolver el pionero en su campo. Dese el gusto, hágalo.

domingo, 28 de octubre de 2012

Nacimiento y muerte de Shakespeare, en dos actos

Ya les he comentado en otras ocasiones, haciendo referencia a la curistoria que escribí sobre el tema, que Cervantes y Shakespeare murieron en la misma fecha, el 23 de abril de 1616, pero en distinto día. Inolvidable día, por otra parte, ya que el 23 de abril se celebra cada año el día del libro. Vuelvo al tema para hablar del nacimiento y muerte del inglés.

La mayoría de las referencias a la fecha de nacimiento de Shakespeare se quedan con el día en el que fue bautizado, el 26 de abril de 1564, por tener constancia de la misma, pero aunque permanece sin certificar, es comúnmente aceptado que el dramaturgo por excelencia en lengua inglesa naciese el mismo día en que murió, el 23 de abril, contando amabas fechas por el calendario juliano.

Y de su nacimiento a su muerte, ya que, según parece, debido a la costumbre que había en aquel tiempo de desalojar tumbas con cierta antigüedad para reaprovecharlas y trasladar los restos a un osario común, Shakespeare quiso apelar a la compasión del enterrador. El propio autor escribió su epitafio para que fuera inscrito en su tumba:
Buen amigo, por Jesús, abstente
de cavar el polvo aquí encerrado.
Bendito sea el hombre que respete estas piedras,
y maldito el que remueva mis huesos.

A esto hay que añadir una leyenda que dice que Shakespeare se llevó a la tumba con él, literalmente, algunas obras inéditas, lo que sería todo un acontecimiento de ser cierto y de ser rescatadas en la actualidad. En cualquier caso, parece que hasta nuestros días ha pesado más la petición del fallecido de que lo dejen tranquilo en su tumba que las ganas de escarbar, literalmente, en busca de obras inéditas.

Fuente: Vidas secretas de grandes escritores, de Robert Schnakenberg

jueves, 25 de octubre de 2012

Carlos V y Felipe II, padre e hijo, comparados

Juan de Austria, Jeromín, hijo del rey Carlos V, discutía una vez con su sobrino don Carlos, hijo este último de Felipe II. Juan de Austria y Felipe II eran hermanastros por vía paterna únicamente, ya que el de Austria era hijo de Bárbara Blomberg, que tuvo un romance con el rey Carlos V, y Felipe II era fruto del matrimonio de este con Isabel de Portugal. Bien, colocado cada uno dentro del árbol genealógico, volvamos al punto en el que Juan de Austria discutía con su sobrino don Carlos.

En un momento determinado, don Carlos dijo:
-No puedo discutir con un inferior. Vuestra madre fue una ramera.
-Pero mi padre fue un hombre mucho más grande que el vuestro -respondió don Juan.

Esta comparación ponía en balanza a Carlos V y Felipe II, padre e hijo y heredero uno del imperio del otro. El joven don Carlos fue con el cuento a su padre, Felipe II, y este le contestó:
-Don Juan tiene razón. Su padre, y mío, fue harto más grande hombre de lo que lo es o será nunca el vuestro.

miércoles, 24 de octubre de 2012

Benjamin Franklin y el cambio horario

Hace unos días, un lector del blog llamado Manuel Zamora Fernández me decía que se acercaba el día de octubre en el que solemos hacer el cambio de hora, al menos en España, para adaptar la actividad diaria a la luz solar y que estaría bien buscar alguna curistoria sobre el tema. Y, después de leer un poco aquí y allá, he descubierto que uno de los primeros en hablar de estos cambios es, nada más y nada menos, que Benjamin Franklin. Si bien, todo sea dicho, el no abogó por adaptar las horas a la luz, sino más bien por adaptar las costumbres a la luz. En cualquier caso el fin era el mismo: el ahorro de energía.

Nacido en Boston, Estados Unidos, en 1706, este polifacético personaje se encontraba en París, Francia, cuando en 1784 publicó una carta, aunque de manera anónima, en la que explicaba que los parisinos, gracias a aprovechar de manera más eficiente la luz del sol ajustando sus horarios a dicha luz, conseguían ahorrar dinero, aunque sólo fuera en velas. Lo que venía a proponer Franklin era salir de la cama un poco antes para poder comenzar a trabajar con el sol y, por supuesto, irse a dormir también más temprano, para gastar menos en iluminación artificial. Aquel artículo se publicó por primera vez en el diario Journal de Paris y más tarde se distribuyó una versión en inglés.

Esta idea está en consonancia con una frase de nuestro protagonista: Early to bed, early to rise, makes a man healthy, wealthy and wise, es decir, acostarse pronto y levantarse pronto hace al hombre saludable, adinerado y sabio. En su propuesta, Franklin había calculado que si todas las familias de París que se acostaban tarde y se levantaban con el sol ya en lo alto cambiaran sus hábitos, se podrían ahorrar casi treinta millones de kilos de cera para velas. Casi como una broma, abogaba por repicar las campanas al amanecer para despertar al pueblo.

martes, 23 de octubre de 2012

En el Imperio Romano los nombres se repiten

Esta tarde escuchaba en el programa de RNE El ojo crítico, una extensa entrevista a Amin Maalouf con motivo de la publicación de su último libro Los desorientados. En el mismo hay un personaje que se llama Adam y según comentaba Maalouf no es un nombre casual, sino que es el contrapunto al primer hombre: Adán. Decía que había tomado la idea de Rómulo y Constantino, primeros y últimos. Y esto, amigos, da pie a la curistoria de hoy.

Según la tradición, Rómulo fundó Roma junto con su hermano gemelo Remo, en el siglo VIII a.C. siendo además el primero, Rómulo, su rey fundador. Desde el mito, la tradición, viajamos hasta la historia real para cerrar el círculo, ya que el último emperador del Imperio Romano de occidente fue Flavio Rómulo Augusto, otro Rómulo. Con este emperador, nacido en Rávena, se da por concluido el Imperio Romano, aunque en realidad el imperio de oriente siguiera vigente algunos siglos más.

Pero curiosamente el Imperio Romano de oriente, también conocido como Imperio Bizantino, sufrió el mismo ciclo, es decir, empezó y acabó con un nombre: Constantino. La capital de este imperio estaba en Constantinopla, la actual Estambul, y empezó sus días con el emperador Constantino I en el año 306. Algo más de mil años más tarde, en el 1453, los otomanos acabaron con Constantino XI y con él se extinguió el Imperio Romano de Oriente.

Por lo tanto, el Imperio Romano, en sus dos vertientes, occidental y oriental, después de siglos de vigencia y por lo tanto después de muchos hombres en el poder, acabó como empezó. En ambos casos el último emperador tenía el mismo nombre de aquel hombre que dio origen al periodo.

lunes, 22 de octubre de 2012

La chocolatina que descubrió el microondas

La suerte juega y pesa en las invenciones, como bien sabemos, y a veces uno se encuentra lo que no busca. Este es el caso de Percy LeBaron Spencer, un ingeniero estadounidense nacido en 1894, que en 1941 trabajaba en la compañía Raytheon. Allí se producían magnetrones, que son dispositivos que transforman la energía eléctrica en energía electromagnética en forma de microonda, para generar señales de radio para su uso en el radar. Spencer mejoró el proceso de fabricación de los magnetrones permitiendo el aumento de número de unidades producidas diariamente de manera significativa. La Marina de Estados Unidos le premió por ello. En la foto,  Y entonces llegó el momento clave de esta historia, que sirvió de chispazo para que cambiara la vida de muchos de nosotros, que todas las mañanas calentamos el café en un microondas.

Era el año 1945 y Spencer estaba cerca de un magnetrón en funcionamiento cuando se dio cuenta de que una chocolatina que tenía en su bolsillo se había derretido. Después de algunas pruebas adicionales para comprobar que sus sospechas con respecto al microondas iban por buen camino, comenzó el desarrollo del electrodoméstico que todos conocemos hoy y que llegó al mercado un par de años después.

Un gran hombre, Percy Spencer, no solo por el episodio del microondas, sino porque demostró de manera sobrada a lo largo de su vida su capacidad, acumulando unas trescientas patentes durante sus trabajos para Raytheon.

Fuente de la foto.

domingo, 21 de octubre de 2012

La historia real tras Robinson Crusoe

Quizás recuerden la historia de Pedro Serrano, un naúfrago que pasó por aquí hace un tiempo. Junto a las suyas, las peripecias de Alexander Selkirk, otro marino con mala suerte, parece que fueron la inspiración que guió a Daniel Defoe en la escritura de Robinson Crusoe, una de las novelas más conocidas de todos los tiempos.

Escrita en 1719, bien puedo recoger las aventuras de Serrano, que datan de 1526, y las de Selkirk, que ocurrieron en 1704. En este año se enroló el segundo en el Five Ports como contramaestre y después de encabezar una protesta a bordo contra las malas condiciones en las que subsistía la tripulación, se vio castigado por ello con la pena habitual en dichos casos: ser abandonado en una isla deshabitada y con pocas provisiones.

Concretamente fue abandonado en la isla Juan Fernández, que así se llamaba, y que hoy en su nombre aparece como Robinson Crusoe en los mapas. Selkirk sobrevivió por sus propios medios el tiempo suficiente para ser rescatado cinco años después por el capitán Woodes Rogers, que vio sus señales de socorro. Esto quiere decir, si deduzco bien, que nuestro hombre estuvo cinco años sin ceder al abatimiento moral y sin dejar de pensar que en algún momento saldría de allí.

En 1711, de regreso en Inglaterra, se hizo popular contando su historia y es posible que Defoe, el autor de Robinson Crusoe, la escuchara de sus propios labios. En 1719 veía la luz la obra La vida y exrañas y sorprendentes aventuras de Robinson Crusoe, de York, marinero.

viernes, 19 de octubre de 2012

Guerra y Paz. Lecciones de la Historia

He recibido esta convocatoria y creo que podría ser interesante para los lectores de Curistoria, así que reproduzco aquí la información. Animaos, que estas cosas siempre merecen la pena.

La fundación de Mutua Madrileña con la colaboración de la Real Academia de la Historia se ponen manos a la obra con el Ciclo de Conferencias sobre la Historia de España, bajo el título "Guerra y Paz. Lecciones de la Historia".

Durante los próximos meses transmitirán a todos los asistentes conocimientos nuevos, reforzarán los ya adquiridos y surgirán nuevas reflexiones.

Las conferencias programadas son las siguientes:
Martes 30 de octubre
"La batalla de las Navas de Tolosa: un momento crucial en la Edad Media Española"
Impartida por el profesor Miguel Ángel Ladero, Catedrático de Historia Medieval de la Universidad Complutense de Madrid. Académico de Número de la Real Academia de la Historia.

Martes 13 de noviembre
Annual: el desastre y el sacrificio”.
Impartida por el profesor Serafín Fanjul García, Catedrático de Estudios Árabes (Literatura Árabe) de la Universidad Autónoma de Madrid. Académico de Número de la Real Academia de la Historia.

Lugar: Auditorio de la Fundación Mutua Madrileña, Paseo de la Castellana, 33. Madrid
Si realmente eres un apasionado de la historia ¡no te lo puedes perder! Si quieres asistir regístrate aquí.

jueves, 18 de octubre de 2012

Componiendo El barbero de Sevilla

Poco después de firmar el contrato para El barbero de Sevilla, una de mis óperas favoritas, dicho sea de paso, Rossini sabía que tenía cierto tiempo para componer la obra pero aquello no le preocupaba demasiado, ya que era conocido precisamente por su facilidad al componer. Durante diecinueve años fue capaz de escribir dos óperas en cada uno de ellos y en algunos incluso más. Se había comprometido a tener finalizadas dos óperas para el carnaval de 1816 y en diciembre de 1815 acabó la primera, poniéndose inmediatamente con la segunda.

Compartía vivienda entonces Rossini con un tenor, y el piano estaba en el salón, donde permanecía sin que el compositor se sentara ante él. Después de unos días el tenor le dijo:
-Van pasando los días y no has hecho aún nada.
-¿Qué no he hecho nada? Ahora verás.

Y Rossini se sentó al piano y empezó a tocar la ópera, un tema tras otro. Lo tenía todo ya en su cabeza. Al día siguiente llamó a unos copistas y comenzó a escribir la partitura final que entregaba inmediatamente a aquellos para que la copiasen y la llevasen al teatro para que se pudiera ir ensayando. Habían pasado poco más de tres semanas desde que había comenzado a trabajar en aquella ópera, y no hay que olvidar que estamos hablando de El barbero de Sevilla.

miércoles, 17 de octubre de 2012

Eisenhower, dirigiendo un ejército sin experiencia en combate

Tercer hijo de un comerciante no demasiado hábil, Dwight D. Eisenhower se alistó en el ejército porque de ese modo podría obtener una educación gratuita. En 1915 salió de West Point como teniente de infantería y en 1917 participó en una acción para capturar a Pancho Villa, aunque sin éxito. Poco después Estados Unidos entró en la Primera Guerra Mundial donde nuestro protagonista se encargó del adiestramiento de tropas. Acabó esta guerra con el rango de mayor y posteriormente fue destinado al Estado Mayor del Ejército donde adquirió un gran sentido de la estrategia.

El 7 de diciembre de 1941 Japón atacó Pearl Harbor y Estados Unidos entró en la Segunda Guerra Mundial. Eisenhower, ya general, fue enviado a Londres para trabajar con el ejército británico. En noviembre de 1942 se puso en marcha la operación Antorcha en el norte de África, dejándola en sus manos. Esta operación supuso el movimiento de más de cien mil hombres. Instaló su cuartel general en Gibraltar, concretamente en los túneles subterráneos del peñón. Eisenhower, el hombre que tenía bajo su mando un enorme ejército y casi el futuro de gran parte del mundo, no tenía experiencia en combate. Nunca había oído un disparo en conflicto real, lo cual no evitó que hiciera su trabajo de manera eficaz.

En los once meses anteriores a la operación Antorcha Eisenhower únicamente se había tomado un día libre, que había aprovechado para ir a un campo de tiro del ejército. Durante la guerra, siendo uno de los generales más importantes del bando aliado, si no el más importante, no es extraño que no disparara. Pero sí disparó en una ocasión su pistola, avanzada la guerra. El hombre responsable del desembarco de Normandía hubo de desenfundar su arma para matar una rata que se encontró en el baño de su cuartel general en Italia. Falló el primer tiro y el segundo acabó con el roedor.

Fuente: La tormenta de la guerra, de Andrew Roberts.

martes, 16 de octubre de 2012

¿Quién fue el primero en avistar América?

Seguro que ustedes habrán dicho alguna vez aquello de tierra a la vista. Pues bien, hubo un hombre que lo dijo cuando desde su carabela La Pinta avistó las costas de América, en el primer viaje de Cristóbal Colón buscando las indias y topando con América.

Este hombre se llamaba Rodrigo de Triana y, como su nombre indica, era andaluz. Según el diario de a bordo de Colón, fue este hombre el que con su grito de ¡tierra! dio casi por finalizado el viaje. El 12 de octubre de 1492 fue la fecha, como sabrán. Concretamente, la tierra que vio Rodrigo de Triana fue una isla del archipiélago de las Lucayas, las Bahamas, que fue rebautizada entonces como San Salvador.

Según parece, Colón había ofrecido una recompensa económica al primer hombre que divisara tierra, pensando que arribarían a Cipango, es decir, Japón. Rodrigo de Triana fue el primero en divisar tierra y parece que no recibió tal recompensa y que por lo tanto Colón faltó a su palabra.

lunes, 15 de octubre de 2012

Mario Puzo y las novelas sobre la mafia

Hoy hace noventa y dos años que Mario Puzo vino al mundo en Manhattan y como es uno de mis escritores favoritos, hoy merece ser protagonista en Curistoria. Recuerdo cómo, hace años, El Padrino me absorbió y no fui capaz de parar de leer hasta acabarlo. Si no lo han leído, aunque hayan visto la película, no lo dejen pasar.

Más allá de sus guiones para el mundo del cine, Puzo es el que más fama de ha conseguido escribiendo novelas sobre la mafia: El Padrino, El siciliano, El último don u Omertá. Su último libro se publicó en 2001 y se tituló Los Borgia, narrando la historia de dicha familia. Este libro fue finalizado por su mujer, Carol Gino, basándose en sus notas y en realidad, desde mi punto de vista, es también una novela sobre la mafia, aunque otro tipo de mafia. Esta misma narraba lo siguiente.

Durante todos los años que estuvimos juntos, Mario me explicaba historias sobre los Borgia. Sus aventuras le asustaban y le divertían a la vez, e incluso llegó a recrear alguna de ellas, para hacerlas más contemporáneas, y poder integrarlas, así, en los libros que escribía sobre la mafia”.

Como yo decía, no hay tanta diferencia entre los Borgia y la cosa nostra.

-Ojalá pueda escribir un libro con este material y hacer que sea un éxito- dijo una vez Mario Puzo a su mujer mientras estaba estudiando sobre los Borgia.
-Y ¿por qué no lo haces?
-Cariño, hasta que cumplí los 48 años era un escritor que no paraba de luchar para seguir adelante. Escribí dos libros que la crítica calificó como clásicos y con los que sólo gané cinco mil dólares. Hasta que no escribí El Padrino no fui capaz de mantener a mi familia. He sido pobre durante muchos años y, a estas alturas de mi vida, no voy a arriesgarme a hacer algo diferente.

Finalmente, el libro sobre Los Borgia vio la luz dos años después de la muerte de su autor, y merece la pena leerlo. Al menos, yo tengo un buen recuerdo de cuando lo hice. Y ahí está la lección de Puzo, que no veo yo muy aconsejable, pero que sin duda es más común de lo habitual. Ya saben, aquello de la zona de confort y todas esas cosas.

domingo, 14 de octubre de 2012

Antonio López de Santa Anna, presidente de quita y pon

No es la primera vez que hablo en Curistoria de presidencias efímeras y cargos políticos que duraron un suspiro, así como tampoco es la primera vez que hablo de Antonio López de Santa Anna (co-inventor del chicle), mexicano nacido en Xalapa en 1794 y fallecido en Ciudad de México en 1876. Basta con echar un vistazo rápido a su página en la Wikipedia para darse cuenta de que un aspecto de su vida llama la atención: las veces que fue presidente de México. Nada más y nada menos que once veces fue nombrado en el cargo este hombre, si sumamos la última ocasión en la que subió al poder, aunque no fuera esta vez como presidente. Algunas veces, la sucesión de bajas y altas en el puesto parece casi imposible.

La lista es la siguiente, mostrando la fecha de nombramiento y la de cese:

  1. 16 de mayo de 1833 – 3 de junio de 1833 (17 días)
  2. 18 de junio de 1833 – 5 de julio de 1833 (17 días)
  3. 27 de octubre de 1833 – 15 de diciembre de 1833 (48 días)
  4. 24 de abril de 1834 -27 de enero de 1835 (273 días)
  5. 23 de marzo de 1839 – 10 de julio de 1839 (107 días)
  6. 10 de octubre de 1841 – 26 de octubre de 1842 (376 días)
  7. 4 de marzo de 1843 – 4 de octubre de 1843 (210 días)
  8. 4 de junio de 1844 – 12 de septiembre de 1844 (98 días)
  9. 21 de marzo de 1847 – 2 de abril de 1847 (11 días)
  10. 20 de mayo de 1847 – 16 de septiembre de 1847 (116 días)
  11. 20 de abril de 1853 – 12 de agosto de 1855 (832 días)

jueves, 11 de octubre de 2012

La mujeres de Madrid

Felipe II, rey del Imperio Español y residente en Madrid una vez que fue coronado rey, le dijo una vez a un doctor que estaba a su servicio y que se llamaba Morata lo siguiente.

⎯Morata, quiero casarte; piensa en ello.
⎯¿En dónde, señor?
⎯En Madrid.
⎯No me conviene.
⎯¿Por qué?

El médico respondió entonces al rey con una frase tan llena de lógica que era irrebatible por un lado y que dejó en una posición que no sabría cómo calificar a las mujeres de Madrid.
⎯Yo tengo a Vuestra Majestad por hombre ponderado y entendido, y puesto que Vuestra Majestad se ha ido a casar a Inglaterra, Alemania, Francia y Portugal, algo debe de saber de las mujeres de Madrid.

Y así Morata no se casó. Dicho esto, que algo deben tener las mujeres de Madrid, no hay que olvidar que Felipe II estuvo más año viudo que casado, así que tan buena puede ser una cosa como la otra.

Fuente: Mis anécdotas preferidas, de Carlos Fisas.

miércoles, 10 de octubre de 2012

La ley del mar y el canibalismo

En la entrada de ayer les comentaba que una de las razones para condenar a los miembros supervivientes de la tripulación del Mignonette fue que estos no habían sorteado quién debía morir para servir de alimento al resto. Y es así, de acuerdo a la ley del mar, si tomamos bajo este nombre las tradiciones y reglas no escritas que gobernaban la vida marina hace unos siglos.

Algunas de estas tradiciones, aceptadas por casi todos los marinos, son muy conocidas: las mujeres y los niños son los primeros en ocupar los botes salvavidas cuando el barco se hunde y el capitán siempre debe ser el último en abandonar la nave. Pero lo cierto es que la ley del mar hace especial hincapié en el tema de la supervivencia a través del canibalismo.

Aquellos hombres que quedaran a la deriva en medio del océano después de un naufragio y una vez agotado todo alimento, pueden sortear de algún modo quién de entre ellos debe ser sacrificado para servir de alimento al resto. Habitualmente se usara un cordel, cortándolo en pedazos y el pobre que saque el trozo más corto será el elegido. El proceso podrá repetirse tantas veces como sea necesario hasta el rescate o hasta que no quede más opción al último hombre vivo que comerse a sí mismo. Por supuesto, si alguno de los hombres muere por enfermedad o causas similares, podrá ser víctima del canibalismo sin problema.

Hay varios casos conocidos y famosos de esta tradición. La Meduse en 1810, el ballenero Essex en 1820 o el Mignonette en 1884, del que hablamos ayer son algunos ejemplos.

martes, 9 de octubre de 2012

Edgar Allan Poe, escribiendo el futuro

Quizás algunos de ustedes recuerden la curistoria que narra cómo la historia del Titanic fue descrita en una novela con sorprendente exactitud de detalles unos cuantos años antes del hecho real. La curistoria de hoy es un caso similar, que al tener como protagonista a Edgar Alla Poe cobra un toque especial.

En el año 1837 Poe publicó Las aventuras de Arthur Gordon Pynn, donde relataba el naufragio de un barco en el Atlántico sur del que únicamente salen con vida cuatro personas. Uno de estos cuatro, Richard Parker, un grumete, es elegido por el resto de sus compañeros para ser devorado y así acabar con el hambre desesperante que se había apoderado de los supervivientes.

El 5 de julio de 1884, casi medio siglo después de la publicación del relato, el Mignonette navegaba por el Atlántico sur rumbo a Australia cuando naufragó. Cuatro hombres sobrevivieron: el capitán Tom Dudle, Edwin Stephens, Edmund Brooks y un muchacho llamado Richard Parker. Durante las tres primeras semanas de naufragio sobrevivieron gracias a una tortuga que lograron atrapar y a no tener escrúpulos para beberse su propia orina. Parker, que no soportaba más la sed, bebió agua de mar y al poco tiempo cayó enfermo. Sus compañeros, considerando que no tardaría mucho en morir en cualquier caso, decidieron matarlo y alimentarse con su cadáver.

Tal y como había escrito Poe mucho antes, un muchacho llamado Richard Parker sobrevivió al naufragio en el Atlántico sur con otros tres y acabó sirviéndoles de alimento. La historia del Mignonette acabó a finales de julio, cuando fueron rescatados por el navío alemán Moctezuma y juzgados por la muerte de Parker, cuyos restos seguían a bordo del bote cuando los encontraron. Fueron condenados a muerte, aunque finalmente se les concedió el indulto. Según parece, gran parte de la culpa estaba no en matar y comerse a un compañero, sino en hacerlo sin sorteo, tal y como ordena la ley del mar.

lunes, 8 de octubre de 2012

Cómo escribió Tolstoi Guerra y paz

En alguna ocasión, creo recordar, ya he comentado mi admiración por los escritores de otras épocas, hombres como Dickens, Dumas o Tolstoi, que sin los medios que tenemos hoy a nuestro alcance para escribir fueron capaces de producir obras de indudable calidad literaria y realmente extensas. Piénsenlo, escribir sin esa facilidad para borrar y corregir que tenemos con los ordenadores. Un caso paradigmático de esto que cuento es Guerra y paz de Leon Tolstoi, extensa obra maestra.

Esta obra tiene casi dos mil páginas en sus ediciones más habituales, trabajo ímprobo ya en cualquier caso. El autor ruso comenzó su escritura en el año 1864 y el año siguiente comenzó a ser publicada por entregas en la revista El mensajero ruso. Las dos primeras partes de la novela se publicaron en aquella revista durante algo más de dos años y en 1869 se publicó la obra completa, con toda su maestría, su narración y su enorme cantidad de personajes.

Según parece, Tolstoi llegó a reescribir Guerra y paz, al menos en parte, siete veces, lo que aumenta ya hasta el infinito mi admiración. Pero no solo dicha admiración va al padre de la novela por su trabajo, sino que ha de repartirla con su esposa, Sophia Tolstaya, que caligrafiaba, es decir, pasaba a limpio todo lo que escribía su marido. Por lo tanto, Tolstoi creó siete veces Guerra y paz, pero su esposa la copia esas mismas siete veces, unas catorce mil páginas impresas de libro.

domingo, 7 de octubre de 2012

La justicia en Grecia, cosa de niños

El funcionamiento en el mundo griego es muy interesante desde muchos puntos de vista, y su forma de administrar justicia, como no podía ser de otro modo, se basaba en un sistema complejo y muy desarrollado. Pero entre todas sus instituciones, leyes y normas, me llama especialmente la atención un tribunal religioso que bien podía compararse con esa estupidez que se hace en ocasiones cuando un niño se da un golpe y se le echa la culpa a la mesa, el suelo, o lo que quiera que ha causado el daño al niño, llegando en algunos casos a pegar a la propia mesa o lo que fuera.

Dicho tribunal griego se encargaba de liberar a la ciudad de la impureza provocada por los crímenes en los que no se encontraba culpable o en los que el culpable era un objeto inanimado: una teja que se cae, una casa que se derrumba… Este tribunal acababa culpando a un hombre sin nombre o a una cosa. Como decía, parecido a lo que se hace con los niños.

Es más, en la justicia de Grecia los acusados y los acusadores tomaban la palabra durante el juicio, motivo por el cual proliferaron los logógrafos, que eran abogados que se encargaba de escribir discursos para dichos acusados y acusadores. Y yo me pregunto, ¿escribirían los logógrafos discursos para aquellos elementos inanimados sometidos a juicio?

sábado, 6 de octubre de 2012

Ferrer Dalmau y las miniaturas


Desde hace unas pocas semanas, en el Museo del Ejército de Toledo (España), está en marcha una exposición que les recomiendo sin duda. Por supuesto, el propio museo bien merece una visita y no tengo que decirles que Toledo debería ser visitada sin duda por todo aquel que no lo haya hecho aún.

Bajo el título de "Ferrer-Dalmau. Historia, arte y miniatura", la exposición muestra una colección de cuadros del artista y la interpretación de muchos de ellos realizada por lo más granado del mundo miniaturístico español. Estará hasta el 4 de noviembre y se puede visitar de manera gratuita todos los días, salvo los miércoles, día de descanso del museo.

Hasta ahora son muchas las obras de Dalmau que han inspirado de un modo u otro a los artistas del mundo de la miniatura histórica, pero en este caso la unión ha sido completa. Para aquellos que no conozcan de cerca el mundo de la miniatura, les aseguro que es una magnífica ocasión para descubrir esta forma de arte y asombrarse con la calidad de los pintores y modelistas que trabajando a escala (las figuras suelen medir 54mm) representan la historia, sus personajes, uniformes, batallas...

Más información: Blog de Alabarda


jueves, 4 de octubre de 2012

El invento del neumático, para triciclos

En el año 1887, un niño se quejaba a su padre del traqueteo que sufría su triciclo al andar por las calles de Belfast, llenas de baches, debido a sus ruedas de goma maciza. Su padre, un tipo llamado John Boyd Dunlop, escocés nacido en 1840 y veterinario para más señas, decidió hacer algo para resolver el problema de su hijo.

Cogió unos tubos de goma, los llenó de aire con una bomba que utiliza para inflar balones y los pegó a las ruedas del triciclo. Aquella cámara de aire evitaba el traqueteo del que se quejaba el pequeño y hacía más suave el moverse con el triciclo. Así Dunlop creó el primer neumático de la historia, destinado, no lo olvidemos, a un triciclo.

Al año siguiente patentó la idea y aunque se vio obligado a litigar por la misma contra otro inventor, al parecer al final ganó la partida. Poco después fundó la compañía Dunlop Tyres, que acabó vendiendo junto con la patente, si bien aquello no le reportó ninguna fortuna. Pero a pesar de todo, pensando en un consuelo para Dunlop, he de decir que ninguna fortuna hay mayor que haberle solucionado un problema a tu hijo, aunque en este caso fuera únicamente un traqueteo en un triciclo.

miércoles, 3 de octubre de 2012

Los políticos a través del caso de Santiago Carrillo

En estos días publica Javier Cercas su nuevo libro, titulado Las leyes de la frontera, que espero leer, pero como siempre voy con retraso estoy en estos días con su anterior obra Anatomía de un instante. En la misma, partiendo de un instante del 23F, el golpe de estado de Tejero, Cercas cuenta y analiza el golpe, la política del momento, los personajes… Es un ejercicio muy interesante, incluso para comprender la España del 2012. Uno de los personajes clave es Santiago Carrillo, que falleció hace apenas unas días, y que si bien no quiero entrar en valoraciones sobre su pensamiento y obras, sirve de ejemplo para reflexionar, treinta años después, sobre nuestra política.

Cita el libro a Fernando Claudín, un estrecho colaborador de Carrillo, que escribió lo siguiente sobre el líder comunista: “Carecía de los mínimos conocimientos de derecho político y constitucional, y no hizo ningún esfuerzo por adquirir algunos. Tampoco era su fuerte la economía, la sociología u otras materias que le permitiesen opinar con conocimiento de causa en la mayor parte de los debates parlamentarios (…) Su única especialidad era la política en general, que suele traducirse en hablar de todo un poco sin profundizar en nada, y la maquinaria del partido, en la que, desde luego, nadir podía disputarle la competencia. Como siempre le había sucedido, no era capaz de encontrar tiempo para el estudio, absorbido siempre por reuniones de partido, entrevistas, conciliábulos, actos de representación y demás actividades de análogo tipo”.

Insisto en lo de no entrar en valoraciones sobre Carrillo y sirva únicamente su caso como ejemplo: sabía poco, opinaba de todo y, eso sí, se manejaba en el partido. Podría uno pensar, y con cierta razón, que saliendo de cuarenta años de dictadura bastante tenían aquellos políticos con poner a funcionar un sistema democrático y sus instrumentos, incluidos los partidos. Pero la cuestión es que si tomamos el nombre de Carrillo y empezamos a poner en su lugar a políticos actuales, muchos de ellos encajan como anillo al dedo dentro del texto de Claudín. Afortunadamente no todos, también es cierto.

Fuente: Anatomía de un instante, de Javier Cercas

martes, 2 de octubre de 2012

Septiembre, concurso y libro con descuento

Votar en los Premios Bitacoras.com

Siguiendo el orden que marca el título de la entrada, empezaré por darles las gracias a todos ustedes por que septiembre ha sido el mejor en cuanto a tráfico de los ya seis años largos del blog. También ha aumentado el número de comentarios, en parte gracias a que le hice caso a una lectora del blog llamada Jota y quité la palabra de verificación. Ya son casi 17.500 los suscriptores RSS del blog y los amigos del Curistoria en Facebook rondan los 3250.

Por otra parte, como ya les comenté, he presentado este blog, Curistoria, a los premios Bitacoras 2012. De momento en las clasificaciones parciales lucha por meterse en el top10, lo cual está muy bien, pero les agradecería que votaran por él para darle un empujoncito. Pueden hacerlo usando su usuario de Facebook o de Twitter y solo les llevará un momento.

Por último, una vez más, el libro: Curistoria 2. Se mantiene, después de 10 meses a la venta en Amazon.es, entrando y saliendo de la lista de ebooks de historia más vendidos. Ahora mismo, mientras escribo, está en el puesto 48. Les recuerdo que todos los beneficios del libro van para Médicos sin Fronteras.

Pueden comprarlo en formato electrónico y en formato papel (más abajo les dejo los enlaces), y si lo compran en lulu.com hasta el día 5 de octubre, tendrán un descuento del 20% utilizando la palabra "PLUMA" como código para el descuento en el proceso de compra.


Comprar libro impreso en Amazon.es (11,03€)
Comprar libro impreso en Amazon.com (16$)
Comprar libro impreso en lulu.com (11,95€)
Comprar ebook en Amazon.es (2,68€)
Comprar ebook en Amazon.com (2,68€)

Sherlock Holmes, nada es lo que parece

Hay frases que son más famosas que su propios creadores, y también hay frases que nunca dijeron sus creadores pero que irremediablemente están asociadas a los mismos. Seguro que si tuvieran que decir una frase que les recordara a Sherlock Holmes, recurrirían al “¡Elemental, querido Watson!”. Pero esta expresión es un ejemplo de lo que comentaba al comienzo.

Y es que el personaje de Conan Doyle nunca pronunció esta frase en las novelas y relatos que protagonizó. Lo máximo que hizo, en una ocasión, fue decir elemental como respuesta a una frase de Watson. Pero no sólo eso, parece que Holmes, al que todos imaginamos con un gorro de cazador, nunca llevó dicho gorro y se debe dicha imagen a una ilustración de Sydney Paget para una revista. Es más, también la pipa de fumar que es parte de la iconografía del personaje literario es un postizo. Se debe a una adaptación al teatro del personaje en los años 20 del siglo pasado.

(Es aconsejable leer los comentarios)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...