Sigue Curistoria

Google+

Buscar



jueves, 29 de marzo de 2012

Origen de la palabra esquirol

Hoy, día de huelga general en España, voy a repasar el origen de la palabra esquirol, que a buen seguro hoy se habrá pronunciado un buen número de veces. No entro, ni quiero entrar, en si ha sido utilizada correctamente o no, ya que el significado de la palabra en la RAE puede ser:
  • Dicho de una persona: Que se presta a ocupar el puesto de un huelguista.
  • Dicho de un trabajador: Que no se adhiere a una huelga.

El origen de la palabra es catalán, y proviene de L’Esquirol, que traducido al español significa "la ardilla". Este era el nombre de una posada situada en el pueblo de Santa María de Corcó, en la provincia de Barcelona, y se debía a que su mascota era una ardilla enjaulada en el vestíbulo.

En los primeros años del siglo XX, las huelgas eran comunes en la zona de Barcelona y la región en la que se sitúa Santa María de Corcó era el emplazamiento de algunas fábricas textiles. Los propietarios de estas buscaron mano de obra para sus instalaciones que sustituyera a las manos de los obreros habituales, en aquel momento en huelga. Buscaron en los pueblos cercanos, y parece que una de las mayores respuestas provino de Santa María de Corcó, también conocido como L’Esquirol por la famosa posada de la ardilla. Así, los huelguistas comenzaron a llamar esquiroles a los trabajadores que se hicieron cargo de sus puestos en las fábricas.

Y de aquellas jornadas de huelga del siglo pasado y de aquellos hombres de Santa María de Corcó nació el término esquirol que conocemos y que hoy, como decía, habrá sido muy utilizado. Todo ello proviene, llevándolo al extremo, de una pobre ardilla que vivía en una jaula (no entraré en los dobles sentidos de “vivir en una jaula”) y daba nombre a una posada.

miércoles, 28 de marzo de 2012

Los Muros Largos de Atenas

Durante siglos no ha habido mejor protección para una ciudad que una sólida muralla o unos gruesos y altos muros. En algunos casos rodeando toda la ciudad, por no hablar de los castillos, y en otros casos limitándose a proteger una zona determinada de la misma, como puede ser el acceso más débil o aquella parte en la que las defensas naturales como ríos o barrancos no eran suficiente.

Atenas, en su época dorada en la Antigua Grecia, también utilizó esta forma de defensa. Los Muros Largos de Atenas eran una construcción que iba desde la ciudad hasta el puerto, protegiendo tanto la salida de la ciudad como un canal de contacto de esta con el mundo a través del puerto. No fue Atenas la única ciudad griega en disponer de este tipo de construcciones y ciudades como Corinto también tuvieron sus caminos amurallados, pero cuando se habla de Muros Largos el referente suele ser Atenas, y su conexión con sus puertos: El Pireo y Falero.

Las construcciones fueron llevadas a cabo a mediados del siglo V a.C. y estuvieron allí hasta que los espartanos acabaron con ellas en el 404 a.C., aunque posteriormente fueron reconstruidas. La anchura de este corredor entre la ciudad y el mar era de unos cien metros y la longitud de cada una de las murallas sobrepasaba los seis kilómetros. Sin duda, una construcción digna de mención.

lunes, 26 de marzo de 2012

Coincidencias heráldicas, cuando vistes como tu enemigo

Una de las peores cosas que le puede pasar a una dama es asistir a una fiesta y encontrarse allí con otra dama que ha tenido la terrible ocurrencia de lucir el mismo vestido. Si la fiesta en cuestión es la celebración de una boda, o las implicadas en la similitud de gustos son amigas, el problema pueda adquirir dimensiones épicas y acabar arruinándolo todo. Este mismo problema lo tenían los caballeros medievales, aunque parezca mentira, con sus escudos de armas.

El escudo de armas de un caballero, en la Edad Media, servía para identificarle en la batalla y además transmitía información sobre su linaje y sobre su posición dentro de la sociedad. Por lo tanto, debía ser algo único y exclusivo, pero en algunas ocasiones se presentó el mismo problema de repetición del que hablábamos hace un momento. Hay que tener en cuenta que en aquel tiempo la información viajaba mucho más despacio y si bien había expertos y notas sobre cuál era el diseño heráldico de cada caballero, no era extraño que incluso dos hombres con el mismo diseño no se encontraran nunca, a pesar de que no eran tantos los caballeros con heráldica en Francia, España o Inglaterra.

En el año 1300, Brian FitzAlan y Hugh Poinz comprobaron que llevaban el mismo diseño heráldico cuando se encontraron. Esto mismo ocurrió en la batalla de Poitiers, en 1356, cuando John Chandos y el mariscal francés Jean de Clermont llevaban el mismo diseño. Además, uno podría comprender la coincidencia si el diseño fuera sencillo, pero en el caso de Poitiers, la coincidencia era una doncella vestida de azul con un rayo de sol en la mano. Chandos era inglés y Clermont francés, por lo que eran enemigos y todo se hacía más complicado. Con suerte, se podrían enfrentar entre ellos en la batalla y así resolver el problema por la vía rápida: el que quede vivo se queda con el diseño heráldico. En algunas ocasiones, se hubo de recurrir a un juicio ya que a primera vista ambos hombres tenían el derecho a lucir el diseño en cuestión y era el azar el que había querido que los años y las decisiones crearan la coincidencia.

Fuente: Caballero. Manual del guerrero medieval, de Michael Prestwich

domingo, 25 de marzo de 2012

Por qué los donuts tiene agujero

No siempre los donuts tuvieron un agujero en el centro, sino que este fue provocado por un problema en el producto original, que no sólo se solucionó sin mucho miramiento, sino que además ha sido capaz de dar la vuelta a la tortilla y mejorar el producto, aunque tengamos menos del mismo en nuestras manos. Si un donut no tuviera agujero, sería un bollo, sin más, pero el agujero le da exclusividad, convierte a ese delicioso pedazo de masa redonda en un producto único, diferente a los demás y fácilmente identificable.

No está claro el origen del donut, antes de tener el agujero, pero podría remontarse a la Edad Media. Sobre lo que sí hay cierto consenso es en la etimología de la palabra, que proviene de la fusión de dough (masa) y nut (nuez), lo que creó el término doughnut, que en sí mismo tiene casi la receta del producto. Como decía, sin agujero. Y el no tener el orificio central, la masa en esa zona del bollo no llegaba a cocerse de manera suficiente y quedaba cruda, lo que disminuía la satisfacción en la degustación.

El problema fue solucionado en 1847 por un marinero llamado Hanson Gregory, que harto del problema de cocción en el centro, cogió un pimentero, desenroscó su tapa y con la misma hizo un agujero en el centro del donut, creando el producto del que hoy disfrutamos y haciendo del mundo un sitio mejor. A partir de entonces, como decía, se creó u producto único y se eliminó el problema del donut original.

Hace unos años, si no me engaña la memoria, se hizo un anuncio para televisión que venía a ilustrar este momento, eso sí, con más glamour y con una risotada por parte del hombre que inventaba el agujero, que era presentado como un camarero.

viernes, 23 de marzo de 2012

Cartas con historia, Letters of Note

He usado alguna vez como fuente la web que les voy a recomendar hoy, ya saben, tocan las recomendaciones de fin de semana. Se trata de Letters of Note, un blog, realizado en el idioma de Shakespeare, que recopila cartas, postales, telegramas, faxes… que tienen alguna relevancia por el mensaje enviado o por las personas involucradas. En muchos casos, hay Historia (con mayúsculas) detrás de los escritos.

El blog está dirigido por Shaun Usher, y en noviembre de este año 2012 verá la luz un libro realizado a partir del blog, proyecto puesto en marcha a través de una plataforma de crowfounding, con un notable éxito. Las cartas que ya han sido trascritas en el blog, además de mostrar en muchos casos el documento original escaneado, supera las setecientas, por lo que es una piscina en la que sumergirse y leer y leer. Muchas de las cartas son personales, lo que nos permite conocer aspectos humanos, personales y privados de hombres y mujeres cuya faz más pública es de sobra conocida. Insisto, estando a tan solo un click de Letters of Note, no tendría perdón de Dios que no le dedicaran un momento.

jueves, 22 de marzo de 2012

El Padre Putas, Salamanca y el Lunes de Aguas

Estamos en plena cuaresma, tiempo de contención para los vicios de la carne, aunque cada día que pasa es un día menos que queda de sacrificio. Resta, eso sí, pasar por los días en los que se celebra la Pasión de Cristo, la Semana Santa, para poder estar a salvo del todo. En esos días de cuaresma y penitencia, en Salamanca, y en el siglo XVI, ocurrió algo que ha dejado como poso la historia o leyenda que voy a narrarles y una costumbre salmantina que he disfrutado muchos años.

El 12 de noviembre de 1543, Felipe II, entonces con dieciséis años de edad, llegó a Salamanca para desposar a los pocos días a María Manuela de Portugal. El rey español, sobrio y recto, disfrutó de la ciudad castellana castellanoleonesa, en nuestros días, pero quedó sorprendido del vicio y desinhibición que había en la ciudad, ciudad universitaria ya entonces, todo sea dicho. Tuvo entonces Felipe II una idea para evitar el pecado, o al menos la tentación, si no todo el año, al menos durante la cuaresma y la semana de Pasión. Promulgó un edicto que hacía extensible la prohibición de comer carne durante este periodo también al aspecto más lascivo de la expresión: el contacto carnal. Y para evitar la tentación, ordenó que las mujeres de vida alegre, las prostitutas, abandonaran Salamanca durante esas semanas.

Llegada las fechas, las prostitutas abandonaban la ciudad, cruzando el río, y permanecían fuera de la misma hasta el Lunes de Aguas. Durante su exilio las prostitutas estaban bajo la custodia de un clérigo, conocido como Padre Putas según la tradición y que si bien su papel más importante estaba en estas semanas, también asistía a las prostitutas el resto del año. La fiesta del Lunes de Aguas tiene su origen en la algarabía y alegría con la que los estudiantes iban hasta el río a recibir a las prostitutas cuando estas volvían a la ciudad pasada la Semana de Pasión. Actualmente el día se sigue celebrando, aunque ya no haya viaje de las prostitutas al otro lado del río, y gira en torno al hornazo, una consistente empanada, una maravilla, he de decirles a los que no lo hayan probado, que se consume dicho día en el campo

miércoles, 21 de marzo de 2012

Charles Lightoller, del Titanic a Dunkerque

En mayo de 1940 se hubo de lleva a cabo una enorme operación de evacuación, ya que el avance del ejército alemán por territorio francés había causado un bloqueo del ejército aliado al dejar a este aislado y rodeado. La vía de escape para aquel ejército se abrió en Dunkerque, cerca de Calais, en territorio francés. El Almirantazgo británico pidió ayuda de manera desesperada a cualquier barco, por pequeño que fuera, capaz de navegar y colaborar en la evacuación: yates, barcos de pesca, lanchas a motor… todo era útil. Por supuesto, las labores de evacuación convertían en blanco fácil para los aviones alemanes tanto a los hombres que esperaban embarcar como a las propias naves. Aquella operación suponía la evacuación de trescientos treinta mil hombres, franceses y británicos en su mayoría, lo que suponía un verdadero reto.

Uno de los muchos héroes anónimos que contribuyó en la operación y que colaboró a salvar vidas poniendo en riesgo la suya propia fue un jubilado llamado Charles Lightoller. Puso todo su empeño en salvar a tantos hombres como pudo, sabiendo que el tiempo jugaba en contra y que cada minuto en la playa suponía un riesgo si el ejército alemán acababa llegando allí y atacando. Lightoller disponía únicamente de un pequeño yate con el que cruzó varias veces el Canal de la Mancha, poniendo en peligro su vida al sobrecargar la nave y, por supuesto, al convertirse en blanco de los aviones alemanes.

Lightoller no estaba dispuesto a rendirse, no estaba dispuesto a dejar hombres morir en la playa o incluso en el agua. En su pasado, treinta años antes, se había encontrado en una situación parecida, en la que la escasez de botes había producido finalmente la muerte de muchas personas. Quizás en aquel momento, en 1940, nuestro héroe pensaba en la noche de abril de 1912 cuando siendo segundo oficial del Titanic vio morir a hombres y mujeres entre el hielo por no tener un bote al que subirse. En Dunkerque, él ayudó, con sus propios medios, a que no faltaran las naves. Afortunadamente él salvó la vida en el hielo para poder ayudar más tarde. Lightoller fue el oficial de mayor rango en sobrevivir al hundimiento del Titanic.

Fuente: The greatest war stories never told, de Rick Beyer.

martes, 20 de marzo de 2012

Los pueblos adoptados por el Caudillo

Hace unos días mi hijo, de cinco años, visitó el museo Reina Sofía con el colegio y después de la visita me contó que había visto un cuadro enorme, que ocupaba toda una pared y que Picasso, su autor, lo había hecho porque en una guerra destruyeron un pueblo entero. Más o menos esto es lo que me contó, aunque su cuadro favorito del museo es “Caracol, mujer, flor, estrella”, de Joan Miró. Lo que no sabía mi hijo es que el pueblo en el que vivimos, en aquella misma guerra, también fue destruido casi por completo. Y digo casi por completo porque quedó una sola casa en pie, siendo destruido el resto del pueblo, la iglesia y el ayuntamiento, con todos los archivos que custodiaban. La localidad en la que vivo formó parte del frente de la Batalla de Brunete y esto causó su destrucción, quedando en pie una casa, conocida como “La Casona”, que hoy alberga un centro cultural y la biblioteca municipal. La foto superior muestra "La Casona" en pie, manteniendo el nombre del pueblo cuando el resto del mismo estaba hecho escombros.

Por lo tanto, este pueblo se ganó, lamentablemente, el derecho a ser reconstruido por el Servicio Nacional de Regiones Devastadas y Reparaciones, organismo creado por el gobierno franquista para reconstruir y recuperar pueblos gravemente dañados durante la guerra. Creado en enero de 1938, antes de finalizar la guerra, en agosto de 1939, pasó a denominarse Dirección General de Regiones Devastadas y Recuperaciones y dependía del Ministerio de la Gobernación.

Cuando una zona había sido destruida en un porcentaje mayor del 75%, como fue el caso del pueblo en el que resido, esta era tratada de un modo especial y se decía adoptaba por el Caudillo, por lo que supongo tenía algún trato preferencial. Dentro de las reconstrucciones, como es lógico, se buscaba realojar a las familias, pero también volver a poner en marcha las construcciones municipales y religiosas.

lunes, 19 de marzo de 2012

La madre del toro que mató a Paquirri

Quizás alguien haya dicho en alguna ocasión algo como “me estoy acordando de la madre del toro que mató a Paquirri”. Y es que Avispado, como ya conté en otra Curistoria, es uno de los toros más famosos de la historia al haber causado la muerte de Paquirri en la plaza de toros de Pozoblanco en el año 1984, lo que supuso en su momento toda una conmoción en España. Realmente la muerte de un torero en la plaza siempre es una gran noticia en España, pero en el caso de Paquirri se unieron varias cuestiones que aumentaron el impacto.

Hace unos días, no recuerdo dónde, leí o escuché que habían sacrificado a la madre de Avispado después de la tragedia. Ya saben ustedes que las vacas en el mundo taurino son seleccionadas por su bravura ya que se supone que de una vaca brava saldrá una descendencia con esa misma característica. Y por lo tanto, supongo que el razonamiento es parecido cuando un toro mata a un torero, se sacrifica a la madre para que acabar, en cierta medida, con dicha estirpe. No es lógico y me parece algo totalmente supersticioso, pero si hay un mundo lleno de manías y supersticiones, ese es el mundo del toreo.

Y es que no este caso no es aislado, es decir, no ocurrió sólo porque el fallecido fuera Paquirri, sino que parece que es algo que se lleva a cabo siempre que un toro acaba con la vida de un torero. Como decía, no me parece una medida lógica, por mucho que algunos se acuerden de la madre que parió al toro que mató a Paquirri, aquella vaca murió sin culpa propia. Por cierto, a Avispado lo mató el Yiyo, que murió poco después también en la plaza, ahí nace la maldición de Pozoblanco, por lo que debemos suponer que también la madre de Burlero, el toro que causó la muerte al Yiyo, fue sacrificada. Una superstición más del mundo del toreo.

Fuente: ABC

domingo, 18 de marzo de 2012

The Company, una historia de la CIA, de Robert Littell

No vamos a dejar pasar este fin de semana, aunque ya casi se acaba, sin hacer una recomendación, como vengo haciendo desde hace unas semanas. Un buen libro, una novela, de espías, una maravilla que, además, está siendo vendido en los últimos tiempos a un precio de saldo (menos de seis euros y casi mil doscientas páginas), por lo que, desde mi punto de vista, no pueden dejarlo pasar. Estoy hablando del libro titulado “The Company, una historia de la CIA”, escrito por Robert Littell.

Hace ahora un par de años que reseñé este libro en el portal www.hislibris.com (que también les recomiendo efusivamente) y tomo de aquella reseña algunas frases:
Enorme obra, y no sólo por sus casi 1.150 páginas. Un magnífico libro de espías que casi es una saga contenida en un volumen. Comienza en el Berlín del comienzo de los años 50 del siglo pasado y acaba con el golpe para apartar a Gorbachov del poder en los 90. Entre uno y otro, la rebelión húngara de 1956, Bahía de Cochinos, la guerra entre rusos y afganos y algunos episodios más de la historia del siglo XX. Sobre este fondo, espías, operaciones, la CIA y su enfrentamiento constante con el KGB, el Mossad, personajes en uno y otro lado que combaten por sus ideas y por los suyos…

Fascinante mundo el que pinta Littell. De la mano de todos estos pájaros veremos cómo funcionaba la CIA en aquellos tiempos, cómo eran sus relaciones con la Casa Blanca y cómo se gestionaban las operaciones y posiciones por el mundo.

Por otro lado, otra gran virtud del libro es rebosar entretenimiento y acción, manejando con maestría situaciones y hecho históricos y ficción. Infiltrando dentro de la historia real pequeños detalles o movimientos de ficción que encajan perfectamente sin que nada chirríe. Creando personajes de ficción que se enredan con otros personajes de ficción, pero que están inspirados claramente en algunas personas o agentes conocidos de la CIA (como es el caso de «El Brujo», Torriti, uno de los personajes más interesantes). Y, por supuesto, personajes reales, históricos y famosos, que también entran en el cóctel. Este es el caso del famoso Kim Philby, Allen Dulles o de James Jesus Angleton, jefe de la contrainteligencia de la CIA. Esta mezcla y la forma de pintar el mundo de la CIA denotan un detallado conocimiento de «la Compañía».

Les aseguro que dentro de 10 años seguiré recomendando este libro. En mi opinión, está destinado a convertirse en un clásico imprescindible para todos los aficionados a estos aspectos de la historia del siglo XX, a las novelas de espionaje o, simplemente, a la lectura amena y divertida.
 La novela fue convertida en una miniserie, también muy interesante. Dicho lo cual, no tengo nada que añadir nada a lo que ya les he dicho. Al precio al que está este libro actualmente no se puede dejar pasar.

jueves, 15 de marzo de 2012

Operación Copperhead, el doble de Montgomery

Montgomery
Bernard Law Montgomery es uno de los mandos militares más importantes de la Segunda Guerra Mundial y es el hombre que se ve en la foto que encabeza la entrada. Pero bien podríamos decir que la foto corresponde a Meyrick Edward Clifton James, un actor y soldado australiano, nacido en 1898 y que tenía un parecido tremendo con “Monty”, que es como se conoce coloquialmente al general Montgomery.

Clifton James sirvió en la Primera y en la Segunda Guerra Mundial, trabajando como actor en el tiempo de entreguerras. En la Segunda Guerra Mundial, se presentó voluntario para servir al ejército británico como mejor sabía, actuando, es decir, haciendo eventos para entretener a la tropa.

Unas cuantas semanas antes del día D, del día del desembarco en Normandía, un teniente coronel británico vio en un periódico una fotografía de Clifton James y se sorprendió del parecido entre el actor y el general Montgomery, aumentado el mismo porque el australiano imitaba al mando británico en sus actuaciones. El MI5, que forma parte del servicio secreto británico, enterado del parecido, decidió aprovecharlo para su propio beneficio. Le dijeron al actor que viajara a Londres para participar en la grabación de una película del ejército y allí le propusieron formar parte de la operación Copperhead, una de las múltiples acciones de engaño que se llevaron a cabo para hacer creer a los alemanes que el próximo movimiento sería lejos de Normandía, en el sur de Francia.

James trabajó para aumentar su parecido con el general: gestos, expresiones… incluso se hizo una prótesis para James, ya que había perdido un dedo de la mano en la Primera Guerra Mundial. El 25 de mayo de 1944 James voló a Gibraltar para aparecer en una recepción y se habló del “Plan 303”, que tenía como objetivo invadir el sur de Francia. Por supuesto, un engaño que la inteligencia nazi se tragó, reforzado porque James, simulando ser Monty, recorrió en los días siguientes lugares que indicaban que el lugar importante de la guerra estaba en el Mediterráneo, y no en el Canal de la Mancha, como realmente marcaban los planes. Como decía, otro granito de arena en los planes de engaño llevados a cabo por los aliados en torno al día D.

En 1954 James publicó un libro contando sus aventuras como doble de Montgomery y el mismo fue la base del guión de una película de 1958 en la que se hablaba de la “Operation Hambone”, y no “Operation Copperhead”, lo que hubiera sido más cercano a la realidad.

miércoles, 14 de marzo de 2012

Jack Daniel's, se puede fabricar pero no vender

Una vez más es mi amigo Miguel Álvarez el origen de una Curistoria, como lo ha sido en otras innumerables veces en la historia del blog. Hoy, comiendo, hablábamos de Jack Daniel’s, el whiskey, y me comentó de pasada lo que voy a narrarles ahora.

La destilería de Jack Daniel’s está situada en Lynchburg, una ciudad del estado de Tennessee, en el sur de los EEUU. Posiblemente sea esta destilería el aspecto más conocido del lugar y por lo que es más famoso, ya que estamos hablando de una localidad con un único semáforo y una población que no llega a los seis mil habitantes. Lynchburg pertenece al condado de Moore, y es aquí donde está el origen de la contradicción que quería narrarles, ya que Moore es lo que se conoce como un condado seco.

En EEUU hay algunos condados que por decisión del gobierno local siguen con la Ley Seca vigente, es decir, no se puede vender bebidas alcohólicas en el lugar. No hay licorerías, no se venden estas bebidas en los supermercados… es decir, no es ilegal consumirlas en el condado, pero es imposible comprarlas en el mismo.

Una vez que la Ley Seca fue abolida, algunos lugares crearon una nueva ley de ámbito local para mantener la prohibición, relajando las normas en cuanto al consumo y limitando la prohibición a la venta. En 1933, cuando la Ley Seca fue abolida, la producción de Jack Daniel’s no pudo ser retomada en Lynchburg, ya que las leyes del estado de Tennessee lo impedían al mantener la prohibición vigente. Hubieron de pasar cinco años para que en 1935 se pudiera por fin retomar la producción de Jack Daniel’s en Lynchburg, eso sí, en un sitio en el que se puede fabricar whiskey, se puede beber, pero no se puede vender.

martes, 13 de marzo de 2012

El hombre real detrás de Sherlock Holmes

Sherlock Holmes es uno de los personajes de ficción más importantes de todos los tiempos, como demostró aquella vez que Sir Arthur Conan Doyle, su creador, trató de acabar con él y las masas se le echaron encima. Y digo de ficción aunque es más o menos popular que el detective recibía cartas pidiendo su ayuda para resolver casos, lo que me parece algo sorprendente, tanto por la propia petición de ayuda como porque alguien piense que Sherlock Holmes era un detective real, de carne y hueso. Pero aún siendo de ficción, parece que está basado en un hombre real, concretamente en un médico escocés llamado Joseph Bell.

Este hombre, nacido en 1837, fue un médico cuyos razonamientos analíticos conoció Arthur Conan Doyle cuando comenzó a estudiar medicina en la Universidad de Edimburgo, donde Bell era profesor. El alumno tomó como patrón para su personaje, para Sherlock Holmes, al profesor y su forma de razonar y deducir, sin duda el aspecto más peculiar del detective.

Bell era un hombre entusiasta y rondaba la cuarentena cuando Doyle le conoció. Era capaz de determinar muchas cuestiones de una persona después de estudiar con detalle su acento, su forma de caminar, sus ropas… tal y como hace Holmes en sus casos. Solía decirle a sus alumnos el resultado de sus deducciones cuando tenían que reconocer a un paciente, dejando sorprendidos a unos y a otro con afirmaciones en torno al trabajo del paciente, sus orígenes… También influyó nuestro profesor en el ámbito de la medicina forense, como parece lógico en un hombre con esta forma de pensar.

Aquella forma de pensar y actuar la reflejó Sir Arthur Conan Doyle en el detective más famoso de la historia, que era el orgullo tanto de su autor como del propio doctor Bell. Este conocía cómo había influido en la creación el personaje y hacía gala de ello siempre que podía. Por lo tanto, después de todo esto, tengamos claro que Sherlock Holmes es un personaje de ficción pero inspirado en un personaje real, que le aportó lo más importante, su método deductivo.

Por cierto, se acaba de publicar hace unas semanas una edición de "todo Holmes" por parte de Cátedra que tiene una pinta realmente magnífica. Se la recomiendo, ya que en sus más de 1600 páginas hay historias de Holmes y mucho más. Los datos exactos son "Todo Sherlock Holmes", de Sir Arthur Conan Doyle. Y todo por menos de 30 euros.

lunes, 12 de marzo de 2012

Spain is different

La frase que da título a esta entrada se sigue utilizando en la actualidad a pesar de tener medio siglo de historia. Cargada hoy de connotaciones peyorativas, se suele utilizar para mostrar que España es diferente del resto de países avanzados, siendo un lugar con más corrupción y más “bananero”. Pero no era este aspecto negativo lo que acuñó la frase, sino más bien todo lo contrario.

Corrían los años sesenta del siglo pasado cuando España decidió que una buena forma de avanzar y generar riqueza era atraer turismo exterior, que se aprovechara del clima y las playas españolas. El Ministerio de Información y Turismo de la dictadura, dirigido por el recientemente fallecido Manuel Fraga Iribarne, comenzó a utilizar esta frase o eslogan en el exterior: “Spain is different”. Con ello quería transmitir a los europeos que al lado de su país había un lugar con sol, con playas y preparado para el turismo. Un lugar diferente a su propio país.

Comentaba al comienzo de la entrada el aspecto negativo del dicho en la actulidad. Este matiz ya estaba presente cuando se creó la frase, ya que los contrarios a la idea de transmitir esa imagen de España de pandereta y castañuela la tomaron como un menosprecio del país. En su opinión España era mucho más que Torremolinos, sol, toros y castañuelas. En cualquier caso, hace medio siglo, España era diferente al resto de Europa, donde se utilizó el eslogan, era una dictadura envuelta por una Europa mucho más avanzada. No debió ser mala idea aquel “Spain is different”, ya que después de tanto tiempo sigue presente en nuestro lenguaje, con la connotación que cada uno quiera darle, pero ya quisieran muchas frases publicitarias ser tan duraderas.

Fuente: Expresiones y dichos populares, de José Calles y Belén Bermejo
Imagen: El País

domingo, 11 de marzo de 2012

La carrera armamentística en la Guerra Fría

Número de cabezas nucleares
En 1945 se lanzaron las primeras bombas atómicas contra objetivos reales, y poco después de comenzó entre los dos bloques en los que se dividía el mundo en la Guerra Fría una carrera armamentística con el objetivo de tener más potencia nuclear que el otro. En 1945 había sido EEUU el primero en usar bombas nucleares, en la Segunda Guerra Mundial, y cuatro años después la Unión Soviética lanzaba en pruebas sus primeras bombas. A esto siguió la bomba de hidrógeno, puesta en funcionamiento por EEUU en 1952 y que era mucho más potente que las bombas nucleares anteriores.

Aquella carrera no llevaba a ningún sitio, era obvio, y en realidad se trataba de la búsqueda de un equilibrio en el que cada uno sabía que la puesta en marcha de la acción acabaría en una situación en la que vencedor y vencido no se diferenciarían en mucho y ambos estarían destruidos. Las armas nucleares eran caras y difíciles de mantener, lo que no supuso impedimento para la proliferación de las mismas. Además, cuantas más bombas hubiera desplegadas, mayor era la probabilidad de accidente. ¿A partir de qué punto un número mayor de armas no tenía sentido?

Según algunos estudios de la época, cuatrocientas explosiones nucleares bastarían para destruir totalmente un país, por lo que unas mil quinientas armas nucleares serían suficientes para cualquiera de los dos bloques, para cubrir cualquier contingencia. Frente a estos números, en 1977 las dos potencias mundiales acumulaban casi once mil cabezas nucleares y en 1985, quizás el punto culminante de la carrera, el número ascendía a más de treinta mil cabezas. Estos datos están tomados del libro "Atlas histórico de la Guerra Fría". de John Swift. La imagen de la cabecera está tomada de la wikipedia y los números son aún mayores. En cualquier caso, parece claro que la carrera armamentística llevó al mundo a crear muchas más armas de las necesarias para destruirse a sí mismo, lo que parece un poco absurdo, pero gracias a ello se mantuvo la paz, o una paz parcial, al menos.

sábado, 10 de marzo de 2012

El códice del peregrino, de José Luis Corral

En nuestras recomendaciones del fin de semana hoy voy a hablarles de “El códice del peregrino”, de José Luis Corral, una novela que gira en torno al robo del Códice Calixtino que ocurrió hace unos meses en Santiago de Compostela. Sin duda una novela escrita a la estela del revuelo mediático que causó aquel robo y que construye la trama mezclando cuestiones reales con la ficción. No deja de tener su gracia leer una novela sobre algo que pasó por las noticias hace tan poco tiempo, pero también es cierto que este aspecto puede suponer un hándicap en algún sentido. Con ese punto de partida, la historia narra cómo dos traficantes de arte se ven envueltos en el robo y cómo detrás del libro, en la ficción, hay más que un libro casi milenario, hay datos oscuros sobre la genealogía de Jesucristo.

Este último aspecto, intuyo, estará automáticamente chirriándoles a algunos de ustedes, debido a que últimamente han sido multitud las novelas que giran en torno a este punto y similares, debido al éxito de ventas de las mismas, todo sea dicho. Personalmente no tengo problemas siempre que la obra sea honesta, como es el caso que nos ocupa. Es decir, todo irá bien hasta que alguien quiera hacer pasar una novela o una idea absurda por aquello que no es. De un ensayo espero unas características determinadas y de una obra de ficción espero otras, y estas últimas pueden llegar a donde quieran siempre que sean honestas con el lector. Es el caso de esta obra de José Luis Corral, honesta, y casi sería absurdo pensar otra cosa ya que el autor es Catedrático de Historia Medieval y por lo tanto conoce bien la historia y es capaz de separar el trigo de la paja. No es el primer libro de Corral que leo, de hecho ya he leído unos cuantos, y en cada caso sabemos al momento qué tenemos entre manos. Ensayo, historia novelada o, como en este caso, una ficción absoluta, o casi. Por lo tanto, que nadie se engañe ni busque detrás de las páginas de “El códice del peregrino” nada más que una novela, con unas tesis más o menos extremas y cierto anclaje a un hecho real: el robo en Santiago. Por lo tanto, ficción, mezcla de varios géneros y lectura ligera.

jueves, 8 de marzo de 2012

Los protocolos de los sabios de Sión

"Los protocolos de los sabios de Sión" son posiblemente la publicación antisemita más conocida de la historia y durante ciertas épocas y en determinados lugares han sido utilizados de manera amplia. Estos protocolos recogen, según las afirmaciones antisemitas, una conjura del pueblo judío para acabar haciéndose con el poder mundial y anular a otros grupos de poder, como los masones o los comunistas.

Estos documentos datan de finales del siglo XIX y se publicaron por primera vez en la Rusia de los zares, a comienzos del siglo XX, con el objetivo de justificar los ataques contra los judíos, colocando a estos a la cabeza de una gran conspiración para dominar el mundo. Los creadores de los documentos, inspirados en otros anteriores, fueron hombres de la policía secreta zarista, y colocaron en las intenciones de una serie de judíos, conocidos como los Sabios de Sión, los pasos que habían de dar para dominar el mundo. El texto está compuesto por veinticuatro protocolos y en la Biblioteca del Museo Británico hay más de cuarenta ediciones distintas, lo que deja claramente de manifiesto que estos textos han sido utilizados en multitud de ocasiones para atacar a los judíos, para crear un ambiente social contrario a estos y justificar así cualquier ataque.

Sin duda, "Los protocolos de los sabios de Sión" es uno de los ejemplos más claros de la historia de manipulación y creación de un gran bulo. Incluso hoy, hay quienes más por interés que por convinción, todo sea dicho, siguen enarbolando esta bandera para defender el antisemitismo.

miércoles, 7 de marzo de 2012

Erik "El Belga" y el retablo de Oberwezel

Erik “El Belga” es uno de los ladrones y falsificadores de arte más famosos y que asoló España, especialmente pequeños pueblos de Castilla y León, durante mucho tiempo. Pero también hizo trabajos más grandes y arriesgados. Vuelve a la actualidad porque en estos días publica su autobiografía en la editorial Planeta, y la titula “Por amor al arte” y creo que bien merece una lectura, ya que la vida de este tipo, aún cuando podamos suponer cierto maquillaje al ser una autobiografía, es una aventura y conoce de primera mano el mundo del arte robado, algo apasionante.

Para que se hagan una idea de las cuestiones en las que ha ocupado este hombre su vida de delincuente, voy a narrarles qué ocurrió cuando robó el retablo de la catedral de Oberwezel, en Alemania. No tuvo aquella vez la suerte que le acompañó tantas otras veces por España y acabó en prisión. Les comentaba que no sólo robaba arte, sino que era un experto en el tema y un gran falsificador. Mientras estuvo en la cárcel por el tema del retablo, “El Belga” hizo diecisiete copias de “El grito” de Munch, por cierto, una de las obras robadas en los últimos años con mayor repercusión.

Finalmente nuestro delincuente negoció con el gobierno alemán su salida de la cárcel, comprometiéndose a localizar el propio retablo que él había robado y devolverlo a su propietario legítimo. Así lo hizo y salió de la cárcel. Pero once años después se descubrió que lo que había entregado “El Belga” era una copia del retablo hecha por él mismo, una vez más, había engañado a todos. Según parece, actualmente todos los delitos han prescrito y Erik puede vivir de sus pinturas y de asesorar gracias a sus conocimientos artísticos

Fuente: La razón.es

martes, 6 de marzo de 2012

Arte mal expuesto

Que en ocasiones el arte moderno es complicado de entender, a mi me parece una obviedad, pero que a los expertos en el tema se le escapen entre los dedos detalles importantes de los más significativos artistas, ya no sé si considerarlo un problema del propio arte o de dichos expertos. Hace unos años les comentaba cómo un cuadro de Matisse estuvo mal colgado en el MOMA, el Museo de Arte Moderno de Nueva York, durante cuarenta y siete días. Colgado al revés, para ser exactos, mientras por delante de la obra pasaban más de cien mil personas.

Algo parecido ocurrió con la obra “Amapolas orientales”, de Georgia O’Keeffe, una importante pintora estadounidense que nació en 1887 y murió noventa y nueve años después. Al lado de lo que le ocurrió a estas amapolas, lo de Matisse es casi un broma, ya que la obra de O’Keeffe estuvo mal colgada durante treinta años en el Museo de la Universidad de Minnesota. Estuvo colgado en posición vertical, hasta que un experto en la artista denunció el error, ya que la obra debía ser orientada horizontalmente.

No sé qué pensarán ustedes, pero a mi me asaltan dos pensamientos. Por una parte, creo que después de treinta años colgada de un modo, la obra ya tiene que seguir así expuesta, por mucho que la pintora lo concibiera de otro modo, es una cosa del destino. Y, por otra parte, que si nadie después de treinta años había visto mal colgada la obra, por qué la opinión de un solo tipo cambió aquello. Es decir ¿y si el que se equivocaba era el supuesto experto? De todos modos, como O’Keeffe murió en 1986, creo que bien podrían haber llamado a la creadora para preguntar cuál era la forma correcta de exponer su obra.

domingo, 4 de marzo de 2012

La buena suerte de Napoleón

Leí esto que voy a narrarles en un libro de anécdotas históricas escrito por Carlos Fisas, y no lo había visto nunca en otro lugar ni me sonaba en absoluto, por lo que me resulta un poco extraño el hecho. Eso sí, el libro cita incluso la fecha exacta. Quizás alguno de ustedes me pueda confirmar la veracidad del hecho, y no lo digo porque yo dude de Carlos Fisas ni de sus fuentes, sencillamente, para tener mayor seguridad de que esto ocurrió ciertamente.

La cuestión es que allá por 1791, concretamente el día 5 de enero, un joven de la escuela militar patinaba sobre el hielo junto con otros compañeros en el foso, helado entonces, que circundaba el fuerte de Auxone. Cuando eran las cinco en punto de la tarde, el joven se quitó los patines mientras sus compañeros seguían patinando y le invitaban a continuar.
-No, son las cinco y me voy.

Así lo hizo, mientras el resto siguió patinando. Entonces, el hielo se rompió y los patinadores se ahogaron sin que nada pudiera hacerse por salvarles. El joven que había dejado de patinar unos momentos antes, para comer según Fisas, no era otro que Napoleón Bonaparte, como ya sabían ustedes gracias al título de la entrada. Sin duda, un primer ejemplo de la suerte que tuvo el Gran Corso en algunas ocasiones, como en 1798 cuando viajaba a Egipto, algo que ya conté en Curistoria hace casi seis años.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...