Sigue Curistoria

Google+

Buscar



martes, 31 de enero de 2012

Barcos camuflados como cebras

Durante la Primera Guerra Mundial se comenzaron a camuflar barcos para que no fueran fácilmente distinguibles en el océano, y se consiguió en cierta medida siempre que el enemigo fuera un barco convencional, ya que desde los submarinos los barcos se recortaban claramente en el horizonte y eran fácilmente detectables, haciendo aquel primer camuflaje inútil.

Para evitar a este segundo enemigo, los submarinos, se decidió pintar los barcos de un modo extraño. Ya que no se podían ocultar a la vista, al menos se buscaría hacer el objetivo menos sencillo de abatir para los U-Boote. Se pintaban los barcos con unos patrones tan extravagantes que conseguían crear una ilusión óptica que evitaba al enemigo determinar con exactitud y facilidad cuál era el curso de la nave. En 1917 estaba planeado pintar toda la flota mercante y parte de la flota de guerra.

Los diseños fueron creados por la Royal Academy de Londres, bajo la supervisión de Norman Wilkinson, creador de la idea. Los dibujos, además de bloques y líneas de colores, incluían en ocasiones puentes y anclas. Un ejemplo más de cómo una idea en principio sencilla sirve para un gran propósito: pintar un barco de tal modo que la visión del mismo distorsione la realidad y confunda al enemigo al moverse, evitando que este determine con exactitud la velocidad y el rumbo del barco camuflado. Esto mismo, según parece, es lo que consiguen las cebras con sus rayas blancas y negras cuando huyen a la carrera de un depredador.

Fuente: La Primera Guerra Mundial, de H.P. Willmott

lunes, 30 de enero de 2012

Que te den morcilla

¿A quién no le han dicho alguna vez eso de “que te den morcilla”? Pues sepan ustedes que cuando les dicen esto lo que están deseando es su muerte, tal y como vamos a descubrir al ver el origen de este dicho.

Hace mucho tiempo, afortunadamente, el método para acabar con los perros callejeros en las ciudades era terrible y brutal. Se trataba directamente de matarlos, de acabar con ellos sin mayores miramientos. ¿Cómo? Los empleados del ayuntamiento buscaban esos perros vagabundos y les daban de comer morcilla envenenada con estricnina. Sin duda, un método expeditivo, lo que me lleva a otro dicho “muerto el perro, se acabó la rabia”. De ahí viene el dicho "que te den morcilla" y como ya les decía, viene a decir que nos deberían tratar como a aquellos pobres perros.

Más tarde este método, que a mi personalmente me retuerce las tripas, fue sustituido por la captura de los perros callejeros y su reclusión en algún centro, tal y como ocurre actualmente con las perreras municipales. Escribiendo esto me viene a la cabeza la siguiente frase, que no sé muy bien quién pronunció (¿Lord Byron?) que reza: “cuanto más conozco a los hombres más quiero a mi perro”. Y con esta son tres las frases o dichos utilizados en esta entrada, no está mal la cosa. Mi perro, perra en este caso, es ese animalito que está durmiendo en la foto que acompaña la entrada. El otro animalito soy yo.

Por cierto, nada tiene que ver el dicho tratado en la entrada con el de “vete a freír morcilla”, usado para despreciar a alguien de un modo más suave, y que bien puede usar como elemento a cocinar la morcilla, los espárragos o incluso unas monas.

Fuente: El porqué de los dichos, de José María Iribarren

domingo, 29 de enero de 2012

Por qué el Papa firma "siervo de los siervos de Dios"



A finales del siglo VI, en Constantinopla había un patriarca conocido como Juan “El Ayunador”, que ayunaba frecuentemente y daba numerosas limosnas. Pero este virtuoso hombre tenía un defecto: el orgullo. Y el orgullo era el que le hacía tener envidia del jefe supremo de la Iglesia, el Papa de Roma, en aquel momento, Gregorio I. Un día le dijo Juan “El Ayunador” a un legado del Santo Padre:
―¿Por qué ha de ser Gregorio jefe de la Iglesia? Constantinopla es una ciudad más grande que Roma y el emperador habita en ella. Puesto que es la sede del imperio, debiera ser también la del jefe de la Iglesia. En realidad, el Papa debería ser yo.

Al enterarse el Papa de aquellas palabras comentó:
―Juan tiene apariencia de un dulce cordero, pero esconde dientes de lobo.

Y el Papa no iba desencaminado en su afirmación. Es cierto, como decía Juan, que Constantinopla era el Imperio, y por lo tanto ser su patriarca era un cargo importante, pero el no ser Papa martirizaba a nuestro Ayunador. Tal es así, que un día tuvo la desfachatez de enviar una carta al Papa firmando como “Juan, obispo de toda la tierra, es decir, jefe de toda la Iglesia”. El Papa Gregorio, que sería santo más tarde, se tenía a sí mismo como jefe de la Iglesia, como efectivamente era por ser sucesor de san Pedro en Roma. Pero en la contestación, aún siendo severo, no quería entrar en una lucha de egos con Juan y decidió recordarle al patriarca de Constantinopla “que los jefes de la Iglesia no son como los reyes de la naciones, que reclaman grandes honores y fomentan los celos de los orgullosos. Lo que dice el Evangelio es que el jefe de la Iglesia, más que ningún otro obispo, es el servidor de los cristianos”. Escribió su respuesta el Papa y firmó aquella carta como “Gregorio, siervo de los siervos de Dios”. Y desde entonces, todos los Papas han seguido firmando como el Papa Gregorio I, como san Gregorio.

Fuente: Mis anécdotas preferidas, de Carlos Fisas

sábado, 28 de enero de 2012

La Cruzada del Saber

En nuestras recomendaciones de fin de semana hoy le toca el turno a un proyecto de esos que se llevan muchísimo esfuerzo en la realización para que luego, todos los internautas, podamos disfrutar de contenido gratis, siempre a nuestra disposición. Cosas así son de agradecer.

La Cruzada del Saber es una revista digital cuyo décimo número acaba de ver la luz y está ya listo para su descarga aquí. También pueden descargar los nueve anteriores (aquí) y la temática, como es lógico, es afín a este blog: humanidades y ciencias sociales. En el número décimo se tratan temas como la esclavitud, la Liga Hanseática, Jovellanos, Tiziano, o los conflictos actuales en el mundo. Algunos de los artículos están en inglés (con el debido resumen en español), pero la mayoría son en castellano y de un tono divulgativo.

Les animo a descargarse los diez números de la revista y repasarlos, seguro que hay algún artículo que les interesa: bandolerismo, templarios, caballería medieval, los varegos, ooparts, castillos, la muerte en la cultura japonesa... y otros muchos temas.

Y, por supuesto, gracias a los involucrados directamente en la revista porque estas cuestiones roban tiempo, esfuerzo y preocupaciones, y lo justo es que los que más tarde nos aprovechamos de todo ello, al menos, estemos agradecidos. Espero que este décimo número, que ha tardado más de lo esperado en ver la luz, sea un punto de inflexión y que de aquí en adelante el camino sea más llamo para La Cruzada del Saber.

jueves, 26 de enero de 2012

Arístides, El Justo.

Arístides (o Aristides) fue un estadista ateniense que vivió entre el 530 a.C. y el 468 a.C. Metido en política fue condenado al ostracismo en el año 482 a.C. Y es entonces cuando tiene lugar la curistoria que voy a narrarles, que como siempre en estos casos, ha de tomarse con el debido escepticismo.

Para desterrar a un ciudadano en Atenas, para enviarle al ostracismo, se constituía una asamblea en la que se votaba. El voto a favor del destierro se hacía escribiendo el nombre del condenado en un ostracón (pedazo de teja) y luego se hacía un recuento de ostracones con el nombre.

Volvamos a nuestro Arístides, después de la explicación. Iba este de camino a la asamblea en la que se iba a decidir si era desterrado o no, cuando un campesino le paró y le pidió que escribiera el nombre de Arístides en su ostracón. Este le preguntó por qué iba a votar a favor de la condena a Arístides, su propia condena en realidad y el campesino le contestó:
―No lo soporto, todo el mundo dice que es el más justo.

Arístides escribió entonces su nombre en la pieza de cerámica y asumió su condena, si aquello era lo que le correspondía por ser el más justo. De hecho, ese era el sobrenombre de Arístides: “El Justo”.

Origen del himno de España

Hace hoy un año y doce días que escribí una curistoria sobre los himnos de España a través de su historia, incluyendo el actual, claro está. Retomo el tema para narrarles el curioso origen del himno de España de nuestros días, de la Marcha Real.

Cuenta Luis Carandell en su obra “Las anécdotas de la política”, cómo a su vez don Benito Pérez Galdós narra en sus memorias cómo llego a España la Marcha Real, el himno vigente. Al parecer, la cuestión viene de una reunión del rey de Prusia Federico “El Grande” con el embajador del rey Carlos III de España en sus dominios, el marqués de Sotomayor. En un momento de la reunión, el embajador español comentó:
―Sire, mi augusto soberano desea que vuestra majestad se digne informarle de la táctica que ha usado en sus gloriosas campañas militares para que sirva de norma a nuestros ejércitos.
El rey prusiano, burlón, sonriente y quizás hasta con algo de mala leche, contestó:
―Pero, señor embajador, ¡si mi táctica es la española! La aprendí en la magna obra del marqués de Santa Cruz de Marcenado que usted, como general, conocerá sin duda.
El embajador español se quedó un poco turbado y sorprendido por la respuesta del rey, y cuando comenzaba su réplica, el rey quiso acabar con el lío, que él mismo había provocado y que tenía al marqués un poco avergonzado. Federico de Prusia, “El Grande”, cogió de la mesa junto a la que estaban conversando una partitura y se la entregó al marqués para cambiar de tema de conversación.
―Esta es una marcha compuesta por un gran músico alemán. Yo la considero obra maestra por su brevedad, solemne y grandiosa. Llévela usted de mi parte a su majestad católica parea que la adopte como himno en los actos palatinos.

Y así acabó la partitura del himno de España en las manos de Carlos III, que hizo caso a la petición del prusiano. Así lo cuentan Carandell y Galdós, que no son mancos en estas cosas, pero también se dice que fue un regalo del rey prusiano a su sobrina María Amalia de Sajonia por su boda.

Fuente : Las anécdotas de la política, de Luis Carandell

martes, 24 de enero de 2012

Lemas de algunas unidades militares (II)

Hace casi cuatro años escribí una entrada repasando los lemas de algunas unidades militares. Poco a poco, han ido ustedes poniendo en los comentarios de esa entrada algunos otros lemas, y creo que es hora de hacer una segunda tanda, a partir de esos comentarios. Allá va la lista, como digo, con ustedes como fuente principal.
  • Tercio de La Legión: “Legionarios a luchar, legionarios a morir”.
  • SAR (Servicio Aéreo de Rescate): “Colabora con el SAR. Piérdete”.
  • Armada de Chile y frase espartana: “Vencer o Morir”.
  • 101 Aerotransportada: “Encuentro con el destino”. En Normandía: “Desde el cielo al infierno”.
  • 111 Escuadrón de Mirage III (base en Manises, Valencia): “Excrementa edit Iacet semel pro anno et Tamen Irridet” (come carroña, copula una vez al año y todavía se ríe) Esta traducción no literal acompaña en el emblema a una insignia y la frase describe la vida de la hiena.
  • PCMA (Parque Central de Material de Automoción, Madrid): “Lo que no es ciencia es magia, lo que no es magia es ciencia”.
  • Batallón de Infantería 14 (paracaidista, Uruguay): “Somos lo último que verás”.
  • Navy Seals (operaciones especiales EEUU): “El día más fácil fue el de ayer”.
  • Fuerzas Especiales de Guatemala: “Si avanzo, sígueme. Si me detengo, aprémiame. Si retrocedo, mátame”.
  • Del ejército colombiano: “El entrenamiento será tan fuerte que la guerra será un descanso”.
  • Artillería de Colombia: “Deber antes que vida”.
  • Infantería de Colombia: “Paso de vencedores”.
  • Comandos de Colombia: “Lealtad, valor y sacrificio”.
Y por último, un capricho propio:
  • Séptimo de Caballería de los EEUU: “The seventh first” (El Séptimo primero)

El primer anuncio de televisión de la historia

El primer día de julio de 1941, en los Estados Unidos, jugaban un partido de baseball los Brooklyn Dodgers y los Philadelphia Phillies. Aquel partido fue retransmitido por el canal de televisión WNBT, que poco antes había comenzado las emisiones comerciales, una vez pasado un largo periodo de pruebas y mejoras. No había entonces muchos receptors y el negocio era incipiente.

Tan incipiente que fue aquel día, cuando el primer anuncio de televisión de la historia fue emitido. Durante unos veinte segundos, la empresa de relojes Bulova mostró en pantalla un reloj sobreimpreso en el mapa de los EEUU y una voz en off dijo: “America runs on Bulova time”. La imagen superior muestra la imagen que emitieron. El coste de aquel espacio publicitario fue de nueve dólares para la empresa. La empresa Bulova sigue funcionando y evolucionando con los tiempos. Actualmente en su web hay aplicaciones para iphone entre los relojes, por supuesto.

Un día de 1941 comenzó la carrera de la publicidad en televisión, que nos ha llevado a que en algunas cadenas actuales intercalen programas entre los anuncios. Nada tengo en contra, que de algo hay que vivir.

Nota: he corregido algún error que había gracias a un mensaje de "El listo que todo lo sabe" (blog más que recomendable) que en 2008 ya contó esta misma historia.

domingo, 22 de enero de 2012

Leer en el baño, una costumbre antigua

Hace unos días les contaba una historia sobre Theodore Roosevelt que tenía como moraleja que siempre se podía encontrar un hueco para leer. Aquella historia tenía como fuente la columna de Andrew Sullivan en The Daily Beast y me la había renviado Miguel Álvarez, como otras tantas veces. Hoy, también ha sido Miguel el que me envía esta curistoria (gracias) y la fuente final también es Andrew Sullivan. Y, para cerrar el círculo, la temática también tiene que ver con la lectura.

Sullivan cita un trabajo de Ian Sample en el que este explora los orígenes de la lectura en al baño, ya me entienden, no entraré en más detalles. Según parece, el autor anónimo de “La vida de san Gregorio” no puedo evitar hacer mención a cómo el lugar en el que uno podía sentarse a evacuar, allá en lo alto de la torre, ofrecía la tranquilidad y la soledad perfecta para una lectura sin interrupciones. Según Sample, un tal lord Chesterfield también celebraba los beneficios de la costumbre de leer en el baño, narrando la historia de un hombre que leía a Horacio aprovechando sabiamente el tiempo que empleaba en los menesteres de evacuación del cuerpo.

Y estos lejanos y medievales tiempos no son más que el comienzo, si no había comenzado ya esta costumbre siglos antes. Más cercano nos cae Henry Miller, que según parece también era aficionado a unir lectura y lavabo y que llegaba a decir que algunas obras, como el Ulises de Joyce, no pueden ser apreciadas en su totalidad si no era allí sentado. No negaré que esta última frase en la que dice Miller que el Ulises sólo se disfruta al ciento por ciento en el baño, mientras se obra (nunca sé qué verbo usar para estas cosas), me ha tentando para hacer algunos chistes al respecto, pero me los guardaré.

Fuente: Andrew Sulivan en The Daily Beast

sábado, 21 de enero de 2012

Las 20 mejores películas históricas según IMDB

IMDB (Internet Movie DataBase) es una de las webs más importantes sobre cine, si no la más importante. Mantiene información detallada sobre películas, actores, directores... es una auténtica maravilla para cualquiera, aficionado al cine o no. Con estas premisas, no es raro que tenga un buen número de usuarios entendidos en cine o al menos muy aficionados. Y son estos los que votan las películas que generan las listas o rankings de IMDB. Uno de estos rankings es el de mejores películas históricas, encabezado, como ven en la tabla siguiente, por "La lista de Schindler".

Por supuesto, estas listas tienen el valor que tienen, ya que cada uno es cada cual y ya saben lo de los gustos y los colores. Pero siempre está bien echarle un vistazo para descubrir qué nos estamos dejando por el camino. De esta lista, hay algunas que no conocía y otras que he visto y en mi opinión merecen estar en la lista. Por si les sirve de algo, marcaré en negrita aquellas que personalmente recomiendo. Y añado una debilidad propia, que no está en la lista: "Los violentos de Kelly".

RankRatingTitleVotes
1.8.9La lista de Schindler (1993)365,986
2.8.7La condición humana III: La plegaria del soldado(1961)1,191
3.8.5Salvar al soldado Ryan (1998)360,519
4.8.5La condición humana I: No hay amor más grande(1959/I)1,579
5.8.5El pianista (2002)187,792
6.8.5Lawrence de Arabia (1962)96,902
7.8.5El submarino (Das Boot) (1981)87,159
8.8.5La condición humana II: El camino a la eternidad(1959/II)1,195
9.8.4Érase una vez en América (1984)97,361
10.8.4Gladiator (2000)386,274
11.8.3Braveheart (1995)318,847
12.8.3El hundimiento (2004)113,989
13.8.3El hombre elefante (1980)77,898
14.8.3La gran evasión (1963)79,433
15.8.3¿Vencedores o vencidos? (1961)19,144
16.8.3La pasión de Juana de Arco (1928)14,538
17.8.2La batalla de Argel (1966)18,485
18.8.2Hotel Rwanda (2004)123,414
19.8.2El discurso del rey (2010)146,591
20.8.2Andrei Rublev (1966)12,879

viernes, 20 de enero de 2012

Una vieja historia de poker

La historia del poker está repleta de episodios interesantes. Quizás uno de los más curiosos es el de la partida de poker que se jugó en la década de los cuarenta entre Ray Ryan y Nick "El Griego". Aquel suceso fue portada de revistas y periódicos en los Estados Unidos durante una década.
Ray Ryan era un conocido y afortunado hombre de negocios californiano, que allá por el año de 1949 desafió al poker al conocido jugador y apostador griego Nick "The Greek" Dandolos. El trato era jugar durante un día entero al viejo estilo. No hace falta ni comentar que aún no existía la comodidad de jugar al poker online, y se planteó un reto de veinticuatro horas jugando al poker abierto. Ryan no debía ser demasiado escrupuloso y, gracias a sus contactos y poderío económico, fue capaz de trucar todo aquel tinglado a su favor, engañando al viejo Greek y embolsándose más de medio millón de dólares de aquella época. Pero claro, Nick "El Griego" no era un tonto precisamente. Ryan no había calibrado bien la magnitud de su estafa y tampoco las desastrosas consecuencias del affaire.

Dandolos pidió ayuda a un viejo conocido, Sam Giancana, muy relacionado con el crimen organizado, quien envió un recado al bronceado y millonario jugador californiano para que devolviera toda la pasta que se había llevado de forma no demasiado honesta, cosa a la que naturalmente este se negó. Al poco tiempo, Ryan fue víctima de un intento de secuestro. Se escapó por poco. Dandolos fue acusado junto a los otros colaboradores necesarios del crimen y pasó un tiempo ente rejas, siendo liberado al poco tiempo. Ya en 1977, Ray Ryan fue asesinado con una bomba colocada en los bajos de su coche, se supone que por alguno de sus socios. Si los protagonistas de esta bonita historia hubieran tenido la posibilidad de jugar al texas holdem online otro gallo hubiera cantado…más tranquilo es, desde luego.

Entrada escrita por r.-  para Curistoria

jueves, 19 de enero de 2012

Los nazis que bailaron flamenco

Ayer hablaba de Guns N’ Roses, y la portada de su "Use your illusion" y hoy la fuente de la curistoria es un libro sobre Camarón de la Isla. Una prueba más de que la historia está en todos los lados.

Los aficionados al flamenco conocerán la Venta de Vargas, una taberna flamenca muy unida a los comienzos y en general a la vida de Camarón. El propietario del local era Juan Vargas y él mismo contaba cómo un día pararon unos camiones con militares nazis en la puerta del lugar y comenzaron a bajar soldados que entraron en la venta. Venían de una reunión en el Campo de Gibraltar. Según un comentario de Jairo, actual gerente del local, "vinieron a reparar unos barcos al muelle de Cádiz".Un alemán, de uniforme y con insignias, pidió la cena para aquellos hombres y mientras este hablaba con Juan Vargas el resto de hombres fueron entrando y dejando sus armas sobre una mesa.

Con aquel personal dentro, Juan Vargas decidió cerrar el local al público, pero el espectáculo flamenco que había todas las noches no se suspendió, aunque según parece las voces no estaban en plena forma debido al canguelo que daba la concurrencia a los artistas.

Poco a poco todo se fue animando y los nazis acabaron un poquito borrachos y disfrutando de una noche flamenca en la Venta de Vargas. Y el que mandaba, el alemán rubio, en palabras de Juan Vargas, acabó bailando por bulerías e intentando cantar. Aquella noche los artistas ganaron un buen pico de dinero, gracias a aquellos nazis flamencos.


Fuente: La chispa de Camarón, de Dolores Montoya “La Chispa” y Alfonso Rodríguez

miércoles, 18 de enero de 2012

La Escuela de Atenas, de Rafael

El artista renacentista Rafael Sanzio, es uno de los más reconocidos de aquel tiempo y será nuestro protagonista de hoy por el trabajo hecho en “La escuela de Atenas”, obra pintada a comienzos del siglo XVI.

Sus dimensiones son considerables: casi ocho metros de largo por cinco de alto. Y su tema no es otro que la filosofía griega, ya que representa una sesión de trabajo idílica de los más grandes pensadores, científicos y matemáticos clásicos. Lo que siempre me ha llamado la atención de esta obra, que está en mi cabeza, curiosamente, desde que era un mozalbete, es que se sepa quién es cada cual y además se descubran un buen número de detalles, guiños e indicaciones que dejó el autor. Aunque, como pueden comprobar al final de la entrada, en muchos casos se especula con el filósofo representado, sin que esté claro.

Platón y Aristóteles ocupan el punto central, el centro de la composición. Pero también está Sócrates, Heráclito (con la cara de Miguel Ángel y algún detalle más que delatan el homenaje de Rafael a su compañero de gremio) o Hipatia deAlejadría. Las caras de estos filósofos están tomadas en algunos casos de personajes más o menos conocidos de la época. Platón apunta al cielo, a su mundo de las ideas. En cambio, Aristóteles, a su lado, hace un gesto más pegado al mundo terrenal.

Por cierto, la portada del disco "Use your illusion" de Guns N’ Roses, uno de los mejores de la banda y con temas memorables, es un fragmento de esta obra.

Aquí les dejo la imagen del cuadro con la lista de personajes que representa.
1: Zenón de Citio o Zenón de Elea – 2: Epicuro – 3: Federico II Gonzaga – 4: Boecio o Anaximandro o Empédocles – 5: Averroes – 6: Pitágoras – 7: Alcibíades o Alejandro Magno – 8: Antístenes o Jenofonte – 9: Hipatia (pintada como Margherita o el joven Francesco Maria della Rovere) – 10: Esquines o Jenofonte – 11:Parménides – 12: Sócrates – 13: Heráclito (pintado como Miguel Ángel) – 14: Platón sosteniendo el Timeo (pintado como Leonardo da Vinci) – 15: Aristótele ssosteniendo la Ética – 16: Diógenes de Sinope – 17: Plotino – 18: Euclides o Arquímedes junto a un grupo de estudiantes (pintado como Bramante) – 19: Estrabón o Zoroastro? – 20: Claudio Ptolomeo – R: Apeles como Rafael – 21: Protógenes como El Sodoma.

martes, 17 de enero de 2012

Los Ángeles del Infierno y la Segunda Guerra Mundial

Los míticos Ángeles del Infierno, el club motero más reconocido del mundo, tiene su origen en los veteranos de la Segunda Guerra Mundial. Unidos en el imaginario colectivo con las Harley-Davidson y las cazadoras de cuero, son uno de un símbolo mundial.

El primer club de los Ángeles del Infierno data de 1948 y se formó como una escisión de otro grupo similar, los Pissed of Bastards, algo así como los Bastardos Cabreados. Aunque no está claro, el nombre de los Ángeles de Infierno es probable que se deba a una sugerencia de Arvid Olson, uno de los primeros miembros, que había servido en la Segunda Guerra Mundial en un escuadrón llamado “Flying Tigers Hells Angels”. En realidad el nombre ya se usaba desde la Primera Guerra Mundial para denominar a algún grupo de pilotos e incluso hay una película de 1930 de Howard Hughes con ese título y que habla de esos pilotos.

No acaba aquí la relación entre los Ángeles del Infierno y la Segunda Guerra Mundial. Muchos de sus miembros originales eran veteranos de esta guerra, que buscaban el espíritu de camaradería y la acción que habían vivido tan intensamente en sus años de combate y que una vez de vuelta a la vida civil no eran capaces de encontrar.

Por cierto, en el libro Guerra, de Sebastian Junger, se explica bien este síndrome. Muchos soldados no son capaces de reincorporarse al mundo civil después de un tiempo de combate porque este no les aporta el nivel de adrenalina, acción y tensión al que están acostumbrados.

lunes, 16 de enero de 2012

Comprar "Curistoria 2", en papel y ebook

El nuevo libro de Curistoria, "Curistoria 2", ya está disponible para su compra, tanto en formato en papel tradicional como en formato electrónico. Como ya he comentado, todos los beneficios del libro irán a la ONG "Médicos sin Fronteras", ya que así lo decidieron ustedes.

Son doscientas curistorias, que no están en el primer volumen de Curistoria, y que a los que conocen el blog no he de explicarles cómo son. Algunas entradas llevan la imagen necesaria para su comprensión y personalmente creo que ha quedado realmente bien.

A continuación les dejo los enlaces para aquellos que quieran comprarlo. Iré contándoles cómo van las cosas y, por supuesto, les agradeceré enormemente cualquier comentario o ayuda en torno al libro. Pueden comentarlo y votarlo en los lugares de compra, pueden escribir una reseña en algún blog, pueden twittear sobre él, compartirlo en Facebook... cualquier ayuda será bienvenida. Y cualquier sugerencia o petición será agradecida.


Por último, gracias a Javier P.  por las labores de maquetación y revisión del libro y a Álvaro Benito por el diseño de la portada.

domingo, 15 de enero de 2012

Cómo huir de una visita no deseada

Siempre me han gustado las historias de esos científicos que están tan centrados en su trabajo e investigaciones las veinticuatro horas del día que son el despiste personificado. Y cuando no el despiste, algo casi peor, al convertirse en un ser antisocial al no importarle nada más que su ciencia. Los admiro. Uno de estos tipos debía ser el matemático alemán David Hilbert (1862―1943), a juzgar por lo que voy a contarles.

En una ocasión recibió en su casa a un invitado, al parecer, también un hombre de universidad, lo que debería prometer una conversación interesante a nuestro matemático. Pero no debió ser así. El invitado llegó, se quitó el sombrero y se sentó a hablar con Hilbert.

Cuando después de unos minutos este decidió que ya había tenido bastante de aquella conversación insulsa, optó por acabar con aquello a cualquier precio. El problema era que estaba en su propia casa y, aunque aburrido, supongo que no quería parecer del todo descortés con su invitado. Pero una buena mente matemática siempre encuentra un camino.

Hilbert se levantó, se puso el sombrero de su invitado, se despidió cortésmente y salió de su propia casa, dejando al visitante abandonado. No seré yo quien defienda este comportamiento tan incorrecto, pero pagaría un euro por ver la cara del invitado cuando Hilbert puso su plan de huida en marcha.

Fuente: Aprendamos biología

sábado, 14 de enero de 2012

Historia de la guerra europea de 1914

Blasco Ibáñez en una aldea del Argona bombardeada por los alemanes
Como les anuncié hace unos días, intentaré escribir una entrada los fines de semana sobre los libros, principalmente, o cuestiones relativas a la historia que mantengan el espíritu de Curistoria. Hoy les hablaré de un libro que aún no he leído, ya que lo he descubierto esta misma semana, pero que me ha llamado mucho la atención, y que como está disponible online tienen a su disposición.

Vicente Blasco Ibáñez escribió varias novelas inspiradas en la Gran Guerra, en la Primera Guerra Mundial: “Los cuatro jinetes del Apocalipsis”, “Mare nostrum” y “Los enemigos de la mujer”. Y también colaboró en una colección titulada “La historia de la guerra europea de 1914”, donde escribió tres de los nueve volúmenes según explican en la fundación que lleva su nombre. Esta maravillosa, por lo que he podido ver hasta ahora, obra de nueve volúmenes sobre la Primera Guerra Mundial,  contiene miles de fotos, láminas, ilustraciones… un auténtico lujo al que les recomiendo echar un vistazo.

Me gustaría tener la obra impresa, pero a falta de ello tenemos la suerte de que estos nueve volúmenes estén disponibles para su consulta y descarga en www.archive.org, loable e impresionante proyecto. Dedíquenle un momento a visitar el enlace de “La historia de la guerra europea de 1914” y seguro que acabarán descargando el contenido o añadiéndolo a sus enlace favoritos. Aunque únicamente sea por el impresionante contenido gráfico.

viernes, 13 de enero de 2012

Siempre hay tiempo para leer



No hace más que unos días, comentaba durante una comida las lecturas del año 2011 y los comensales coincidíamos en que nunca hay suficiente tiempo para las lecturas pendientes. Y nunca lo habrá, eso es obvio. Dicho lo cual, un amigo me envió la curistoria que voy a narrarles. Sigo pensando que nunca sacaré tiempo para leer todo lo que tengo, y tendré, pendiente, pero es una buena historia.

Theodore Roosevelt, presidente de los EEUU, pasaba un invierno en Dakota cuando un par de ladrones robaron un bote al que tenía mucho aprecio. Tomó otro bote y salió tras ellos por el río Little Missouri. Pasaron varios días antes de que les diera caza, cuando los tuvo a tiro de su Winchester y los ladrones se rindieron. Roosevelt los metió en un carro que tomó prestado y los llevó a través de la nieve hasta el lugar donde los entregó a la justicia. Él hizo todo aquel trayecto a pie, unos sesenta y cinco kilómetros.

Sin duda todo esto es digno de ser contado, pero por lo que yo hablaba al principio de libros y lecturas, es porque Roosevelt leyó completo “Ana Karenina” durante aquella aventura. Es decir, que siempre podemos sacar un ratito para leer un poco más, incluso cuando persigamos a ladrones por un río o andemos por la nieve. Eso sí, hay que acordarse de coger el libro antes de salir corriendo tras ellos.

 Fuente: Andrew Sullivan en The Daily Beast

jueves, 12 de enero de 2012

El Soleil Royal


El Soleil Royal, lo que vendía a ser algo así como Sol Real, fue un barco francés del siglo XVII. Una de las joyas de la navegación de aquel tiempo que, como veremos, puede seguir viva en nuestras manos. Construido entre 1668 y 1670, no solo era una buena nave para la guerra con sus más de 100 bocas de fuego, sino que además sus decoraciones estaban entre las más elaboradas y bonitas de los barcos de aquella época barroca. Luis XIV, el "Rey Sol", se suele asociar con este barco, ya que le aportó su sol como emblema a la nave.

Pero la curistoria esta en el final de la vida del barco, allá por junio de 1692. Aquella noche el Soleil Royal fue atacado por un grupo de barcos en Pointe de Hommet, acabando incendiado. Cuando el fuego llegó a la santabárbara, el lugar donde se almacenaba la pólvora, del buque el desastre fue inevitable. De las casi mil personas de tripulación de la nave, únicamente sobrevivió una. No es la primera vez que les cuento algo similar, un hecho en el que todos acaban muertos menos uno. ¿Suerte? En cualquier caso, el Soleil Royal vio el final de su historia aquel día.

Decía al comienzo que esta historia puede seguir en nuestras manos. Y lo decía, porque gracias al coleccionable que Planeta DeAgostini acaba de lanzar, podremos construir esta maqueta paso a paso. Con planos originales, textos sobre la ingeniería naval de la época, información sobre otros buques... la colección se me antoja una delicia para cualquier aficionado a la historia. La maqueta reproduce todos los detalles y las explicaciones son simples, lo cual personalmente agradezco.

La colección, además de otros regalos, incorpora la peana de exposición, lo que nos permitirá poder poner nuestro barco, una vez acabado, en el salón y cuando pregunten los amigos, contarles la historia del barco y cómo un hombre, sólo uno entre mil, tuvo la suerte de salir vivo de aquel infierno.

Les invito a ver más información aquí.

martes, 10 de enero de 2012

Diputados gratuitos

No quisiera yo que esta curistoria de hoy fuera aplicada a nuestra política actual, pero creo que algún comentario a favor de Luis XVIII o Talleyrand se hará pensando en nuestros políticos de hoy y no en los de entonces. En cualquier caso, con lo que sigue, parece que los políticos de hoy y los de entonces tienen ciertos parecidos.

Cuando Luis XVIII le enseño a Talleyrand un borrador de Constitución, este le dijo:
―Señor, echo de menos una cosa importante.
―¿Cúal?
―El sueldo de los diputados.
―Yo creo que sus servicios han de ser gratuitos y su cargo honorífico.
―Señor, si han de ser gratuitos nos saldrán muy caros.

Y, según parece, aquellos diputados comenzaron a tener un sueldo por su labor política. Y de ahí a lo de nuestros días no hay mucho salto. En cualquier caso, yo opino como Talleyrand, si no se paga saldrán caros. Lo peor de todo es que incluso pagando salen caros en muchos casos.

Fuente: Mis anécdotas preferidas, de Carlos Fisas

lunes, 9 de enero de 2012

La primera canción de Rock and Roll


Voy a empezar esta entrada advirtiendo que no voy a responder con seguridad a la pregunta que se intuye leyendo el título. Lo lamento. Pero sí que vamos a hablar de música, de Rock and Roll. El tema de la entrada, por cierto, lo he hablado ya varias veces con Miguel Álvarez, buen amigo y erudito autor de OnceHeard, un blog de música.

No está nada claro, como decía, cuál es la primera canción de Rock and Roll de la historia. Al final es una cuestión de criterio y de poner la línea donde cada uno considere. Yo les hablaré de las canciones con más apoyos para ganar esta carrera. Durante años y años la canción que ostentó tal honor fue "Rock around the clock", una canción de Bill Haley and the Comets de 1954. Esta canción era la que tenía yo en la cabeza como primera de lista hasta que Miguel me sacó de mi error.

Según parece, algunas canciones de Rhythm and Blues de los años 50 evolucionaban hacia el Rock and Roll, pero como el punto de inflexión no es obvio, ninguna es clara vencedora. Algunos críticos consideran el "That’s all right, Mama" del grandísimo Elvis como el tema a considerar. Pero la que parece más clara candidata de todas es "Rocket 88", un tema de 1951 grabado en los primeros días de marzo de aquel año en los estudios de Sam Phillips. El autor de la canción fue Jackie Brenston y la colocó en el número uno de las listas de Rhythm and Blues. Más tarde grabó la canción junto con Ike Turner, el famoso marido de Tina Turner, y el grupo de este, dando origen a la versión candidata a la primera canción de Rock and Roll de la historia.

Como decía, no está claro cuál fue la primera canción de Rock and Roll, pero creo que podemos decir sin miedo a equivocarnos que "Rock around the clock" y "Rocket 88" son buenas candidatas.

Por cierto, por seguir enredando, Bill Haley and the Saddlemen, el grupo de Haley antes de crear Bill Haley and the Comets, versionó el "Rocket 88" unos meses después de que Ike Turner la grabara. Esto, en mi opinión, es un punto para “Rocket 88” en la carrera por ser el primer Rock and Roll, ya que pudo influir en los modos y forma de hacer música de Bill Haley.

El vídeo que acompaña la entrada les permite escuchar aquel "Rocket 88" de comienzos de los años 50.

domingo, 8 de enero de 2012

Los problemas de olor corporal de Hierón II

La curistoria de hoy me recuerda al cuento de Hans Christian Andersen titulado “El traje nuevo del emperador” y que supongo que todos conocen. Nos remontaremos algo más de dos mil años en la historia, década arriba década abajo, a los tiempos de Hierón II. Este tipo fue tirano de Siracusa y al parecer tenía un problema grave: apestaba. Literalmente.

Pero al ser el hombre más poderoso del lugar, nadie se lo había comentado. No me parece falta de valentía por parte de sus hombres más cercanos. Si el tirano se tomaba a mal el comentario sobre su olor corporal, podía matar al sincero sin más miramientos. Hierón II no se había percatado de su problema y nadie lo había denunciado, hasta que llegó una dama extranjera. Cuando los presentaron, la susodicha le dijo a nuestro oloroso protagonista: “Hueles, y es tal la fetidez que no resulta soportable estar a tu lado”.

Supongo que se hizo un silencio entre todos los presentes, esperando la reacción del tirano. Pero en lugar de ir contra la visitante reprochó a sus hombres más cercanos su falta de sinceridad. El caso extremo, pensó, era el de su esposa. Pero la respuesta de la esposa estuvo a la altura y demostró tener ingenio para estar casada con el tirano de Siracusa,el hombre más poderoso del lugar.

La mujer escudó su falta de sinceridad, o de valor para decirle a su marido que olía fatal, con la siguiente respuesta: “Mi Señor, nunca me he acercado a otro hombre que no fuerais vos, por lo que pensé que vuestro aliento y olor era natural de todos los hombres”.

Apostaría un dedo de la mano a que la mujer de Hierón II mintió como una bellaca y que en realidad sabía que aquella peste no era normal. Pero no me negarán ustedes que fue una buena respuesta. Y si me lo niegan, díganlo, no me oculten mis problemas, como hicieron con el pobre Hierón II.

Fuente: El gran libro de la historia de las cosas, de Pancracio Celdrán

sábado, 7 de enero de 2012

Lecturas de 2011

Inauguro con esta un tipo de entradas en Curistoria que hablarán sobre libros, películas y cuestiones similares, por supuesto, siempre relativas al tema del blog: la historia y su visión más curiosa y entretenida. Mi idea es publicarlas los fines de semana, días en los que hasta ahora el blog no se actualizaba.

La primera entrada es, como es habitual en estas fechas, un repaso del año anterior. Estas son las tres lecturas de corte histórico más destacadas de todo lo que he leído en el año 2011, que, dicho sea de paso, nunca es tanto como uno quisiera. Mis recomendaciones, por decirlo de modo rápido.

"El último Dickens", de Matthew Pearl
 He leído las tres novelas que ha publicado Pearl hasta la fecha (la cuarta está en el horno, si no me equivoco) y he de decir que es un autor que me gusta mucho. La trama de “El último Dickens” es entretenida y Pearl es muy bueno recreando el mundo literario en los EEUU del siglo XIX. Sus novelas anteriores también se mueven en esa época y ambiente. Hay varias ediciones de "El último Dickens" disponibles en español, alguna por debajo de diez euros.

"Guerra", de Sebastian Junger
Este libro es un ensayo editado por Crítica y cuenta el día a día de los soldados norteamericanos en una pequeña base en Afganistán durante la guerra actual entre unos y otros. Transcurre en una de las zonas más perdidas y peligrosas de Afganistán, para ser más exactos: el valle de Korengal. Junger vivió y patrulló varias semanas con los soldados allí destinados y el libro es una auténtica maravilla. Es una narración magnífica que mezcla la guerra y sus acciones con los sentimientos y actos más humanos.

"El puente de los asesinos", de Arturo Pérez Reverte
Esta es, hasta el momento, la última entrega de las historias del capitán Alatriste. Poco puedo decir sobre estos libros que supongo que todos conocerán. A mi me gustan mucho, por la época, por el lenguaje, por las tramas… por lo que era una apuesta segura para esta lista. Una novela muy entretenida y apta para todos los públicos, aficionados a la historia o no. Aquí les dejo un enlace a una entrevista que hice junto con @richartejdor a Pérez Reverte en torno a este libro.

viernes, 6 de enero de 2012

El ganador es: Médicos Sin Fronteras

Hace unos días les comentaba que el nuevo libro de Curistoria estará listo en breve. Su versión en papel se podrá comenzar a comprar en unos días (ya les daré detalles) y la versión electrónica vendrá poco después. Les decía entonces que todos los beneficios del libro irán destinados a una ONG y les pedía su voto para la ONG, de las tres propuestas, que fuera su favorita. Hecho el recuento, el ganador ha sido Médicos Sin Fronteras. La siguiente imagen muestra los porcentajes de voto una vez hecho el recuento:
Aprovecho esta entrada para repasar el año 2011 de manera somera:
  • El año pasado escribí 238 entradas con las que Curistoria superó con creces las 1.000 entradas.
  • Curistoria ha sobrepasado los 15.000 suscriptores por RSS.
  • La página de Curistoria en Facebook ya tiene más de 2.400 miembros.
  • El blog ha tenido casi 500.000 visitantes únicos en 2011, lo que ha generado casi 700.000 páginas vistas.
  • En 2011 han visitado Curistoria desde casi todos los países del mundo, incluidos lugares como Namibia, Irán, Kenya o Nepal.
  • El año pasado colaboré semanalmente con el programa de verano Noches de Radio, de Onda Cero, en emisión nacional. Actualmente, Curistoria tiene su hueco semanal en el programa Nits de Radio de Onda Cero Cataluña y en Queremos Hablar, de Punto Radio, también en  emisión nacional. Todo un placer, he de decirlo.
Por último, una vez más, gracias a todos ustedes por leer Curistoria, por comentar, por twittear, por compartir en Facebook, por enviarme correos electrónicos... Vamos a por el sexto aniversario del blog, que  llegará en pocas semanas.

miércoles, 4 de enero de 2012

Carl von Clausewitz, un teórico con poca práctica

Cualquier aficionado a la historia militar conocerá, aunque sea de oídas, a Carl von Clausewitz, gran teórico de la estrategia militar. Su tratado “De la guerra” es uno de los más comunes y comentados. También es habitual encontrarse citas suyas encabezando capítulos de libros e incluso en conferencias de gestión empresarial.

Nacido en 1780, este militar prusiano recogió en varios volúmenes consejos sobre la estrategia, la táctica e incluso la filosofía que se esconde detrás de la guerra, detrás del combate. Su influencia en el mundo militar, al menos en la parte teórica del mismo, es importante, ya que es un referente habitual en la formación militar.

Como oficial del ejército prusiano, Clausewitz vivió de cerca la maquinaria de guerra más grande su tiempo, de la época napoleónica: la Grande Armee. En 1806 actuó como oficial en la batalla de Jena, que acabó de manera desastrosa por su ejército. Tal es así que después de aquello se desintegró dicho ejército. Clausewitz cayó preso y estuvo dos años cautivo en Francia.

En su hoja de servicio no hay hechos de combate destacables posteriores. A partir de 1818 su trabajo estuvo ligado más a la teoría y a la formación que a otra cosa. Por lo tanto, y es lo que más que llama la atención de Clausewitz, en una sola ocasión dirigió tropas en combate y entonces su ejército acabó destrozado.

No tengo nada que reprochar, pero quizás su visión del combate y la guerra hubiera sido diferentes de haberse visto envuelto en más acciones de combate. Como decía al inicio de la entrada, un gran teórico, Clausewitz. Teórico.

martes, 3 de enero de 2012

Las Ventas convertida en una huerta


Durante la Guerra Civil Española, como sabrán, Madrid estuvo bajo dominio de los republicanos. Y no sé muy bien si lo que voy a contarles fue fruto de las necesidades propias de una guerra o porque los republicanos no eran muy amigos de la tauromaquia. O quizás fue una mezcla de ambas cosas.

La cuestión es que la plaza de toros más importante del mundo, la plaza de las Ventas, sirvió en aquel tiempo tanto de almacén como de huerta. El primer uso, como no podría ser de otro modo en tiempo de guerra, fue para el almacenamiento de armas y explosivos. Las gradas del templo taurino por antonomasia se llenaron de armas. Pero lo que realmente me parece curioso es el segundo uso, el uso agrario.

Las Ventas, concretamente el ruedo, se convirtió en terreno cultivable, y así de las ventas salían lechugas, escarolas, coliflores, tomates y hasta cebada. En mayo del 39 se publicó en el diario Ya una entrevista a “Ramper” y este dijo que los toreros que triunfaran en las Ventas tendrían que dar la “huerta” al ruedo. Sin duda un chiste malo, pero que habría que contar en esta entrada.

Fuente: La España de la posguerra, de Fernando Vizcaíno Casas

lunes, 2 de enero de 2012

Ochenta hombres para someter a los Sioux

Placa en el lugar de la Masacre de Fetterman
William J. Fetterman fue un oficial del ejército de la Unión en los tiempos de la Guerra Civil Americana y también peleó contra los indios. Y es durante este segundo conflicto cuando abrió la boca para quedar en evidencia.

Allá por 1866 tenía como tarea la protección, junto con su tropa, de los inmigrantes que iban en busca de oro a Montana. Y entonces tuvo el valor de decir que con ochenta soldados podría dominar a la nación Sioux. Poco después de pronunciar aquella frase la historia le ofreció una oportunidad. Un grupo considerable de guerreros indios, entre los que había Cheyenne y Sioux, y personajes como Caballo Loco y Nube Roja, atacaron un tren cerca del fuerte en el que servían Fetterman y sus hombres. Este tomó el mando y salió a combatir a los indios. Su fuerza se componía de dos oficiales, cuarenta y nueve hombres de infantería, veintisiete hombres de caballería y dos exploradores. Si suman ustedes, curiosamente, tendrán ochenta hombres, justo los que había pedido Fetterman para someter a toda la nación Sioux.

Tenía orden de no alejarse demasiado de su fuerte, pero la incumplió y persiguiendo a los indios acabó en una emboscada. Unos dos mil guerreros acabaron en un momento con Fetterman y sus ochenta hombres. Aquel combate se conoce como la Masacre de Fetterman.

Convendrán ustedes conmigo que cuando Fetterman dijo aquello de los ochenta hombres, perdió una magnífica ocasión para quedarse callado.

domingo, 1 de enero de 2012

Urbano II y la Primera Cruzada



Hay una frase que se utiliza mucho en las partidas de cartas, al menos en las partidas de mus que yo juego de vez en cuando: “Nadar y nadar para ahogarse en la orilla”. Este dicho se puede aplicar perfectamente a nuestro protagonista de hoy, Urbano II.

Urbano II fue el Papa 159º de la Iglesia católica y lo fue durante once años, entre 1088 y 1099. Su aspecto más famoso y por el que es uno de los papas más recordados es el llamamiento de los cristianos para conquistar los Santos Lugares. Es decir, predicó la Primera Cruzada. La idea había surgido en 1095 en el Concilio de Piacenza pero tuvo su punto de ignición en noviembre de aquel año en el Concilio de Clermont. Allí el Papa pronunció un discurso inspirador y puso la cruzada en marcha. Aquel día muchos gritaron el “¡Dios lo quiere!” en respuesta a sus palabras, convirtiéndolo en el lema de aquella empresa.

Después de varios años de luchas, de asedios, de pactos, de traiciones, de muertes, de epidemias, de sed, de hambre, de apariciones, de reliquias, de conquistas… los cruzados, en 1099, conquistaron Jerusalén, con lo que se dio por finalizada aquella Primera Cruzada. Fue el 15 de julio cuando los cristianos entraron, por fin, en la Ciudad Santa.

En aquel tiempo las noticias únicamente corrían, no volaban, como en la actualidad. El viaje de una noticia desde Tierra Santa hasta Europa occidental llevaba su tiempo. Tal es así que el gran valedor de la idea, el Papa Urbano II, no llegó a conocer el triunfo de la empresa. Murió el 29 de julio de 1099 y después de años de penurias, de más penas que alegrías, el momento cumbre, la toma de Jerusalén, no fue conocida por el Papa por morir dos semanas después del hecho. Si hubiera vivido algunos días más se habría enterado del hecho y, seguramente, hubiera muerto con más satisfacción de su labor por la Iglesia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...