Un broma que es un hecho histórico

La curistoria que sigue la he utilizado, sin usar personajes históricos, en multitud de ocasiones, para hacer alguna broma. Son muchos los hombres importantes cuya estatura no ha estado a la altura de rango o cargo: Atila, Napoleón o el papa Gregorio I. Es más, acercándonos en el tiempo podemos exponer el caso de Sarkozy, el Presidente de Francia hasta no hace mucho, que a juzgar por sus actos no lleva demasiado bien la cuestión de su talla y trata de recuperar con trucos los centímetros que la madre naturaleza le ha negado.

Según se cuenta, en una ocasión estaba San Alberto el Grande, obispo de Ratisbona, ante el papa Urbano IV, cuando el pontífice le dijo repetidamente: “Levataos”. Para darse cuenta, poco después, que el mote de “el Grande” tenía tan mala baba que el hombre que estaba ante él no se encontraba de rodillas, como el Papa creía, sino que era un hombre bajito. Estaba de pie, a pesar de todo: de la sensación de Urbano IV, de la poca distancia entre el suelo y la cabeza del obispo de Ratisbona y a pesar, también, de la insistencia del Pontífice por hacerle levantar de su postura, que no era tal.
Un broma que es un hecho histórico Un broma que es un hecho histórico Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:38:00 Rating: 5

10 comentarios:

  1. jajajajjaja

    que papelon! uuuf me hubiera gustado ver las caras de ambos en ese momento! jajajaja

    ResponderEliminar
  2. Se libró por el rango, que un Papa es un Papa :)

    ResponderEliminar
  3. Mi nombre es Sombra20:52

    Hola.

    Napoleón no era bajito, o al menos no tan bajito como se piensa:

    http://www.abc.es/hemeroteca/historico-11-11-2009/abc/Cultura/napoleon-no-era-ningun-enano_1131368475778.html

    ResponderEliminar
  4. Pues ya es mala suerte, porque la fama la tiene :)

    ResponderEliminar
  5. En fin cualquiera se "fía" de los bajitos, Napoleón, Franco, Aznar, Pablo Motos uffffffff que grima me da pensarlo.

    Aunque los jugadores de la roja, muy grandes no son tampoco no????

    que cosas...

    ResponderEliminar
  6. Que pasa crack! ;) muy buena la anéctoda :)
    Hablando de Napoleón, el otro dia oí que ni era tan bajito ni la tenia tan pequeña como decían, que solo eran invenciones de los ingleses para hacer de menos al individuo que arrasaba en Europa en aquel momento como el niño que juega con barquitos de papel. :)

    Venga a ver si publicas una curistoria sobre esto que me interesa!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Álex, un placer verte por aquí. Me preocupa que te preocupe el tamaño de la cosa del Gran Corso. Investiga a Rasputín, si te interesa el tema ;)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Jota, yo no me fío de nadie, bajito o no.

    Los altos te pueden dar con la barbilla capones,
    y los bajos pueden golpearte con su
    cabeza en los cojo... :)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Bueno yo en realidad no me fío ni de mi sombra, pero al menos a mi los bajitos no me dan en los ejem... ya sabes, supongo que alguna ventaja teníamos que tener las féminas no????? saludos, buen finde.

    ResponderEliminar
  10. Sí, eso es cierto, es una ventaja :)

    Saludos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.