Cómo alimentar a un ejército

Estaba leyendo hace unos días un libro sobre la guerra en la Edad Media, del que ya les hablaré en otro momento, y en el mismo se indicaba que uno de los principales problemas de las grandes campañas, en esta época y en realidad en todas, era la alimentación y el mantenimiento de un gran número de hombres en unas tierras extrañas. Ayer, en un libro sobre la Segunda Guerra Mundial también me encontré con una referencia a este problema.

En mayo de 1940 unos tres cientos mil hombres fueron transportados desde territorio francés, debido a su conquista por parte de los alemanes, hasta Reino Unido. Unos días antes de la gran evacuación, casi treinta mil hombres que no eran vitales para el funcionamiento de la Fuerza Expedicionaria Británica (BEF) fueron llevados también de Francia a las costas británicas. La operación fue organizada por el teniente coronel lord Bridgeman y el vicealmirante Bertram Ramsay. El primero de ellos dos se refirió a aquellos hombres; cartógrafos, cocineros, ferroviarios… como “bocas inútiles que alimentar”.

Y estos dos ejemplos muestran, como decía, la importancia de la intendencia cuando se trata de grandes contingentes. La idea, que todos podemos intuir sin muchos conocimientos de estrategia militar, fue resumida por Napoleón en una frase que, desde mi punto de vista, es un gran resumen y toda una lección. Él lo probó en sus propias carnes en la campaña de Rusia, me temo.
Un ejército marcha sobre su estómago.
Fuente: Militaria, de Nicholas Hobbes
Cómo alimentar a un ejército Cómo alimentar a un ejército Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:27:00 Rating: 5

8 comentarios:

  1. en fin mi madre siempre dijo que a los hombres se les conquistaba con el estómago, a si por que no a los ejércitos????? si las mujeres nos lo proponemos con una buena tortilla de patatas, conquistaremos el mundo y no esa tontería de la Cocina de autor. jejeje,

    Por cierto te has planteado quitar la verificación de la palabra???? es odiosa.

    ResponderEliminar
  2. siempre leo tu blog pero primera vez q comento. muy bueno y muy buenos datos hace reflexionar

    ResponderEliminar
  3. Jota, qué razón tienes. Y la tortilla... con su cebolla...
    En cuanto a la verificación, es para evitar robots y trolls. Sé que es un problema, pero creo que sería peor llenar de spam y basura los comentarios. Gracias por tu paciencia y comentarios :)

    New Trip, gracias por el comentario :)

    ResponderEliminar
  4. Pues como se enterasen los cocineros de que les había llamado "bocas inútiles que alimentar", me parece que el teniente coronel iba a pasar un poco de hambre.

    ResponderEliminar
  5. Mi nombre es Sombra21:38

    Hola.

    Dos cositas relacionadas con esta entrada:

    1º- Existe una frase de esas de autor desconocido pero que encierra una gran verdad: "los aficionados estudian la estrategia, los profesionales la logística". Y es que es una gran verdad que puedes tener el ejército mejor entrenado del mundo, pero si no eres capaz de llevarle comida, munición y combustible hasta el frente, ese ejército no sirve para nads.

    2º- Quería recomendar un libro relacionado, "Los abastecimientos en la guerra" de Martin Van Creveld ("Suppliying war" en su versión original en inglés), fascinante estudio de la logística en la guerra desde el siglo XVII a la segunda guerra mundial y que, personalmente, me abrió los ojos a muchos "misterios" históricos que no entendía (como, por ejemplo, por qué para un ejército era un mal negocio asediar una ciudad).

    ResponderEliminar
  6. Nonsei, supongo que no fue muy comedido, pero quizás tenía razón.

    Sombra, gracias por las aportaciones. La frase de la logística es muy buena y acertada. Tomo nota del libro.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. También se habla de este tema en El Arte de la Guerra, de Sun Tzu.

    ResponderEliminar
  8. Graciás Juan José por el comentario.

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.