¿Quiénes eran los últimos de Filipinas?

Filipinas fue colonia española hasta junio de 1898, cuando esta se declaró independiente después de una guerra. España firmó el Tratado de París a finales de aquel año y por el mismo cedía las islas a Estados Unidos a cambio de veinte millones de dólares.

Durante aquella guerra, concretamente el 30 de junio de 1898, un grupo de hombres, en torno a medio centenar, se atrincheraron en la localidad de Baler, dentro de su iglesia. Allí aguantaron trescientos treinta y siete días, hasta el 2 de junio de 1899, a pesar de estar mal armados y peor alimentados. Los sitiadores intentaron la rendición de los españoles mediante el envío de noticias y mensajeros, entre otros medios menos amables, que comunicaran a los atrincherados cómo se había desarrollado todo fuera y cómo la posición española en Filipinas no era la misma y estaba totalmente perdida. Uno de los mensajeros fue el teniente coronel Aguilar, que si bien no consiguió su propósito de manera directa, dejó allí unos periódicos que acabaron por convencer a los últimos de Filipinas que aquel empeño ya no tenía lugar. Así, se rindieron y pudieron salir sin problemas, ya que les depararon una salida honrosa en honor a su valor.

En la actualidad se usa el dicho "los últimos de Filipinas" para referirse a alguien que es extremadamente pertinaz en su empeño y que abandona el mismo el último.
¿Quiénes eran los últimos de Filipinas? ¿Quiénes eran los últimos de Filipinas? Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 22:58:00 Rating: 5

11 comentarios:

  1. Y,pregunto..¿Porqué era necesario conquistar aquella pequeña iglesia?¿Porqué,simplemente no "pasaron" de ellos?

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:42

    Sobrevivieron 33 héroes, que fueron marginados a su regreso a España, excepto su 2º oficial (el único que sobrevivio y que luego escribió la historia en un libro) D. Martín Cerezo. Fueron reconocidos 100 años después con la Medalla Militar Individual, la segunda en importancia en nuestro ejército. El término de "Últimos de Filipinas" empezó a usarse referiéndose a ellos tras el estreno en los años 30 de la película española del mismo título.
    Buen Blog.

    ResponderEliminar
  3. Obrafina, creo que en las "guerras de conquista" nadie se deja "huecos".

    Gracias por los comentarios.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Saludos:

    Tenía entendido que quien rindió la guarnición fue el teniente médico militar Dr. Vigil de Quiñones, que dio nombre al antiguo hospital militar de Sevilla, y que fue este oficial quien al leer la noticia se convenció de que en efecto la guerra había terminado.

    No dispongo de la referencia, creo que fue una reseña de la biografía del Dr. Vigil de Quiñones publicada en en un revista de una asociación de militares retirados (revista "AMARTE" quizás...?.

    En dicha reseña también se explicaba que parte de los motivos por los que pudieron resistir tanto tiempo el asedio, fue gracias a las medidas higiénicas de prevención y control de enfermedades, y de racionamiento de alimentos, que este oficial médico dispuso.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias Zevalian por el comentario y por esos datos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. No sé.Entiendo que en una guerra no se puede dejar sin rendir una fuerza importante,que amenace los logros conseguidos.Pero ¿unas decenas de soldados mal armados?
    Otros casos que no entiendo:¿tan importante era tomar El Alamo o El Alcazar de Toledo?¿No fué contraproducente?

    ResponderEliminar
  7. No trato de explicarlo Obrafina o de analizarlo, digo que me parece ese un motivo lógico.

    Saludos y gracias por los comentarios.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo10:49

    Me veo obligado a explicar, que según lo relatado por el propio D. MArtín Cerezo, el destacamento de 53 hombres(lo digo de memoria) ocupaban la oposicion del pueblo de Baler, en un pequeño fuerte de casas de madera. Cuando estalló la insurrección indígena (apoyada por intereses estaudinenses, ya que el archipiélago hacia siglos que era español) el destacamento fue atacado y vieron como única salida el refugiarse en el único edificio de construcción fuerte del pueblo, la iglesia. Los fallecidos fueron la mayoría por enfermedades, ya que por la presión y ataques de los insurgentes, la iglesia perdió el techo de madera a causa de disparos de cañón, por lo que se vieron bajo las inclemencias del tiempo, añadiendo la mala alimentación. Los cadáveres fueron enterrados dentro del recinto. Recomiendo la lectura del libro que narra los hechos que aún se puede encontrar en librerías. "El Sitio de Baler". Porque fue eso, un grupo de soldados atacados y sitiados durante meses. No hay que olvidarlo.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo10:50

    Ah, y unos cuantos fueron fusilados por desertores.

    ResponderEliminar
  10. Este blog está dedicado por completo a ellos: http://baleria.com/

    Este artículo resume mes a mes qué ocurrió durante aquellos 337 días y qué fue de los supervivientes:

    http://baleria.com/IMG/pdf/Articulo_Jesus_Garcia_Quijano.pdf

    ResponderEliminar
  11. Gracias por los comentarios y por la información.

    Jesús, gracias por el enlace. Interesante proyecto.

    Saludos.

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.