Diputados gratuitos

No quisiera yo que esta curistoria de hoy fuera aplicada a nuestra política actual, pero creo que algún comentario a favor de Luis XVIII o Talleyrand se hará pensando en nuestros políticos de hoy y no en los de entonces. En cualquier caso, con lo que sigue, parece que los políticos de hoy y los de entonces tienen ciertos parecidos.

Cuando Luis XVIII le enseño a Talleyrand un borrador de Constitución, este le dijo:
―Señor, echo de menos una cosa importante.
―¿Cúal?
―El sueldo de los diputados.
―Yo creo que sus servicios han de ser gratuitos y su cargo honorífico.
―Señor, si han de ser gratuitos nos saldrán muy caros.

Y, según parece, aquellos diputados comenzaron a tener un sueldo por su labor política. Y de ahí a lo de nuestros días no hay mucho salto. En cualquier caso, yo opino como Talleyrand, si no se paga saldrán caros. Lo peor de todo es que incluso pagando salen caros en muchos casos.

Fuente: Mis anécdotas preferidas, de Carlos Fisas
Diputados gratuitos Diputados gratuitos Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:04:00 Rating: 5

11 comentarios:

  1. Pues sí, lo malo es que siendo espléndidamente pagados salen carísimos. Y si todavía tuvieran cierta calidad... Pero muchos de ellos son personas que no sirven absolutamente para nada, sin formación, sin experiencia profesional, sin ideología, sin ética y sin el menor conocimiento de nada.

    ResponderEliminar
  2. Maireen, suscribo lo que dices. Lamentablemente tienes razón.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Me parece un excelente comentario, no sólo en cuanto a la curiosidad de la historia, sino que efectivamente salen más baratos con sueldo, pero que desgraciadamente a veces nos salen carísimos aún más.

    En otro orden de cosas, y como admirador de esta página web, me encantaría un post sobre la influencia de Tayllerand y Fouché en la política: dos tipos que sobrevían frente a viento y marea siendo consejeros de los poderosos, cabalgando a la ola de diferentes regímenes, y cada uno con un estilo radicalmente opuesto, como se refleja en la obra de teatro "La cena". Sabiendo lo bien y amenas que haces las cosas, seguro que te sale un post excelente.

    ResponderEliminar
  4. Emilio, gracias por el comentario. Tomo nota de la petición sobre Talleyrand. Curiosamente, no es la primera vez que un lector me pide escribir sobre Talleyrand:

    http://curistoria.blogspot.com/2009/01/charles-maurice-de-talleyrand-prigord.html

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Efectivamente, si el de diputado fuera un cargo gratuito, sería excesivamente caro. No obstante, como dice Maireen, algunos también son excesivamente caros, aun recibiendo un sueldo. Como ejemplo sirva que la pasada legislatura, más de treinta diputados no participaron en comisión alguna ni realizaron preguntas o, en definitiva, ejercieron de forma efectiva su cargo de diputado.

    Por otra parte, decir que acabo de descubrir tu blog gracias a una entrada sobre el lamento de Julio César ante el busto de Alejandro Magno http://curistoria.blogspot.com/2008/01/julio-csar-vs-alejandro-magno.html

    Simplemente quería darte mi enhorabuena por el mismo, que a partir de ahora seguiré.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por el comentario, eres muy amable. Será un placer tenerte por aquí :)

    ResponderEliminar
  7. Disculpa, no quería aparecer como anónimo, que no suele ser muy alentador.

    ResponderEliminar
  8. En otra página he leído que la conversación fue a la inversa. En tal caso, habría sido Talleyran quien presenta el borrador al rey, lo cual parece lógico siendo el primero uno de sus promotores. Sin embargo, de ser así, el trato de señor sería empleado por el monarca.
    Me podrías solventar esta duda.
    Gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Supongo que, según esta historia, el rey querría funcionar de forma parecida a como ocurría durante la república en el imperio romano, los cónsules no recibían retribución alguna por dicho cargo, ahora eso sí, lo normal es que se hicieran ricos hasta hartarse, ya que podían hacer y deshacer a su antojo, simplemente con el manejo de información privilegiada les era suficiente para disponer de más que de sobra para superar a muchos o todos los miembros del senado, y a veces incluyendo al Cesar.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo17:38

    Digresión, y espero que no te moleste. Es "echar de menos". Del verbo echar, no hacer. Si lo pones en participio lo verás claro. Por otra parte me encanta tu blog y lo veo cada vez que lo actualizas. Gracias.

    ResponderEliminar
  11. Anitoway, gracias.

    Cacharros, en la fuente que cito, lo indica de este modo.

    Melheru, gracias por el comentario.

    Gracias por el aviso del error, es cierto, y no es un error menor. Mis disculpas.

    Saludos.

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.