William Rodriguez, el 11S, y una pequeña moraleja

La curistoria de hoy es un poco extraña. Por una parte, la escribo para recordar el 11 de septiembre de 2001 y, por otra, para recordar la relatividad de todo frente a la muerte.

William Rodriguez era un trabajador de mantenimiento de la Torre Norte y estaba allí el día de los atentados. Debido a su empleo, tenía una de las cinco llaves maestras que había en el edificio aquella mañana. Las otras cuatro personas con llave maestra habían desaparecido después del atentado. William ayudó a policías y bomberos recorriendo el edificio con ellos y dándoles acceso a todas las zonas para que pudieran llevar a cabo las labores de rescate. William ayudó a salvar un buen número de vidas y para ellos, fue toda una suerte que un hombre con una llave maestra anduviera por allí.

Después de esto, William Rodríguez se convirtió en un hombre famoso y se dedica a dar conferencias, entre otras cosas. Una de las cosas que cuenta es cómo un hombre se negaba a ser evacuado porque estaba esperando un fax importante. Con el edificio en llamas y dañado peligrosamente, todos sabemos cómo acabó aquella torre, un hombre seguía pensando que un fax merecía quedarse.

Esta historia tiene una importante moraleja y me recuerda a una frase de Steve Jobs en su famoso discurso en Standford: “almost everything — all external expectations, all pride, all fear of embarrassment or failure - these things just fall away in the face of death, leaving only what is truly important”. Es decir: “casi todo –todo las expectativas externas, todo el orgullo, todo el miedo a la vergüenza o a fallar ― esas cosas sencillamente desaparecen frente a la muerte, dejando únicamente lo que es realmente importante".
William Rodriguez, el 11S, y una pequeña moraleja William Rodriguez, el 11S, y una pequeña moraleja Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 11:30:00 Rating: 5

4 comentarios:

  1. Anónimo16:09

    Es triste que este hombre se gane la vida recordando tan dramático hecho. No es un buen ejemplo de trabajador.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo17:15

    Dónde dice que se gana la vida con ello ? En dónde dice que las conferencias que da, son remuneradas ? Y si lo fueran, no veo falta de ética en ello.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que, cobre o no, está en su derecho. Además, supongo que contar cómo uno se queda en el edificio a pesar de todo para ayudar y ver cosas como la de una persona dispuesta a morir por un fax, tiene su interés.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo00:17

    Si alguno se ustedes tiene un proyecto que pueda ayudar a la comunidad en cualquier aspecto y lo único que necesitan es dinero para financiarlo, entonces esta campaña les será de gran interés. Los invito a checar la convocatoria y difundirla a quienes les resulte de gran utilidad http://on.fb.me/pdi2i23

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.