Los inocentes documentos de Thomas Mann


Thomas Mann fue un escritor alemán nacido en 1875, y es considerado uno de los más importantes de su generación. Galardonado con el Premio Nobel en 1929, en 1939 publicó una novela titulada Carlota en Weimar, que gira en torno a Goethe. Veía la luz al comenzar la Segunda Guerra Mundial.

El inicio del conflicto pilló a Mann en Suecia, aunque su residencia habitual ya eran los EEUU al haber dejado Alemania cuando subió Hitler al poder. Para retornar a casa, tomó un avión hasta Londres con la intención de viajar desde allí al otro lado del Atlántico. Llevaba consigo numerosos libros, notas para conferencias y papeles en general. En Londres, todos estos apuntes llamaron la atención de los inspectores, muy susceptibles por el comienzo de la guerra. No hay que olvidar que Mann era de origen alemán.

En concreto, según parece, un diseño plasmado en un papel les resultó sumamente sospechoso a los inspectores británicos. El diseño representaba la colocación de los comensales en una comida ofrecida por Goethe en su casa de Frauenplan, en Weimar. Mann, para convencer a los otros de la inocencia de la nota y por ende de sí mismo, se vio obligado a hacer una lectura resumida de la novela que mencionaba al inicio de la entrada, para que los funcionarios comprendieran los datos del papel que les resultaba sospechoso.

Fuente: El libro de cabecera del espía, de Graham Greene
Los inocentes documentos de Thomas Mann Los inocentes documentos de Thomas Mann Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:33:00 Rating: 5

4 comentarios:

  1. ¡Que susceptibles puede llegar a ser los servicios secretos! Aunque hay que recordar que las maneras aparentemente inocentes con las que se ha pasado documentos secretos.

    ResponderEliminar
  2. Memoria, nunca sabe uno dónde va a saltar la rana. Hay historias de la paranoia sobre espías y mensajes secretso que son espectaculares.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. A un jefe que tuve le tocó ir a Israel a hacer un curso sobre una nueva herramienta informática desarrollada allí. Le dieron el curso, un libro sobre la herramienta, y al volverse para España, en el aeropuerto de Tel Aviv, el de la aduana le preguntó cuál había sido el motivo de su estancia en Israel. Le explicó que era por un curso, etc. El de la aduana cogió el libro, lo abrió por una página al azar y le dijo... "Vale, explícame esto"

    ResponderEliminar
  4. José Manuel, eso parece el examen más importante de su vida :)

    Gracias por la historia.

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.