El hombre de la vía del tren

Eric Sutherland Lomax fue un militar británico capturado por los japoneses en 1942 y enviado a un campo de trabajo. Como otros tantos miles de prisioneros fue obligado a construir la “Vía de la muerte” (Railway of Death). Esta línea de ferrocarril iba desde Tailandia hasta Birmania y fue construida usando mano de obra esclava en parte.

Lomax sufrió como otros tantos, pero la marca que dejó en su mente aquel periodo de su vida le acompañó durante años. Las torturas recibidas le habían lesionado mental y físicamente y en especial recordaba a un intérprete japonés que se había ensañado con él. Después de muchos años, Lomax fue capaz de localizar a dicho intérprete y acordaron encontrarse.

Se citaron en un puente en aquella “Vía de la Muerte” y el japonés hizo una reverencia ante el británico y le pidió perdón por el daño causado. Ambos hablaron durante un rato y luego cada cual se fue por su lado.

Lomax contó su experiencia antes, durante y después de la guerra en un libro titulado “The Railway Man”. El encuentro con su torturador le permitió liberarse de una angustia que le había acompañado durante medio siglo. A partir de aquel momento, todo aquel daño causado años atrás y que seguía torturando su cabeza desapareció, al menos en gran medida.
El hombre de la vía del tren El hombre de la vía del tren Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 22:37:00 Rating: 5

7 comentarios:

  1. Anónimo22:55

    Se hubiera ido del todo si lo cagaba bien a tormpadas

    ResponderEliminar
  2. Esto creo que tiene mucho de fantasía. No sé hasta que punto se liberaría de todo el mal causado por encontrarse con su torturador.

    ResponderEliminar
  3. Supongo que no todo el mundo tiene en su poder el don del perdon.... yo no creo que fuera capaz, pero ....

    ResponderEliminar
  4. quizas tenga mas de leyenda que de real, porque es verdad que remover cielo y tierra para encontrarte con quien te ha atormentado durante media vida, para hablar un rato...

    ResponderEliminar
  5. Pues francamente, yo no creo que fuera capaz de perdonar algo así...

    ResponderEliminar
  6. La guerra no debe cambiar a las personas. Sutherland debía tener esto muy claro. Estoy seguro.

    ResponderEliminar
  7. CtrlAltTweet17:59

    Perdonar es divino, dicen.

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.