Un dios por un rey; y la vida por ello

La curistoria de hoy es una muestra de razonamiento lógico y a la vez absurdo. Es más, tan absurdo que hace dudar de la veracidad de la historia, o al menos de los motivos. En cualquier caso, allá va.

Parece ser que Teodorico, El Grande, rey de los ostrogodos en el último cuarto del siglo V y a comienzos del siglo VI, era de creencia arriana. Su primer ministro o mano derecha era católico, pero a pesar de ello el rey tenía plena confianza en aquel hombre. Era tan fiel súbdito del rey este hombre que para agradarle modificó su religión y cambió el catolicismo por el arrianismo.

Teodorico, a la vista de aquel cambio lo mando ejecutar. Cuando le preguntaron el porqué de aquella decisión al rey, dijo: “si ha sido capaz de traicionar a su dios, no tardará en traicionarme a mí”.

Como decía, un razonamiento lógico y no falto de sentido común, pero dudo que la decisión fuera la más acertada.

Fuente: Revista Historia y Vida, número 512
Un dios por un rey; y la vida por ello Un dios por un rey; y la vida por ello Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 23:43:00 Rating: 5

2 comentarios:

  1. Y lo cierto es que a Teodorico no le faltaba razón: si su siervo era capaz de traicionar a su Dios (el que debería ser el personaje más importante de su vida) ¿quién le aseguraba al rey que no haría lo mismo con él?
    Muy curioso el post!

    ResponderEliminar
  2. Es cierto, pero creo que es llevar las cosas demasiado lejos :)

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.