Ni quito ni pongo rey, pero ayudo a mi señor


El título de la entrada es un dicho habitual que viene a significar que uno, aunque debería ser imparcial y simula cierta neutralidad, ayuda de un modo u otro a una de las partes en una disputa.

Allá por mediados del siglo XIV, Pedro I el Cruel y Enrique II, su hermanastro, lucharon por el trono de Castilla. Batallas, traiciones y alianzas estaban a la orden del día y así cada uno buscaba acabar con el otro, lo que significaría sentarse en el trono de Castilla para Enrique.

Según se cuenta, ambos hermanos se encontraron cerca de Montiel, en Ciudad Real, rodeados de sus partidarios. El encuentro derivó en pelea y las espadas salieron de sus vainas. Los partidarios de Enrique acabaron con la vida de Pedro. Esta frase se atribuye a aquellos caballeros que ayudaron a Enrique a ponerse al frente de Castilla cuando el rey era Pedro.

Otra explicación de esta historia, también medieval y castellana, sitúa a El Cid cercando el castillo de doña Urraca en Zamora. El de Vivar había estado enamoriscado de doña Urraca, lo que no evitó que El Cid se pusiera del lado de su señor don Sancho de Castilla en la toma del castillo. Los zamoranos y su reina le afearon esta conducta a El Cid, ya que además había vivido parte de su vida allí. Frente a estas palabras, cuenta la leyenda que El Cid respondió con la frase que nos ocupa.
Ni quito ni pongo rey, pero ayudo a mi señor Ni quito ni pongo rey, pero ayudo a mi señor Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 22:46:00 Rating: 5

6 comentarios:

  1. Fueron las palabras que Betrand Du Guesclin pronunciaba mientras se agarraba a las piernas del rey de Castilla Pedro I “El Cruel” para que su rival y valedor del francés, Enrique II de Trastamara, pudiera apuñalarlo alevosamente.
    El caballero francés, al frente de las llamadas "Compañías Blancas", una especie de ejército de mercenarios, habían entrado al servicio del de Trastamara.

    ResponderEliminar
  2. Yo soy más partidario de llamar a Pedro I el justiciero, no podemos juzgar con mentes de hoy las acciones de aquella épovca y desde luego Enrique de Trastámara tampoco era un angelito. Magnífico blog.

    ResponderEliminar
  3. Lorien21:46

    Totalmente de acuerdo. Ya sé q como historiadora no debería xo Enrique Trastamara me cae muy mal. Le hace el trabajo Du Guesclin xq el mano a mano con su hermanastr no puede vencerle. Era una verdadera guerra europea. A Pedro le apoyaba Edurado de Inglaterra. Q tb tiene una buena historia

    ResponderEliminar
  4. Gracias por los comentarios.

    Viendo que sabéis del tema me gustaría preguntaros por algún buen libro sobre Pedro I de Castilla, sus guerras y su vida. ¿Alguna recomendación? También me valen artículos o estudios de universidad. Me llama la atención este rey.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. http://books.google.es/books?id=rEPE5anLmbcC&printsec=frontcover&dq=pedro+i+de+castilla&source=bl&ots=7jnWGwPUTL&sig=LkQ6jfdP184dTTL1mpkIPb3Rkcc&hl=es#v=onepage&q&f=false

    Si te gusta Juan Antonio Cebrián, en su libro "Enemigos intimos de la Historia" (Esfera de los libros 2005, 849734295X) le dedica un capítulo a la enemistad entre los dos hermanos.

    En este artículo, mira la bibliografía, estos libros los podrás encontrar en más de una biblioteca pública porque están descatalogados. http://www.canalsocial.net/ger/ficha_GER.asp?id=2684&cat=biografiasuelta

    Y este blog es de la asociación cultural Pedro I de Castilla, te enlazo con la presentación de un libro sobre el rey de mayo de 2010:
    http://asoculturapedro1.blogspot.com/2010/05/presentacion-libro.html

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias Enfermero9.

    Cebrián era un monstruo y lo conocía. TAmbién tenía localizado elresto. Pero no conocía la última referencia que has puesto.

    Saludos.

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.