Sigue Curistoria

Google+

Buscar



Los libros más vendidos en Amazon

martes, 30 de noviembre de 2010

La deuda de EEUU con España

Leía el pasado fin de semana en el periódico ABC que el abogado José María Lancha, después de años de investigación, ha sido capaz de calcular con detalle cuánto dinero debe EEUU a España por su ayuda durante la guerra de Independencia de EEUU. Tal es la cantidad que podría sacar a nuestro malherido país de la crisis actual.

Durante la guerra de Independencia norteamericana, que tuvo lugar entre 1776 y 1783, la corona española ayudó a los independentistas de EEUU frente a Gran Bretaña. La deuda a abonar por esta ayuda, que de haberse tenido que abonar entonces hubiera puesto en entredicho la estabilidad del tambaleante nuevo estado, asciende a 3 billones de dólares al cambio actual, si se calcula con interés compuesto del 5%, o de medio billón si el interés es simple.

Benjamin Franklin pasó por París en aquel tiempo para financiar su rebelión y es bien conocido cómo los franceses apoyaron al enemigo de su enemigo Gran Bretaña. De modo similar, John Jay, joven abogado plenipotenciario, buscó apoyo en la corona española. No pudo apuntarse un éxito como el de Franklin en Francia, pero también consiguió tratar con Floridablanca y que España finalmente pusiera dinero para su causa comprando letras. Dinero que ahora, por fin, se ha calculado con más o menos exactitud.

¿Quiénes eran los Cien Mil Hijos de San Luis?

Luis Antonio, duque de Angulema, quien estaba al mando de los Cien Mil Hijos de San Luis.En 1823, el rey Fernando VII de España, después de la Guerra de Independencia contra Francia, pidió a este país ayuda para luchar contra los liberales y así restablecer el absolutismo en virtud de los acuerdos de la Santa Alianza. El ejército francés intervino de la mano del duque de Angulema, que se puso al mando de aquellos Cien Mil Hijos de San Luis, aunque en realidad eran algo menos de 75.000 soldados.

Las tropas españolas, bajo el mando de Francisco Espoz y Mina se enfrentaron a ellos en Cataluña, sin éxito. Los franceses acabaron por tomar Madrid, de nuevo, como lo habían hecho apenas unos años antes y, también repitiendo la historia, sitiaron Cádiz sin poder tomarla.

Esto acabó con un pacto en el que Fernando VII se comprometía a defender la libertad de los españoles de acuerdo a la constitución de 1812, la Pepa. Finalmente no cumplió su palabra pero en cualquier caso el Trienio Liberal estaba finiquitado. Resumiendo, el ejército francés puso el trono a disposición del rey español, luchando contra españoles. Y, eso sí, todo lo pagó el rey, es decir, los españoles.

domingo, 28 de noviembre de 2010

La mente matemática del joven Gauss

Johann Carl Friedrich GaussHay algunas personas, si bien son peces muy raros, que ven a través de los números, genios matemáticos. Algo así como cuando Neo es capaz de decodificar Matrix, si me permiten la metáfora. Uno de estos personajes, cuyo nombre sin duda conocerán, fue Johann Carl Friedrich Gauss, alemán nacido en 1777. Su origen era humilde y parecía destinado a labores campesinas pero ya desde niño comenzó a demostrar que sus dones para las matemáticas no podían ser desaprovechados.

Gauss iba a una escuela rural en la que compartían aula niños de edades diversas, lo que obligaba al buen señor Büttner, el profesor, a mantenerlos entretenidos de algún modo. Así, en una ocasión, cuando nuestro protagonista tenía tan solo nueve años, el profesor le puso la siguiente tarea: calcular la suma de los 100 primeros números.

Después de unos instantes, el niño exclamó: “¡Ya está!”. Büttner, el profesor, se sorprendió por la velocidad, pero llegó a la estupefacción cuando el crío de nueve años le explicó el método de resolución del problema. Explicó:
1+2+3+4+5+….+100 =
(1+100)+(2+99)+(3+98)+….+(50+51) =
101+101+101+…+101=
50*101=5050
Podríamos considerar esto como la primera anécdota de una mente que ha hecho algunas grandes aportaciones al mundo de las matemáticas.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Domingos sangrientos

sunday bloody sundaySi preguntamos cuál fue el Domingo Sangriento, mucha gente hablará del 30 de enero de 1972, cuando en Londonderry, Irlanda del Norte, murieron 14 personas por los disparos efectuados por paracaidistas británicos. Una manifestación había tenido lugar antes de la tragedia. Y este domingo será posiblemente el más mencionado en nuestra encuesta gracias a la canción “Sunday, Bloody Sunday” del grupo irlandés U2. Sin duda, uno de sus mayores éxitos.

Pero no es este el único domingo sangriento de la historia. Al menos hay otros dos que reciben este apelativo habitualmente. El primero corresponde al 13 de noviembre de 1887 cuando murieron dos personas y hubo más de 100 heridos después de que la policía disolviera una manifestación socialdemócrata en Gran Bretaña.

Otro domingo sangriento tuvo lugar en 1905, concretamente el 22 de enero. Aquel día, las tropas imperiales rusas, en San Petersburgo, abrieron fuego contra unos obreros acabando con la vida de más de cien de ellos. La Revolución Rusa estaba en marcha.

Estos tres son los más conocidos, pero la lista sigue y la Segunda Guerra Boer, la Segunda Guerra Mundial, Lituania o más fechas en la lucha entre Irlanda y Gran Bretaña están marcadas de rojo en el calendario, por ser domingo y por ser sangrientas.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Venceréis, pero no convenceréis

Miguel de UnamunoAl poco tiempo de comenzar la Guerra Civil Española, hubo un encontronazo en Salamanca entre el gran escritor Miguel de Unamuno y el general José Millán-Astray, fundador de la Legión Española.

Era el 12 de octubre de aquel 1936 y en el paraninfo de la Universidad de Salamanca las palabras iban y venían mostrando unas posiciones que eran extremistas. El general estaba acompañado por muchos simpatizantes, entre ellos, un grupo de legionarios armados. En un determinado momento, después de un pequeño discurso, Millán-Astray dijo la famosa frase: “¡Muera la inteligencia! ¡Viva la muerte!”.

La respuesta de Unamuno, hasta aquel momento comedido, a tales palabras fue: “Este es el templo de la inteligencia ¡Y yo soy su supremo sacerdote! Vosotros estáis profanando su sagrado recinto […] Venceréis, pero no convenceréis. Venceréis porque tenéis sobrada fuerza bruta; pero no convenceréis, porque convencer significa persuadir. Y para persuadir necesitáis algo que os falta: razón y derecho en la lucha. Me parece inútil pediros que penséis en España”.

De este hecho nace el dicho de “Venceréis, pero no convenceréis”, tan recurrente y cargado de significado.

martes, 23 de noviembre de 2010

El origen del cóctel Manhattan

No hace mucho que algunas marcas de bebidas (espiritosas, las bebidas no las marcas) han lanzado al mercado preparados en los que ya tenemos embotellados algunos de los cócteles (o cocktails) más famosos. Uno de estos es el Manhattan. Hoy he recibido un correo de una de estas marcas (Diageo/JB) al respecto y me ha surgido la curiosidad sobre el origen de este cóctel.

El Manhattan se hace con whisky (hay algunos mejores que otros para este propósito), vermú, angostura, hielo, cereza o aceituna y cáscara de limón.

Su origen, según una historia tan popular como falsa, está en el Manhattan Club de Nueva York. Allí, en 1870, el doctor Iain Marshall preparó por primera vez esta bebida para un banquete que se ofreció en honor del candidato a la Casa Blanca Samuel J. Tilden. La bebida fue un éxito y pronto comenzó a pedirse habitualmente en aquel local, del que tomó el nombre. Y decía que esta historia tiene pocos visos de realidad porque se dice que la anfitriona de dicha fiesta era Jennie Jerome, la que sería madre de Winston Churchill, pero esta señora estaba en Francia por aquel tiempo.

Hay algunas citas de cócteles con este nombre a mitad del siglo XIX aunque en algunos casos los ingredientes diferían en mayor o menor medida. En 1891 se publicó una obra de William Schmidt en la que ya se menciona el Manhattan, con unos ingredientes muy similares a los actuales.

Dicho todo esto, amigos, quedémonos con que el origen no está claro a pesar de que se atribuya muchas veces a la madre de Churchill, y con que este cóctel tiene un siglo y medio de vida, por lo que bien merece un brindis en su honor.

lunes, 22 de noviembre de 2010

No es labor de los comandantes el dispararse entre ellos

WellingtonWellington, el famoso militar británico, fue un tipo que a pesar de no tener implicación directa en la primera línea de fuego, siempre anduvo cerca de la misma y milagrosamente nunca fue herido de gravedad. Montado en su caballo Copenhagen no pocas veces se movió entre las bombas y los disparos enemigos. Esto ya muestra una forma curiosa de afrontar la guerra y la lucha desde su rango, pero veremos más detalles a continuación.

En la batalla de Waterloo, se vio envuelto en el fuego enemigo y cuando los proyectiles levantaban la tierra a los pies de su caballo peligrosamente cerca, le comentó a los oficiales que le acompañaban: “Caballeros, estamos demasiado juntos. Es mejor que nos separemos un poco”.

Más tarde, aquella misma jornada, un oficial le pidió permiso para disparar una batería inglesa contra Napoleón y sus ayudantes, ya que los tenían dentro de su alcance. Wellington le contestó: “No, no lo permitiré. No es labor de los comandantes el dispararse entre ellos”.

Fuente: Military's strangest capaigns and characters, de Tom Quinn

domingo, 21 de noviembre de 2010

Alojamiento de lujo para nazis en UK a cargo del MI6

En 1940, el MI6, el servicio secreto británico, puso en marcha un centro de alojamiento para la élite nazi que capturaran. El centro, Trent Park, estaba situado al norte de Londres y fue preparado a conciencia por el MI6.

Durante semanas de duro y meticuloso trabajo se escondieron micrófonos por todo el centro: habitaciones, salones, comedores… todo estaba controlado. Los prisioneros nazis disfrutaban de total libertad dentro del centro y además eran muy bien tratados. La comida era de calidad y todas las comodidades posibles estaban a su disposición: música, libros, cine… todo preparado y listo para que los nazis se sintieran como en casa, o mejor.

Como es lógico, no todos los prisioneros podían optar a dicho nivel de hospitalidad. Se habían trazado con detalle los perfiles que podrían ir allí y, además, se intentaba capturar a dichos perfiles para llevarlos a aquellas instalaciones: generales, comandantes de división, führers de brigada, altos cargos de las SS… Estos prisioneros no serían interrogados ni maltratados en búsqueda de información, la estrategia era otra.

Lo que se pretendía era que todos estos alemanes, sintiéndose cómodos y tranquilos, hablaran entre ellos sobre la guerra, los planes alemanes, los mandos… mientras los micrófonos que había en el centro recogían todos estos comentarios y los ponían al servicio del MI6. Para cerrar el círculo, se solía entregar información falsa a los prisioneros a través de ediciones especiales de periódicos, para conseguir que conversaran y “soltaran la lengua” motivados por malas noticias o por temas concretos.

jueves, 18 de noviembre de 2010

Vikingos en Sevilla

Año 844, el sur de España es musulmán. Sus conquistas alcanzan hasta mucho más al norte, donde parece que está el enemigo, el irreductible mundo cristiano que no alcanza más de un tercio del territorio desde el cantábrico. En este escenario un nuevo enemigo, temible y terrible a juzgar por su fama y precedentes, hace aparición en la península que tiende Europa a África.

Por el río Guadalquivir, venidas de mar abierto, unas naves se internan tierra adentro. El enorme río navegable lleva al nuevo jugador en el tablero íbero hasta Sevilla. Allí desembarca. Allí saquea y demuestra su fuerza y crueldad. Vikingos. Vikingos en Sevilla.

Golpeados en el estómago, los omeyas se preparan para combatir y defender sus territorios. Un ejército poderoso se moviliza en noviembre de aquel 844 bajo el mando de Abd al-Rahman II y se enfrenta a los nuevos invasores. El invasor expulsando al nuevo invasor.

En los campos de Tablada ambos ejércitos se encuentran y enfrentan, resultando los vikingos claros perdedores. Gran parte de sus barcos son incendiados y miles de ellos pagaron con su vida el haber formado parte de aquella expedición.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

¡Pedazo de invento la gaseosa!

Philip Syng Physick¡Pedazo de invento la gaseosa!, decían en la película “El milagro de P. Tinto”. Y aún no teniendo yo muy claro si es tan buen invento vamos a darle una vuelta al tema.

Fue un británico de nombre William Browning quien en 1741, y sin un objetivo o motivo a priori, decidió inyectar ácido carbónico en un recipiente con agua mineral. Por experimentar, vaya. Decía yo que sin objetivo alguno y así le fue la cosa. Embotelló aquello y se dispuso a venderlo pero no tuvo éxito a pesar de sus demostraciones. No pasaba de la mera curiosidad, hasta que entró en escena Philip Syng Physick.

Este tipo, famoso médico, encargó a un químico el preparado gaseoso para tratar a un paciente con dolencias estomacales. El químico le añadió una chispita de sabor para hacer la bebida más agradable. Como medicina el invento fue un éxito y sí que comenzó a ser consumido, pero únicamente como brebaje sanatorio. Todo esto, a comienzos del siglo XIX.

Pero el que realmente inventó la gaseosa, como producto, fue un tal John Mathew cuando en 1832 ideó una máquina para saturar el agua con gas carbónico. Esta bebida con burbujas, o bebida con agujeros, como prefieran, se popularizó notablemente. A finales de siglo, las había de múltiples sabores: grosella, fresa, mora… quitaba la sed y seguía manteniendo sus virtudes médicas, dos en uno.

Dicho todo esto, cerremos con otra frase sobre la gaseosa, esta vez, del cómico Leo Harlem (la pongo de memoria, pero el mensajes es): “Si la gaseosa arregla un vino malo, que no hará con uno bueno. Lo que pasa es que no hay huevos”.

martes, 16 de noviembre de 2010

Arrojando oro por la ventana

La familia Farnesio fue durante los siglos XVI y XVII una de las más poderosas, influyentes y acaudaladas de Italia. De esta estirpe salieron papas y grandes militares, los famosos duques de Parma.

Cuando finalizaron la construcción del conocido como Palacio Farnesio, sus fiestas y comilonas fueron míticas. Disponía, el palacio, de un salón en la planta superior cuyos ventanales daban al río Tiber y en algunos banquetes el oro corría por la mesa. No es que se lo comieran, no, lo derrochaban de peor modo.

Los platos, las bandejas, los cubiertos… todo era de oro y los Farnesio, haciendo gala de poco gusto y mucha altanería, arrojaban los cubiertos y demás enseres por las ventanas al río al acabar de comer. Mejor tirarlos que fregarlos, debía ser el mensaje.

Pero ya saben ustedes, queridos amigos, que uno no se hace rico si derrocha de este modo y los Farnesio también lo sabían. A la vista de sus invitados el gesto era espectacular y cercano a la locura. Lo que no sabían aquellos invitados era que había criados de los Farnesio escondidos entre los arbustos junto al río y que manejando grandes redes recogían los objetos de oro para poder ser reutilizados, espero que después de ser fregados.

lunes, 15 de noviembre de 2010

Mambrú se fue a la guerra

John Churchill, duque de MarlborougLa editorial CEAC (Grupo Planeta) me ha hecho llegar un libro titulado “Historia de España para Dummies”, cuyo autor es nada más y nada menos que D. Fernando García de Cortázar. Es decir, una visión amena y relajada de la historia de España, pero con la garantía de García de Cortázar. Por cierto, la primera historia de España, como tal, que leí, era de este autor. En una primera ojeada (y hojeada) ya he visto muchas de esas curiosidades y cuestiones que tanto me (nos) gustan. Ahí va una de ellas.

Sin duda ustedes conocerán la famosa canción:
Mambrú se fue a la guerra,
¡qué dolor, qué dolor, qué pena!,
Mambrú se fue a la guerra,
no sé cuando vendrá.
que do-re-mi, que do-re-fa,
no sé cuando vendrá.
El origen de esta famosa coplilla nos lleva a tiempos de la Guerra de Sucesión española, allá por los primeros años del siglo XVIII. Como ha ocurrido en otras ocasiones, España fue en aquel conflicto lugar de lucha de españoles pero también de gente venida de otros países europeos. Y precisamente fue un británico llamado John Churchill el que dio nombre a la canción.

Este hombre era el comandante de las tropas británicas, holandesas y alemanas que luchaban del lado de los austriacistas, es decir, de los que querían que el archiduque Carlos de Austria acabara en el trono español. Pero ¿qué tiene que ver John Churchill con Mambrú? Ahora les explico.

Resulta que este Churchill era duque de Marlborough, y claro, como para un español tal título era casi impronunciable, e impronunciable del todo en una canción, se le rebautizó como Mambrú, lo que realmente no dista mucho de Marlborough. Y así es como este británico se fue a la guerra, mire usted qué pena.

Fuente: Historia de España para Dummies, de Fernando García de Cortázar

domingo, 14 de noviembre de 2010

El debut artístico de Chaplin

Esta entrada la escribí hace unos días para el blog de El Periscopio, que gira en torno a una colección de libros de viajes/históricos de la que ya les he hablado. La reproduzco aquí como curistoria.

Si de raza le viene al galgo y de un palo únicamente sacaremos tales astillas, no podríamos esperar otra cosa de Chaplin más que su vida de actor. Charles Spencer Chaplin tuvo como padres a una pareja de cantantes y actores de variedades cuyo éxito fue notable durante algunos momentos de sus vidas.

La parte masculina de la pareja, el padre, no era un ejemplo como cabeza de familia. Cuando nació su hijo, el 16 de abril de 1889, a eso de las 8 de la tarde por si hubiera algún lector dispuesto a hacer un estudio astral, la familia no atravesaba momentos dulces ya que la afición al alcohol del padre amargaba la vida de todos. Finalmente, abandonó a Chaplin, a su hermano y a su madre.

Hannah, la matriarca, se echó el mundo a la espalda y argamasó a sus hijos en torno suyo mientras continuaba con su carrera. No eran malos tiempos para su faceta artística y con el seudónimo de Lily Harvey su voz triunfaba en los escenarios. Pero la vida, como vemos, no había sido generosa con ella y quizás por todo lo que había pasado comenzó a perder la voz.

Y llegados a este punto, con el ocaso de una carrera despuntan los primeros rayos de otra, en la misma familia. Unos rayos que cegarían al mundo entero durante años. Como siempre, donde hay un atardecer para unos hay un amanecer para otros. Y el atardecer de Hannah se hizo patente en 1894 cuando en una actuación en Aldershot su voz se quebró. El empresario del espectáculo, viendo la situación, cogió al hijo de la cantante, nuestro Chaplin, y lo sacó al escenario. Este, con únicamente cinco años, imitó la voz de su madre y cantó, simulando también el fallo de voz que había tenido unos momentos antes su progenitora. El público rompió en carcajadas en aquel momento.

Aquel fue el amanecer artístico de Chaplin: Aldershot, 1894. Con sólo cinco años ya convirtió una situación trágica, su madre rota, en comedia. Ya comenzó a hacer reír a los espectadores y, por supuesto, ya saboreó el adictivo abrazo de los aplausos. Curioso ver cómo estos primeros rayos de sol no son muy distintos de los que iluminaron el resto de su carrera.

jueves, 11 de noviembre de 2010

El duelo de Ok Corral no tuvo lugar en Ok Corral

El famoso Wyatt Earp no fue un peligroso pistolero y en realidad era poco amigo de usar las armas. Pero lo que sí parece cierto es que cuando no quedaba otro remedio, las usaba con efectividad y su postura, del lado de la ley, le llevó a esta situación en más de una ocasión.

Wyatt Earp nació el 19 de Marzo de 1848 en Monmouth, Illinois y su padre le puso ese nombre en honor al capitán del ejército bajo el que había servido. En 1879 se trasladó con sus hermanos Morgan y Virgil a Tombstone, en Arizona, un lugar en plena expansión gracias a los buscadores de oro y plata. Los Earp abrieron un local llamado Oriental Saloon, pero pasado un tiempo acabaron siendo responsables de la ley. Durante este tiempo, una banda de delincuentes llamada “Los Cowboys”, a la que pertenecían los Clanton y los McLaurys, entre otros, comenzó a tener problemas serios con los Earp.

En esta tirante situación se llegó al 26 de Octubre de 1881 cuando Virgil Earp, Morgan Earp y Wyatt Earp, junto con Doc Holliday, un dentista tuberculoso, se enfrentaron a tiros a los hermanos Clanton y los McLaurys. Virgil y Morgan eran en aquel momento “deputy marshall”, algo así como ayudantes del sheriff. Doc y Wyatt también fueron nombrados ayudantes de la ley, así que todo el grupo de los Earp eran “hombres de ley”.

La tarde del 26 de Octubre, los Clanton y los McLaurys estaban en OK Corral y los Earp junto con Doc comenzaron “un paseo” por el pueblo, con la idea de localizar y desarmar a los Cowboys. A pesar del nombre y la leyenda, el duelo final no tuvo lugar en OK Corral. Los Earp y Doc pasaron por OK Corral, pero los Cowboys no están allí, sino que estaban en un callejón junto a una tienda de fotografía: Fly's Photo Shop.

Cuando Virgil Earp vió a los Cowboys les ordenó levantar las mano para desarmarlos. Según los testigos, Billy Clanton dijo: “No me dispares, no quiero pelear”. En ese momento, Tom McLaury abrió su abrigo para mostrar que estaba desarmado, mientras que Ike Clanton corrió hacia Wyatt. No se sabe quién disparó primero, pero ahí comenzó todo.

El famoso tiroteo de Ok Corral acabó con el siguiente resultado. Wyatt salió ileso, Virgil fue alcanzado en la pantorrilla derecha, Morgan recibió un disparo en el omóplato y a Holliday un tiro le rozó la cadera. Por parte de los Cowboys, Billy Clanton, Frank McLaury y Tom McLaury murieron allí mismo. Ike Clanton y Billy Clairborne escaparon durante el tiroteo y salieron ilesos.

Después del duelo, Wyatt y Doc fueron arrestados, pero como Virgil Earp era “deputy marshall”, se tomó su acción como ayuda a la justicia y fueron liberados. En 1882 Virgil Earp fue objeto de una emboscada y fue herido, quedando lisiado, y Morgan fue asesinado. Así, Wyatt Earp se convirtió en “deputy marshall” y comenzó una persecución contra los asesinos. Pero esto, amigos, es otra historia.

PD: La foto de la entrada corresponde a una figura pintada por un servidor y que representa el momento en que Wyatt Earp dispara a Tom Clanton mientras este corría por la calle Fremont.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Burlando el asedio en globo


En 1870 París estaba sitiado por el ejército prusiano y la situación era complicada después de cinco meses en los que las comunicaciones de la ciudad con el exterior estaban cortadas. Bueno, en realidad no del todo, quedaba un camino: el aire.

Dos de las estaciones de tren, inútiles en aquellos momentos, fueron transformadas en improvisadas fábricas de globos aerostáticos. El empeño no fue ligero ya que durante el sitio 64 globos fueron construidos allí. Dos de ellos acabaron en el mar después de su vuelo y seis acabaron en manos prusianas, pero el resto, los otros 58, cumplieron su cometido.

Y su cometido no era otro que llevar toneladas de correo más allá de los límites de la ciudad y del ejército prusiano. El problema era que este sistema de comunicación era unidireccional ya que no había forma de recibir correo de vuelta. Era imposible, o muy complicado, dirigir el globo y por lo tanto no había forma de usarlos como método de respuesta. Para ello se utilizaron las palomas mensajeras, un método muy común y usado desde la antigüedad para salvar los asedios.

Lo globos que salían de París llevaban, además del correo, palomas mensajeras que servían para enviar mensajes de vuelta a la ciudad. El método de retorno, las palomas, eran menos eficaces que los globos y sólo volvía 1 de cada 8 a París. Para "comprender" a las palomas, hay que tener en cuenta que los globos acababan en ocasiones muy lejos de París. Uno de ellos voló 1.400 kilómetros hasta un bosque noruego. En cualquier caso, más de un millón de mensajes llegaron a la ciudad francesa gracias a los pájaros.

Por cierto, la foto de arriba la saqué hoy justo hace tres años. Hacía mucho frío, recuerdo.

Fuente: The greatest war stories never told de Rick Beyer

martes, 9 de noviembre de 2010

El primer ferrocarril español estaba en Cuba

Me ha enviado hoy mi amigo Javier Balbo (mil gracias) una curistoria que yo desconocía y que no solo me saca de la ignorancia, sino que además me saca de un error. La fuente que origina todo, que ha conocido Balbo y que me hace llegar, es una carta que en 1998 mandó un tal Ángel Bardón al periódico ABC y en la que expone lo que contaré a continuación. He contrastado y comprobado lo que se comenta en la carta y es cierto.

Pero comencemos por mi error e ignorancia, oceánica, lamentablemente. Si esta misma mañana me hubieran preguntado por el primer ferrocarril español hubiera dicho que la línea Barcelona-Mataró fue la pionera. Esta línea data de 1848 y yo he oído varias veces que fue el primer ferrocarril inaugurado en España. Pero esto es falso.

Como decía el Sr. Bardón en su carta a ABC, el primer ferrocarril español fue la línea que unía La Habana con Güines, en Cuba. Fue inaugurada en 1837, once años antes que la línea catalana, cuando Cuba era territorio español. Aquel ferrocarril isleño transportaba caña de azúcar hasta el puerto de La Habana. Por lo tanto, la primera línea española fue cubana. Quizás en este punto resida el origen del error y ya que Mataró-Barcelona fue la primera línea española dentro de la península, se considere, erróneamente, la primera española.

Cultura general como método criptográfico

Hace más de cuatro años, cuando este blog era bilingüe, comenté cómo los indios navajos y los choctaw ayudaron a mantener las comunicaciones seguras y fuera del alcance del enemigo en las guerras mundiales. Los aliados contaban con ellos entre sus tropas para que, hablando su idioma, los mensajes fueran incompresibles para el enemigo. La curistoria de hoy es similar, y también me recuerda a otra que conté sobre el General Bradley y una triquiñuela de los nazis en las Ardenas.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el mundo no era tan plano como hoy (usando la idea de Thomas L. Friedman en su libro “The world is flat”), es decir, no existía la famosa globalización y por lo tanto los conocimientos culturales de unos países con respecto a otros no eran muy significativos. Los japoneses, por ejemplo, no conocían en profundidad la cultura de los EEUU y mucho menos detalles del día a día o del momento. De esto se aprovecharon las tropas de EEUU para mantener seguras sus comunicaciones.

Por ejemplo, para transmitir un determinado número, se usaban mensajes como: “Empieza por la edad de Jack Benny, y luego…”. El personaje de Jack Benny era muy conocido en los EEUU. Era un violinista tacaño y vanidoso que protagonizaba un programa de radio y que hacía muchas referencias a su edad, diciendo que tenía 39 años a pesar de ser un hombre mucho mayor.

En ocasiones, como vemos, las soluciones más sencillas son las más útiles. Los japoneses investigaron sobre Jack Benny y puntos similares y no lograron llegar a ningún lado.

domingo, 7 de noviembre de 2010

Las naumaquias

Naumaquia
La palabra naumaquia significa literalmente “combate naval” y eso es exactamente a los que se refiere. Concretamente a las recreaciones de batallas navales que hacían los romanos, como espectáculo y como entretenimiento. También se usa en ocasiones esta palabra para designar el lugar en el que se celebran dichas recreaciones. Y es aquí donde está lo más llamativo.

Si los romanos recrearan las batallas en un río o en el mar, sería todo un lujo, pero iban más allá. No reparaban en gastos y también hacían estas recreaciones en plena tierra, inundando los anfiteatros para la ocasión. Un combate naval recreado con barcos reales y miles de extras en medio de la tierra debía ser una maravilla, especialmente cuando se podía ver sentado. Por cierto, los extras solían ser esclavos y condenados a muerte y en ocasiones llegaban a los 20.000.

Como es lógico, algo así no podía ponerse en marcha todos los días y únicamente en las ocasiones más señaladas se hacía tal esfuerzo. Julio César, Augusto o Claudio llevaron a cabo naumaquias durante sus mandatos.

jueves, 4 de noviembre de 2010

Concha Piquer inaugura el cine sonoro

Concha Piquer
En estos días se ha publicado en los periódicos el hallazgo de una cinta en la Biblioteca del Congreso de EEUU en la que se puede ver una película sonora protagonizada por Dña. Concha Piquer. Sería bastante saber que en tan ilustre sitio también rinde pleitesía a la que cantó a los ojos verdes como nadie y la que rabió llamando a los jueces en nombre de Lola Puñales, para escribir una curistoria al respecto, pero no es el caso.

El caso es que dicha cinta data de 1923, lo que la convierte en la primera película sonora en español de la historia. Además, está rodada cuatro años de que se comenzar a filmar El cantor de Jazz, considerada la primera obra cinematográfica sonora de la historia. Pero no sólo eso. Podríamos llevar las cosas al extremo y ya que la Piquer (perdonen el “la”, pero queda muy apropiado) canta un fado en portugués en la cinta, también se podría tomar esta cinta como la primera en dicho idioma.

La cinta en cuestión tiene una longitud de 11 minutos y en ella aparece una jovencita Concha Piquer. Fue exhibida en Nueva York en aquel año 23, en el cine Rivoll y, según parece, es historia dentro del mundo del cine mundial.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Este número está visado por la censura

Esta portada ha sido visada por la censura
El diario ABC, más que centenario, está lleno de historia y de curiosidades. No sólo porque las acoja y relate en sus páginas, sino que él mismo ha sido protagonista de ellas y de la otra, es decir, de las curiosidades y de la historia.

Santiago Castelo, subdirector de ABC, al que tuve el gusto de conocer hace unos meses (y que tuvo conmigo un bonito detalle al hacerme llegar ciertos documentos, desde aquí, gracias), tiene en su cabeza gran parte de esa historia del periódico y de las historias que este ha protagonizado. Castelo, al que merece la pena conocer y ver el entusiasmo con el que habla de las cosas, mantiene un blog precisamente sobre cuestiones que las páginas de ABC recogieron años.

En ese blog publicó hace unas semanas un texto en el que aparecía una portada de ABC cuya historia siempre me ha llamado siempre la atención, por varias cosas. Corría el año 1935 cuando en el mes de octubre se celebró en Roma el enlace de Don Juan de Borbón, padre del actual rey de España, y Doña María de las Mercedes. En España, republicana en aquel momento, se luchaba contra cualquier información o apoyo a la corona en el exilio.

Cuando ABC recibió las fotos del enlace, el Gobierno de la República impidió que se publicara ninguna de ellas en la portada. Censura, pura y dura. ABC entonces publicó la portada que pueden ver al comienzo de la entrada. Un texto bien claro, muy ocurrente y que decía mucho sin decir nada. Protestaba y dejaba en evidencia a los censores: “Este número está visado por la censura”.

La portada causó tal escándalo que finalmente el Gobierno reconsideró su decisión y permitió publicar la foto del enlace matrimonial.

Los Tyrone Power

Tyrone PowerEl actor estadounidense Tyrone Power es una de esas figuras que viven, incluso después de muertos, en el mundo del cine. Es un nombre mítico. Nacido en 1914, fue una gran estrella en los años treinta y los primeros años cuarenta. Twenty Century Fox lo catapultó como una de sus figuras. Falleció en 1958, concretamente, el 15 de noviembre de 1958, así que en breve será el aniversario. Además, murió en Madrid, mientras rodaba la película Salomón y la reina de Saba, de un ataque al corazón.

Realmente, este Tyrone Power es conocido como Tyrone Power Jr, es decir, junior, ya que su padre también uso el nombre de Tyrone Power en su carrera como actor. Nacido en 1869 en Inglaterra el progenitor fue actor de teatro y cine y cantante. Cuando estaba rodando The Miracle Man, murió de un ataque al corazón, según parece, en los brazos de su hijo.

Los dos, padre e hijo, fueron actores y ambos murieron de un ataque al corazón mientras rodaban. Por cierto, Romina Power, la famosa cantante que hizo duo con Al Bano, era hija de Tyrone Power Jr.

martes, 2 de noviembre de 2010

EL SUEÑO DE CHAPLIN… CUMPLIDO

Es difícil encontrar a alguien que no conozca a Charlie Chaplin. Hoy públicamente se anuncia el cumplimiento de uno de sus sueños: su libro Mis andanzas por Europa es publicado, por primera vez de forma completa en castellano, en la nueva colección de Ediciones Evohé El Periscopio. Libros de viaje.

Les dejo con la predicción que hizo sobre este gran día, en ese discurso público:




Nota: Esta entrada corresponde a una nueva línea de libros de la Editorial Evohé, de la que formo parte.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...