Sigue Curistoria

Google+

Buscar



Los libros más vendidos en Amazon

sábado, 30 de octubre de 2010

La muerte de Arquímedes

El genio matemático Arquímedes, murió en el año 212 a.C. cuando las tropas romanas del general Marco Claudio Marcelo conquistaron Siracusa. Dos años duró el sitio a la ciudad, durante la Segunda Guerra Púnica. Arquímedes había contribuido a la defensa de la ciudad gracias a sus inventos e ideas.

Según parece, y aquí comienza la historia embadurnada de leyenda, se había ordenado respetar la vida del matemático, a pesar de todo. Hay varias versiones de la muerte de Arquímedes. Una dice que estaba estudiando un problema matemático cuando un soldado le ordenó ir a ver al general romano. El sabio hizo caso omiso al soldado y le dijo que primero debía resolver el problema que tenía ante él. El soldado, iracundo, asesinó allí mismo a Arquímedes con su espada. Como digo, hay otras versiones de esta muerte, aunque no muy diferentes.

El general Marcelo se enfureció al saber que había acabado con la vida de Arquímedes ya que era consciente de que con él se iba un brillante sabio y científico.

Al hilo de esta explicación, se dice que las últimas palabras de Arquímedes fueron: ”No toque mis círculos”, en referencia al problema matemático que tenía ante sí y que el soldado debió de toquetear. Dicho en latín, "Noli turbare círculos meos".

jueves, 28 de octubre de 2010

Los retratos naturales de Giuseppe Arcimboldi


Uno de los artistas más originales y más sorprendentes, al menos para este que escribe, del siglo XVI es Giuseppe Arcimboldi, también llamado a veces Arcimboldo. Milanés nacido en 1527, se le agrupa dentro de manierismo característico de aquella época.

En un alarde maravilloso de fantasía, originalidad y talento, comienza en torno a 1562 a hacer retratos de personas usando frutas, hortalizas, peces y otros objetos naturales y típicos de las naturalezas muertas para componer las caras.

En estos retratos todo son objetos reales, perfectamente detallados e identificables, incluso los tipos de peces, pero la composición presenta una cara a la vista. Personalmente, aunque toda esta serie de obras me parece fantástica, me llaman mucho la atención el Vertumno (1591), que encabeza la entrada, y El Agua (1566), que cierra este escrito. Por cierto, Arcimboldi realizó muchas de estas obras, junto con libros y recopilación de colecciones, para Rodolfo II durante la época en que el artista estuvo en Praga.

miércoles, 27 de octubre de 2010

Los fondos de la biblioteca de Alejandría

Demetrio, el primer responsable de la biblioteca de Alejandría, tomó como objetivo prioritario recopilar escritos y escritos para aquella biblioteca, para hacerla un centro de saber y conocimiento. Primero solicitó a Atenas los textos de los pensadores y literatos para poder copiarlos. Los copiaron en la biblioteca y una vez hecho esto enviaron a Atenas las copias.

Los originales atenienses se unieron en la biblioteca a otros libros que procedían de botines de guerra. Pero no acaban aquí los métodos imaginativos, por decir algo, para hacer crecer los fondos. El método que más éxito tuvo fue el de requisar todos los escritos que hubiera en los barcos que llegaban al puerto alejandrino. Estos escritos eran copiados y dichas copias devueltas al barco. Al final esta práctica fue descubierta y rechazada por los mercaderes y navegantes.

Pero entonces se comenzó a ofrecer algo a cambio de los escritos. Si un mercader quería comerciar con el próspero e importante puerto de Alejandría, debía llevar manuscritos procedentes de su lugar de origen, a modo de salvoconducto. Daba igual la materia sobre la que versaran: filosofía, arte, ingeniería, matemáticas… todo era bienvenido. Una vez más, el modo de actuar fue copiar los escritos, devolver las copias y que los originales pasaran a formar parte de la grandísima biblioteca de Alejandría. Eso sí, las copias se daban en el mismo estuche en el que se habían entregado los originales.

martes, 26 de octubre de 2010

Ni está, ni se le espera

Sabino Fernández CampoLa frase que da título a esta entrada es muy utilizada en nuestros días y tiene una historia relativamente reciente, aunque ya han pasado casi 30 años desde aquel 23 de febrero de 1981. Con el golpe de estado del teniente coronel Tejero en marcha, algunos mandos militares aún dudaban sobre su apoyo al mismo.

En concreto, el general Juste Grijalba, a la sazón jefe de la División Acorazada Brunete, estaba esperando una señal final para sacar sus blindados a las calles de Madrid apoyando el golpe. A pesar de estar metido en el ajo hasta el fondo, mantenía ciertas reticencias hasta saber que realmente el rey no estaba en contra del golpe. El general Armada, uno de los impulsores del golpe, había comentado que el golpe estaba del lado del rey, no en su contra.

Armada era un hombre muy cercano a la Casa Real y el general Juste llamó por teléfono a Zarzuela para preguntar si Armada estaba en Zarzuela. Al parecer, aquella visita estaba en los planes de los golpistas. Entonces, Sabino Fernández-Campo, secretario general de la Casa del Rey en aquel momento, le contestó: “ni está, ni se le espera”.

Con aquella respuesta, dejaba claro, a pesar de que todo seguía rodeado de niebla y dudas y no se sabía con claridad quién estaba o no implicado, que el rey no estaba de parte de los golpistas, que no se esperaba a ninguno de ellos en Zarzuela. Realmente no conocemos el impacto de esta respuesta en la evolución del golpe de estado, pero lo que se intuye es que tuvo cierta trascendencia al dejar fuera de la acción a la División Acorazada Brunete. En cualquier caso, dio lugar a que la frase en cuestión se introdujera en nuestro lenguaje.

Fuente: ABC

lunes, 25 de octubre de 2010

Espadas vikingas

Gracias a los restos encontrados de la batalla de Visby (1361) podemos hacernos una idea del tipo de armas que manejaban en aquella época los vikingos. En esta batalla, guerreros daneses se enfrentaron a guerreros suecos y gracias al estudio de los huesos hallados se puede ver la efectividad de las espadas que utilizaron.

Según parece, la fuerza de aquellos guerreros y su efectividad con la espada eran tremendas ya que de un total de 241 lesiones craneales investigadas, el 54% suponían un único corte en el cráneo. Es decir, el tipo había dado un espadazo, uno solo, y había atravesado el casco y cualquier otra protección de la cabeza para acabar rompiendo el hueso y causando la muerte.

También hay casos de huesos, en estos restos, seccionados totalmente y de forma limpia. Se encontró un esqueleto que mostraba ambas piernas seccionadas de un solo golpe. O había un pie arrancado de un solo corte

Y luego nos parecen exageradas algunas escenas de películas en las que se muestran este tipo de cosas, brazos y piernas amputados por doquier y espadazos que se hunden en la cabeza dejando el casco hecho un guiñapo.

Fuente: La Aventura de la Historia, número 103

jueves, 21 de octubre de 2010

La acertada predicción del general Ludendorff

Erich Friedrich Wilhelm LudendorffEl general Erich Friedrich Wilhelm Ludendorff, fue un militar alemán que destacó en el ejército durante la I Guerra Mundial. Fue amigo de Hitler y hasta llegó a recibir ofertas de este para prosperar en su carrera. Murió en 1937 cuando ya se intuía que Alemania sufriría por culpa de Hitler pero cuando aún estaba lejos la terrible acción del líder nazi sobre el resto del mundo.

Y hablo de estas fechas, porque ya entonces escribió una carta a Hindenburg refiriéndose a Hitler en estos términos:

Le predigo de la forma más solemne posible que este hombre nefasto conducirá a nuestro país al abismo y a nuestra nación a una catástrofe inimaginable. Las generaciones futuras maldecirán sobre su tumba por haberlo permitido.
Ciertamente Ludendorff no llegó a ver cuán acertada fue su predicción. Cuando murió, recibió un funeral de estado al que asistió Hitler, ya como máximo responsable de Alemania.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Eratóstenes y la circunferencia terrestre

Eratóstenes, griego, matemático, astrónomo y geógrafo. Nacido en el 276 a.C. y formado en Alejandría y Atenas. Discípulo de Aristón de Quíos, de Lisanias de Cirene y de Calímaco. Amigo de Arquímedes.

En el año 236 a.C. se hizo cargo de la famosa y mítica Biblioteca de Alejandría a petición de Ptolomeo III de Egipto. Allí estudio múltiples disciplinas destacando en muchas de ellas. Murió viejo, octogenario.

Con las técnicas y conocimientos del siglo III a.C. fue capaz de calcular la circunferencia polar de la Tierra de manera sorprendente. Hace casi 2.300 años utilizó ya una división en paralelos y meridianos y determinó la circunferencia del planeta con un error del 1%.

lunes, 18 de octubre de 2010

Los escritos en los tanques rusos de origen americano

Durante la Segunda Guerra Mundial, los Estados Unidos enviaron miles de tanques y otro tipo de vehículos a Rusia. Los rusos, después de descargar los vehículos de los barcos americanos, les pintaban algunos eslóganes y los enviaban directamente al frente. Esto hacía que todas las notas que los fabricantes habían escrito (números de serie, notas del control de calidad…) llegaran intactas a manos de los rusos.

Aquellos números y escritos no tenían significado alguno para las tropas rusas, entre otras cosas porque ni siquiera conocían aquel alfabeto ya que ellos usaban el cirílico. Cuando el ejército ruso avanzó por Europa y entraron en contacto con personas que sí conocían aquel alfabeto, seguían sin entender lo que había escrito en los tanques y demás vehículos, pero hacían algunas elucubraciones, apoyadas y maquilladas en algunos casos por la propaganda política rusa. Los oficiales políticos preferían explicaciones absurdas antes que aceptar la procedencia real de los vehículos, a pesar de que muchos de los soldados la conocían.

Una de estas explicaciones absurdas y populares era que el USA que estaba por todos lados en los vehículos significaba “Ubiyat Sukensyna Adolfa”, lo que podría traducirse como “Mata a Adolf, ese hijo de perra”.

Fuente: Dirty little secrets of World War II, de James F. Dunnigan y Albert A. Nofi

domingo, 17 de octubre de 2010

El periscopio, colección de Evohé

La editorial Ediciones Evohé, de la que formo parte, aviso de antemano, acaba de lanzar una nueva colección de libros de viajes. Su nombre es El Periscopio y las obras no son libros de viajes al uso, sino que son pequeñas maravillas rescatadas del pasado.

Como no podía ser de otro modo, hemos hecho un blog en torno a la colección: http://elperiscopio.edicionesevohe.com/. En el mismo, aparte de entradas sobre los libros y los viajes (si les gusta Curistoria les gustará también este blog, se lo garantizo), hemos puesto en marcha un concurso cuyo premio, como no puede ser otro modo, son libros.

Por cierto, la colección la inauguran unos magníficos libros de Concha Espina y de Charles Chaplin. Y el concurso está a punto de empezar.

jueves, 14 de octubre de 2010

Los tratados de matemáticas de Nicolas Bourbaki

Esta entrada amigo está relacionada con los números. ¿Por qué? ¿Por qué es la entrada número 901 escrita en Curistoria (hay 396 publicadas), bonito número por otra parte? No. Sencillamente porque vamos a hablar de matemáticas.

En la década de 1930 una serie de libros relacionados con las matemáticas comenzaron a tener éxito en las librerías. El autor de aquellas obras era un tal Nicolas Bourbaki, desconocido hasta entonces. Estos tratados permitían a los estudiantes tener unos buenos manuales de ciertas materias, hasta entonces algo complicado de conseguir. ¿Es la Curistoria que un libro de matemáticas tenga éxito? Bien podría ser, pero no.

La cuestión por la que les cuento esto es que el tal Nicolas Bourbaki nunca existió, sino que era el nombre que usaron un grupo de matemáticos para firmar los libros. El objetivo de estos tipos era unificar criterios en ciertas áreas de la matemática, hasta entonces un poco revolucionadas y caóticas por la cantidad de descubrimientos recientes.

El nombre de Nicolas Bourbaki surgió de un seminario al que asistieron algunos de aquellos matemáticos (Henri Cartan y André Weil) que escribían los libros en la sombra. Durante el mismo se enunció un teorema de Bourbaki, al parecer tan absurdo como sorprendente y que debía su nombre a un oficial francés de la guerra francoprusiana llamado Deni Bourbaki. Según parece, el seminario no era más que una broma sin sentido, literalmente, pero de ahí sacaron el nombre para el autor de los tratados.

miércoles, 13 de octubre de 2010

Las manos limpias del doctor Semmelweis

Semmelweis""El médico húngaro Ignacio Felipe Semmelweis (o Ignaz Phillipp Semmelweis) vivió a mediados del siglo XIX y su labor ha salvado un gran número de vidas. Recuerdo esta historia del colegio, cuando yo no era más que un niño. Una de esas cosas que escuchas o lees y por alguna extraña razón se graba en tu memoria.

El doctor Semmelweis había observado con preocupación que la tasa de mortandad entre las parturientas era muy alta en la Maternidad de Viena, donde trabajaba. Había allí dos salas de parturientas separadas, siendo el porcentaje de fallecimientos sensiblemente diferente entre ellas. Estudió las diferencias entre ambos pabellones y después de varias teorías y sospechas se dio cuenta de que los alumnos de medicina visitaban uno de los pabellones después de haber estado en “su clase” de anatomía en aquel mismo hospital. Este pabellón tenía la tasa de mortandad más alta. El otro era atendido por matronas. Esto le llevó a sospechar que los estudiantes eran los culpables.

Supuso que los estudiantes eran portadores de alguna “materia putrefacta” que cogían en los cadáveres de la clase de anatomía y que acababa en las pobres parturientas. Si me permiten la broma, así esas mujeres enfermaban y acababan en su clase de anatomía. Dispuesto a probar su teoría, el doctor Semmelweis propuso que todos se lavaran las manos con cal clorurada antes de atender a las parturientas. Sus colegas médicos le denostaron y no hicieron caso a su teoría.

Efectivamente la falta de higiene era la causa de la muerte ya que provocaba la fiebre o sepsis puerperal, es decir, una infección. Él mismo murió debido a esta enfermedad al cortarse con un escalpelo infectado. Según he leído en algún sitio, lo hizo a propósito para demostrar que su teoría era correcta. Hoy sabemos que sus razonamientos eran correctos y su figura ocupa un lugar destacado en la historia de la medicina.

martes, 12 de octubre de 2010

El mono que mató un rey y 250.000 personas

Alejandro de Grecia fue el rey de este país desde 1917 hasta tres años después, cuando murió. Esta muerte es la que le trae a Curistoria. Ocurrió en 1920 cuando el rey tenía tan solo 27 años.

Según parece, estaba paseando con su perro por Jardines Reales de Atenas cuando unos monos atacaron a su mascota. El rey intentó defender a su fiel amigo y el combate con los monos le costó algunas heridas que finalmente se mostrarían fatales. Exactamente el ataque de los monos fue el 2 de octubre de 1920 y los mordiscos de los monos no parecían preocupantes en un primer momento. Pero uno de los mordiscos se infectó y el rey enfermó. Después de una leve recuperación, el día 12 recayó.

El 25 de octubre murió el rey Alejandro de Grecia debido a la gravísima infección provocada por el mordisco de los monos. Su padre, Constantino I de Grecia, retornó al trono y acabó llevando a los griegos a una guerra con Turquía en la que los helenos fueron derrotados. Winston Churchill escribió: “un mordisco de mono que causó la muerte de 250.000 personas”.

jueves, 7 de octubre de 2010

Qué es un chovinista

Dice el diccionario de la RAE que chovinista es aquel “que manifiesta chovinismo”, y dice también la RAE que chovinismo es “la exaltación desmesurada de lo nacional frente a lo extranjero”. En algunos casos se usa este término para la exaltación de una causa en general, no necesariamente nacionalista.

Esta palabra tiene su origen en un francés llamado Nicolas Chauvin, que allá por los comienzos del XIX sirvió en el ejército francés. Según parece era un tipo aguerrido y entregado a la lucha, lo que le llevó a ser herido en múltiples ocasiones pero también a ser condecorado por el mismo Napoleón. Entre sus virtudes y defectos estaban la falta de modestia y discreción.

Exaltado en su verborrea, era tal su devoción por Napoleón que se vio envuelto en algunas situaciones comprometidas y finalmente se tomó su nombre como objeto de referencia para las burlas hacia la exaltación del nacionalismo y las maneras exageradas de apoyo a un gobierno o país.

miércoles, 6 de octubre de 2010

El cabello de los campos de concentración


Me van a perdonar la crudeza de curistoria de hoy. Al menos a mi me parece algo espeluznante por todo lo que hay detrás, pero en cualquier caso, no deja de formar parte de la historia.

Cuando las tropas soviéticas liberaron el campo de concentración de Auschwitz, había allí almacenadas 7 toneladas de pelo humano, en su mayoría, pelo de mujer. Según una circular de la administración de estos campos de concentración nazis, se ordenada que los cabellos cortados fueran tratados de manera adecuada. “Con los cabellos cortados y peinados de las mujeres se fabrican zapatillas para las tripulaciones de los submarinos y suelas de fieltro para los empleados de los ferrocarriles del Reich”.

La circular acababa diciendo que “se redactarán informes sobre la cantidad de cabellos recogidos, por separado para hombres y mujeres, el día 5 de cada mes a partir del 5 de septiembre de 1942”.

No sólo los nazis tomaban los bienes materiales más básicos de los hombres y mujeres que iban a los campos de concentración, no se conformaban con explotarlos trabajando y finalmente exterminarlos, sino que su “uso como recursos” estaba estipulado hasta el más mínimo detalle. Como decía, espeluznante.

martes, 5 de octubre de 2010

Mantengan la calma y sigan adelante


Hoy me comentaba un amigo (gracias Miguel), que no es la primera vez que me descubre Curistorias, lo que voy a contarles a continuación. Durante la Segunda Guerra Mundial, Inglaterra produjo millones de copias de un cartel muy sencillo (pueden verlo en la imagen) cuyo texto era “keep calm and carry on”, es decir, mantengan la calma y sigan adelante. Afortunadamente este póster nunca se usó. De hecho, permaneció desconocido

Este sencillo mensaje se plasmó en dos millones y medio de posters y estaba preparado para cuando ocurriera alguna terrible catástrofe, como incluso podía ser la invasión de la isla por parte de los alemanes. Toda una muestra de la entereza con la que el gobierno británico enfrentaba aquella situación y, también, toda una muestra del carácter inglés, de su famosa flema. En la peor de las situaciones, mantener la calmar y seguir adelante.

Actualmente este mensaje y este cartel son todo un referente y se pueden comprar posters, como no podía ser de otro modo, con el texto, pero también camisetas, tazas, tumbonas...

Más información: BBC

lunes, 4 de octubre de 2010

El andamiaje de la Capilla Sixtina

Para realizar el trabajo de la Capilla Sixtina, uno de los primeros problemas que hubo que resolver fue el tema del andamiaje. Montar un andamio que permitiera a la vez pintar en las alturas y, en la medida de lo posible, no inhabilitara el recinto para su uso.

Bramante, el arquitecto del Papa, propuso un sistema colgante, suspendido de cuerdas que se sujetaban a agujeros abiertos en el techo del edificio. Miguel Ángel Buonarroti convenció al Papa de aquello no era buena idea y de que abrir los boquetes en el techo arruinaría tanto la bóveda como el diseño. Entonces Bramante planteó una segunda opción: un andamiaje apoyado en el suelo y de diseño peculiar. Se montó el mismo y el primer día de trabajo se vino abajo.

Miguel Ángel, que conocía la arquitectura de la antigua Roma, diseñó un andamio basado en el modo de construir puentes de los romanos, de tal forma que el peso presionaba los extremos del “puente”. Así, gracias a unos pocos agujeros en las paredes, que recogía la presión ejercida por la estructura, se construyó un andamio que no se apoyaba en el suelo, dejándolo libre. El ingenio fue todo un éxito.

Años después de la muerte de Miguel Ángel, quisieron “retocar” su obra para adaptarlas a las preferencias del papado del momento pero nadie fue capaz de replicar el sistema de andamios y, como no podían permitirse el lujo de montar uno como se hacía habitualmente e inutilizar la capilla, los frescos permanecieron intactos.

domingo, 3 de octubre de 2010

Torero viejo

Pedro RomeroNo conozco en detalle la edad media de retirada de los toreros, aunque ellos digan que no se retiran nunca, pero no es habitual ver a uno de edad avanzada en los ruedos. Curro Romero toreó un festival en el año 2000, con 67 años y ahí podemos buscar el extremo. Antoñete lo dejó, por última vez, rozando los 70.

Pero a estos casos los sobrepasa Pedro Romero, que con 75 años (o 77, no está claro) hizo un viaje a Madrid para tratar ciertos asuntos personales. Sabiendo de su visita, Fernando VII (este hombre toreó a comienzos del siglo XIX) le pidió que actuara en una corrida benéfica.

El torero, le contestó al rey: “a pesar de mis años mi brazo no está tan debilitado que no pueda brindar un toro a la salud de Vuestra Majestad y de la Reina, su señora”. Y según parece así lo hizo, toreó, salvó la papeleta y aquel fue el brindis. Además, otro detalle interesante de este torero es que nunca, en tan larga carrera, recibió una cornada, o al menos no hay constancia de ello.

Peor suerte tuvo Bernardo Gaviño, un matador español que murió como consecuencia de una cornada que recibió toreando en México, con 73 años de edad. Como vemos, toreros viejos ha habido y habrá, seguro.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...