Sigue Curistoria

Google+

Buscar



lunes, 30 de agosto de 2010

Leyes de la Antigua Grecia

Una sociedad no puede mantenerse sin ciertas leyes que gobiernen y ordenen la convivencia restringiendo las libertades de uno para proteger las de otro. ¡Qué bonita frase de político! Gracias a ello el estudio de las leyes de una sociedad nos aporta un significativo conocimiento sobre la misma y su “filosofía”.

Por ejemplo, los griegos tenían leyes suntuarias con el objetivo de restringir el lujo y la extravagancia, al menos en su forma más pública y visible. El código locriano prohibía a cualquier mujer griega libre ir acompañada de más de una criada, eso sí, salvo en el caso de que la mujer esté borracha. Todo un compendio de sabiduría esta ley. Una mujer no debe hacer ostentación de su riqueza haciéndose acompañar de más de una criada, pero si la mujer ha bebido más de lo debido, quizás hagan falta varias personas para “arrastrarla” a casa.

Este mismo código legal establece que no se podían llevar ropas bordadas, salvo que se fuera una prostituta “profesa y pública”. Una vez más, sabiduría. No sólo limita la apología de la riqueza en el vestido, sino que establece un método claro para identificar a las prostitutas, cuestión que de no estar resuelta tan claramente algunas veces puede colocar a unas y a otros en situaciones bochornosas.

Fuente: El poder de las ideas de A.C. Crayling

domingo, 29 de agosto de 2010

Origen del nombre del Vaticano

El origen del nombre del Vaticano, centro mundial de la Iglesia Católica, no es bíblico, ni latino o griego. Según parece, fueron los etruscos lo que tomaron un lugar como cementerio en una pendiente de una colina fuera de una antigua ciudad, que con el rodar de los años acabaría siendo Roma. El nombre de la diosa etrusca que guardaba la necrópolis era Vatika.

Siglos después, aquella ladera fue el lugar destinado para un circo y, según la leyenda, allí había sido ejecutado San Pedro, crucificado boca abajo y enterrado no muy lejos. Constantino, primer emperador católico, fundó allí un santuario cuando el lugar ya se conocía como la Colina Vaticana.

Otros pocos siglos después, allí se construyó el palacio papal y así es como el Vaticano, palabra de origen etrusco y que correspondía a una diosa pagana, da nombre al corazón mismo de la Iglesia.

Fuente: Los secretos de la Capilla Sixtina de Benjamin Blech y Roy Doliner

miércoles, 25 de agosto de 2010

Lecciones de póker: A chip and a chair

Jack StrausEl tipo de la foto que acompaña esta entrada se llama Jack Straus, nació en 1930 y murió 58 años después. Fue un jugador de póker profesional que ganó el campeonato mundial en 1973 y en 1982. Su jugada más famosa, la que lo encumbró al Olimpo de los jugadores de póker, tuvo lugar en 1982. Este tipo es recordado no sólo como un gran jugador, sino como uno de los más imaginativos y sorprendentes.

En aquella mítica partida de 1982, Strauss perdió todo lo que tenía. Cuando recogía sus cosas para abandonar la partida encontró una ficha de 500 dólares debajo de una servilleta. Por un detalle técnico, no había dicho “all-in”, es decir, algo así como “voy con todo” o “me juego todo”, pudo continuar en la partida. Esto sería impensable en cualquier partida actual.

El caso es que Straus se volvió a sentar en su silla, con su ficha de 500$ y siguió jugando. Poco a poco se fue recuperando y su mala racha cambió totalmente. Dos días después ganó el torneo, nada menos que el campeonato mundial.

Este hecho dio lugar a una de las frases más famosas del mundo del póker: “one chip and a chair” (también se dice “a chip and a chair”). Esto quiere decir literalmente, “una ficha y una silla”, y en modo figurado quiere decir que mientras hay vida hay esperanza. Es decir, que todo lo que necesita uno para ganar, para salir adelante, y poder seguir optando a ganar, es a veces únicamente lo mínimo, en el caso del póker, un asiento en la partida y una ficha para apostar.

martes, 24 de agosto de 2010

Göring ayudado por unos judíos

GöringUnos años antes de acceder definitivamente al poder, el partido político de Hitler intentó un golpe de estado, conocido como putsch en alemán. Era el año 1923. No resultó exitoso y después de algunas horas todo había acabado. Un regimiento de las SA en Munich se vio envuelto en un intercambio de disparos y dos de aquellas balas acabaron en el vientre de Hermann Göring, ya por entonces uno de los líderes del movimiento. Göring sería, con el tiempo, uno de los tres o cuatro hombres más poderosos del Tercer Reich.

Herido, Göring se tuvo que ocultar para no ser detenido y poder huir a una zona más segura. Fue una familia judía, los Ballin, los que ocultaron al rebelde y le ayudaron a huir. Posiblemente, de saber que aquel hombre formaría parte años más tarde del régimen que asesinó a millones de judíos lo habrían rematado allí mismo. De todos modos, gracias a la ayuda de Göring, en agradecimiento por este hecho, salvaron su vida los Ballin durante el exterminio que llevaron a cabo los nazis.

lunes, 23 de agosto de 2010

La batalla que no fue

Medio siglo antes del nacimiento de Cristo, aproximadamente, dos tribus celtas, los ordovicos y los siluros, se encontraron en el campo de batalla dispuestos para el combate con sus mejores y más temibles armas. Todo apuntaba en que aquel lugar se iba a convertir en escenario de una matanza.

Pero no fue así, no se derramó una gota de sangre, ni se amputó brutalmente ningún miembro, nadie fue desventrado de un espadazo y ningún brazo quedó tirado en mitad del campo buscando el resto de su cuerpo. Para que todo esto hubiera pasado, e incluso males peores, los ejército tendrían que haberse acercado lo suficiente como para combatir cuerpo a cuerpo. Y, según parece, ninguno de los guerreros de aquellos ejércitos, una vez que se tuvieron frente a frente, tuvo el valor de arrancar la carrera y acercarse a su enemigo.

Con la seguridad de que el primer guerrero que se acercara al otro iba a acabar muerto, quizás con la suerte de llevarse a alguno con él al infierno, nadie dio el primer paso. Después de un rato de voces y amenazas, cada uno volvió tímidamente por donde había venido y allí no pasó nada.

Fuente: Military’s strangest campaigns and characters, de Tom Quinn

jueves, 5 de agosto de 2010

Vacaciones


Amigos, en breve comenzaré unas cortas vacaciones que es posible que entorpezcan el ritmo de las publicaciones. Intentaré encontrar algún hueco y conexión para escribir alguna curistoria, pero ya veremos.

miércoles, 4 de agosto de 2010

Barbados contra Granada, un partido de fútbol curioso



Hoy, comiendo con mi buen amigo Miguel Álvarez, me ha comentado, entre otras mil cosas (este tipo es un saco de conocimientos sin fondo), una situación que ocurrió durante un partido de fútbol en 1994. Era la primera edición de la Copa del Caribe y un partido entre Barbados y Granada se convirtió en algo surrealista.

Antes del enfrentamiento, Granada mantenía un gol de diferencia con respecto a Barbados en la clasificación, lo que suponía la obligación para estos de ganar al menos por dos goles de ventaja si querían pasar a la fase final. El campeonato tenía dos reglas curiosas y que serían las responsables del entuerto. Todos los partidos tenían que finalizar con un ganador, es decir, no había lugar a empates. Si los 90 minutos reglamentarios acaban en empate se jugaba una prórroga con lo que se denomina el “gol de oro”, es decir, el primero que marcaba ganaba el partido, no se juegaba más. Y, además, los organizadores decretaron que el "gol de oro" valía doble. Es decir, si se llegaba a la prórroga con empate a 1, el equipo que marcara primero se apuntaría el partido con un 3 a 1, lo que tenía importantes repercusiones en la clasificación.

Dicho todo esto, volvamos al partido de Barbados y Granada. Recuerden, Granada lideraba la clasificación gracias a un gol a favor. En el minuto 83 del partido, cuando Barbados ganaba por 2-0, Granada marcó. 2-1 por lo tanto en el marcador. El final del partido se acercaba y Barbados, al ver que no era capaz de marcar un gol y que ganar por un gol no les clasificaba, se marcaron un gol en su portería (pueden ver este gol en el vídeo). Así, el partido acaba en empate e irían a la prórroga, donde dispondrían de más tiempo para marcar y si lo hacían, al valer doble ese “gol de oro”, se clasificaban.

Los granadinos hicieron también sus cálculos y vieron que el camino más corto era marcar también en su propia puerta. Así, perdían solo por un tanto y se pasaban de fase. Pero Barbados también se dio cuenta de esto y se puso a defender en las dos porterías. Un gol en cualquiera de ellas les eliminaba, bien al perder el partido, o bien al ganarlo sólo por un tanto. Así se llegó a la situación surrealista en la que un equipo defiende las dos porterías y el otro trata de marcar en su propia portería. No debieron defender mal ya que se llegó al final de tiempo reglamentario con aquel 2-2.

En la prórroga, Barbados marcó y gracias al valor doble del “gol de oro” se apuntó el partido con un 4-2, que cambiaba la clasificación y así pasó a la siguiente fase. Como decía, surrealista.

Gracias a Miguel de nuevo por contarme la historia. Esta, y muchas más. Por cierto, si les gusta el deporte rey desde un punto de vista diferente, no dejen de visitar Balogpie.

martes, 3 de agosto de 2010

La mujer que combatió en Waterloo

Según se cuenta, y comienzo así para que tengan ustedes claro que las tradiciones orales tienen ciertas carencias desde el punto de vista del rigor histórico, dos soldados británicos paseaban por el campo de batalla de Waterloo ejerciendo su derecho al saqueo. Más o menos establecido, este derecho ha estado presente a lo largo de la historia: el bando ganador tiene derecho a tomar bienes del enemigo.

Habían registrado un buen número de cuerpos haciendo acopio de relojes, joyas y todo lo que les parecía de valor cuando se toparon con un oficial de coraceros con su bonito uniforme. Puestos a registrar se llevaron la sorpresa de su vida: aquel oficial de coraceros era en realidad una mujer.

De acuerdo al lugar en el que estaba el cadáver y a su posición, la única explicación posible era que aquella dama había cargado en la batalla como parte de la caballería francesa. Esto es lo único que se sabe de aquella mujer. No se conoce su identidad ni hay explicación para su participación en la carga, pero esta historia se ha narrado durante siglos, desde el día siguiente a la batalla de Waterloo.

Fuente: Military's strangest campaigns and characters, de Tom Quinn

lunes, 2 de agosto de 2010

Maria de Molina, reina, reina y reina

Maria de MolinaMaría Alonso de Meneses, más conocida como María de Molina, era hija del infante Alfonso de Molina y de la tercera esposa de este, lo que la colocaba en el árbol genealógico como sobrina de Fernando III, el Santo.

En 1284 la muerte del rey la llevo a ser reina consorte de Sancho IV de Castilla. Esta fue la primera vez que fue reina. Al morir su marido, el rey, tuvo que ser reina regente ya que su hijo, el que sería Fernando IV, aún era menor de edad. Dos veces reina, la primera como reina consorte y la segunda como reina regente.

Pasado el tiempo, volvió a ser reina regente con su nieto, Alfonso XI. Como vemos, una mujer destinada a ser reina. Lo fue, de un modo u otro, durante tres etapas diferentes de su vida.

domingo, 1 de agosto de 2010

El telegrama Zimmermann

16 de enero de 1917, el embajador alemán en México, Heinrich von Eckardt, recibió un telegrama del Secretario de Asuntos Exteriores del Imperio Alemán, cuyo nombre era Arthur Zimmermann. Dicho telegrama había sido interceptado por los británicos y su contenido fue puesto en conocimiento de los EEUU, siendo otro elemento más para la entrada de estos en la Primera Guerra Mundial.

Aquel telegrama, que ha pasado a la historia como el telegrama Zimmermann, instaba al embajador alemán en México a acercarse al gobierno mexicano y proponerles una alianza contra los EEUU si finalmente estos dejaban de mantenerse al margen de la guerra. Alemania ofrecería “abundante ayuda financiera” y armas para que los territorios de Texas, Nuevo México y Arizona fueran arrebatados a los EEUU.

El objetivo de Alemania en un primer momento era mantener a Estados Unidos lo más alejado posible del corazón del conflicto, pero también se preparaba para poder minimizar en la medida de lo posible la intervención de aquellos si, finalmente, entraban en guerra. El acuerdo debía comunicarse y negociarse de “la forma más secreta posible, tan pronto como el estallido de la guerra con los Estados Unidos de América sea un hecho seguro”. También proponía aquel telegrama que el embajador sugiriera al gobierno mexicano que invitara a Japón a unirse a su acuerdo y que los propios mexicanos actuaran de mediador entre los orientales y Alemania.

Como decía, el contenido del telegrama debía haber permanecido en el más estricto secreto, pero fue interceptado y descifrado, únicamente en parte, por la Inteligencia Naval Británica. Estos habían roto los sistemas de cifrado alemanes y por lo tanto podían conocer los planes y las comunicaciones germanas. Conocer el contenido del telegrama Zimmermann colocó a los británicos en un brete, ya que dar a conocer el contenido del mismo alertaría a los EEUU y los metería en la guerra de su parte. Pero a su vez pondría de manifiesto que los cifrados alemanes no eran seguros, por lo que serían cambiados y volverían a ser indescifrables para los británicos.

No era este el único dilema para los británicos. El telegrama había sido enviado desde Berlín al embajador alemán en Washington, por seguridad, y este debía hacérselo llegar a von Echardt, el embajador en México. Por una serie de cuestiones de comunicaciones y escuchas, descubrir el telegrama pondría de manifiesto que los británicos monitorizaban las comunicaciones estadounidenses, lo que también supondría un problema.

Finalmente, los británicos se plantearon justificar el conocimiento del telegrama a través de una operación de espionaje en México, sin hacer ninguna referencia a los sistemas de cifrado o las comunicaciones. El telegrama fue finalmente, y con esta cobertura, entregado al embajador estadounidense en Gran Bretaña y puesto en conocimiento del presidente Woodrow Wilson.

Cuando el gobierno mexicano recibió la propuesta, evaluó el proyecto y concluyó que una ofensiva hacia el norte con el objetivo de recuperar los territorios perdidos años atrás sería un desastre por múltiples cuestiones. La oferta fue rechazada finalmente el 14 de abril, fecha para la cual EEUU ya había entrado en el conflicto.

Sin duda una interesante historia de espionaje que merece la pena ser conocida con todo detalle, les invito a ello.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...