Cultura general como método criptográfico

Hace más de cuatro años, cuando este blog era bilingüe, comenté cómo los indios navajos y los choctaw ayudaron a mantener las comunicaciones seguras y fuera del alcance del enemigo en las guerras mundiales. Los aliados contaban con ellos entre sus tropas para que, hablando su idioma, los mensajes fueran incompresibles para el enemigo. La curistoria de hoy es similar, y también me recuerda a otra que conté sobre el General Bradley y una triquiñuela de los nazis en las Ardenas.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el mundo no era tan plano como hoy (usando la idea de Thomas L. Friedman en su libro “The world is flat”), es decir, no existía la famosa globalización y por lo tanto los conocimientos culturales de unos países con respecto a otros no eran muy significativos. Los japoneses, por ejemplo, no conocían en profundidad la cultura de los EEUU y mucho menos detalles del día a día o del momento. De esto se aprovecharon las tropas de EEUU para mantener seguras sus comunicaciones.

Por ejemplo, para transmitir un determinado número, se usaban mensajes como: “Empieza por la edad de Jack Benny, y luego…”. El personaje de Jack Benny era muy conocido en los EEUU. Era un violinista tacaño y vanidoso que protagonizaba un programa de radio y que hacía muchas referencias a su edad, diciendo que tenía 39 años a pesar de ser un hombre mucho mayor.

En ocasiones, como vemos, las soluciones más sencillas son las más útiles. Los japoneses investigaron sobre Jack Benny y puntos similares y no lograron llegar a ningún lado.

Cultura general como método criptográfico Cultura general como método criptográfico Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 0:14:00 Rating: 5

9 comentarios:

  1. gt7h102:32

    Pues como en esa época no había Wikipedia. Nunca se me hubiese ocurrido, a pesar de que puedo recordar numerosas reuniones (antes de la Internet) en las que el grupo trataba de recordar algún dato insustancial (el apellido de un actor, el año de lanzamiento de una canción popular), y si nadie lograba recordarlo, no había libro, enciclopedia o diccionario que valiera. O lo recordábamos o te quedabas con la duda indefinidamente.

    Ahora lo pones en un bloquecito de texto y ¡voilá! en segundos lo tienes.

    ResponderEliminar
  2. Es como los interrogatorios que salen en algunas películas, en los que que para descubrir a los espías se preguntaba a los sospechosos algún dato sobre la liga de beisbol o sobre alguna estrella del espectáculo.

    ResponderEliminar
  3. Gt7h1, eso también es cierto, que ahora con Google y compañía estos métodos no se sotienen.

    Nonsei, es un método sencillo, pero válido en algunos casos. Si el espía lleva mucho tiempo viviendo "entre el enemigo", es inútil.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Es que creo que sólo funciona en las películas.

    ResponderEliminar
  5. Nonsei, no te creas, en el enlace de la entrada sobre Bradley puedes ver su aplicación real.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Por aportar está la interesante película del fatídico Nicholas Cage "Windtalkers" en la que soldados norteamericanos de la segunda guerra mundial protegen a un navajo que encripta los mensajes.
    Me encanta tu blog, sigue así

    ResponderEliminar
  7. Pablo, esa es la historia de los navajos a la que hacía referencia en la entrada.

    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  8. Si es que es más poderosa la imaginación para cifrar mensajes que los programas de encriptación y además mucho más entretenida!

    ResponderEliminar
  9. Teresa, más entretenida sí, sobretodo para el cine y la literatura. Pero donde esté la tecnología...

    Eso sí, en muchos casos la cabeza humana ha ideado el método de quebrar la tecnología... um... ya dudo :)

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.