La muerte de Arquímedes

El genio matemático Arquímedes, murió en el año 212 a.C. cuando las tropas romanas del general Marco Claudio Marcelo conquistaron Siracusa. Dos años duró el sitio a la ciudad, durante la Segunda Guerra Púnica. Arquímedes había contribuido a la defensa de la ciudad gracias a sus inventos e ideas.

Según parece, y aquí comienza la historia embadurnada de leyenda, se había ordenado respetar la vida del matemático, a pesar de todo. Hay varias versiones de la muerte de Arquímedes. Una dice que estaba estudiando un problema matemático cuando un soldado le ordenó ir a ver al general romano. El sabio hizo caso omiso al soldado y le dijo que primero debía resolver el problema que tenía ante él. El soldado, iracundo, asesinó allí mismo a Arquímedes con su espada. Como digo, hay otras versiones de esta muerte, aunque no muy diferentes.

El general Marcelo se enfureció al saber que había acabado con la vida de Arquímedes ya que era consciente de que con él se iba un brillante sabio y científico.

Al hilo de esta explicación, se dice que las últimas palabras de Arquímedes fueron: ”No toque mis círculos”, en referencia al problema matemático que tenía ante sí y que el soldado debió de toquetear. Dicho en latín, "Noli turbare círculos meos".
La muerte de Arquímedes La muerte de Arquímedes Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 12:13:00 Rating: 5

13 comentarios:

  1. Dicen que precisamente esta historia de la muerte de Arquímides fue la que inspiró a Sophie Germain a dedicarse a las ciencias, a la edad de 13 años.

    El padre de esta gran matemática francesa inicialmente intentó disuadirla de estudiar esa profesión "tan masculina" confiscándole las velas para estudiar de noche, pero la jovencita no se dió por vencida y ante la firme determinación de Sophie, por fin su padre accedió a apoyarla moral y económicamente.

    Pero esa es otra historia ;-)

    ResponderEliminar
  2. Creo que es claramente una leyenda, mas propiamente una parabola, una narracion con moraleja: Arquimedes se niega ponerse al servicio del invasor y es ejecutado.

    ResponderEliminar
  3. Esa frase me la apunto, me ha gustado, un saludo :-)

    ResponderEliminar
  4. "Noli turbare círculos meos"

    Quizás de ahí derivó el popularismo
    "No me turbes los cojones" :-)

    ResponderEliminar
  5. MUY INTERESANTE,,, SALUDOS... http://policriticaenlahoradeloschacales.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. lamastelle12:37

    ¿Y que le harian al soldado desobediente?;-)

    ResponderEliminar
  7. Al menos murió haciendo lo que amaba. Así son los grandes, prefieren la muerte que dejar de hacer aquello en lo se destacan por su amor.
    Uriel

    ResponderEliminar
  8. Gracias por los comentarios.

    Johan, gracias por la historia :)

    Dubitador, también me parece buena como anécdota con moraleja.

    Vir, no andes resolviendo problemas matemáticos por la calle ;)

    JCG, suerte con el blog. La temática se las trae.

    Lamastelle, el peor castigo. Ponerle a resolver problemas matemáticos ;)

    Uriel, casi mejor que hubiera ido con el soldado y así habría tenido otros días para hacer lo que le gustaba.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo03:43

    Mas bien bien murio porque era tal su consentración en lo que hacia que no se percato de que era un soldado!!!

    ResponderEliminar
  10. Anónimo13:58

    Holaaaa k aseee es aburrido el texto ;)

    ResponderEliminar
  11. Anónimo13:58

    merdaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  12. Anónimo15:05

    Quiso decir "no me toques las pelotas"

    ResponderEliminar
  13. Anónimo18:26

    Segun el historiador veneciano Lucio Russo esto ilustra el desinteres cientifico de los romanos:

    Mientras a los griegos se les conoce como grandes filosofos y profesores aún en circulos académicos del siglo XXI como son Socrates, Platón, Aristoteles, Arquimedes o Eratostenes, etc.

    Los romanos eran politicos y militares que nunca se interesaron por la ciencia, por eso cuando hablamos de Roma solo hablamos de César, Caligula, Nerón o Marco Aurelio por ejemplo.

    Personalmente yo prefiero a los griegos.

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.