El mono que mató un rey y 250.000 personas

Alejandro de Grecia fue el rey de este país desde 1917 hasta tres años después, cuando murió. Esta muerte es la que le trae a Curistoria. Ocurrió en 1920 cuando el rey tenía tan solo 27 años.

Según parece, estaba paseando con su perro por Jardines Reales de Atenas cuando unos monos atacaron a su mascota. El rey intentó defender a su fiel amigo y el combate con los monos le costó algunas heridas que finalmente se mostrarían fatales. Exactamente el ataque de los monos fue el 2 de octubre de 1920 y los mordiscos de los monos no parecían preocupantes en un primer momento. Pero uno de los mordiscos se infectó y el rey enfermó. Después de una leve recuperación, el día 12 recayó.

El 25 de octubre murió el rey Alejandro de Grecia debido a la gravísima infección provocada por el mordisco de los monos. Su padre, Constantino I de Grecia, retornó al trono y acabó llevando a los griegos a una guerra con Turquía en la que los helenos fueron derrotados. Winston Churchill escribió: “un mordisco de mono que causó la muerte de 250.000 personas”.
El mono que mató un rey y 250.000 personas El mono que mató un rey y 250.000 personas Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 21:29:00 Rating: 5

7 comentarios:

  1. Me ha gustado tanto esta curistoria que la voy a indagar por mi cuenta, un saludo :)

    ResponderEliminar
  2. Supongo que tratándose de algo ocurrido al rey de Grecia, no te será complicado encontrar más datos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Llevo mucho tiempo leyéndole, y me gustaría que escribiera sobre la creación de la bandera blanca de rendición/tregua. Me parece un tema digno de mención en su blog

    ResponderEliminar
  4. Que historia mas curiosa!!! Me ha impactado la valentía del rey y su fidelidad a su amigo (el perro).
    Sin dudas que un hecho no implica directamente al otro, pero de cierta manera sorprende el desencadenamiento de los hechos.
    Un Saludo
    Uriel

    ResponderEliminar
  5. Anónimo08:37

    El titular es ambiguo. Faltaría añadirle una a a "un rey "

    ResponderEliminar
  6. Es impresionante como un hecho aparentemente tan pequeño, puede traer enormes consecuencias. ¡Muy interesante!

    ResponderEliminar
  7. Caballero, apunto lo de la bandera blanca.

    Uriel, gracias por el comentario.

    Efectivamente, el titular es ambiguo.

    Gracias Daniel por comentar.

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.