Nepotismo o cardenales por enchufe

A pesar de que la palabra nepotismo tiene otras etimologías, hoy les voy a relatar una que me parece más que posible y plausible y que además es muy clarificadora sobre cómo funcionó la Iglesia durante algunos siglos, que además coincidieron con los siglos en los que disfrutó de mayor poder.

Según el diccionario de la RAE, nepotismo es la “desmedida preferencia que algunos dan a sus parientes para las concesiones o empleos públicos”. Vamos, el enchufismo del que también hacen gala muchos de nuestros políticos. Pero esa es otra guerra y como dicen esos mismos politicastros (que repiten sus frases hechas una y otra vez): “hoy no toca”.

La palabra latina “nepos” o “nepote” en italiano medieval, significaba “sobrino”. Y de aquí nació el término “nepotismo” a partir de los que se conocían como “cardenales nepotes”. Un cardenal nepote era un tipo que por fortuna para él tenía como pariente a un cargo muy alto en la máxima jerarquía eclesiástica, un papa, por ejemplo. Así, el pontífice otorgaba el título de cardenal, que no es moco de pavo en el escalafón vaticano, a sus sobrinos (o parientes) por el simple hecho de ser sus sobrinos. Hubo épocas en las que no existió casi un papá que no tuviera su nepote colocado, entre otras cosas, porque casi estaba obligado a ello y porque este cargo hasta se institucionalizó.

Incluso en algunos casos, este sobrino aupado por el enchufe del papa acabó siendo a su vez el máximo cargo de la Iglesia Católica. El ciclo se cerraba. Este fue el caso, por ejemplo, de Julio II, aunque hay muchos más.

Como vemos, un desastre de enchufismo que golpeó a la Iglesia hace unos siglos de manera clara y que hoy nos golpea a nosotros como una gran bola de derribo. Nosotros, pobres contribuyentes que pagamos a los nepotes de nuestros políticos.
Nepotismo o cardenales por enchufe Nepotismo o cardenales por enchufe Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 22:42:00 Rating: 5

7 comentarios:

  1. gt7h123:57

    Y creo (porque no tengo ninguna fuente a la mano para confirmar) que muchos de esos "sobrinos", en realidad tenían un parentesco mucho más cercano. Uno que daba un sentido mucho más literal al tratamiento de un sacerdote como Padre.

    ResponderEliminar
  2. Efectívamente. Aún son recientes los casos de curitas de pueblo que tenían a "sobrinas" a su cargo. Que de eso, en España, sabemos mucho.

    ResponderEliminar
  3. hymolina13:04

    Esto demuestra que a veces el sacerdocio es una vocación hereditaria, jajajaja

    ResponderEliminar
  4. gt7h1, en algunos casos, como en el de Alejandro VI, ni se disimulaba llamándolos sobrinos.

    Gigante, pero no seas mal pensando, que los curas también tienen hermanos :)

    Hymolina, muy bueno el comentario :)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Felicitaciones por el articulo y por el blog. Muy interesante y bueno. La verdad, es que da rabia pensar que en todas partes existe el enchufe... y que unos cuantos no tengamos donde enchufarnos.. jiji.

    ResponderEliminar
  6. Tenemos ejemplos claros en el actual gobierno español y, aunque no se trate de familiares, si que ocupan altos cargos por amistad con el presidente. Los casos más evidentes son los de Pajín o Aido, que pasó de cajera de un banco a ministra

    ResponderEliminar
  7. Espeor, muchas gracias. Lo malo de los enchufes es que muchas veces el enchufado va a 125 voltios y no da la talla.

    Juankysmith, en la política actual en España TODO es nepotismo.

    Saludos.

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.