Lady Godiva, la leyenda

Lady Godiva
La canción “Don’t stop me now” de The Queen, tiene una estrofa que reza “I'm a racing car passing by like Lady Godiva”. Vamos a ver quién era esta Lady Godiva como la que querían “pasar o cruzar” los Queen.

Esta mujer, inglesa, vivió entre el final del siglo X y el comienzo del siglo XI y al parecer era tremendamente bella. Su marido era el conde de Chester y Mercia, un señor que exprimía a sus súbditos con abusivos impuestos y pocos miramientos. Su mujer, Lady Godiva, se compadecía de estos pobres hombres. En este marco es donde nace la leyenda que la hace famosa.

Nuestra heroína le pidió a su marido que bajara los impuestos a su pueblo y este accedió con una condición: que la mujer cruzase el pueblo de Conventry a caballo y desnuda. La bella señora aceptó la propuesta y después de pedir al pueblo que permanecieran en sus casas y no la miraran, cruzó las calles desnuda sobre el caballo. El conde cumplió su parte del trató y rebajó los impuestos. Como decía, esto es una leyenda pero parece que hay algo real detrás de esta historia.

Los ciudadanos debían encerrarse en sus casas y no mirar, pero la carne es débil y la señora era bella. Y, qué demonios, quizás pagar impuestos a cambio de aquella visión merecía la pena. El caso es que, sigue la leyenda, hubo un sastre llamado Tom que miró a Lady Godiva desnuda. Este tipo es conocido como “el mirón Tom” (Peeping Tom). Eso sí, aquella visión lo dejó ciego. Aunque también lo llevó a la historia ya que a un mirón o voyeur, en inglés, se le suele llamar así.
Lady Godiva, la leyenda Lady Godiva, la leyenda Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 17:32:00 Rating: 5

7 comentarios:

  1. Lady Godiva
    Traducción parcial del Diario La Razón – Columna “Pimientos dulces” Maquillaje. Pitigrilli


    Dictaré un desgravamen fiscal si tú atraviesas la ciudad, de una barrera a la otra, desnuda sobre un caballo.
    La rubia inglesa no juzgo “improper” la propuesta, la acepto sin objeciones, y después de prohibir a los ciudadanos que apareciesen en su camino, monto en silla a un caballo blanco, sin otro velo que su abundante y ondulada cabellera. Las calles estaban desiertas. Las puertas, cerradas. Las persianas, bajas. Las mujeres prudentes tuvieron cuidado de que sus maridos no se aproximaran a las ventanas. El único que transgredió indirectamente la prohibición fue un panadero que, en momentos en que la bella doncella pasaba por delante de su tienda, cerró ligeramente el postigo y lanzo sobre el caballo blanco una mirada indiscreta. Cuando la duquesa fue informada, lo hizo ahorcar. Para conservar la historia del infeliz panadero, se instituyo una fiesta solemne. Cada año la estatua de la duquesa, vestida, esta vez con ricos y pesados trajes – para no obligar a la gente a encerrarse en sus casas – y adornada de flores, era llevada en triunfo, haciéndola pasar por delante de la casa del panadero, donde la cabeza del temerario era figurada en la ventana a la cual le había atraído su curiosidad. Esta casa ya no existe, pero subsiste el relato.”

    Ahora tengo la duda, si fue un panadero o un sastre, viste como es la verdad, siempre se escapa.
    Igualmente menciono tu fuente en mi blog, eso si!! sastre o panadero eran vouyeristas jaja
    Un saludo y excelente blog el suyo

    ResponderEliminar
  2. Anónimo03:38

    Esta leyenda siempre me ha gustado. La versión que yo conocía era la del sastre.
    Lo curioso de estas leyendas es que casi nunca existen únicamente una versión, pasa lo mismo con la mitología; hay detalles que cambian pero la escencia de la historia es la misma.

    Muy buena entrada. Hacía tanto que no leia esta leyenda. ;-)

    Saludos y un gusto como siempre leer tu blog Vitike.

    Esther.

    ResponderEliminar
  3. Vaya no lo sabía. Curiosamente tengo encima de mi mesa unos bombones Godiva. Ahora entiendo el nombre y el logotipo.......

    ResponderEliminar
  4. Javier, gracias por el comentario. Celebro que te guste el blog.

    Esther, pues dejémoslo en sastre, que para hablar de desnudos también tiene su aquel.

    Javier, disfruta de esos bombones. Y si no te gustan, envíamelos y te doy mi opinión :)

    Gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  5. Mmm... Lo que quiere Queen no es "pasarla o cruzarla" sino que "pasan como ella" (pass by... like).

    Un saludete.
    Álex

    ResponderEliminar
  6. Anónimo07:07

    Pues yo como el sastre buscando unas aces que por sierto se yaman leidi godiba entre a ver y me gusto

    ResponderEliminar
  7. Anónimo07:09

    Perdon aves de la familia de los finch

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.