Mal ejemplo del presidente

Billete de un dólarGeorge Washington, el primer presidente de los EEUU, no era un buen socio de su biblioteca según se ha sabido hace poco. La biblioteca de la New York Society, el único punto de préstamo de libros durante la presidencia de Washington, acaba de hacer público que el presidente tomó prestados dos libros y nunca los devolvió.

El 5 de Octubre de 1789 el presidente se llevó de la biblioteca un ensayo sobre temas internacionales titulado “Law of Nations” y en volumen decimosegundo de una colección sobre los debates de la Cámara de los Comunes Británica (English House of Commons).

Este hecho, siendo grave, es aún más triste, casi trágico, si tenemos en cuenta que el nombre recogido en el préstamo fue “Presidente”. Es decir, no es el hombre el que falló al sistema, es el propio sistema el que se defraudó a sí mismo. Apocalíptico.

Los billetes de un dólar llevan la cara de este presidente. Supongo que después de esto cambiarán de ídolo los EEUU en el billete verde, no menos ídolo para muchos, y quemarán todos los que existen ahora. Es más, harían falta 300.000 de esos billetes de “a dólar” para pagar la multa a la biblioteca si se devolvieran ahora los libros. Nunca es tarde.

Fuente: Guardian.co.uk
Mal ejemplo del presidente Mal ejemplo del presidente Reviewed by Manuel Jesus Prieto Martín on 18:24:00 Rating: 5

7 comentarios:

  1. Así empezó la trama Gurtel.

    ResponderEliminar
  2. El hombre que subyace detrás del mito. Inpresentable.

    ResponderEliminar
  3. Habra , quizas , detras de este descuido una buena explicacion.
    No hay que ser tan drastico !

    Saludos desde Madrid ( por unos días )

    ResponderEliminar
  4. No creo que sea para tanto, son solo un par de libros que olvido devolver. No vayan a decir que nunca olvidaron algo.
    Además, uno nunca sabe que paso realmente en estos casos donde la vivencia personal es la que interviene. Es más, lamentablemente, con las tecnologías que disponemos actualmente, George no puede darnos a conocer su versión de la historia.
    Saludos
    Uriel

    ResponderEliminar
  5. No me apeo del burro, que quiten su cara de los billetes por engañar al sistema. El sistema público de bibliotecas... lo más sagrado :)

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. ¿Sagrado para quién? Será para la SGAE

    ResponderEliminar
  7. No, Trecce, sagrado para los socios de las bibliotecas, los que leen los libros.

    Saludos .

    ResponderEliminar

>
Con la tecnología de Blogger.